"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

viernes, 19 de enero de 2018

Optimismo a espuertas

En sendos artículos del FT (aquí y aquí) hay referencias a las positivas señales en referencia al mercado de renta variable. 
Uno es nivel de nuevo récord del rendimiento del bono americano a 10 años, interpretado como un aumento de las expectativas de crecimiento de la economía. El otro es la cantidad de días que el S&P lleva sin caer más de un 5%. Veamos los gráficos.
El primero es el dicho rendimiento, 



Y el segundo, días sin haber caído un 5%, 



Es decir, 395 días seguidos sin caer más de un 5%.
Ya saben que a mí esto no me llena de optimismo, tanto menos cuanto más largo sea el tiempo que dura la bonanza. Si pudiera, haría un indicador de alerta que aumentara con el tiempo transcurrido de bonanza. 
Recuerden el paitinazo del eximio Irving Fisher, Justo antes del crack del 29, diciendo que La Bolsa había alcanzado un “plateau” inamovible... 

Escenarios dantescos

Estoy totalmente de acuerdo con el análisis que hace Ignacio Varela de las alternativas que se presentan para las instituciones de España, cuando Cataluña nombre al nuevo presidente de la Generalidad.
La guerra subversiva de los secesionistas sigue, y da la impresión que el gobierno español está perdiendo posiciones todos los días. Cuando sale sorayita en la pantalla diciendo “eso no va a pasar” puedes apostar que va a pasar, como pasó con el referéndum de 1-Octubre, y como va a pasar con Puigdemont investido presidente dentro de poco. (Ahora sorayita luce unas gafas como para infundir seriedad a lo que dice, pero no hacen más que reforzar su aire de maestrilla de la que se cachondean sus alumnos, con ese dedito usado a modo de puntero.)
Entonces, como dice Ignacio Valera, Rajoy tendría que marcharse, perdida ya toda su credibilidad. Y y es cuando se presenta un escenario dantesco, de vacío de poder, todos trincando lo que pueden del mobiliario, y el último que cierre la puerta. Dice Varela:

Pero si finalmente prevalece el chantaje puigdemoníaco, imaginen esta secuencia infernalEl presidente del Parlament propone a Puigdemont como candidato ausente. El Gobierno recurre y el Tribunal Constitucional suspende la propuesta. A partir de ahí, se abren dos escenarios: en el razonable, se acata la sentencia y se busca otro candidato. En el irracional, se entra de nuevo en la 'vía Forcadell': se ignora al TC, se celebra el pleno y se vota ilegalmente a Puigdemont.

Naturalmente, el Rey no firma el nombramiento ni este se publica en el boletín oficial, ni hay toma de posesión efectiva. Lo que hay es prolongación del 155. Bloqueo institucional. Más querellas, más procesamientos, más encono social y más deterioro económico. En el forcejeo se agota el plazo y se convocan elecciones otra vez. Nueva mayoría independentista, que vuelve a proponer a Puigdedmont. Y así, ¿hasta cuándo?

Pero hay otra posible secuencia que empieza a aletear en el ambiente: aquella en la que Puigdemont consigue burlar a todos y el día 31 aparece en el Parlament, dispuesto a pronunciar su discurso de investidura. El Gobierno se vería en la tesitura de meter a la fuerza pública en el hemiciclo para interrumpir la sesión y llevárselo detenido,o esperar a que lo voten y arrestar a la salida al recién elegido 'molt honorable president' de la Generalitat. Ambas imágenes espeluznantes recorrerían el mundo.

Las consecuencias políticas serían aún peores. Rajoy se dejó gran parte de su crédito el 1 de octubre. Comprometió su autoridad asegurando que no habría votación ni urnas; pero el caso es que se votó, que se metieron impunemente 6.000 urnas por la frontera y que se obligó a la policía y a la guardia civil a hacer el ridículo tratando de impedir lo que ya no podía impedirse. Los efectos para el PP se notaron el 21-D y se ven en las encuestas recientes.

No hay nada seguro para el día de autos, salvo el desconcierto. Cuando se puede dar tal desconcierto en los aledaños del poder, no esperen que venga un De Gaulle a rediseñar las instituciones y fundar un nuevo Estado que ya dura 60 años. Rajoy no es De Gaulle, pero es que no lo hay. No hay un héroe consagrado por su guerra solitaria para liberar Francia contra los Nazis, ni nada parecido. 

Nosotros hemos sido los Gatopardos, los Leones; quienes ocupen nuestro lugar serán los pequeños chacales, las hienas; y todos, gatopardos, chacales y ovejas, seguiremos creyéndonos la sal de la tierra.”

La rapiña será la actividad normal, al amparo de esta democracia agónica. Porque lo peor de Cataluña es que, como lo anunciaba Boadella, será el fin de España. 


miércoles, 17 de enero de 2018

El bitcoin se pega un galletazo

El otro día, aquí  hablábamos de una compra-venta de un piso en bitcoines, en Tarragona, porque así lo había exigido el vendedor. Entonces decíamos, 

“Hemos podido leer que en Tarragona se ha vendido un piso por 40000 bitcoines, porque el dueño lo ha exigido así. El día de la transacción ese precio equivalía a medio millón de dólares... el día de la operación. Eso es lo que pagó el comprador, ahora bien no sabemos qué cantidad le ha quedado al vendedor después. Si el bitcoin ha subido, pues ha ganado más en dólares, y yo lo que haría es venderlos rápidamente a dólares para garantizar la ganancia. Si el bitcoin ha caído, pues habrá perdido los dólares correspondientes multiplicando por el número de bitcoines. 
El bitcoin, no nos cansamos de decirlo, es un producto caprichoso que sube y baja como se puede ver en el gráfico del FT de hoy, con la galleta incluida.”



