"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

viernes, 17 de septiembre de 2021

No hay ni ha habido mercados libes. Ha de decirse mercados habilitados

Dedicado a Polavieja & all (Juandemariana)
No es que yo no crea en el mercado. Lo que no creo es que fue el principio de todo, como parecen creer Hayek, Mises y todos los denominados “Austriacos”. Como Duncan Austin, creo: 

El defensor del "libre mercado" se encuentra en la posición disonante de desear que los actores del mercado sean los únicos conferidores de los nuevos derechos de propiedad y al mismo tiempo depender del gobierno para defender una norma general de derecho que es la condición necesaria para que la propiedad sea significativa. De hecho, debido al carácter indispensable del estado de derecho, deberíamos ser más precisos con nuestra terminología. Nunca tenemos "mercados libres". Solo hemos tenido "mercados habilitados", mercados habilitados por una autoridad capaz de defender el estado de derecho que da sentido a la propiedad. El idioma importa. “Mercados libres” es un término muy engañoso, que se utiliza habitualmente como un principio universal inexpugnable para encubrir una agenda más parroquial. Con demasiada frecuencia, lo que los defensores del "mercado libre" realmente defienden es un sistema de "mercados habilitados donde los queremos y no donde no los queremos". O, dicho de otra manera, el lema de trabajo del neoliberalismo ha llegado a ser: “algunos mercados son la solución; el gobierno es el problema.”

Y como Polianyi, creo: 

“Permitir que el mecanismo del mercado sea el único director del destino de los seres humanos y su entorno natural ... resultaría en la demolición de la sociedad ”.

Es decir, creo en que Maquiavelo y Hobbes estaban más cerca de la verdad cuando dicen que toda asociación de humanos es posible si sólo si hay una autoridad que marca ciertas reglas, reglas que con el tiempo se van haciendo  más complejas y acaban protegiendo leyes generales que defienden la propiedad privada y los derechos de contrato. 
Creo en el mercado protegido por La Ley, fruto del Estado.
El mito de hombres libres intercambiando bienes y aumentando así la eficacia de la acción humana es eso, un mito, que además se rompe en pedazos cuando se introduce el dinero, generalmente también protegido por el Estado, porque es difícil imaginar un dinero sin protección de la fuerza. El supuesto de los austriacos no es cierto. Adam Smith claramente no creía en él, y comienza su defensa del mercado sólo con la presencia de un estado. 
El estado puede ser, obviamente perverso, pero resulta ser la fuente del derecho.
Sin embargo, las creencias son libres, ¿no es cierto? Aunque no sean verdad.  Aunque no sean verdad. Pero hay que decir que estas creencias son de raíz roussionanas, que llevan, como dice Polianyi, a la implosión de la sociedad.

¿Es posible una stangflation en España?

No sólo es posible, es probable (como nos avisa Rafael Manzano en un comentario a mi anterior artículo). Gracias a la desatinada política energética, que puede incluso seguir batiendo récords de precios, los costes de producción están subiendo, y no sólo por eso: se acaba de añadir más arena en el engranaje con la subida del salario mínimo obligatorio. Todo depende de si habrá muchas empresas que tengan que subir precios y contraer la producción, lo que sería el punto de partida para un aumento de la inflación y una contracción del PIB, con el consiguiente aumento del desempleo. 
Todo depende de la capacidad (poder de mercado) que tengan las empresas para repercutir a sus precios el aumento de costes inevitable, pero seguro que un número no pequeño de ellas tendrán que reducir márgenes, despedir e incluso cerrar, dada la precaria situación financiera-pandemica.
Este gobierno desprecia a las empresas y su capacidad de producción. Su aliado comunista aún más. Ahora bien, la inflación será una cosa irrebatible, y debería hacer subir los tipos de interés - otro palo en el engranaje. No debemos olvidar lo que haga el BCE. Este ya ha empezado a moderar su modo expansivo de la oferta monetaria, lo que podría, a partir de cierto momento, acentuar la contracción del PIB debida a lo dicho antes. Inflación y costes al alza, ídem tipo de interés...
La stangflation es muy posible: inflación y contracción, algo no deseable en absoluto.
¿Y la bolsa? Una subida significativa del tipo de interés invitaría a vender.


jueves, 16 de septiembre de 2021

El Bitcoin, más antiguo que la rueda

Según fuentes sólidamente acreditadas, el bitcoin ya fue inventado hace largas décadas, concretamente por Toni Leblanc en el film “Los tramposos”, como demuestra fehacientemente la documentación adjunta:


