"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

martes, 25 de enero de 2022

Rusia y sus capacidades

Estamos “on the edge” de una guerra con Rusia, aunque no sabemos su alcance hasta nosotros. Salvo, claro, que pasaremos más penurias. 
Sin embargo, la Rusia de Putin, sí, tiene ejército, pero no con qué alimentarlo. Vean la comparación de la renta per capita de Rusia con España: como si España fuera la primera potencia y Rusia un país atrasadisimo...



No digamos si la comparamos con EEUU. Se puede tener mucho armamento, pero hay que alimentar al pueblo, y si hay guerra, hace falta intendencia, que por falta de ella se pierden las guerras. 
Si no hay recursos para mantener contenta a la población y al ejército, pasará lo que en Afganistán:

Escaseces y malestar.
Cabreos crecientes y cuestionamiento de Putin.
Derrota en la guerra.
A Rusia no será la primera vez que le  pasa. Véase guerra Rusia-Japón.

sábado, 22 de enero de 2022

Bitcoin no está regulado

Todo el atractivo del Bitcoin es de tipo mafioso: no está regulado, ergo permite más puntos de fuga frente al fisco que otros activos. Los (seudo)liberales creen que esto es un signo de distinción liberal, como si la regulación de los mercados fuera algo funesto y contra la libertad. Permítanme decirles que sin las leyes protectoras de la propiedad no habría propiedad privada - que es lo que está a punto de suceder en España cuando aprueben la ley sobre la propiedad. Los que creen, como Murray Rothbard (anarcolibertario), que las leyes son imposiciones ilegítimas contra la libertad, y que los mercados no deben ser regulados (y que los hijos son propiedad de los padres y pueden ser objeto de venta), naturalmente son partidarios apoteósicos de Bitcoin. 
Toso sabemos cómo acabó la fiesta de la liberalización de Reagan y Thatcher & co de los ochenta: la gran crisis financiera de 2008 por los abusos de los agentes financieros (impulsados por los gobiernos desreguladores), que tardó 10 años mínimos en curarse, y que luego fue solapada por la crisis del Covid. Nada importante desde luego, salvo que estuvo a punto de llevarse por delante la economía mundial. 
Pues bien, el Bitcoin es una amenaza creciente a la estabilidad financiera, algo que pide a gritos una regulación, pues contagia su volatilidad a los demás mercados. Dejémonos de utopías sobre la naturaleza humana, que hasta ahora ha demostrado no ser digna de una desregulación completa a lo Los mercados financieros están invadidos de gente sin escrúpulos, como se demostró en 2008-18, eso sí con una capacidad de inventiva para desestabilizar digna de mejor causa. 
Bitcoin no ofrece nada a la economía, aunque supongo que el entusiasta Polavieja tiene unas inventiva grandiosa para adjudicarle una utilidad, utilidad que se puede encontrar en cualquier otro activo normal, sea en spot, sea en derivados. Lo único que les diferencia es estar regulados, al contrario que Bitcoin. Bueno, pues sigamos jugando a la ruleta rusa.
¿Es esto ser antiliberal y estadista? No lo creo. Es simplemente ver las cosas sin  las gafas de una ideología infantil, que cree que el ser humano con su razón es capaz de autoregularse. Ja. 

sábado, 15 de enero de 2022

Bitcoin y su correlación con la renta variable.

En el FMI, un nuevo blog sobre la palpable correlación creciente entre los mercados de criptomonedas y los demás de renta variable, lo que aumenta el riesgo sistémico financiero.  Recojo los párrafos fínales del post, así como los gráficos del mismo.




Según el post, 

El mayor y considerable co-movimiento y los efectos indirectos entre los criptomercados y los mercados de valores indican una creciente interconexión entre las dos clases de activos que permite la transmisión de shocks que pueden desestabilizar los mercados financieros.

Nuestro análisis sugiere que los criptoactivos ya no están al margen del sistema financiero. Dada su volatilidad y valoraciones relativamente altas, su mayor movimiento conjunto pronto podría plantear riesgos para la estabilidad financiera, especialmente en países con una adopción generalizada de criptografía. Por lo tanto, es hora de adoptar un marco regulatorio global integral y coordinado para guiar la regulación y supervisión nacional y mitigar los riesgos para la estabilidad financiera derivados del ecosistema criptográfico.

