"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

lunes, 14 de octubre de 2019

España cuestionada

Que España está muy mal, convulsionada, sin norte, es bien evidente. Cuarenta años de tolerancia y mirar hacia otro lado han traído esto. El afán de solucionarlo todo mediante “diálogo”, poción mágica venenosa, ha traído esto: un país en riesgo de romperse. Los males de España nos van a llevar a la violencia, si antes no ocurre un milagro. Digo milagro porque me parece que la imposibilidad de que haya un acuerdo nacional para imponer la cordura - imposibilidad de formar mayorías estables con sentido de estado -.
Todo huele a II República, que se hizo a sí misma un golpe de estado en 1934 que fue el detonante de la Guerra Incivil. ¿Quiénes hicieron tal barbaridad? Los miembros más conspicuos del PSOE, cosa que se oculta mientras el gobierno de hoy con esas siglas se empeña en desenterrar los huesos de Franco, precisamente para borrar las ultimas huellas que quedan de su culpabilidad. 
Todo lo de hoy trae el olor de aquello, y es inquietante la indiferencia de la gente y la falta de liderazgo para enderezar la situación. 
Mientras, el presidente de gobierno hace lo imposible para ningunear al rey, quien fue el único que el 3 de octubre de 2017 estuvo a la altura de las circunstancias. Discurso que, por cierto, conviene desempolvar por su precisión y certeza y para ver la desviación de la sentencia del Tribunal Constitucional de la Ley, por lo que lo dejo aquí (https://youtu.be/K4kKlVxf3bE). 
Hay una patente distancia entre cómo describe el rey la situación y el cambalache de la sentencia. el. Rey dice claramente que ha habido una ataque a la Constitución. Y lo hubo. Curiosa situación de un TC que deja orillado al rey de la Constitución, lo que no es nada tranquilizador: las fuerzas antimonárquicas, reforzadas por la seguridad togas embarradas. 
Sigamos por este camino, tan avanzado ya hacían una nueva tragedia. 


jueves, 10 de octubre de 2019

Vargas Llosa y su “Tiempos recios”

 Karina Sainz Borgo no se anda por las ramas para decirnos que la última novela de Vargas Llosa es sublime, y la compara en plano de igualdad con “Conversación en la Catedral”, para mí un de las enormes novelas del siglo XX. Para mí en una buena novela han de destacar los personajes, te has de enamorar o fascinar con ellos, sean buenos o malos. Esto se cumple con “Conversación en la Catedral”, que pese a ser una novela coral de toda una sociedad, verídica además, los personajes de ficción del primero hasta el último son fascinantes, empezando por el protagonista Zabalita y acabando con él choferes de la familia, pasando por los políticos, auténticos, que salen retratados. 
La he leído tres veces sin pesar ninguno, y no renuncio a pensar que la volveré a leer si Dios me da vida para ello. 
Si la nueva entrega de Vargas Llosa, “Tiempos recios”, llega a esas cotas será cosa de comprarla ya. En Amazon ya está disponible, así que no voy a perder el tiempo. A ver si Karina, una gran crítica, tiene razón.