En dos días el bitcoin frente al dólar ha caído un 30%. Ergo el vendedor ha perdido, en dólares, el 30% de medio millón, es decir, más de 150 mil dólares. 
El comprador tampoco puede estar contento, aunque hubiera tasado el piso en medio millón de dólares... por dos días, se podía haber ahorrado esa cantidad. A lo mejor se la ha ahorrado, según fuera la fecha de pago concertada. 
Pelillos a la mar. Qué son 150 mil dólares al lado de la vanidad de haber usado un “portento” como el bitcoin, una cosa que vuelve locos a los gilipollas, ensimismados, permítaseme la expresión. 
En otro post, aquí, veíamos que bitcoin es además muy iliquido, que no se puede vender fácilmente y que los intermediarios tienen la manía de hacerlo en trechos cortos, con lo que el riesgo de cambio es fenomenal. 
En otro post, aquí, veíamos el radical rechazo de Charlie Munger, mano derecha de Warren Buffet, del bitcoin, como algo que sólo iba a crear problemas. El mismo Buffet confirmaba más tarde esas palabras. 
No es que pueda volver a subir, el problema es la volatilidad y quedarte en pelota picada en un día. Pero en fin, se siguen creando criptomomedas, ¡hace poco nada menos que la peseta!, y allá que te vamos. 
Criptomomedas quiere decir literalmente que no se sabe cómo se forma la oferta del producto (una vez definido el algoritmo que lo decide), que es lo que explica su volatilidad. Los liberales-austriacos se han empeñado en ver en eso la base de un nuevo patrón oro, lo que volvería majareta a la economía, como es fácil comprender. 
Ahora, imaginen un mundo lleno de criptomomedas, que fueran obligatorias para transaccionar, pagar los  impuestos, por ejemplo. Pero ninguna tendría el mismo algoritmo que las demás, lo que daría lugar a especulaciones sin fin sobre ellas, de unas a otras. Los paises deberían ponerse de acuerdo para elegir una, pero eso daría pistas sobre el algoritmo subyacente, lo que la invalidaría. Jajajaja. 
Si lo que se quiere es la vieja idea de Friedman de fijar de antemano la evolución de la oferta monetaria, habría que empezar por decidir qué es la oferta monetaria. ¿Dinero, M1, M2? Al final Friedman tuvo que renunciar a su primera idea, y entonces decidió que lo que había que regular era el “Termostato” que no era más que la velocidad de circulación del dinero con la cantidad de dinero. Proponía mantener estable la izquierda de la ecuación MV = PT, con lo que la segunda parte se mantendría estable. Pero ya vimos aquí las imperfecciones que ofrece hoy ese modelo, por mucho que lo defendiera Friedman. 

Sobre las burbujas (comentario a un artículo de Jorge Alarcón)

A mí no me preocupan las burbujas individuales, como Bitcoin, porque no creo que vaya a tener efectos macro. 
El efecto macro de una burbuja depende del apalancamiento que hay detrás. Si una burbuja está apalancada, y a su vez esa deuda está sobrevendida, y eso forma una cadena alrededor del Mundo, como pasó en 2008, es el momento de preocuparse. 
Pero nadie se preocupó. Tu mirabas los cuadros de flujos de fondos de EEUU, y eran maravillosos. Las familias habían multiplicado su activo neto espectacularmente; claro, la deuda se contabilizaba por su nominal, y los activos, las casas, por el precio de mercado. Todo dependía de la sobrevaloración de las casas apalancadas por una banca, que a su vez había vendido esos activos aglomerados en productos irreconocibles, pero con AAA.
O sea, puedes decir que no era una burbuja pero era más o peligrosa que una serpiente gigantesca. 
El apalancamiento es una faceta en la que, creo, se centra el peligro de grandes terremotos.
Así que yo no me centraría en si los precios van muy deprisa, etc, sino en el apalancamiento. 
Y hoy tengo entendido que es enorme. Claro que si los deudores tienen capacidad de devolver esas deudas... 
pero la banca europea no ha salido del estado catatonico, tiene todavía activos-pufos. Así que hay riesgo de que los gobiernos tengan que intervenir otra vez, y éstos han aumentado su deuda una barbaridad. 
Hummmm...

¿Hasta donde puede llegar Tabarnia?

Ayer tuvimos el placer de oír el primer discurso de presidente de Tabarnia, Que pueden ver y gozar en vídeo aquí con subtítulos. Impagable, y que traduzco aquí:

“Ciudadanos de Tabarnia, no estoy aquí. No estoy aquí porque los usurpadores de sentimientos, de dinero, de instituciones, de clubs y de banderas han hecho irrespirable este territorio para los amantes de la libertad y el buen humor. 

No estoy aquí porque el lugar donde nací se llenó de rufianes que lo trinchan todo, y han dividido Cataluña., pretenden dividir toda España, y también Europa si pueden.

