"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

martes, 16 de mayo de 2017

Una idea de nación de andar por casa

Nación es lo que cree sus habitantes que es. Un madrileño, a la pregunta de qué es nación, diría: España, por ejemplo. Y así. Eludo lo que diría un catalán, porque habría dos respuestas distintas. 
Un francés lo tendría claro. La idea de nación nació con la Revolución Francesa, heredera de la americana y su Constitución. Nación es Francia, Inglaterra EEUU, etc. 
No pidan más sutilezas porque la gente va a sus cosas, tiene prisa y no le gusta que le pongan en aprieto. 
Nación es un colectivo de gente que se identifica como miembros de tal nación, e inconscientemente saben que tienen unos derechos y unos deberes, y ciertas ventajas de que así sea. No se han leído la Carta fundacional, pero la saben aproximadamente. Es una cosa que les permite andar por la calle sin mirar con suspicacia, incluso mirando con empatía, a los demás. Están como en su casa. Nación es la casa, un poco más grande, de uno. Dan por hecho que hay una fronteras que exigen unos trámites para ser pasadas. Tienen - y esto es importante - la sensación de que cambios de gobierno o incluso de régimen, se producen dentro de la nación, sin que esta cambie. 
Es lo que Ortega y Gasset llamaba la importancia de las creencias, que son ideas en las que creemos por costumbre, y que usualmente no ponemos en cuestión. O y G tenía una definición de nación bastante buena, pero no es lo que quiero aquí. Luego hay definiciones más metafísicas y emotivas, transcendentes, que se hacen cuerpo más allá del contenido, que producen lágrimas, que tampoco quiero traer aquí. No las desprecio, simplemente no me interesan hoy. 
Pues bien, los españoles son especiales, porque están empeñados en poner continuamente en cuestión la idea. Los españoles no hacen más que darle vueltas a la idea de España, a su alcance geográfico, a su identificación natural con ella. Bueno, la mayoría va a su bola, pero por si acaso los políticos y los periodistas les azuzan para enfrentarlos unos a otros. 
Un francés se despierta y ni siquiera tiene que pensar en ello para sentirse francés, aunque sea para criticar lo mal que funcionan las cosas. Un español, en cuanto pone la radio, sabe que le van a recordar que otros españoles están en conflicto con él por el tema de la nación. Es más, un político de izquierdas no tiene la misma idea que uno de derechas sobre España. 
"Este país es una puta mierda", dijo nada menos que Ignacio González, encausado por haber robado y tener el dinero en paraísos fiscales cuando era presidente de la Comunidad de Madrid. Tenía que haber dicho que este país es cojonudo, si se pudo hacer rico por millones. Lo que le falló fue la Guardia Civil y su codicia, porque si es más discreto y se va antes, quizás no le pillan. 
Por cierto, la Guardia Civil es una pieza esencial de la Nación Española. 
No quería más que resaltar las ideas más naturales de nación, con una metodología sencilla. Como eso que decía Churchill, que "democracia es cuando llaman a la puerta de madrugada y es el lechero". Lo malo es que los de izquierdas están empeñados en destruir esta idea sencilla (ver post anterior), y sustituirla por algo despreciable, pero no saben ni por qué.

5 comentarios:

Miguel E. dijo...

Lo que dijo Patxi es cierto. O al.menos es lo que se enseña en Constitucional.

Aunque podamos decir que histórica y culturalmente la Nación española existe desde la Hispania Romana jurídicamente hay 3 fechas clave;matrimonio Isabel-Fernando, Decretos de Nueva Planta y, sobre todo, Constitución de 1812 tras el "levantamiento NACIONAL" frente al "ateo francés".

Nos guste o no es la Historia del Derecho español.

Otra cosa es la Historia en general (Reconquista, etc.).

miguel navascues dijo...

Lo que dijo Patxi no es cierto ni por aproximación. Según su versión, la nación es un sentimiento. Hay una cuestión de sentimiento que yo quiero evitar precisamente, para demostrar que hay razones prácticas, no aprioristicas, por las que se puede definir España como nación.

miguel navascues dijo...

Nación y estado van de la mano. No concibo una nación sin un estado. ¿Qué sentido tendría me nqviom española sin estado? O EEUU? Soy hobbesiano, lo siento. Ah! Y agustiniano.

HIPONA dijo...

Yo no estoy de acuerdo con lo que dijo Pachi Nadie. El concepto de Nación tiene más de 200 años. Antes de 1812 existía la nación española. La nación era el lugar en el que muchos nacían y con el que se identificaban.

Y si, existía la nación española, pues se hablaba de ella en el siglo XVIII. Pero también en la literatura aparece la nación catalana, la aragonesa o la castellana.
Lo que sí es de hace 200 años es el concepto de soberanía nacional. Con la revolución liberal la nación se proclama soberana. Hasta ese momento el soberano había sido siempre el rey.

Y eso, en España, se produjo en las Cortes de Cádiz. En las que había catalanes, vascos, gallegos e incluso hispanoamericanos

"Art. 1. La Nación española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios.
Art. 2. La nación española es libre e independiente, y no es ni puede ser patrimonio de ninguna familia ni persona.
Art. 3. La soberanía reside esencialmente en la Nación, y por lo mismo pertenece a ésta exclusivamente el derecho de establecer sus leyes fundamentales."

En cuanto al concepto de nación, existen dos escuelas fundamentales. La anglosajona, de corte liberal, que pone el foco en la voluntad colectiva. Sería Nación un colectivo de personas determinada a constituir un proyecto político. El mayor exponente de esta teoría es Renan, para el que la Nación es el plebiscito cotidiano.

La corriente germánica por el contrario, prefiere incidir en los rasgos culturales y lingüisticos. Para esta corriente la Nación tiene existencia propia y se basa en unos rasgos culturales. Para los partidarios de este concepto de nación, la lengua es algo así como el alma o espíritu de la Nación. de ahí la devoción que los nacionalistas tienen por su lengua propia.

Ni la definición de Pachi, ni las palabras que balbuceó el tonto de Sánchez, tienen que ver con nada de lo que hemos dicho hasta aquí. Tampoco creo que Albert Rivera ni siquiera Rajoy o Soraida hubieran sido capaces de decir nada con sentido.

Porque sólo hay una cosa de la que podemos estar seguros. De que padecemos la clase política más ignorante de nuestra Historia. Miedo me da que unos asnos como estos, que no han leído nada ni saben nada ni tienen el más mínimo sentido común, promuevan una reforma constitucional


miguel navascues dijo...

Totalmente de acuerdo. Yo quería llamar la atención sobre la idea de hábito a la nación, que nadie se cuestiona, como nadie se cuestiona que si es español no es francés.
Me hizo gracia Kichi (por primera y única vez) cuando Enel conflicto entre los astilleros de Cádiz desde su punto de vista de izquierdas, y los intereses de Cádiz, dijo enfáticamente:"ojo, yo soy de izquierdas, pero antes que nada soy gaditano, por encima de todo". Y si esto interesa a Cádiz, pues estoy con Cádiz. Lástima que esto no sea capaz de llevarlo al plano nacional. Pero me enterneció el paleto con que seguridad defendía a Cádiz, "lo suyo".
La existencia de una nación no se cuestiona. Se pueden cuestionar aspectos parciales, pero no el núcleo. Y ese núcleo no se puede basar en sentimientos, culturas, etc, porque entonces se pone todo ptas arriba.
Para mí la nación es necesaria para una vida normal porque parto de que el cosmopolitismo es una gran falsedad. Si no hubiera estados Naciones, no habría la mínima vida normal.