martes, 8 de octubre de 2019

Lo que implica el tipo de interés negativo

Estamos navegando en aguas desconocidas, entre una niebla de incertidumbre que no nos deja ver cuales serán las consecuencias de nuestros actos. ¿Una crisis como la de 2008? En todo caso podría ser peor, por que los bancos centrales no podrían bajar más los tipos de interés. El Quantitavity Easing de poco serviría si la deuda ofrece tipos negativos a los posibles ahorradores. 
Los bancos no pueden funcionar con una curva de interés de pendiente negativa, aunque los tipos representados en ella sean positivos; así que no digamos si son negativos. Esto les obligaría a cobrar un % por sus pasivos, lo que es un contrasentido que ciertamente no puede llevarse muy lejos. Hasta cierto punto, se puede considerar como un pago del depositante a la gestión de a su liquidez y sus facturas. Llegado un momento no muy lejano, los clientes retirarán sus depósitos, cuando el coste de gestionar su liquidez en billetes sea inferior a que lo gestione el banco. Surgirá un nuevo tipo de banca especializada en este tipo de gestión, pero será la negación de la función bancaria esencial, que es la transformación del pasivo a corto en activo a largo que financian la inversión real. La interconexión entre el ahorro y la inversión real será imposible.
Por otro lado, ¿servirá el tipo negativo para alentar la inversión real? Eso depende de las expectativas subjetivas de los empresarios, y con un indicador básico como es un tipo negativo, tendrán que tener un pálpito muy fuerte para ver el futuro optimisticamente. 
Es más: es precisamente el pesimismo estructural del inversor empresarial lo que ha permitido llevar los tipos hacia abajo a terrenos negativos, y ese pesimismo no es un capricho. Esta bien fundado, dadas las perspectivas demográficas. 
Lo único que anima el tipo negativo es la especulación, con lo que se hacen más probables las burbujas incontrolables.
Otro sector que se verá en aprietos es el de la industria de las pensiones. Las pensiones son un ahorro que se deposita en un banco especial que hace los planes de pensiones de los depositantes, según unas funciones de seguro con múltiples variables, como la edad del sujetos, la cantidad depositada, los años que faltan para su jubilación, etc. Lo único lógico es que para que funcione, el tipo de interés sea positivo, para que la acumulación a interés compuesto de origen a un capital mayor que el depositado, del que se deriva o una renta hasta los x años calculados, o la devolución del capital acumulado. Con tipos de interés negativos, éste sería, paradójicamente, menor que el capital inicial. 
Y no es que los bancos centrales puedan hacer otra cosa. Están en la obligación de mantener una tasa de crecimiento del PIB más la inflación deseada, pero ni siquiera consiguen que la inflación llegue a la deseada. Pero si las expectativas de la inversión real a largo plazo no mejoran, esto se mantendrá así perpetuamente. Y una tendencia ilimitada a tipos cada vez más bajos debido al pesimismo de los inversores constriñe las posibilidades de los bancos centrales. 
Algunos piensan que la culpa de los tipos negativos la tienen precisamente los bancos centrales, pero ello se no controlan las expectativas de los inversores. Lo único que parece funcionar es la especulación bursátil, pero ésta es sostenida por los tipos cero o negativos y por fenómenos como el “buy back” (recompra de las propias acciones) que recompensa a los especuladores. Es como un círculo cerrado en el que la acción impulsora de la liquidez se queda  el sector financiero y no se filtra más que a cuentagotas a la economía real.
En suma, la mayoría de la gente e instituciones prefiere el ahorro a la inversión real, ahorro al que cada vez es más difícil sacar una rentabilidad sólida. 
La transición entre las distintas formas de ahorro e inversión están cortocircuitadas. Se puede pensar que los tipos negativos llevarían a una huida del ahorro, por anti rentable, y una reorientación hacia la inversión real. Pero esto sólo se puede conseguir si el gobierno se pone a la cabeza de este movimiento, de tal manera que arrastre a los demás a través del pago a proveedores. Sin embargo, países como Alemania, que está en condiciones ventajosas para ello por la gran acumulación de ahorro de que dispone, se niega a ello y a que lo hagan otros países. Una muestra más de descoordinación de la UE entre los países que acumulan fondos y los que son deficitarios.
Los tipos de interés negativos requieren una estrecha colaboración entre gobierno y banco central que lleve a tasas de crecimiento sólidas. No es un momento para tener objetivos contradictorios. Y esto no tiene nada que ver con arreglar los déficits estructurales, como las pensiones públicas, que tanto necesitan enmendarse. 

jueves, 3 de octubre de 2019

Europa según...

Niall Ferguson, historiador escocés, tiene un entrevista en El Mundo de hoy en la que habla de Europa:

Qué papel juega la Unión Europea en este rompecabezas?
Una de las consecuencias de la UE ha sido hacer creer de forma perversa a algunas regiones que pueden ser independientes. En el caso escocés fue fascinante que el Scottish National Party cambió su lema a 'Scotland In Europe', como diciendo: "Podemos dejar el Reino Unido, pero no te preocupes, estaremos en Europa". El proyecto europeo ha sido una especie de disolvente de los estados, la UE salvó a los estados-nación del lío en que estaban al final de la Segunda Guerra Mundial. Pero el proyecto federal ha fracasado y ahora todo se ha dado la vuelta.
Desgrane eso, por favor.
El proyecto federal europeo de crear 'bundesrepubliks' ha fracasado, y ha creado una generación de euroescépticos y otra de nacionalistas: es una de las inesperadas consecuencias de haber intentado crear una Europa federal. Si la UE se hubiera quedado en una confederación y un mercado único, habría mucha menos inestabilidad en sus estados miembros. Ahora hay una división muy fuerte norte/sur, por ejemplo. Así que el caso de España no es tan inusual como la gente en España piensa. Europa está llena de problemas como el de España. Bélgica paralizada, por ejemplo. Honestamente no creo que Europa esté mejor con una Cataluña o una Escocia independientes. ¿Quién será el siguiente?