Ya han roto familias, amistades y negocios, y no les importa llevarnos a la ruina más absoluta. Pero por fin, la rosa de Abril, Morena de la Sierra, ha iluminado la catalana tierra de unos anticuerpos capaces de reaccionar ante la epidemia: son los ciudadanos de Tabarnia, que han comenzado el renacimiento, el renacimiento del sentido común.

Han dicho ¡basta! a tantos capullos disfrazados de "segadors". Han dicho basta de envenenar la cabeza de los niños. Basta de incitar al odio al vecino del rellano. Queremos seguir siendo copropietarios del museo del Prado, de la Alhambra de Granada y del Pilar de Zaragoza.

En Tabarnia queremos reírnos con libertad, queremos reírnos de todo y de todos, sin ser perseguidos como traidores. Queremos hacer buenos negocios sin mordidas institucionales. Queremos pasar las navidades sin malas caras. En definitiva, queremos tener al gran Josep Pla en la misma estima que tenemos a los euros. 

En Tabarnia cabe todo el mundo. Ya nos apretaremos un poco sin hace falta. Ahora bien, no vengan con tractores, que no cabremos. 

"El payaso Boadella", dirán los rufianes. Es cierto, soy un payaso. Pero a su lado soy solo un modesto aprendiz. Porque por mucho que he hecho, por mucho que me he esforzado, por mucho que he trabajado, no he conseguido nunca superarlos. Siempre han ido por delante con sus farsas. Sus golferías son espectaculares. Han hecho del parlamento el auténtico Teatro Nacional de Cataluña. Y como expertos en el engaño con dinero público, la verdad es que no tienen competencia posible.

Pero ha llegado el momento de decir: Señores trinchadores y rufianes, sus bufonadas con nuestro dinero se han acabado. La Tabarnia triunfante, rica y plena, les avisa de que si siguen insistiendo en este proceso destructivo, nuestra actitud será jovial, explícita, pero también muy catalana.
Así... Butifarra a la Cataluña que nos quieren imponer. 

Ciudadanos: ¡Viva Tabarnia! Que es lo mismo que decir: ¡Visca España!”


Y ahora, este gramo de esperanza y de locura sana, ¿hasta donde puede frenar el otro proceso de locura insana? No lo sabemos. Lo que sabemos es que tiene unas raíces sociales que de momento no tienen estructura, pero pueden complicar la vida al separatismo mostrenco, ya que el gobierno brilla por su ausencia y ha dejado indefensos a los unionistas (que no olvidemos, han ganado las elecciones). En esta historia de insania ha jugado un papel el absentismo del gobierno, desde Felipe González a Rajoy. El peor, claro ha sido Zapatero. 
Lo bueno de los tabarneses es que no tienen ambiciones de poder. También esa es su debilidad, seamos realistas. 
Por supuesto, han sido recibidos con rechifla por los separatistas, pero se les nota un poco tensos. No les ha hecho gracia saber de repente que cataluña NO es un territorio homogéneo entregado a sus insanias. No había más que ver los comentarios ayer, en la SEXTA, de Dani Mateo, un buen humorista de repente sin gracia. Cuando un humorista se pone tenso, se nota y nadie se ríe. 
En fin, no sabemos el futuro de Tabarnia. Pero acojámosla como la esperanza más que tenemos ante una España en peligro de extinción. ¡Viva Tabarnia, que es lo mismo que decir viva España! Como dice Boadella. 

martes, 16 de enero de 2018

Bable oficial

Esta España nuestra no deja de meter el pie en charcos fangosos, siempre en busca de unas subvenciones  que caen como cantos rodados, y luego dejan una estela de odio y rencor que nadie sabe de donde ha salido. 
Francamente deprimido por enterarme de que en Asturias van a impulsar la cooficialidad del Bable. ¿Y saben usen es uno de los maximos impulsores? Víctor Manuel, ese cantante que no se come un colín, que cantó a franco y a Lenin, y que dice en un vídeo, según nos cuenta Santiago González

En enero de 2009 se incorporaba a la campaña el músico Víctor Manuel, al que acompañan en esta conquista del futuro nombres egregios de la cultura asturiana: Corín Tellado, (ya fallecida) José Angel Hevia, Manuel Busto, Sonia Fidalgo y otras celebridades locales.

Una primera cuestión llamativa es el nombre de la campaña: "Doi la cara pola oficialidá", esa impostación del heroísmo, caiga quien caiga. Dar la cara es arriesgarse a que se la partan a uno . Eppur si muove. "Afrontar el peligro o la responsabilidad, o no eludirlos", según define el 'Diccionario fraseológico documentado del español actual', de Manuel Seco. Efectivamente, dan la cara, caiga quien caiga, aunque lo que cae mayormente es la subvención.