La modestia y el triste fallecimiento del citado inventor han hecho que pase desapercibida la verdad: que el Bitcoin no es más que un trozo de papel de periódico. 

miércoles, 15 de septiembre de 2021

Augurio pésimo

 Ignacio Varela nos ofrece el resultado de un sondeo de opinión de pesadilla. El régimen del Congreso que saliera de esas urnas sería, según sus palabras, así:

El Congreso resultante de esta estimación sería un auténtico infierno. El PP sería el primer partido de la Cámara, pero la investidura de Pablo Casado colgaría de un hilo. Presuponiendo el apoyo imprescindible de Vox, Ciudadanos y Navarra Suma, el candidato popular obtendría 172 votos afirmativos, frente a 174 negativos que colectarían entre la izquierda y los nacionalistas. Todo quedaría en manos de cuatro diputados imprevisibles: los dos de Coalición Canaria, el del PRC y el de Teruel Existe (o de una abstención del PNV, altísimamente improbable con Vox como partícipe estelar de la mayoría de gobierno). 

Foto:

Aunque lo lograra, la estabilidad de un Gobierno con semejante precariedad numérica y semejantes apoyos políticos sería una quimera. Casado tendría problemas para explicar en Europa su supeditación a la extrema derecha. La izquierda y los nacionalistas emprenderían una oposición de tierra quemada. Los caminos del consenso quedarían aún más bloqueados de lo que están ahora. En consecuencia, todas las reformas estructurales que el país necesita permanecerían paralizadas. Lo más verosímil es que, tras unos meses de fuego y azufre, la legislatura pereciera por asfixia.

Una gobernabilidad imposible, y más con estos políticos que tenemos, que sólo piensan en colocarse ellos y a sus familiares. 
Todo esto viene de una ley electoral desastrosa, que no permite la elección personal, y en la cual los candidatos, en listas cerradas, son puestos por los mandamases de los partidos. Por ejemplo, Casado, un descerebrado, ya ha apuntado su intención de descabalgar a Díaz Ayuso. A eso lo llaman partitocracia, y literalmente quiere decir que España están gobernada por los cabezas de los partidos. ¿Gobernada? Más bien lo opuesto, desgobernada, porque lo que dichas cabezas contienen está muy alejado de la realidad.
El resultado es que en España no cabe un política a largo plazo, esencial en varias materias, como la educación o la energía, tema del que se habla mucho pero no se aclara nada. Y en esto la culpa no la tiene sólo España. Europa ha impuesto una serie condiciones en la formación del precio de la electricidad que, sumadas a las inventadas por el gobierno, forman un galimatías. Para romper el cipual al gobierno no se le ocurre mas que apropiarse de los beneficios de las empresas que obtienen del desaguisado más beneficios, simplemente porque no contaminan (nucleares, hidroeléctricas) y por ello no han debido pagar esa cosa tan rara que se llama “derechos de contaminación”, de la que hay un mercado y sí pagan las demás. Por lo tanto el precio máximo es el coste de éstas, del que se benefician las no contaminantes al amolar sus márgenes, a lo que Sánchez decide que es una jugosa partida que le vendría bien para subvencionar el precio de la luz. Por ende, confisca los beneficiosos legítimos de las no contaminantes. Qué cerebro.
Toma ya. Se acuerda un castigo a las que contaminan, y un mercado en el que se pueden comprar y vender esos derechos; Sánchez destroza la lógica de ese acuerdo, retuerce el cuello a las no contaminantes, les quita el pago por su virtud, y a otra cosa. 
Prepárense para ser gobernados así, a golpe de caprichos insensatos, por los siglos de los siglos. Mientras los mercados del gas - principal factor base  de la subida - predice en los previos de futuro una subida más intensa aún, por lo que no crean ni por un momento que Sánchez va a conseguir dinero suficiente para su jugada. 


martes, 7 de septiembre de 2021

Bitcoin, ¿contribuye a la libertad?