Estos totalmente de acuerdo con él. El proyecto federal europeo y su fracaso es una buena  parte de la culpa de los nacionalismos.

miércoles, 2 de octubre de 2019

La recesión alemana y la “black zero policy”

Alemania está segura que va a pasar por una recesion, y los prestigiosos institutos económicos del país han pedido que se renuncie a la “black zero policy”, es decir, a la política de equilibrio presupuestario, o cero déficit, sea cual sea la posición cíclica, como podemos leer aquí
Es completamente lógica la petición, aunque él gobierno no ha hecho el mínimo gesto de cesión por su parte; y es que dicha política se tomó a bombo y platillo como sello especial del acuerdo de gobierno entre Merkel y la socialdemocracia. 
El equilibrio presupuestario no está en conflicto, todo lo contrario, con una definición relacionada con el ciclo, de manera que los “estabilizadores automáticos” puedan jugar su papel estabilizador. Dichos estabilizadores son el efecto en los ingresos y gastos fiscales, contractivos para los primeros, expansivos para los segundos, que aumentan el déficit y permiten que las rentas individuales disponibles no caigan tanto y que los gasto suban por efecto de la recesión, como por ejemplo los subsidios al desempleo al aumentar éste. Es más, en EEUU lo que suelen hacer es aumentar los derechos de subsidio y prolongarlos, así como otros gastos sociales. 
Esto, como he dicho, no va contra el equilibrio presupuestario a lo largo del ciclo. en cambio, el dogma férreo de equilibrio en cualquier momento puede fácilmente intensificar el ciclo bajista y prolongarlo sensiblemente.
Por supuesto, una recesión alemana no es buena para nadie, pero tampoco para Alemania, que parece empeñada en pegarse un tiro en el pie, y de paso que se lo curemos entre todos. Un dogmatismo digno de mejor causa. 
El déficit cíclico se recuperará cuando la economía vuelva  crecer, sin mucho problema gracias a la disciplina fiscal jugada cuando la economía crecía. Alemania tiene suficiente ahorro acumulado como para permitirse un poco de déficit y deuda a cargo de ese ahorro que ha superado al de China. No se trata de malgastar, sino de aplazar ciertas cosas para volver a crecer cuanto antes. Devtodos, modos, los tipos de interés de la deuda no van a subir...


domingo, 29 de septiembre de 2019

La historia y el futuro

Curioso el bucle entre la historia y el futuro. La historia del presente (que de tan fugaz que es, en realidad no existe) la contarán los historiadores del futuro, por lo que podemos decir que la historia depende de cómo se hayan desarrollado las cosas, algo que ahora no sabemos. Hoy nos quieren borrar de la historia todo lo que tuvo que ver con la República y la Guerra Civil, de una manera sesgada, con torpeza y malas entrañas, vilipendiando al pasado. La historia es un puro revisionismo entonces. Lo malo es cuando ese revisionismo se hace desde el poder y con intenciones de aumentar ese poder.
Un historiador consagrado, Josep Pérez, me decía que a los españoles nos gusta flagelarnos, y vemos nuestra más que digna historia a través de los ojos de la leyenda negra. ¿Los reyes católicos fueron grandes reyes? Bueno, pues Azaña no los podía ni ver, y menos todo lo que venía después. Azaña quería cambiar la historia de España, como hoy la progresía, porque no les gusta, les parece demasiado... ¿Poco progre?
Pero la historia no podía ser progre, eso no existía. Ni feminista, ni vegana, ni LGBTI. La homosexualidad era “el pecado “nefando”, y su pena era máxima. Pero así era en todos los países.
Me decía el citado historiador que en Francia, la represión de 1870 contra la Commune salvó a la República, y por ello no se habla ni nadie quiere revisar esa historia. 
Nos gusta flagelarnos, o más bien a algunos les gusta flagelar a lo social otros, los hunos y los hotros, como decían Unamuno. 
El futuro es el que determina la historia, sin duda. Curioso. 

viernes, 27 de septiembre de 2019

Dolarización y sus consecuencias. El caso de Ecuador.