El texto del video de Víctor Manuel es el siguiente:

"Hola, soy Víctor Manuel. Estoy por la oficialidad porque creo que es bueno y que nos va a ayudar a ser mejores, a ser más cultos, a conocer mejor lo que ha sido nuestra historia, nuestra presencia como Asturias desde hace miles de años."


lunes, 15 de enero de 2018

Puigdemont y Junqueras

En Jorge de Esteban nos informan de las condiciones que habrían de cumplir estos dos mandarrianes para ser investidos no ya presidentes de la generalidad, sino meros diputados. Se deduce claramente del artículo que no hay ninguna posibilidad de que el globo que se han montado sobre nombramientos por plasma, y traslado a una carcel de Barcelona, se lleve a efecto. 
Los impedimentos son varios y escalonados, pero a mí me ha llamado la atención que ambos habrían de jurar fidelidad al Estatuto y a la Constitución española, que sí se cumpliera sería el colmo de la hipocresía y de la imbecilidad del gobierno de España de permitirlo. 
En ambos casos se requiere la presencia física de ambos candidatos para cumplir estos y otros trámites menores. 
Todo este lío no se daria si Rajoy hubiera aplicado el 155 “sin retorno”; sin retorno a la declaración ilegal de la República de Cataluña, es decir, al golpe de estado solemnemente declarado en el parlamento catalán, que debería haber sido clausurado hasta que hubiera quedado claro que esos personajes y otros están inhabilitados. Pero no, Rajoy sigue ninguneando a los catalanes leales a la Constitución. 
Pero los periódicos siguen hablando con toda naturalidad de que sí Puigdemont (que de pisar España entraría en la carcel) será investido por tele plasma, que sí Oriol conseguirá un permiso o no del juez Llarena, para ser trasladaos a una carcel de Barcelona e ir y venir desde allí a su despacho de presidente de la Generalidad. Basta ya. Que se cierre de un vez este maloliente asunto y las incertidumbres que irradia, y que se enteren de una vez que no se puede jugar con dos o tres barajas a conveniencia. 

domingo, 14 de enero de 2018

Rodrigo Rato

Rodrigo Rato hizo una exhibición en la comisión del congreso de indignacion profunda, chulesca... y fuera de tono. Rodrigo Rato no tiene derecho a nada. No fue un buen ministro de economía, pues España creció por la burbuja, debida a que el euro permitió bajar mucho los tipos de interés en toda Europa, sólo porque le venía bien a Alemania. Alemania salía de una larga recesión por la Unificación alemana, y le venía de perlas que el tipo de interés  fuera bajo. Bien, lo que pasa es que recién instaurado el euro y el BCE, ese tipo de interés se impuso en toda la zona euro, lo que puso muy barata la especulación en países como España. A ello se unió un hecho irracional: el euro hizo creer firmemente a los mercados que en caso de tensiones, Europa ayudaría a todos, lo que rebajó las primas a riesgo a cero, tanto la de Holanda  como la de Grecia. Eso era totalmente descabellado, pero se dejó creer. Champán par todos. La chulería de Aznar y Rato, presumiendo de que “España va bien”, no era más que un cinismo (o a lo mejor eran tontos) de crupier de casino. 
Cuando hubo problemas y las primas de riesgo, repentinamente se pusieron a desbocarse, Rodrigo Rato estaba cómodamente sentado en la poltrona del FMI, de la que se apeó cuando empezó la crisis para venir a España a que le dieran un cargazo. Recuerdo una entrevista en la radio en la que ponía por las nubes la película del Ché Guevara, “porque le recordaba su juventud revolucionaria” (con un par).
Es decir, ha ido huyendo según le convenía cada vez que su sillón olía a chamusquina. A todo esto, encima de presumir de ser un mago de la economía porque en España crecía sin medida, y la inflación  también, gracias a la burbuja inmobiliaria. Pero él tuvo el santo descaro de darse un doctorado por la Universidad Complutense con una tesis que era, literalmente, la evolución de la economía española bajo su mandato. 
Mientras, no dejó de trasegar dinero ilegal como un poseso, ya desde que era ministro e incluso en la Dirección del FMI. 
Luego vinieron los tiempos de Bankia (el cargazo con el que soñaba), que sacó a bolsa cuando era una ruina, y él lo sabía. Encima engañó a los depositantes cambiándoles sus depósitos por un enjendro llamado “preferentes”, un engaño como la copa de un pino, pues no eran recuperables en caso de quebranto. Esas preferentes se fueron por el sumidero, y los que las compraron se arruinaron. Si hubo un caso de fallo garrafal en cadena de todas las instituciones protectoras del ahorrador modesto, desde la CNMV al BdE, fue ese. 
Esas instituciones están para remediar la asimetría en la información que hay entre el ahorrador y los bancos. Pues no sirvieron para nada. 
A Rato sólo le faltó ser Gobernador del BdE. Qué pena. 

sábado, 13 de enero de 2018

Economía del desequilibrio

La economía monetarista de Milton Friedman se basa en una falacia gigantesca. Pueden ver una buena descripción de ella en David Glasner, que sin embargo no hace mención del craso error del monetarismo. 
Como explica Glasner, en la economía de Friedman lo importante son los precios relativos, no el nivel de precios. Si un día multiplicáramos por dos el dinero en circulación, el nivel de precios se multiplicaría por dos, pero los preciso relativos seguirán manteniendo la relación, se supone que de equilibrio, que tenían antes. Ergo, no sirve de nada aumentar la oferta monetaria para estimular la economía, salvo que que haya un problema de nivel de precios, que puede afectar al nivel medio salarial real y por ende al PIB real. Si el nivel de precios se ha quedado detrás del avance del nivel salarial, los empresarios ven mermados sus márgenes, y un manera de restablecer la armonía es aumentar la oferta monetaria, y el nivel de precios. 
Dejemos de lado la pretensión de que los precios relativos tienden al equilibrio. Lo que quiero resaltar es que el modelo de Friedman parte de la ecuación Cuantitativa, que dice que el dinero en circulación, multiplicado por su velocidad, es idéntico al volumen de las operaciones realzadas en el periodo. 