Qué inmensa gilipollez. Bitcoin no contribuye a la libertad, como no contribuyen los casinos. El Bitcoin no existía hasta ahora hace pocos años, y nunca se le echó de menos en nombre de la libertad. Cómo no, tenía que ser Argentina donde saliera la propuesta de hacer de Bitcoin la moneda al oficial, “porque la inflación es del 55%, y el peso no hace más que devaluarse”. Es obvio que es un país negado para una gestión monetaria satisfactoria, y el Bitcoin no lo arreglará, como no lo arregló la paridad fija Dólar-Peso del ministro Carvallo. ¿Que liberalismo pujante hay en ese país para que piensen en una solución digna del Juan de Mariana?
El señor Polavieja me ha acribillado con argumentos atrabiliarios en defensa de Bitcoin, aunque él lo niegue. Me dedicó nada menos que veintiún comentarios a mi artículos sobre Bitcoin, y dice que no le obsesiona el tema. Ahora bien, el que más me ha llamado la atención es “que el Bitcoin aporta Libertad” algo sumamente estrafalario y notoriamente falso. Se podría decir ídem de las tartas de chocolate. Las tartas de chocolate añaden libertad a comer tartas de chocolate, pero eso no quita que tienen contraindicaciones para la salud. El Bitcoin las tiene también para la salud mental, pues tener Bitcoin puede originar falta de sueño y ansiedad. Y para la economía si se estableciera un patrón Bitcoin.
Hay un enorme número de cosas que se inventan todos los días, y no podemos afirmar que “aportan” libertad. Como no podemos decir que es mejor moneda que la oficial, como es obvio. La volatilidad del Bitcoin le hace inválido como moneda. Pero Polavieja erre que erre, y miente cuando dice que no lo defiende. 21 comentarios. Que confiese que para los Austriacos es un tabú, digno de ser el nuevo patrón oro, la obsesión de esa escuela. 
Decir que Bitcoin es sinónimo de una parte de la Libertad es una auténtica astracanada, digna de un sainete.

domingo, 5 de septiembre de 2021

Nostalgia


La vieja Inglaterra por la que lucharon nuestros padres se ha reducido a rincones aislados entre las autopistas. La granja familiar, que mantenía la producción diversificada de pequeña escala que fue en gran parte responsable de la forma y apariencia de Inglaterra, se halla hoy al borde de la extinción. Los pueblos han perdido sus centros, que están tapiados y destrozados; y las ciudades han sido casi arrasadas por vastas estructuras de acero que de noche permanecen vacías entre restos de hormigón iluminados. Ya no se ve el cielo nocturno, que en todas partes está cubierto de un pálido resplandor anaranjado, e Inglaterra se está convirtiendo en una tierra de nadie, un «lugar otro» gestionado por ejecutivos que solo fugazmente visitan los puestos de avanzada, alojándose en hoteles multinacionales en los límites de alumbrados páramos.

De Scruton, ensayista inglés pro Brexit
En: Anne Applebaum, “el ocaso de la Democracia, la seducción del autoritarismo”