La dolarización es el sometimiento voluntario de un país a la política de emisión de la Reserva Federal de EEUU de dólares, que sustituye a la moneda nacional. 
Según Wikipedia, 

La dolarización es el proceso por el cual un país adopta, de manera oficial o extraoficial el uso de la moneda estadounidense para su uso en transacciones económicas dentro del país. La moneda extranjera estadounidense reemplaza a la moneda nacional en todas sus funciones (reserva de valor, unidad de cuenta, medio de pago). Puede ser adoptada como moneda de curso legal exclusiva o predominante, perdiendo o cediendo parte de soberanía monetaria.


Hay principalmente dos razones o fundamentos para realizar la dolarización: 

  1. Si un país adopta esta medida de manera independiente.
  2. Como medio para luchar contra una crisis.

La dolarización en sí misma no es fenómeno nuevo. A fines del siglo XX y principios del siglo XXI los siguientes factores contribuyeron al desarrollo de los mercados de capital y a la dolarización real: 

  • la globalización,
  • las reducciones arancelarias,
  • la libre circulación de capitales
  • el aumento del volumen del comercio internacional.

También se debate académicamente si la globalización obliga a las pequeñas economías a abandonar sus políticas monetarias y, en caso afirmativo, de qué modo.

Del modelo de Mundell para la IS-LM en una economía abierta, se deduce la “trinidad imposible”, que sugiere que los tres objetivos siguientes son incompatibles: 

  1. Un tipo de cambio fijo.
  2. Libre movimiento de capitales (ausencia de controles de capital).
  3. Una política monetaria autónoma.

La dolarizacion no es más que establecer un currency board con el dólar de EEUU, aunque de otra forma legal distinta: declara que el dólar es la moneda oficial para transacciones internas, aunque los efectos son muy parecidos: un sometimiento de la soberanía monetaria a la política monetaria de la FED, sea ésta conveniente o no para el país en cuestión. No es, por lo tanto, similar al euro, que es una moneda emitida por el BCE, en el que cada país miembro tiene una cuota de influencia más o menos destacable. 
El problema de la dolarización directa frente al currency Board es, por otra parte, que mientras en éste  la masa monetaria interna está definida en monetaria nacional, en la dolarización dicha masa ha de ser exclusivamente de dólares, los que el más país pueda captar con su política interna de atracción d e capitales y su saldo comercial exterior.
No es que el currency board no sea una disciplina férrea si se hace transparente: el tipo de cambio inicial al que se fija para siempre la moneda local con el dólar (paridad) imprime también una masa monetaria dependiente de la FED. Sin embargo, subsiste la moneda local y la paridad oficial a la que se ha comprometido el gobierno puede, en teoría, ser modificada. Lo que pasa es que cualquier modificación de tipo devaluatorio levantará sospechas entre los inversores exteriores, lo que puede desatar un riada de capitales hacía el exterior.  
Los países que adoptan una de éstas formas de disciplina se exponen, pues, al riesgo de desconfianza, que por cualquier razón, monetaria o no (por ejemplo un déficit excesivo exterior o fiscal), provoque una huida de la divisa fuerte - el dólar - que en puridad deberían llevar a la desaparición de la masa monetaria interna de manera traumática.
Claro que antes de llegar a ese extremo de caos, el caso del currency board argentino de los noventa demuestra que el gobierno no tiene más remedio que “secuestrar” los dólares en posesión de los residentes (lo que se vino a llamar “corralito”), devaluar la moneda local, e incluso declarase en quiebra respecto a su deuda en dólares. 
La dolarización y cualquier forma de disciplina de este tipo pretende recuperar la confianza exterior después de una crisis profunda, demostrando que se está dispuesto a someterse totalmente a una disciplina monetaria exterior, aceptando la disciplina de un banco central como la FED, que no emite dinero pensando en las necesidades del país en cuestión. Por lo tanto, si la FED quiere expandir su masa dineraria, esto afectará al país sometido a una expansión quizás inflacionista; por el contrario, si la FED fide subir los tipos de interés y contraer su liquidez interna, provocará una contracción monetaria en el país sometido quizás cuando éste pasando una recesión, que se agravará  inevitablemente. 
Un caso digno de estudio es el de Ecuador, que adoptó una dolarización estricta de su economía, retirando su moneda local, en el año 2000. Como demuestran los dos gráficos siguientes, los efectos han sido netamente positivos, tras las crisis financieras sucedidas anteriormente. Dicha crisis, que podemos resumir gracias a Wikipedia,

No obstante las razones de fondo de la crisis ecuatoriana son internas, generadas por una inestabilidad política que se inició con la expulsión de Abdalá Bucaram como presidente del país en febrero de 1997 y la llegada de Fabián Alarcóncomo presidente interino, el mismo que no tenía un rumbo trazado en la conducción económica del país, sumado a una corrupción galopante, relaciones conflictivas con el Perú y por si fuera poco un déficit fiscal insostenible.