M*V = P*T 

Siendo T el número de transacciones realizadas en el periodo, P el nivel de precios - fiel resumen de los innumerables precios de cada operación -, M el dinero y V su velocidad de circulación. 
Es obvio que bajo determinadas condiciones esto es una identidad. Las condiciones son un los precios relativos se mantienen, lo que hace al producto equilibrado. Y que las transacciones se movilizan con el dinero M. Entonces es lógico, inapelable, que el número de transacciones, cada una multiplicada por su precio, debe ser igual al stock de dinero por la velocidad a que circula. 
Pero resulta que esta ecuación identitaria se reconvierte en 

M*V = P*PIB, lo que ya es una historia muy distinta.

Porque hay un montón de transacciones financieras que no entran en el PIB, y sin embargo se hacen con dinero. Por ejemplo, gran parte de las transacciones financieras. El PIB es la suma de valores añadidos por cada transacción, y las de segunda mano no entran en el PIB, pero sí entran en la M. 
Por ejemplo, ud compra un piso de segunda mano. Esa transacción no debe entrar el en PIB, porque ese piso ya se computó cuando se vendió por primera vez. La segunda venta no añade nada a la producción. Es un piso ya existente. Lo mismo pasa con la riada de operaciones especulativas financieras, que se hacen sobre bienes y títulos ya existentes que ya fueron computados en su tiempo. 
Por lo tanto, cuando queremos ver cuál es la velocidad de circulación del dinero como índice de actividad, encontramos el siguiente gráfico, según el cual la V ha estado cayendo en los últimos años, pese a la recuperación económica. 



Si las operaciones mencionadas se incluyeran en el PIB, la historia sería al revés, dada la ingente cantidad de operaciones bursátiles que se han hecho, lógicamente con dinero. 
Esto es un problema insalvable para el Banco Central, porque tiene la misión de mantener la inflación por debajo de una cifra, pero a la vez impedir que el PIB caiga muy por debajo de su potencial - es decir, cerca de la tasa de paro más baja posible. El gráfico le está diciendo a la FED que la economía languidece, cuando no es verdad. La FED se centra en el PIB y el índice de precios escogido, y ha de olvidarse de las operaciones no incluidas, por mucho que las vigile de cerca. 
Es decir, exactitud no hay mucha en la política monetaria. 
¿Que ha pasado en estos diez años de crisis? Los bancos centrales han tenido que expandir el dinero y mantener bajos los tipos para salvar el PIB, lo que ha propiciado un auge de los mercados financieros, mucho más allá de lo necesario para financiar la economía real. Es decir, ha propiciado la especulación en bolsa hasta extremos injustificables. 
Y así estamos. Una economía real en ascenso, unas finanzas insultantes, y unas deudas que se pregunta uno cómo se van a pagar. 
En realidad la economía nunca está en equilibrio. Y hoy menos que nunca. 

viernes, 12 de enero de 2018

Los mercados de bonos se están moviendo, y pueden revolucionar todo

Nos cuenta Ambrose Evans-Pritchard que los tiempos de bajos tipos de interés se han acabado. Es lo que le ha transmitido Louise Yamada, una reconocida gurú de WS.

Louise Yamada, célebre analista técnica de Wall Street, dice que el rendimiento a dos años de Estados Unidos ha estado tocando fondo durante casi una década, pero ha vuelto a los niveles de finales de 2008. 
Rozó 1.99pc esta mañana,  74 puntos básicos de subida desde septiembre, y en realidad es más alto que el dividendo de acciones promedio en el índice S & P 500. 




Eso deberia hacer fruncir el ceño a más de uno. "El bono del Tesoro a dos años es el canario en la mina de carbón. Es legítimo decir que el mercado de tipos de rendimiento bajos de bonos de los últimos 36 años ha terminado ", me dijo.

Hay un par de causas destacables en este cambio. 
Primero, que como dice el profesor Buiter, 

siete de los principales bancos centrales subirán las tasas de interés este año, mientras que la flexibilización cuantitativa (QE) entrará en una contracción total. Las compras de bonos netos caerán a cero en los próximos meses a medida que la "Gran Reducción" reúna fuerza, por debajo de los $ 180bn (£ 132bn) por mes a mediados de 2016. La Reserva Federal de EE. UU. Está liderando el cargo, con planes para reducir su balance a un ritmo acelerado, alcanzando los $ 50 mil millones por mes para fines de este año. "Las condiciones monetarias y financieras más estrictas son un riesgo importante. Creemos que el efecto directo del estrechamiento global en la economía real es limitado, pero correcciones importantes del mercado de activos podrían desencadenar o causar una desaceleración global ", dijo. Los analistas veteranos están claramente divididos sobre dónde estamos exactamente en el ciclo del mercado global. El renombrado "inversionista de valores" Jeremy Grantham dijo la semana pasada a los clientes de OGM que “saltaran con los dos pies”, pronosticando un "derretimiento" de Wall Street de más del 50 por ciento en el corto plazo, seguido por un desplome total después.

