"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

martes, 19 de septiembre de 2017

España, sin Cataluña, un estado fallido

Preferiría hablar de economía, pero qué sentido tiene cuando España está a punto de desaparecer. Esta tarde, en el Congreso, ha pasado una cosa gravísima: el PSOE, el antaño gran partido de la izquierda, ha preferido alinearse con Podemos (comunistas) y separatistas para evitar dar su apoyo a que el Gobierno use el artículo 155 de la Constitución, seguramente el medio más eficaz contra la rebelión de Cataluña. 
Así, el PP, Partido de gobierno, y C's, promotor de la moción, se quedan solos ante el reto catalanista, gracias a la desafección del PSOE, que prefiere poner en riesgo el Estado con tal de debilitar al gobierno. Posiblemente esté coqueteando con una moción de censura pactada con la extrema izquierda de Posemos y los separatistas de toda España. La frivolidad de este partido es apoteósica. 
El riesgo de Cataluña es sencillamente que España sea un estado fallido. Desde luego, el régimen nacido con brillantez en 1978, tan laureado en el mundo, desaparecería, porque, como dice mi amigo Agustín Rosety, "muerto el sujeto Constituyente, muerta la Constitución". Y muerta ésta, habría que empezar de cero, empezando por la cuestión de la forma de estado, monarquia o república, tema sobre el que los partidos de izquierda se lanzarían con gran fruición. También es altamente probable que esta línea sería potenciada por la fuerza centrífuga de otras regiones, que se declararían independientes con mayor facilidad. Si alguien cree que esto transcurriría pacíficamente, es un ingenuo o no quiere ver de frente las cosas. 
Eso sería un golpe del que no nos levantaríamos fácilmente, y también sería un golpe para el proyecto europeo, como es fácilmente entendible. Pero tanto uno como otro, España y Europa, han de reconocer que no han sabido calibrar la gravedad del asunto; deberían haber puesto más énfasis en evitar llegar a donde hemos llegado. 
Soy incapaz de hacer escenarios alternativos sobre este futuro. Sólo puedo decir, como dije en mi anterior artículo, que cuanto más se retarde y más débil sea el Gobierno en su plan de acción, más violencia habrá. No creo que sea una exageración. 
Hasta ahora los mercados han desdeñado este escenario, lo han dado como improbable, y ojalá tengan razón. Pero los mercados se equivocan, tanto más cuanto más grave sea el riesgo en cuestión. Sobre todo en estos riesgos en que es un error manejarlos con una asignación de probabilidad, porque es pura incertidumbre. Pero no es fácil ver que cualquier sesgo hacia un escenario así rompería las compuertas de la metodología usual en los mercados, y los modelos más usados serían inútiles. 
En cualquier caso, la apuesta del gobierno es, o ser débil con la esperanza de un conciliación de última hora difícil de imaginar, o equivocarse en ser demasiado fuerte para evitar males mayores. Los males mayores son los que he sugerido arriba. Debería pensar en evitar a cualquier precio pasar a la historia como el Gobierno que, a semejanza del último Gobierno visigodo, eligió la debilidad y dejó a lo que era ya una nación en manos de los invasores. Como decía Blas de Lezo, tan citado últimamente, lo malo no es la fuerza del enemigo, sino la falta de convicción propia. Un camino irreversible y fatal. 

4 comentarios:

Miguel E. dijo...

Brillante similitud la del Gobierno visigodo.

Yo aporto otra; si España se acaba Rajoy ni siquiera llorará como mujer lo que no supo defender como hombre.

miguel navascues dijo...

Eso seguro

Pablo Bastida dijo...

Quiza Pique fue muy optimista cuando dijo que solo iba a jugar con la seleccion (porque jugaria hasta que a el le saliera de los huevos, por supuesto) hasta el mundial de Rusia. Esto esta ya fuera de control, ha cobrado vida propia, veremos si llegamos al verano.

miguel navascues dijo...

Veremos. Aunque me marino a esta Federación intentando llamarle... jajajajaja