sábado, 4 de septiembre de 2021

Entre Hobbes, Rousseau y los Austriacos

Hoy se da una visión idílica de la naturaleza humana. Es una visión debida a varios autores entre los que destaca Rousseau, que decía que el hombre es bueno por naturaleza, tendente a La Paz y armonía, hasta que el desarrollo de la propiedad privada y el Estado que la defendía le corrompió. No había más solución que prohibir la propiedad privada. Puede decirse que Rousseau fue el padre del comunismo.
Dede luego que la historia demuestra que el estado y la defensa de la propiedad están íntimamente unidos, pero no se demuestra, todo lo contrario, que ello haya corrompido a un ser humano benevolente y colaborador con los demás sin que nadie se lo impusiera. 
Me inclino a pensar más como Hobbes, que en su “Leviatán” consideró al hombre como un ser de naturaleza agresiva y belicosa, al qué sólo el estado era capaz de defender de la codicia y agresividad de los demás pueblos y de sus conciudadanos, como vemos cotidianamente con los okupas. 
En la historia vemos que los estados y los imperios, cuando eran eficaces, defendían al pueblo de la violencia de los demás, pertenecientes al estado o siendo estados foráneos. En su mejor época, el Imperio Romano fue eficaz para que sus ciudadanos pudieran progresar gracias al orden y la pujanza del ejército para defender las fronteras y el orden interno. Un ejemplo es el de San Pablo, que evitó ser castigado a latigazos precisamente porque era ciudadano Romano.
Lo mismo se puede decir del imperio británico, que sus instituciones únicas mantenía una capacidad recaudatoria tres veces mayor que la de sus vecinos, lo que le permitía defender su Imperio que, a su vez, aportaba riquezas al progreso interno - como el Romano permitía alimentar de alimentos básicos con sus graneros conquistados en Egipto. Gran Bretaña fue el policía de los siglos XVIII-XIX, y no hubo pocos pueblos que anhelaron pertenecer a su Estado o estar bajo su protección.
La sociedad no es pues, según Hobbes, la que corrompe al hombre, sino su naturaleza belicosa. Y sin estado lo más que se consiguió antaño fue el espíritu de conquista permanente, la guerra entre tribus, el secuestro y la violación y la esclavitud o asesinato del enemigo. No hay más que leer la Biblia, antiguo Testamento, (que no es ciertamente una fuente histórica fiable, pero sí un ejemplo), para imaginarse bien lo que era una sociedad tribal cuando no estaba bajo el paraguas de un estado. 
Esto me lleva a hacer una reflexión sobre un sector de la Economía denominada Austriaca, que parte de una visión un tanto “roussionana”, aunque para predicar algo muy distinto: según ésta escuela, concretamente, Hayek, habría un “Orden espontáneo” que se derivaba de una naturaleza humana tendente a comerciar nacional e internacionalmente, y sólo la intromisión el Estado en esas tendencias naturales, con impuestos y regulaciones, truncó un destino que podría ser mejor bajo el orden espontáneo, para el cual basta con proteger la propiedad privada y los mercados. La razón es que, según Hayek, sólo el individuo y el mercadeo con los demás garantizaría el progreso continuo, porque el individuo es más hábil para recabar la información que necesita para tomar decisiones de cara al futuro, con las señales que emiten los precios, mientras que el Estado es literalmente incapaz siquiera de imaginar por dónde irá ese futuro, ni por ende, de estimar el precio que debería poner a un bien público. De esta manera, los más capaces serían los que triunfen económicamente, y los más incapaces deberán conformarse con su suerte (aunque ésta puede incluir algún tipo de ayuda estatal). En suma, cuanto menos estado mejor.
Jouvenel, un ensayista sin embargo liberal-austriaco, nos enseña en su “Sobre el poder”, que no es así. Por ejemplo, la formación de las monarquías después de la era feudal supuso la liberación de los siervos, y la transformación de un margen creciente de la población en funcionarios de La Corona, y una cota más alta de Libertad, lo que desde luego habla a favor del estado organizado, que eliminó el opresivo poder de los señores feudales.
EEUU y su organización estatal es un ejemplo de Estado fuerte que, pese a una presión fiscal mucho menor a la de Europa, ha sido capaz de dominar el mundo y aportar a su pueblo un bienestar continuo. Quizás hoy EEUU esté entrando en decadencia, pero no debemos congratularnos de ello, pues no sabemos quién será el próximo país hegemónico. Las perspectivas no son halagüeñas. Bajo su marca de Democracia para todos, con sus aciertos y errores, ha sido el vigilantes del mundo - como lo fue Gran Bretaña en el XVIII-XIX -, con gran eficacia, mientras que el orden interno a fomentado el desarrollo opulento con su defensa de la propiedad privada y de los mercados, que están escritos indeleblemente en su código genético. 
Así que no veo ninguna demostración histórica mínimamente rigurosa sobre lo que postulan los Austriacos del “Orden espontáneo”, que me recuerda a Rousseau. Nunca ha habido un “Orden espontáneo”, sino una sucesión de estados que han promocionado, o no, la prosperidad de sus pueblos.

Como había escrito Keynes décadas antes, los mercados e incluso el propio dinero eran fundamentalmente criaturas políticas. No existía ningún proceso de mercado ideal flotando en el limbo y aguardando a materializarse.
(De “Dinero, Democracia y el precio de La Paz. La vida de JM Keynes”)

No hay sociedad estable y libre sin estado. En la historia, la sociedad tribal representa una historia nada atrayente, de conflictos intra y extra tribus. No existe una armonía natural que garantice el buen salvaje (Rousseau) o el “Orden espontáneo”. Ese orden de propiedad privada y mercados no surge de la espontaneidad, sino del orden político, que no ha venido a prohibirlo expresamente, como demuestra el caso de EEUU. Además, la gente demanda seguridad, la que le puede dar sólo un estado sólido. Luego, por evolución, vendrá la democracia y otros aditivos, si hay suerte. Pero nada está garantizado, como se ve en la historia. 