Dicho marco debería abarcar regulaciones adaptadas a los principales usos de los criptoactivos y establecer requisitos claros para las instituciones financieras reguladas con respecto a su exposición y compromiso con estos activos. Además, para monitorear y comprender los rápidos desarrollos en el ecosistema criptográfico y los riesgos que crean, las brechas de datos creadas por el anonimato de tales activos y los estándares globales limitados deben llenarse rápidamente.

¿Una llamada a la precaución o es que el FMI odia a los Bitcoines (conspiranoico)?

Yo creo, en serio, que tiene razón si los datos demuestran el incremento de la correlación. Hay que dejar de ver el Bitcoin & co. como el campo de Libertad para los verdaderos liberales. Ya es tiempo de dejar de soñar. Bitcoin es un artificio diseñado privadamente (lo que le concede, según los liberales, una ventaja decisiva, lo cual no comparto). Ya hay indefinido número de Bitcoines circulando sin regulación, y todos muy volátiles. en la crisis de 2008 se demostró que la regulación es es esencial contra el riesgo sistémico. El Bitcoin y adyacentes han llegado a un volumen de operaciones que no se puede obviar. A ver si resulta que en vez de ser eficaces resultan letales. 

Bitcoin es un artificio diseñado privadamente (lo que le concede, según los liberales, una ventaja decisiva, lo cual no comparto). Ya hay indefinido número de Bitcoines circulando sin regulación, y todos muy volátiles. en la crisis de 2008 se demostró que la regulación es es esencial contra el riesgo sistémico.  Véase El Salvador. Está extendiéndose de manera mendaz hasta que nos lleve al infierno.  

Los clanes morteros de barriga cervecera no infringen ninguna ley, pero no dejan de crear riesgos. Pues eso.


martes, 28 de diciembre de 2021

Ruptura institucional

Hoy me he levantado levantisco, cual carlista que hace tiempo no se hecha a las fauces un isabelino.
Me he desayunado, no con galletitas, sino con dos polvorones briosos que me han levantado la moral y el físico (nunca van separados, que yo sepa).
Me he sentido rompedor, y tras esta ruptura de costumbres tan saludable, que pienso repetir, me he lanzado a leer en la Tablet la prensa canallesca. Tras una media hora de aburrimiento, he llegado a “El Debate”, nuevo periódico digital que parece una fuga del ABC y “La Razón” por razones que desconozco. Y me encuentro al gran Alfonso Ussía, que tiene una columna genial sobre los separatistas, y otra de hace dos días donde comenta el discurso de Rey, que no le gustó. No le gusto el contenido, pero sólo se dedica a criticar el decorado. Con la gracia que le caracteriza, dice,

Porque el salón o lo que sea en el que grabó su discurso, era de una vulgaridad pasmosa. Parecía decorado por Begoña Gómez(1) siguiendo las instrucciones de su padre, el de las saunas para los monfloritas. El escenario es tan fundamental como la representación, y esa especie de salita de estar en la que solo se echaba de menos un mueble-bar y una bicicleta estática para hacer gimnasia, no era la adecuada para que el Rey grabara su Mensaje de Navidad. 
(1) esposa de Pedro Sánchez 

Desde luego a mí me chocó el escenario, nada habitual, como oficinesco y sin un detalle hogareño. Estaba claro que el Rey iba a salir escopetado y lloroso de esa sala fría, en la que se palpaban las cámaras de TV. Como dice Ussía, una sospecha más que evidente de la larga mano de la Moncloa. Nunca había pasado tal desafuero desde la Transición.

viernes, 24 de diciembre de 2021

La “reforma” laboral

Como dice Luis Garicano, nos podemos dar con un canto en los dientes porque la reforma laboral del gobierno finalmente no ha derogado las aportaciones del gobierno anterior del PP.

En definitiva, como en las últimas reformas del Gobierno (recuerden vivienda o mercado eléctrico), el gran logro de la reforma es que, tras las nefastas expectativas despertadas por el ala Podemos del Gobierno, no nos mata. La entrada del Ministerio de Economía en liza ha mejorado drásticamente lo que cabía esperar dadas las expectativas que había creado el Ministerio de Trabajo. En los términos pugilísticos que tanto gustan en el análisis de la Política, Calviño ha ganado, a los puntos, a Yolanda Díaz. Esto es bueno para España. Y será una reforma que pasará, con facilidad, la “criba” de la Comisión Europea. 