La segunda causa es el mal momento para la entrada en vigor del plan expansivo fiscal de Trump, que hará subir aún más los tipos de interés, incluso no es descartable que la FED se vea en la desagradable obligación de ser más dura:

El Prof Buiter, un ex miembro del BoE y profesor de la London School of Economics, dice que el paquete de recortes de impuestos y gastos adicionales de la Administración Trump llega en el momento incorrecto del ciclo económico y podría empeorar las cosas, lo que llevaría a un excesivo auge que obligará la Fed a pisar los frenos. "El estímulo fiscal es completamente injustificado. Si el estímulo resulta ser mucho más grande de lo esperado, la Fed podría tener que abandonar su máscara pacifista y dócil y volverse mucho más agresiva, y podría fácilmente 'asesinar' la expansión ", dijo a The Daily Telegraph.

A todo esto, los mercados están encantados con el programa expansivo de Trump, sin tener en cuenta daños colaterales que pueden revertir el resultado apetecido: una moderada subida de tipos, sin embargo inferior a las ganancias esperadas en bolsa. Lo que es cierto es que es inoportuno, cuando el paro está por debajo de la NAIRU y la expansión puede convertirse en... inflacionista... lo que no dejaría de presionar al alza los tipos de interés. 
Un mercado que ya ha mostrado su descontento con la subida de tipos es el inmobiliario, como puede verse en 




Quizás una de estas causas por sí solías no sería alarmante. La coincidencia de estos dos factores puede acelerar el aterrizaje forzoso. 

jueves, 11 de enero de 2018

Se vende un piso en bitcoines

Hemos podido leer que en Tarragona se ha vendido un piso por 40000 bitcoines, porque el dueño lo ha exigido así. El día de la transacción ese precio equivalía a medio millón de dólares... el día de la operación. Eso es lo que pago el comprador, ahora bien no sabemos qué cantidad le ha quedado al vendedor después. Si el bitcoin ha subido, pues ha ganado más en dólares, y yo lo que haría es venderlos rápidamente a dólares para garantizar la ganancia. Si el bitcoin ha caído, pues habrá perdido los dólares correspondientes multiplicando por el número de bitcoines. 
El bitcoin, no nos cansamos de decirlo, es un producto caprichoso que sube y baja como se puede ver en el gráfico,


Gráfico tomado de Cullen Roche

Es decir, que si estas encaprichado con él, puede perder fácilmente un 30% en un día. También puedes ganar, pero si ganas has de convertir esa ganancia a dólares, para que no se te escape de las manos. El otro día veíamos que no es fácil, que el bitcoin es iliquido, que los bancos y las tarjetas son reacias a hacerse cargo de una cosa que tiene tanto riesgo, y que tienen la manía de harelo no de golpe, sino a tramos cortos, lo que puede poner nervioso al vendedor si ve que de un tramo a otro ha perdido un 40%. 
No sé como se ha hecho la operación, no sé como el notario ha tomado testimonio preciso. Supongo que podrá simplemente decir que fulano le ha intercambiado el piso tal a zutano por X bitcoines. 
Lo que sé es que tanto el comprador como el vendedor han jugado a la ruleta rusa. El primero ha tenido que comprar los bitcoines un día previo, y hasta el día de la transacción el bitcoin ha podido subir o bajar varias veces, lo que le habrá puesto nervioso. No está garantizado que haya conseguido el mejor precio. El vendedor no habrá pasado menos angustias por la misma razón. Pero lo peor para él puede venir después, si el maldito bitcoin se pone a caer. Su poder adquisitivo se puede ir al Cataño si resulta que el bitcoin, y por ende el valor de su piso, cae un 40% en un pis pas. En realidad nunca sabrá por cuanto ha vendido el piso con seguridad, a menos que convierta los bitcoines a otra moneda. 
Cuando se le mete algo a la gente en la cabeza...

lunes, 8 de enero de 2018

Bob Dylan por Bob Dylan

https://youtu.be/mwdyHcw9tr4

El mercado de acciones, por Cullen Roche

De Cullen Roche en “Pragmatic Capitalism” (trad de Google)

Con el el tiempo, los mercados financieros se han centrado menos en atender las necesidades reales de las empresas y más en atender las necesidades de beneficios de Wall Street. Y Wall Street transmite este mensaje todos los días aprovechando nuestros sesgos de comportamiento receptivos al falso sueño de un plan de hacerse rico rápidamente en los mercados. Después de todo, si te pidieran diversificarse, ser menos activo, pensar a más largo plazo, etc. probablemente ganarías menos dinero. 
Existe un conflicto de intereses inherente en el modelo de ganancias de Wall Street y en muchos de los productos que ofrecen. El resultado de todo esto es que los mercados financieros se parecen mucho más a un casino en estos días que a un intercambio de capital, operaciones de cobertura y asignación de ahorros. Invertir (o asignar los ahorros) es muy diferente de los juegos de azar. La asignación de ahorros en los mercados financieros es una participación en un juego de suma positiva en el que es probable que las probabilidades estén a su favor durante largos períodos...
Sabemos, empíricamente, que la inversión a largo plazo en acciones y bonos es un juego de suma positiva con un resultado positivo. Sin embargo, los esfuerzos como la ruleta o la negociación diaria son juegos de suma negativa que tienen probables resultados negativos. En otras palabras, cualquier esfuerzo en los mercados financieros que involucre transacciones a corto plazo tenderá a parecerse más a los juegos de azar que a la inversión porque se incrementa la probabilidad de un resultado negativo.