viernes, 3 de septiembre de 2021

Josep Pla

Estoy releyendo el “Cuaderno gris” de Pla. El impulso de descubrir algo nuevo te impide releer, que a veces es más gratificante que leer algo nuevo. 
Pla es un escritor inmenso que no entiendo cómo el catalanismo no lo ha explotado en favor de la causa. Todo lo contrario, lo ha desdeñado y proscrito. puede parecer lógico, pues Pla no era catalanista, pero fue catalán por los cuatro costados. Escribía en catalán, y decía que era incapaz de escribir en castellano, demasiado complejo para él. Otra vez dijo que ser bilingüe era una tragedia. Sin embargo, era totalmente escéptico con los radicalismos y excesos, y eso le alejó de la Generalitat de la República y le acercó a Franco en la Guerra Civil.
Su  lenguaje terso, pero rico en matices - decía que lo más importante era adjetivar bien, y se nota - consigue una lectura de la cotidianidad más sabrosa que la más intrincada novela de aventuras. Su altura de miras es aparentemente trivial, pero se acerca mucho más que otros al corazón del hombre, sin hablar jamás del: sólo contando sus actos. En realidad su altura de miras es la del hombre de estatura media, sobre el que escribe con ternura y no poca ironía, ironía de especial refinamiento. Sus comentarios sobre las mujeres, siempre respetuoso, son felices y una nota alegre incrustada entre el resto.
He leído todos sus libros traducidos al castellano, y si tengo tiempo releeré los que pueda. El “Cuaderno gris” es seguramente el más sabroso y completo, pero hay otros muchos que descubrir y redescubrir. No creo exagerar si digo que es el más importante escritor español de su época, aunque escribiera en catalán. 

jueves, 2 de septiembre de 2021

Soros sobre China

El reciente artículo de Soros (que reproduzco aquí traducido) sobre el estado real de China es inquietante. La política financiera China es una replica cada vez más evidente de las ideas de Mao que de un respeto a los mercados. A ello se añade una demografía pésima camuflada por unas estadísticas falsas. Hay mucho riesgo del resto del mundo que tiene fuertes colocaciones en China, lo que podría traducirse en un amargo despertar para esas y inversiones, pero también para los fondos de pensiones chinos. 

(George Soros, Financial Times)

Xi Jinping, el líder de China, ha chocado con la realidad económica. Su represión contra la empresa privada ha sido un lastre significativo para la economía. El sector más vulnerable es el inmobiliario, en particular la vivienda. China ha disfrutado de un boom inmobiliario prolongado durante las últimas dos décadas, pero ahora está llegando a su fin. Evergrande, la empresa inmobiliaria más grande, está sobreendeudada y en peligro de incumplimiento. Esto podría provocar un accidente.

La causa subyacente es que la tasa de natalidad de China es mucho más baja de lo que indican las estadísticas. La cifra reportada oficialmente exagera la población en una cantidad significativa. Xi heredó estos datos demográficos, pero sus intentos de cambiarlos han empeorado las cosas.

Una de las razones por las que las familias de clase media no están dispuestas a tener más de un hijo es que quieren asegurarse de que sus hijos tengan un futuro brillante. Como resultado, ha crecido una gran industria de tutorías, dominada por empresas chinas respaldadas por inversores estadounidenses. Estas empresas de tutoría con fines de lucro fueron prohibidas recientemente en China y esto se convirtió en un elemento importante en la venta masiva de empresas chinas y empresas fantasma que cotizan en Nueva York.

La represión del gobierno chino es real. Inadvertido para los mercados financieros, el gobierno chino tomó discretamente una participación y un asiento en la junta del propietario de TikTok, ByteDance, en abril. La medida le da a Beijing un asiento en una junta directiva de tres personas y acceso de primera mano al funcionamiento interno de una empresa que tiene uno de los mayores tesoros de datos personales del mundo. El mercado es más consciente de que el gobierno chino está tomando participaciones influyentes en Alibaba y sus subsidiarias.

Xi no comprende cómo operan los mercados. Como consecuencia, se permitió que la liquidación fuera demasiado lejos. Comenzó a dañar los objetivos de China en el mundo. Reconociendo esto, las autoridades financieras chinas se han esforzado por tranquilizar a los inversores extranjeros y los mercados han respondido con un poderoso repunte. Pero eso es un engaño. Xi considera a todas las empresas chinas como instrumentos de un estado de partido único. Los inversores que compran el rally se enfrentan a un rudo despertar. Eso incluye no solo a los inversores que son conscientes de lo que están haciendo, sino también a un número mucho mayor de personas que tienen exposición a través de los fondos de pensiones y otros ahorros para la jubilación.