Pero no nos engañemos, esta sigue sin ser la reforma laboral que España necesitaNo hay mochila austriaca, no hay contrato único, no hay cambios profundos en formación, en incentivos a la contratación. Seguirá habiendo una enorme burocratización y un exceso de litigiosidad. España seguirá batiendo récords mundiales de paro juvenil. Los jóvenes seguirán sin poder irse de casa. En esta coalición, lo mejor a lo que podemos aspirar es a que nos dejen, más o menos, como estamos.

Es decir, que por las declaraciones del ala izquierda del gobierno, nos podíamos haber temido un retroceso a la ley anterior. Esto me lleva a decir que tampoco el PP lo hizo tan mal, al menos en algunos aspectos: sus últimos tres años la economía creció a un 3% anual y el paro se redujo del 25% de Zapatero al 15%. 
Pero falta alcance profundo a esta reforma - pese a que nos haya hecho exhalar un ¡ufff! tranquilizador. No, no hay flexibilidad total, ni a una sola forma de contrato indefinido, ni aproximación a lo que hay en otros países de nuestro entorno. Y las Pensiones ni tocarlas, por lo que aún su pasivo futuro sigue flotando sobre nuestras cabezas. 
Eso sería mucho pedir a un gobierno social comunista, pero hay que suponer por ello que una fuerza externa ha conseguido frenar las locuras ambicionadas por Podemos. Y esa fuerza externa supongo, no se me ocurre otra, es la UE. Al fin y al cabo no es un dechado de mercados ejemplares, pero va mucho más avanzada que nosotros. 
Con todo, no se pongan a tocar las castañuelas. Es difícil que haya más avances en los próximos años, como es difícil que la derecha sea capaz de ofertar una propuesta económica única y fuerte que modifique legislaciones que impiden la plena modernidad, y difícil es también que llegue a ganar las elecciones (véase el artículo de  Luis Varela en el mismo Confidencial).
Así que éste hay que verlo como una especie de tregua. 

lunes, 20 de diciembre de 2021

Hace unos días, el premio Nobel Paul Krugman...

 Krugman decía al comienzo de su artículo,


El miércoles, la Reserva Federal anunció que planea hacer la política monetaria un poco menos fácil debido a las preocupaciones sobre la inflación. Parte de la cobertura de los medios hizo que pareciera un momento en el camino a Damasco, un repudio repentino de todo lo que Jerome Powell y sus asociados han estado diciendo. Pero si lees la declaración de la Fed con atención, no tanto: la Fed sigue opinando que gran parte de la inflación reciente es tr-tr-transit ... Está bien, ya no podemos usar la palabra T, así que tal vez digamos que es fugaz?

El anuncio real dice: "Los desequilibrios de oferta y demanda relacionados con la pandemia y la reapertura de la economía han seguido contribuyendo a niveles elevados de inflación". Me suena fugaz. Y las proyecciones de la Fed aún incluyen una combinación de caída de la inflación con caída del desempleo.

En todo caso, como se ve en el gráfico, hay evidencias empíricas que avalan la opinión de Krugman. 