El papel del rey, crucial, debe ser protegido por el gobierno

Puigdemont pretende pasar directamente de su exilio en Bruselas a ser nombrado presidente legítimo, por razón de haber sido el último presidente legítimo.
Pero ha habido unas elecciones que le obligan a seguir un procedimiento, que todos conocemos. Debe ser el Parlamento catalán el que le nombre candidato para que el rey le nombre President. Para ello tiene que pactar previamente una serie de acuerdos, porque no tiene mayoría absoluta, ni siquiera es el más votado. 
Pero quiere evitarse todo ese trámite, por la razón operística que ya era presidente antes de las elecciones, de lo que él deduce una legitimidad totalmente imaginaria. 
Como es muy posible que Junqueras no le de su apoyo, de nuevo saldrá un gobierno lastrado por una izquierda cerril, pero esto a él le importa un bledo. Arrimadas se lo va a pasar bombo viendo el espectáculo, mientras el artículo 155 sigue vigente y teóricamente impide nombrar a un sujeto golpista como Puigdemont, Forcadell, o Junqueras. 
¿Cuanto aguantará este gobierno el pulso a estos locos? En juego está el buen nombre del rey, al que no se le puede hacer el papelón de nombrar a uno de estos pájaros. 
Así, no es desdeñable la apuesta. Cualquier cesión pactada puede poner en jaque la monarquía y la Constitución. 
Esto no es el último ataque a nuestras instituciones. Como se puede ver en el comentario de Pablo Bastida del post anterior, los independentistas Baleares y valencianos están aculando a la mayoría. 


domingo, 7 de enero de 2018

"¿Debemos esperar de 2018 la bonanza de 2017?

(Artículo para la Revista Consejeros)

2018 ha comenzado con los mejores augurios: viene después de un año que algunos consideran excepcional, y de alguna forma lo ha sido. ¿Por qué no va a continuar así?, se dice la mayoría de los observadores. Factores geopolíticos aparte, dicen, no se ve ningún motivo para que las cosas sigan por el mismo camino. 

Veamos. Lo que ha pasado en 2017 es una especie de milagro. Se ha reforzado el crecimiento mundial en todos los países, y no se han concretado los malos presagios geopolíticos que amenazaban con tirar el tablero por los aires. Digamos que estos riesgos geopolíticos siguen vivitos y coleando, pero aquí vamos a dejarlos de lado porque mi intención es analizar factores puramente endógenos al modelo que nos ofrece 2017. Es más interesante que Intentar adivinar si el loco de Corea del Norte va hacer explosionar un cohete o no en Corea del Sur o en EEUU es lo que dejo a los hados. 

Sin embargo, creo que las bondades de 2017 llevan arraigadas sus propias debilidades, sobre todo si miramos al componente financiero. Eso es lo que creo yo que nos impide decir que 2018 va a ser como 2017.

¿Qué debilidades son esas? Algunas ya las he expuesto aquí, en mi debate amistoso con Hugo Ferrercon el que - lo digo desde ya - estoy totalmente de acuerdo si asumo su punto de vista. Pero como decía Ortega y Gasset, el mundo es un complejo sistema de puntos de vista distintos, y yo veo las cosas de que habla Hugo desde un enfoque distinto. Repito, su análisis sobre la relación entre los spreads y la bolsa es indiscutible, pero ¿que pasa con otros indicadores, por ejemplo los de confianza? Pues que dibujan un panorama no tan tranquilizante. Y no por que falle la confianza, sino por todo lo contrario. Yo diría que hay hoy en día un patente exceso de confianza y apetencia por el riesgo, sin barreras. Dejémonos de racionalismos: esto es una situación de euforia psicológica que puede tornarse en una monomaniaca aversión al riesgo en un tiempo que, sin darse uno cuenta, se encuentra con que sus posiciones ya no valen lo de hace una hora. Y la verdad, el año recién pasado no se comprende sin la euforia bursátil. 

Pero hay indicadores que no son tan optimistas. Por ejemplo, la inversión de la curva de rendimientos ha seguido agudizándose, lo que indicaría unas expectativas mediocres de futuro sobre el PIB y la inflación. La curva de rendimientos ha sido un buen indicador adelantado de recesiones posteriores. La razón básica de que se produzca esto es bastante simple. El ciclo alcista lleva a una ampliación de la pendiente de rendimientos porque los tipos de interés a largo plazo suben, mientras los de corto no se mueven, o no lo hacen tan deprisa, ya que están más “atados” al tipo oficial de la FED. Cuando ésta considera que ha llegado el momento de enviar señales que enfríen la exuberancia, el tipo de interés a corto empieza a subir, y la curva de rendimientos tiende a aplanarse e incluso a ponerse en negativo (caso de que los tipos a corto superen a los tipos a largo, los cuales, por su parte, empiezan a dar muestras de pesimismo bajando). 

