"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

lunes, 9 de octubre de 2017

Wolfgang Münchau sobre un catalexit

El artículo de Wolfgang Münchau sobre Cataluña y su posible secesionismo es bastante duro. Para Cataluña separarse sería un desastre económico, y para España, por otra parte, es muy difícil frenar el movimiento sólo con la ley. Vayamos a lo primero, que económicamente es lo más interesante. Tomo los principales párrafos, traducidos vía Google, suavizados un tanto, aunque me temo que chirrían. La verdad es que no pinta bien ninguna de las alternativas: la secesión sería un catástrofe monetaria para Cataluña. Pero como hemos dicho muchas veces, el Gobierno no tiene fácil el uso de la ley.


No tomo partido en cuanto a si Cataluña tiene razón, o no, de buscar la independencia. Puedo pensar en razones potentes para oponerse. Si éstas son suficientes, deben decidir los catalanes.
 Lo que hace que la independencia catalana sea mucho peor que la versión más extrema de Brexit es la salida forzada inmediata de la eurozona. El argumento principal contra la independencia es económico. La independencia constituiría un choque de un orden de magnitud mayor que el más difícil de los Brexits. La opinión jurídica de todas las instituciones de la UE es que las regiones que declaran su independencia no se convierten automáticamente en miembros de la UE. El argumento separatista es que la UE no podría permitirse el lujo de perder una región rica que ocuparía el 15º lugar entre los Estados miembros. La UE no quiere que Cataluña se vaya, pero tampoco puede actuar contra España. Independencia realmente significa estatus de tercer país - Catalexit. En ese caso, los ciudadanos catalanes perderían su ciudadanía española y de la UE porque ese privilegio sólo existe en conjunción con la ciudadanía de un Estado miembro. La versión catalana de la doble ciudadanía - tener su pastel y comerlo - es completamente surealista. La frontera entre España y Cataluña se convertiría en una frontera externa fuertemente custodiada de la UE y en la zona de Schengen de los viajes sin pasaportes. Los catalanes tendrían que solicitar visados ​​si quieren viajar a España o la UE. Como no miembro de la Organización Mundial del Comercio, Cataluña no tendría derecho automático a reducir los aranceles de la OMC. 
 Lo que haría la independencia catalana mucho peor que la versión más extrema de Brexit sería la salida forzada inmediata de la región de la eurozona. Catalexit constituiría un dramático retorno repentino de la crisis de la eurozona. El sistema bancario en una de las regiones más ricas del mundo podría colapsar. Es por ello que dos bancos catalanes decidieron la semana pasada trasladar su central a España. Desean garantizar el acceso continuo a la financiación por parte del Banco Central Europeo y del Banco de España. Cataluña podría, en teoría, emular el ejemplo de Montenegro y adoptar unilateralmente el euro como moneda. Pero Montenegro es un pequeño país con un producto interno bruto de poco más de 3.000 millones de euros. El PIB de Cataluña fue de 224.000 millones de euros el año pasado, superior al de Portugal. Cataluña tampoco está preparada para introducir su propia moneda el día de la independencia. Sería una locura tratar de dirigir una economía tan desarrollada sin una infraestructura bancaria central. Excluirse de la UE es bastante difícil, como podemos ver con el Reino Unido. Pero librarse de una unión monetaria al mismo tiempo es una misión de suicidio económico. El único argumento más fuerte que este contra la independencia catalana en esta etapa es una absoluta falta de preparación. 
 Yo diría que la presencia de una unión monetaria hace imposible un movimiento de independencia regional. Sabemos que al menos un tercio del electorado catalán es pro-unionistas. Podrían unirse a sus filas bastantes más cuando se den cuenta de la amenaza de la catástrofe económica, especialmente si se hizo evidente que la UE no está echando faroles. La peor opción de todas es usar la fuerza para evitar la independencia. Esto refuerza a los separatistas y corre el riesgo de provocar la catástrofe económica que España, Cataluña y la UE deberían intentar evitar.
WM cree que sería mejor que los propios catalanes fueran conscientes del abismo en el que van a caer. Lo malo es que si se lo decimos nosotros, no nos creen, ni dejan que otros se enteren, con el control e los medios que detentan. Sería muy bonito que ellos dieran marcha atrás y dijeran "nos hemos equivocado, no queremos ser un país tercermundista". Pero quizás esto sea más difícil, dado el tiempo que han tenido la información disponible y la han desdeñado. 


4 comentarios:

Pablo Bastida dijo...

Efectivamente chirria. Pro-sindicalistas debe leerse pro-unioinstas.

miguel navascues dijo...

Creí que ya lo había corregido

Pablo Bastida dijo...

Como tu dices, no se daran por enterados. El nacionalismo no es racional, sino sentimental. Me acuerdo de un cuento de Borges, El otro, donde el viejo Borges se encuentra con el joven Borges en un banco de un parque y el viejo se extraña al recordar las tonterias en las que creyo 60 años antes, "la fraternidad de todos los hombres", etc. Sigue este delicioso parrafo: "Me quede pensando y le pregunte si realmente se sentia hermano de todos. Por ejemplo, de todos los empresarios de pompas funebres, de todos los carteros, de todos los buzos, de todos los que viven en la acera de los numeros pares, de todos los afonicos, etc. Me dijo que su libro se referia a la gran masa de los oprimidos y parias.
-Tu masa de oprimidos y parias -le conteste- no es mas que una abstraccion. Solo los individuos existen, si es que existe alguien. El hombre de ayer no es el hombre de hoy, sentencio algun griego. Nosotros dos, en este banco de Ginebra o de Cambridge, somos tal vez la prueba".
"Solo los individuos existen". Vaya idea heretica, ¿verdad?

Enrique dijo...

El nacionalismo es raciosentimental.Las emociones sustentandas por los beneficios económicos y de poder del proceso.