Debido a que no se procuró una apropiada regulación ni supervisión al sistema financiero, esto dio lugar a que los dueños de los bancos soliciten créditos vinculados dando como garantía empresas que solo existían en el papel, lo que fue una práctica común en muchos bancos privados, y en la que las instituciones encargadas de ejercer el control no se dieron por enteradas o en todo caso no hicieron nada por evitarlo, lo que motivó que muchos bancos cerraran, provocando desconfianza en el sistema, masivos retiros de dinero y por consiguiente la quiebra de muchos bancos, como en un efecto dominó.

Las finanzas públicas arrojaban números en rojo, si en 1997 el déficit fiscal fue del 2 % del Producto Interno Bruto (PIB) para 1998 este se ubicó en un 6% del PIB, en tanto que el saldo en cuenta corriente con relación al PIB era –4 % en 1997para el año siguiente estuvo en –12 %, lo que provocó no solo el deterioro general de las cuentas nacionales, sino también la incapacidad de cumplir con el servicio de la deuda externa, cayendo en moratoria y con ello la imposibilidad de acceder a financiamiento externo.


Ecuador era un país que había perdido la confianza de lo social inversores extranjeros y tenía desequilibrios como una hiperinflación, como se ve en el siguiente gráfico de dos ejes:



La inflación, línea roja, llegó al 90% anual (eje derecho) en el año 2000, tras lo cual siguió unan línea  descendente hasta prácticamente cero en años recientes. Mientras, el PIB cogió un impulso ascendente desde entonces, creciendo a tasas muy superiores a la seguridad previas, tras la recesión del 2000. 
Así pues, la función de ganancia de la confianza frente al exterior es claramente positiva. 
Ahora bien, como hemos dicho antes, los resultados dependen de la política monetaria del banco central que se toma como emisor, es decir, la FED. Y Ecuador y otros países de la zona que optaron por la dolarización tuvieron la suerte que desdén 2001 la FED adoptó una política expansiva, bajando su tipo de interés hasta el 1%. Esto supuso una expansión monetaria interna en Ecuador, lo cual favoreció el crecimiento sin que a la par aumentara la inflación. 
Lo mismo se puede decir de la política exigida por la crisis e EEUU, de bajada de los tipos al 0% y de expansión monetaria cuantitativa. En este sentido, Ecuador se ha beneficiado de un desahogo monetario imprimido por la FED - elegido como su banco emisor - que según las previsiones va a durar muchos años. 




lunes, 23 de septiembre de 2019

España, país de espíritu fuertemente socialista

No hay nada que hacer, como podemos comprobar en este artículo De Diego Sánchez De la Cruz en Libertad Digital: España, contra lo que se se cree, Es una sociedad de fuertes tendencias casi comunistas.

“La sociedad española vuelve a aparecer en una encuesta internacional como la más anticapitalista de Europa. Así se desprende del Estudio Europeo de Valores 2019, elaborado por la Fundación BBVA. Al igual que ocurrió en la anterior edición del informe, una gran mayoría de los ciudadanos de nuestro país dice identificarse con la idea de que el Estado debe tener la principal responsabilidad de asegurar que todos los ciudadanos puedan gozar de un nivel de vida digno.

Para ser precisos, el 76% asume dicha tesis, frente a un magro 20% que considera que cada persona es la responsable principal de asegurarse un nivel de vida digno. El promedio europeo en ambas respuestas es del 51% y del 43%, respectivamente. Estos resultados contrastan con los de Italia o Francia, pero sobre todo con los de Reino Unido y Alemania.”

Tocando distintos temas, el porcentaje de españoles que cree que el Estado debe tener "mucha" o "bastante" responsabilidad a la hora de controlar distintas áreas de la economía vuelve a destacar en comparación con el resto de Europa. Un 98% ofrece una de estas dos respuestas cuando le preguntan si el Estado debe proporcionar cobertura sanitaria a todos los ciudadanos o si el Estado debe asegurar una pensión suficiente para las personas jubiladas. La cuota es del 88% en lo referente al control de precios o los salarios. Incluso un 80% cree que el Estado tiene "mucha" o "bastante" responsabilidad a la hora de controlar los beneficios empresariales.“