En el gráfico dibujo tres tipos de curvas que nos hablan de la inflación actual (línea verde de trazos) seguida como objetivo por la FED, que es la inflación alcanzada por la partida de consumo de la Contabilidad Nacional, exceptuando de ella los componentes más inestables, energía y alimentos. Sea como sea, ese es el objetivo de la FED, y oficialmente a largo plazo de estar cerca del 2%. Como vemos en el gráfico, el último dato es superior a 4%. Por este lado, habría razones para que la FED tomara medidas restrictivas en su oferta de liquidez. 
Pero vemos también en el gráfico otras dos curvas que nos hablan de las expectativas de inflación y de tipos de interés, cuyo mensaje es sensiblemente distinto. 
La curva azul es el diferencial del bono a 10 años nominal menos el bono a 10 años cubierto de inflación, lo que en teoría sería la inflación esperada para dentro de un plazo largo. 
La curva roja, por su parte, es el diferencial de los intereses de los bonos a 10 menos 2 años, que es un indicador muy vigilado como señal de expectativas de tipos de interés. Comoquiera que los tipos de interés se mueven, entre otras cosas, por expectativas de inflación, debería haber, y la hay, una cierta sintonía con la curva azul, sobre todo en alguno sino momentos. 
Estas curvas nos dicen que los mercados no esperan un empuje al alza significativo de la inflación, aunque en el presente haya desbordado el 4%. Más bien indican, sobre todo la curva roja de spreads de tipos de 2 a 10 años , un preocupante repliegue como si su repunte anterior, que significaba más crecimiento nominal esperado, se hubiera desinflado, dando una señal de que lo que espera una parte del mercado fuera una economía dirigida hacia el debilitamiento.
Todo esto no son matemáticas, y por supuesto puede haber cambios radicales en las curvas, que de momento parecen esperar un repunte breve de la inflación más un debilitamiento de la economía. Y ésta parece ser la ruta tomada por la FED. 
No sabemos nada a ciencia cierta. Pero los que esperan un viraje severo de la FED hacia menos facilidades, éste no aparece en las expectativas.

miércoles, 8 de diciembre de 2021

Un artículo de obligada lectura

En El Confidencial, Luis Garicano nos ofrece un artículo que debe leerse detenidamente, para fijar bien las expectativas sobre España. Según el autor, los sucesivos gobiernos de la última década han desperdiciado la oportunidad de hacer reformas absolutamente necesarias, y éste gobierno apunta en la misma dirección - pero añado, con mayor frivolidad. 
En palabras suyas, 

Tres cifras clave. Primero, nuestra economía no ha crecido. El producto interior bruto (PIB) per cápita en 13 años —desde el pico anterior a la crisis en 2007 hasta el pico prepandemia, en 2019— aumentó de media un 0,3% anual. En los 13 años que hay entre los dos picos, no crecimos prácticamente nada.

En segundo lugar, seguimos sin invertir en innovación, uno de los retrasos claves de España. Estamos en el mismo grupo en el que se encuentran Grecia y Croacia en cuanto a la proporción del PIB que dedicamos a innovación (1,25%). Mientras que en España disminuimos nuestra inversión en I+D, los países punteros como Alemania la han aumentado, con lo que se ha agrandado la brecha: en 2009 invertíamos un 1% menos que Alemania; para 2019, la brecha se había ampliado al 2%. 

Finalmente, seguimos a la cola de Europa en desempleo y temporalidad. Los contratos temporales, que condenan a los trabajadores a la precariedad, se han mantenido estables. En 2009, un 25% de temporalidad; en 2019, el 26%. La media europea es del 15%.

Esto, como carta de presentación de los políticos y partidos responsables que se van a presentar en las próximas elecciones, debería ser tenido muy en cuenta por el “votante amnésico”, que vota la última centella enviada al cielo por los partidos de turno. Pero hay más. Garicano se cuestiona lo que habría que hacer para no perder otra década, lo que nos dejaría a los pies de los caballos. 

Todo esto ya no podemos cambiarlo. Esa década ya la hemos perdido. Sin embargo, sí que podemos decidir cómo afrontar la recuperación posterior a la pandemia para evitar perder otra. Esto está enteramente en nuestras manos, y depende de dos decisiones clave: las reformas que hagamos y la forma en que invirtamos los fondos europeos. 

En primer lugar, y esto es lo más importante, necesitamos reformas. Pero no reformas para satisfacer promesas absurdas, sino para resolver los problemas que sabemos que tiene nuestra economía. 

En la sostenibilidad de las pensiones nos jugamos el ser o no ser los señalados en la próxima crisis del euro. 

La reforma laboral no puede sustituir temporalidad por rigidez, porque sufrirá el empleo; necesitamos avanzar hacia la flexiguridad nórdica. Y la innovación e inversión en capital humano sigue siendo, tras décadas, o siglos, nuestra asignatura pendiente. Para los que sepan de matemáticas, o de economía, o de física: ¿qué teorema matemático, descubrimiento o innovación tiene nombre español desde hace cinco siglos? Esto requiere más inversión, pero también un cambio radical en la gobernanza de nuestras universidades.

