"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

viernes, 21 de septiembre de 2012

Dilema

Por mi edad, yo fui un fanático de la Transición. Participé en la primeras elecciones, las Constitucionales de 1977, como orgulloso interventor del PSOE. Creía que el problema de la economía era la distribución. Era joven e iluso. (No se pierdan el articulo de Arcadi Espada en el Mundo de hoy sábado.)

La Transición fue la piedra angular del desastre de hoy. La Constitución fue inmediatamente minada por los gobiernos posteriores, empezando por el PSOE, en aras de la paz con Vascos y Catalanes. A partir de ahí, todo fue poco a poco a la deriva.

No sé si una Constitución más exigente, con una ley electoral mayotritaria y personal (como dice César Molinas, articulo de fuste que ha dado la vuelta al mundo, y que ya comenté aquí), hubiera frenado el proceso. Hay una larga tradición en España de desgobierno y separatismo. No hay más que ver la primera y segunda Repúblicas. Solo eso hubiera debido ser un aviso a constitucionalistas y gobernantes. No sé la razón, pero las naciones tienen caracteres y tendencias profundamente arraigados. Como decía Margaret Thatcher, "creo en la responsabilidad individual pero también en los caracteres regionales". No intento reivindicar el determinismo del "pueblo", sino reconocer que la cultura y la tradición pesan en el comportamiento de la gente. Como es lógico, pues el ámbito social es lo que respiramos todos los días... Quiero decir que no solo la esucaxión nos da forma. En eso los catalanes y vascos son profundamente españoles, aunque quieran creer lo contrario.

Ahora no es el momento de cambiar la Constitución, claro. Es el momento de tener políticos firmes que cumplan la ley y la hagan cumplir. Ya está bien de creer que todo es negociable. Hay cosas que no lo son, y la primera es el cumplimiento de la ley. En eso Zapatero fue un debelador de la Nación, ni más ni menos. Fue el primero en conculcar la Carta Magna y reconociéndolo además, con esa ligereza de cascos (única en la historia), cuando dijo "es que si no se sienten a gusto, algo habra que hacer". incluso redobló su villanía incumpliendo luego la sentencia del Constitucional, arrodillandose ante ellos. Es decir, que llevamos varios años violando la ley por contemplar a esos adolescentes mal criados e inmaduros, como dice Antonio J. en un excelente comentario al post anterior (también coincido con Miguel E, salvo que creo que si se actúa con energía ahora, podemos evitar un conflicto).

Creo que estamos ante un dilema que hemos querido obviar, y así nos ha ido. O Energía ahora, o un conflicto serio de graves y largas secuelas. Aunque, eso sí, me tiente perderlos de vista. No se debe.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

A partir de ahora te llamaremos el interventor...

miguel navascues dijo...

Prefiero Harry el sucio