Para Hugo, la inversión de la pendiente de tipos no es un indicador de que las cosas se van a torcer inmediatamente. Efectivamente, en sus gráficos se ve que la curva de tipos empieza a invertirse meses antes de que llegue la recesión. Pero eso es por una razón: la curva de tipos empieza a aplanarse e invertirse cuando el banco central sube los tipos a corto con prudencia, poco a poco, intentando con su “Forward Guidance” que el mercado no sea demasiado contundente en su reacción. Pero tarde o temprano las expectativas comunicadas por la FED hacen efecto en el tipo de interés a largo plazo, mientras que los tipos a corto se adelantan a las subidas del tipo de la FED. Llega un momento en que las subidas a corto afectan a las operaciones crediticias a largo, pues al fin y al cabo, la banca se financia a corto para prestar a largo. La inversión de la curva obliga a la banca a restringir el crédito con más urgencia cuando mayor sea el desequilibrio corto largo plazo... e, inevitablemente, llega la recesión. 

Cuando llega la recesión, sube de nuevo la pendiente porque la FED vuelve a bajar los tipos a corto, una vez que ha domeñado la inflación. Dicho de otro modo, la curva de tipos se mueve porque los tipos a corto los define la FED, y suben y bajan en torno a los tipos a largo, que suelen ser más estables. Que haya un cierto desfase temporal no invalida que las recesiones se ven precedidas de una inversión de la curva de rendimientos. 

Por lo tanto, lo que yo espero en este año recién comenzado es que todo depende de que la curva siga su tendencia a invertirse. Y si los bancos centrales siguen recogiendo liquidez, revertiendo sus activos debidos al QE, y subiendo tipos, pues lo más probable es que se invierta más. No se sabe si llegará a ponerse en negativo, ni cuando, pero cuanto más baje, más probable es una recesión. 

Pero tengo una razón razón adicional para no ser tan confiando es los signos inequívocos de exceso de optimismo y baja estimación del riesgo, como expongo en otro artículo (que puede ser considerado continuación del anteriormente citado). En él me baso en la excesiva euforia que muestra el Sentimiento del consumidor - que no hay que considerar sólo positivamente: nadie garantiza que se vaya a mantener y no vuelque repentinamente-. 

Cullen Roche tiene un artículo titulado “The State of the Trump Buble” que tiene cierta conexión con lo que estamos diciendo. En él pone en relación la subida de La Bolsa con la subida empinada del Sentimiento del Consumidor, sirviendo este como muestra de la euforia reinante. La coincidencia es asombrosa, en una prueba más que los niveles bursátiles se deben más a los animal spirits que al estado y las expectativas de la economía real. Naturalmente, se puede invertir el argumento y decir que lo que se demuestra es un efecto riqueza de La Bolsa en el Sentimiento del consumidores, pero esto no invalida el argumento, 

Es claro que hay, después de la crisis, una correlación entre ambos no vista antes, que nos habla de un efecto riqueza (o bien, al contrario, de un efecto especulador por la mejora del sentimiento), que de todas formas dan una cierta sensación de burbuja. ¿O no? A esto lo llama Cullen “La burbuja Trump”. 

Lo que quiero decir es que 2018 empieza con indicios muy claros de euforia de los “animal spirits”, y no lo veo razonable. VIX a niveles récord de bajos, bolsas a niveles récord de altos,  y todo en ello en Mundo en el que las deudas han subido también a niveles récord. En el gráfico siguiente, 



Vemos la divergencia creciente entre el VIX y las cotizaciones, y yo creo que esto es una cometa, sujetada por un hilo, y que este hilo no es infinito... 

Así que, aparte de razones exógenas, creo que esto no es sostenible para siempre. ¿Puede aguantar el año 2018? En economía predecir el momento es imposible, pero creo que los animal spirits cambiarán tarde o temprano. Y no por motivos exógenos, sino por propia evolución natural de esta variable. 
Y hay razones para sostener esto, que es el desempeño de la economía real, que no es tan brillante. Casi todos los paises están en fase de caída de la población laboral, como es notable en Japón:



La única compensación a esto es la productividad, pero ésta ha hecho mutis por el foro. Así, no es de extrañar que pese al “éxito” de la política Abeconomics de hacer creer la economía, no ha sido suficiente para reducir la ratio Deuda pública/PIB, de nivel astronómico. 


Sin embargo, el Banco de Japón está decidido a revertir su política expansiva. 

Y esto es el resumen de la actualidad, hoy y en 2018. Bajo crecimiento y de productividad, población laboral descendente, y un auge de los animal spirits que no cuadra muy bien con lo anterior. Otros prefieren verlo como el comienzo de un ciclo positivo, pero el problema es que el ciclo financiero lleva mucho avance sobre el ciclo real, y es lo que me ofrece más dudas: si este ciclo financiero no está demasiado maduro, no ha tomado demasiada distancia con el ciclo real, y no va a ser sensible a la “amenaza” de los Bancos Centrales con su política anunciada y comenzada de reducir sus balances - vender los títulos comprados durante el QE - y de subida de tipos, por muy limitada que sea. Así como para algunas no hay más que razones optimistas, los de enfrente cifran la altura sideral de las bolsas en una burbuja creada por las políticas ultraexpansivas de los Bancos Centrales... que puede ser pinchada por ellos mismos si no tienen cuidado. En 2008 fue la subida de tipos de la FED & co lo que más pronto que tarde pinchó la burbuja inmobiliaria, insostenible cuando los tipos de la FED pasaron del 1% al 5,25%.
Como dice John Authers, “Signs of euphoria suggest equity bulls are on borrowed time”.
Todo tiene un fin, y cuanto más tiempo pase, peor. En resumen, para mí el peor indicio para 2018 es el excesivo optimismo con el que empieza.