En segundo lugar, la inversión de los fondos europeos. La UE acaba de hacer un análisis de los proyectos de presupuestos de los Estados miembros para 2022 que revela que el Gobierno fía la recuperación económica a la ejecución de esos fondos. España es, con gran diferencia, el país de la Unión Europea que más dependerá de ese dinero. Italia, Francia y Alemania, por ejemplo, se apoyarán más en medidas financiadas con sus presupuestos nacionales.

He subrayado la alusión las pensiones porque el autor carga sobre ella no sólo que España puede quebrar y requerir una intervención, sino que la misma crisis de España podría ser la causa de una crisis del euro. 
Señores, esto es muy grave. Pero ¿es posible? Totalmente. En las pensiones se juegan los pasivos futuros de España, que pueden alcanzar niveles de quiebra e impago a los acreedores - lo que sería gravísimo: de hecho ya estamos en quiebra técnica, si proyectamos los ingresos y pagos públicos al futuro la brecha o deuda crece -; la prima de riesgo de determinados países subiría a unos niveles que esta vez no podrá solucionar el BCE, como hizo Draghi en 2012. No hay que confundir el corto y largo plazo. Y a largo plazo el BCE no tiene recursos, sobre todo cuando se encuentra hinchado de bonos públicos que no puede vender, porque agravaría la situación. Yo me atrevo a decir que la financiación de las pensiones, que este gobierno quiere traspasar al siguiente gobierno, es el punto crucial del futuro de España.
España se encamina a otra “década perdida”, con lo que los desequilibrios acumulados aumentarán exponencialmente. Ahora vivimos una alucinación debida a los bajos tipos de interés, que sin embargo no son suficientes para reavivar el empleo, la productividad y, en fin, la renta per capita. Comparto la opinión de Luis Garicano, que yo he intentado expresar en mis últimos artículos.

martes, 30 de noviembre de 2021

España. ¿Qué nos dice la renta per capita?

La renta per capita es un indicador síntesis que registra la evolución económica de un país durante un largo periodo de tiempo. Se compone de el total de la renta real (deflactada) dividida por la población total. Tiene un componente directamente deducido del PIB real - al que se le hacen ajustes por depreciación de capital -, por lo que el PIB en lugar de la renta es muy similar y más fácil de obtener en las fuentes estadísticas al uso.
En el gráfico,  presentamos la evolución de la renta per capita (PIB) de España en comparación con la de la UE.



 Es claro que le RPC de España a largo plazo va perdiendo fuerza respecto a Europa, y que esa brecha se agranda tras la gran crisis de 2008, fenómeno que se acentúa con la crisis de la pandemia. 
La economía de España ha estado perdiendo fuerza inequívocamente desde 1975, lo cual plantea varias cuestiones sobre las causas y consecuencias de este fenómeno. Porque Europa, nuestro objetivo económico confeso, tampoco es en ejemplo de dinamismo: si incluyéramos en el gráfico a EEUU, a Europa se la vería perder aun con más intensidad terreno respecto a EEUU. 
La renta per capita, o PIB per capita, depende del crecimiento del PIB y del la población, obviamente. El crecimiento del PIB depende, como sabemos, del crecimiento de la productividad de todos los factores, es decir, de inversión, de la tecnología, y de la cantidad de empleados que hay. En la tecnología incluyo ese factor cualitativo que contiene la know-how, o la cualidad con la que se combinan los factores, papel esencial del empresario.
¿Cual de estos aspectos falla en España para que ni siquiera podamos seguir los pasos de la UE? En mi opinión, todos fallan.
Primero, hablemos del empleo. España es el país con mayor tasa de paro en Europa, es decir, que el PIB generado han de hacerlo una proporción de gente, los empleados en relación a la población, comparativamente inferior a la de Europa en una cantidad importante. En el gráfico siguiente comparamos la tasa de paro de Españas y Europa, que casi no hace falta comentar.