Las administradoras de fondos de pensiones asignan sus activos de manera estrechamente alineada con los índices de referencia con los que se mide su desempeño. Casi todos afirman que tienen en cuenta los estándares ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) en sus decisiones de inversión.

El índice MSCI All Country World (ACWI) es el índice de referencia más seguido por los asignadores de activos de renta variable globales. Se administra de forma pasiva un estimado de $ 5 billones, lo que significa que replica el índice. Un múltiplo de esta cantidad se gestiona de forma activa, pero también sigue de cerca el índice MSCI.

En el índice de líderes ACWI ESG de MSCI, Alibaba y Tencent son dos de los 10 principales componentes. En el fondo cotizado en bolsa de mercados emergentes ESG Aware de BlackRock, las empresas chinas representan un tercio de las inversiones totales. Estos índices han forzado efectivamente a cientos de miles de millones de dólares pertenecientes a inversores estadounidenses a ingresar a empresas chinas cuyo gobierno corporativo no cumple con el estándar requerido: el poder y la responsabilidad ahora lo ejerce un hombre que no rinde cuentas a ninguna autoridad internacional.

El Congreso de los Estados Unidos debería aprobar un proyecto de ley bipartidista que requiera explícitamente que los administradores de activos inviertan solo en empresas donde las estructuras de gobierno reales sean transparentes y estén alineadas con las partes interesadas. Obviamente, esta regla debería aplicarse a los indicadores de desempeño seleccionados por las pensiones y otras carteras de jubilación.

Si el Congreso promulgara estas medidas, le daría a la Comisión de Bolsa y Valores las herramientas que necesita para proteger a los inversionistas estadounidenses, incluidos aquellos que desconocen que poseen acciones chinas y empresas fantasma chinas. Eso también serviría a los intereses de Estados Unidos y de la comunidad internacional de democracias en general.

El presidente de la SEC, Gary Gensler, ha advertido repetidamente al público de los riesgos que asumen al invertir en China. Pero a los inversores extranjeros que optan por invertir en China les resulta muy difícil reconocer estos riesgos. Han visto a China enfrentarse a muchas dificultades y siempre han salido airosos. Pero la China de Xi no es la China que conocen. Está poniendo en marcha una versión actualizada del partido de Mao Zedong. Ningún inversor tiene experiencia en esa China porque no había mercados de valores en la época de Mao. De ahí el rudo despertar que les espera.

miércoles, 1 de septiembre de 2021

Da la sensación de que esto descarrila

La economía española se enfrenta a una serie de señales de lo más preocupantes. La más reciente es la subida de la inflación. Pero esto no sólo es preocupante por el encarecimiento del coste de la vida, sino por una serie de carambolas desatadas por la misma inflación y el empeño de gobierno de que dure cuanto más mejor. 
Primero, el aumento de la inflación va a acelerar el gasto público y, lógicamente la deuda/PIB. Esto, como expliqué aquí, sería de importancia menor si el BCE sigue financiando gratis al gobierno, comprando su deuda. Pero el BCE ya ha dicho que a finales de año se planteará si no habrá que reducir el ritmo de ayuda. No sabemos a qué ritmo el BCE irá desactivando su programa de adquisición de deuda (dependiendo de la inflación de la Zona), ni como lo valorarán los mercados, pero es un paso hacia el aumento del tipo de interés y la prima de riesgo y una serie de efectos contractivos en el crédito bancario. Ergo, el algún momento la deuda española pagará más interés.
Segundo, el mismo gobierno no hace más que alimentar el fuego de la inflación, por ejemplo anunciando que va a subir ya el salario mínimo (SMI). Esto repercutirá en un aumento del coste de las empresas. Las que puedan lo repercutirán a precios - más inflación -, y las que no despedirán: más paro. 
Nos podemos encontrar con una inflación creciente, una contracción del PIB, y más desempleo. Magnifico. Y todo por la acción incapaz del gobierno que siempre se muevo al filo del despropósito. 
De todas formas estén gobierno no ha dicho su última palabra en cuestión de  intervenciones chapuceras, por lo que la intensidad del proceso es inestimable en estos momentos. 
Esperen un aumento de la inflación, del paro y de la deuda. Cuanto, depende d la leña que eche el gobierno y lo que haga el BCE. No creo que se mantengan impasibles hasta que Sánchez gane en 2023.