Una gran mayoría de españoles es partidaria de que los impuestos sean altos para redistribuir la renta, y una inmensa mayoría piensa que el Estado debe ser responsable del bienestar económico de todos.
Para mí esto demuestra que nunca seremos una sociedad siquiera medio liberal, pues siempre aspiraremos a la mendicidad oficial.
Esto es probablemente una secuela de la gran influencia que ha dejado la Iglesia católica - no olvidemos, monopolista - en el subconsciente colectivo. La gente prefiere la seguridad mediocre - e insostenible - a la libertad, pese a que hay aparentemente muchos anti clericales, y católicos no practicantes y despreocupados. Curiosa esta aparente contradicción de socialismo rabiosamente anti católicos, cuando, como diría Nietzsche, vienen de la misma cuna. 
La Iglesia enalteció la mendicidad, que es una interpretación del Evangelio sesgada, pues San Pablo dijo “el que no trabaje, que no coma”. Pero claro, a San Pablo (que dio ejemplo siempre) le siguió sobre todo Lutero, que fue el que liberó las fuerzas creadoras de la Libertad de Conciencia, algo que está en la raíz del capitalismo. 
Sea cual fuere el origen de esta catástrofe, el caso es que España solo puede aspirar a un capitalismo ineficaz y mediocre, que nunca satisfará a unos ni a otros, basculando entre gobiernos más o menos, pero siempre, intervencionistas para satisfacer ese espíritu difícil de orillar. Ningún poder podrá contrarrestar ese espíritu, que marca el destino decadente de España como nación.
Como puede verse en el artículo, hay otros países europeos que cojean del mismo pie, por lo que Europa, que no tuvo en cuenta esta esencia europea (aunque con orígenes distintos), tampoco será nunca el centro del mundo, más cuando se encamina a una decadencia poblacional. Al menos los países donde enraizó el protestantismo han tenido una prosperidad evidente, e incluso países como Suecia, protestante pero de fuerte raigambre socialista, ha sabido enderezar a tiempo y mantener el dinamismo económico. 
Un mapa europeo dividido por religiones y libertad religiosa podría sobreponerse a un mapa económico de renta per capita.
Cada país de la UE tiene culturas sociales muy diferentes, no homologables salvo en zonas delimitadas, que quizás podrían llegar a una unión política. Quizás. Pero seguramente el fuerte nacionalismo alemán lo impedirá, al menos que sea él quien lleve la férrea batuta.
Hay una Europa que bosteza y otra que produce y trabaja, y ambas son infundibles. 
Sin embargo, ahora necesitamos más que nuca de Europa, por el desgarro creciente separatista. Necesitamos una estructura europea en la que apoyarnos, por muy débil y burocrática que sea. 

sábado, 21 de septiembre de 2019

Almenabar: la guerra ha terminado

Alejandro Amenábar: "La España actual es la que ideó Franco: flota aún como un fantasma"

Hoy, en El Mundo, una entrevista con el susodicho. Según su opinión, la guerra no ha terminado, como muestra en su película “Mientras dure la guerra”.
Es decir, según el “genial” director, que nos ha asombrado con sus inanes películas - asombrado de tedio, claro - quedan muchas cosas por liquidar, enterradas por el propio Franco, al parecer un genio taumaturgo que no sólo creó una dictadura, sino todo lo que vino después, y mientras no se liquide su fantasma, no seremos felices. 
Todo esto con palabras melifluas como si no respondieran a lo que piensa y dice la extrema izquierda de este país. Como si él fuera inventor de esta trama, el creador original.
Siento decirle, señor Almenabar, que la guerra terminó hace muchos años, la dictadura también, y el fantasma de Franco quizás anduvo errante hasta el golpe de estado del 23 F de 1981, fecha a partir de la cual se liquidaron los últimos nostálgicos del ejército. Quizás, pero en la cabeza de cuatro nostálgicos que no midieron bien sus fuerzas. 
Hace falta ser retorcido para creerse el creador de esta idea y encíma hacer una película en la que cuela a Unamuno sin venir a cuento. Como soy unamunista desde joven, no pienso ver el bodrio si puedo evitarlo, ya que he tenido la desgracia de ver un trozo propagandístico en la que sale una imagen de Unamuno irreconocible, sólo válida para gente como Almenabar, que seguro que no lo ha leído ni por el forro. Tanto es así, que una de sus escenas, la famosa trifulca de Unamuno. con Millan Astray en la Universidad de Salamanca, la conoció ¡en una novela de Arturo Pérez Reverte!