Salvo el 2005, España arrastra un paro muy superior al de la unión monetaria. Esa tasa de paro es un despilfarro de recursos que tendrá su repercusión en la cantidad de PIB y renta, que sin embargo entra en la población total, divisor de la Renta per capita.
Segundo, hay otras cosas notablemente fallidas. Ya hablé en un artículo anterior de la rémora decadente de la productividad en España. Y la productividad más el empleo definen el PIB. 
La productividad española destaca por su estancamiento e incluso por su caída en los últimos tiempos.
Luego ya tenemos lo esencial para explicar por qué nuestra renta per capita es tan decepcionante a lo largo de las décadas. Alta tasa de paro, y baja productividad estancada. 
Es obvio que no debe tomarse la renta per capita como un indicador síntesis de todos los aspectos económicos. No dice nada, o casi nada, de la distribución de esa renta. Pero ante el gran problema secular que encontramos en la formación de renta y capital - que es lo que permite una mayor distribución - deberíamos arreglar las deficiencias importante, que se centran en los mercados de trabajo y de capital. El mercado de trabajo es muy deficiente, y desde luego la distribución debería empezar por robustecer este mercado y que la tasa de paro bajara a cifras cercanas al 5%  aproximadamente. En cuanto al mercado de capital, de han de hacer muchas consideraciones, pero lo mejor es comparar la divergencia de Irlanda con España cuando Irlanda empezó una política fiscal pro inversora, que la llevó rápidamente a subir en flecha su inversión y su productividad: la fiscalizad del capital debería ser más incentivadora de la inversión productiva, como se ve en el gráfico. 



No fue fruto de la casualidad, sino de una política intencionada de lanzar a Irlanda hacia la modernidad económica, abriendo los mercados de capitales al exterior e imponiendo una fiscalidad favorable a la inversión. Ahora Irlanda es una economía más saludable que la nuestra. Un ejemplo: la tasa de paro de Irlanda es no sólo muy inferior a la nuestra, sino que tiene un nivel próximo al mínimo sin inflación, independientemente del ciclo económico.



¿Y qué pasa con la renta per capita? No hay más que ver el gráfico inferior:




España sufre, además, de la rémora de las 17 legislaciones autonómicas, que piden a gritos una homologación para poder empezar a hablar de reformas favorables al empleo y la inversión. Hay un estancamiento ínter regional evidente.
El gobierno, sea del signo que sea (o un pacto de los partidos más relevantes), debería enfocar sus decisiones a estos objetivos, que no son de una enorme complejidad técnica, sino más bien de voluntad política. Voluntad política que deberían demandar con fuerza, en primer lugar, las asociaciones representativas del empresariado.
Igualmente, cabe señalar el retroceso que supondría derogar la legislación laboral con la que se consiguió bajar la tasa de paro entre 2012-18 del 25% al 15%. Por el contrario, más avances en el sentido de esa legislación - aliviar la carga para las empresas de la contratación - daría frutos a largo plazo en el empleo. 
Permítanme expresar mi escepticismo que se vaya hacer a corto plazo, dada la larga trayectoria decepcionante que hemos expuesto. Por lo contrario, las palabras del gobierno apuntan a uña senda opuesta.

domingo, 28 de noviembre de 2021

Los bancos centrales ante la inflación alcista

Ya escribí un post sobre este tema, pero quiero desarrollarlo más a la luz de un artículo de Krugman, con el apoyo de dos gráficos, aunque llegue a parecidas conclusiones. Conclusiones que son que los bancos centrales no tienen argumentos para considerar esta inflación peligrosa, porque sus raíces están en mercados muy concretos que no amenazan a los precios generales. 
Esos mercados son los de bienes duraderos y materias primas, que han sufrido estrangulamientos y cuellos de botella que han llevado a desarrollo social de sus precios muy por encima de los precios generales, como se puede ver en EEUU, gráficos siguientes:





Es decir, que de los bienes demandados por el consumidor, los que realmente están provocando alzas en los precios son los de bienestar duraderos, y que esto ha repercutido al alza en los precios de sus componentes más decisivos, las materias primas. 
Teniendo en cuenta esto, dice Krugman,

Esto, tiene importantes implicaciones tanto para nuestra comprensión del pasado reciente como para la política futura.

Primero, debido a que la inflación refleja el enorme aumento de la demanda de bienes duraderos, no el crecimiento mucho más lento de la demanda general, Si el plan de gastos de Biden fuera más pequeño no habría hecho mucha diferencia. Incluso si la demanda hubiera sido un punto o dos más baja, la prisa por comprar duraderos en lugar de otros bienes aún habría abrumado nuestra capacidad logística.

