domingo, 4 de marzo de 2012

Sobre la microfoundation y otros embrollos

Este es un debate que culmina en Noahpinionblog: /why-bother-with-microfoundations, donde se recogen además las aportaciones de los participantes principales (Wren-Lewis, Krugman, De Long, et al). Por eso, si quieren, vayan  directamente ahí.
Desde los años setenta, la macro se ha complicado más y más por intentar fundamentarla en unos buenos basamentos micros, es decir, principios de comportamiento de los sujetos individuales. Se piensa que sólo la macro bien fundamentada en unos principios así es respetable. Lo demás, como el modelo IS-LM, aunque dé resultados prácticos, es un juguete de niños sin base sólido.
Yo sufrí, cuando estudiaba, ese cambio de la macro-macro a la macro/"microfunded", lo que era una tortura, pues perdías la base de la intuición y te metías en un galimatías de ecuaciones muy rigurosas, pero que te explicaban poco de la realidad. Mientras, la política económica ha seguido igual: cogiendo lo que le conviene ideológicamente de uno u otro académico, que se hace famoso precisamente por ese aporte político, no porque esté en lo cierto (vean el excelente post de Glasner: keynes-v-hayek-enough-already).

Durante los años de posguerra 1940-60 (hablo por aproximación), el dogma de fe era Keynes, y la política fiscal y monetaria se justificaban con un keynes ad hoc. Los premios Nobel eran para los keynesianos, como Samuelson, Tobin, Solow... Entonces vinieron Friedman y luego Lucas, demostraron que la inflación no generaba empleo, sino más inflación, y dieron la vuelta a la tortilla: lo importante era la estabilidad de precios y los mercados, que ellos e encargarían de crear crecimiento y empleo. Entonces, en pocos años, le dieron el Nobel a Friedman y a Hayek. Ero lo que tocaba. Lucas lo recibió en 1994, creo, en pleno auge de la expectativas racionales. Los manuales se hicieron más rigurosos, lo que quiere decir más matemáticos.
Paralelamente, se habían refundado los bancos centrales, que pasaron a tener como único objetivo (salvo la FED) la estabilidad de precios. Fue esta ideología lo que impulsó la creación del euro.Básicamente, la creencia unificadora cuando empecé a trabajar era "Rational Expectations", y la crítica de Lucas. En suma, no había espacio para lo que no fuera mercados. Incluso se debatió en los años 80 el objetivo de inflación cero.
Esto es lo que imponía una exigencia de rigor a los modelos macros: deberían evitar la crítica de Lucas, que decía que si los parámetros de un modelo no están bien "microfunded", los agentes podían incorporarlo a su acerbo informativo y modificarlo. Si la autoridad  decide, con un modelo, que va a crear empleo (aprovechando la curva de Phillips) aumentando la inflación y la gente se da cuenta, reaccionará en su comportamiento y modificará sus expectativas a esa mayor inflación, con lo que sí, habrá aumentado la inflación, pero no el empleo, porque los salarios habrán aumentado paralemente.
Sin embargo, hay un abismo entre la practicidad de los modelos simples, ad hoc (como los llama Krugman), que obtienen previsiones razonables con supuestos sencillos (no microfunded),  y el  de modelos con infinidad de variables interdependientes de los modelos rigurosos, pero engorrosamente irreales.

Wren-Levis, el iniciador del debate, dice que si para modelo macro encontramos varios modelo micros que avalan tal modelo, ¿para qué entonces preocuparse de la engorrosa fundamentación micro?
En realidad, la economía no es una ciencia dura. Como dice Noah sigueindo a Krugman - que da en el clavo al decir que las micro sesudeces que nos imponemos son metáforas, sin más valor empírico que cualquier afirmación arbitraria:
Krugman: And when making such comparisons between economics and physical science, there’s yet another point: what we call “microfoundations” are not like physical laws. Heck, they’re not even true. Maximizing consumers are just a metaphor, possibly useful in making sense of behavior, but possibly not. The metaphors we use for microfoundations have no claim to be regarded as representing a higher order of truth than the ad hoc aggregate metaphors we use in IS-LM or whatever; in fact, we have much more supportive evidence for Keynesian macro than we do for standard micro.
Noah: I think that this is the real argument against microfoundations as they are currently used in macro. Basically, Krugman is saying that the "microfoundations" we now use really deserve to have quotes around them, because they actually don't describe individual behavior.
Por cierto, les había dicho que cada vez me gusta más Noah?
Por mi parte, cada vez estoy más convencido de que las acciones individuales de los sujetos no llevan siempre a niveles macro óptimos, pues mientras accionan las variaciones de la renta cambia sus expectativas y sus decisiones. Creo que esa es la gran aportación de Keynes, si no me equivoco. La ruptura con la creencia de que los sujetos por sí solos alcanzan el máximo nivel e PIB y de empleo. No siempre.
Yo creo que la microfundación buscada no es tan rigurosa en realidad; tiene una carga ideológica que apesta. Prueba nº1: el euro. El euro es un contradiós que se ha justificado en microfuntations lucasianas que hieden a ideología. En realidad se ha construido un tinglado macro para justificar un principio micro falso: que la gente (alemanes españoles, irlandeses, griegos) no sólo es racional, sino que es igual de racional. Es una microfuntation AD HOC. De hecho, la microfundation, sea de Lucas o sea de Krugman, tiene un alto contenido normativo, del tipo "debería ser": es decir, "puede que la gente no sea racional, pero debería serlo"... "al menos tan racional como yo..."

2 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajajajaja...me deshuevo...
Lucas...rational expectations...el euro... pero qué guirigay...jajajaja

Desde Cercedilla...Laurel&Hardy

Luis H Arroyo dijo...

Hp