En segundo lugar, debido a que la inflación refleja cuellos de botella en lugar de un problema general de demasiado dinero persiguiendo muy pocos bienes, debería disminuir a medida que la economía se ajusta. La inflación no ha sido tan transitoria como esperábamos, pero existe una creciente evidencia de que las cadenas de suministro se están reponiendo, lo que eventualmente debería brindar algún alivio al consumidor.

Finalmente, incluso si la inflación se mantiene elevada por un tiempo, ¿realmente queremos desacelerar toda la economía porque los cuellos de botella están provocando que algunos precios suban? Una forma de describir el argumento de los halcones de la inflación es que están diciendo que deberíamos eliminar cientos de miles, tal vez millones de puestos de trabajo porque los muelles del puerto de Los Ángeles están congestionados. ¿Tiene sentido?

En definitiva, han hecho bien los bancos centrales en no reaccionar rígidamente a las primeras señales de alza en la inflación, Pues no es sólo un indicador de precios lo que determina sus decisiones. Y eso que no han faltado voces, como la de Summers y la de Blanchard, que han alertado sobre el descontrol posible de la inflación. Reproduzco de nuevo las palabras de Cristine Lagarde, presidenta del BCE,

La presidenta del BCE reconoció que "una inflación más elevada reduce los ingresos reales de la gente, especialmente de aquellos en la parte baja de la distribución de ingresos". Pero restringir la política monetaria prematuramente no solo reduciría más los ingresos de los hogares, sino que no abordaría las causas de la inflación porque los precios de la energía se establecen de forma global y la política monetaria del BCE no puede remediar los cuellos de botella en la oferta, según Lagarde.

Se trata, en definitiva, de que los bancos centrales opten por la moderación y no actúen por solo un criterio. Tienen un poder más que limitado para influir en los preciso de oferta. La inflación actual remitirá cuando la oferta se haya normalizado. Mejor dejarla que lo haga por sí misma. 






lunes, 22 de noviembre de 2021

Una pausa: Antonio Escohotado ha muerto

No tuve la suerte de conocerle, pero sí de haberlo leído. Antonio Escohotado, filósofo (RIP), se las ingenió para que su obra maestra, “Los enemigos del comercio”, fuera un tratado de economía legible para los más profanos, a pesar de su gran nivel y rigor. 
“Los enemigos de comercio” demuestra históricamente cómo los propagadores de ideas contra la propiedad y el comercio libre son los causantes del atraso material y espiritual en cualquier tiempo, desde los dictadores cerriles a las Iglesias - entre la que destaca la Iglesia católica - que siempre propagaron que el intercambio, el dinero (que facilita el intercambio), y la propiedad fruto del ahorro del individuo, son pecado penalizable.
Naturalmente, el arquetipo de institución represiva, enemiga del comercio, es el Comunismo, que no ha dejado en su paso por el poder ni un sólo ejemplo de aportación positiva ni cumplimiento de sus predicciones. Nunca llegó a verse, ni con la mejor voluntad, el paraíso comunista en la Tierra, a pesar de todos los intentos. Por el contrario, su herencia ha sido sistemáticamente, la matanza, la atrocidad, el terror desde el poder más arbitrario que jamas ha existido.
La Iglesia católica no se queda corta, pero no llega a los resultados de comunismo gracias a la separación de poderes entre La Corona y La Iglesia cuando más influencia tenía, pero llegó a controlar, con el acuerdo con el rey, Las almas de sus fieles a través de la confesión obligatoria a partir de 1212. Una de las liberaciones de Lutero fue desacralizar la confesión. 
Los enemigos del comercio es una obra muy recomendable para los que no sean economistas pero quieran aprender de ésta materia, de la única manera que se puede aprender, a través de la historia. 
Escohotado nos brinda una obra transparente y rigurosa que es un gran avance en el conocimiento de la historia económica. Es implacable con los enemigos de la Libertad, de la libertad económica y comercial. La Libertad, sin embargo, no debe ser defendida por sus efectos económicos, sino por sí misma. Hay que denunciar las defensas de la libertad que se hacen desde el comunismo, por ejemplo, o la Iglesia, pues siempre han de ser considerados enemigos de la misma.