"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

martes, 19 de junio de 2018

Y mr Trump se fue a la guerra... comercial

Aquí estamos muy pendientes de la evolución bursátil, tendencias, giros, salir, entrar, al alza a la baja. Pero mientras tanto, Trump ha declarado la guerra comercial al mundo. ¿En que se traduce en términos económicos?
Hay dos artículos que intentan concretar la cantidad de PIB mundial que se va al guano; uno de Paul Krugman  otro de Scott Sumner, ambos muy buenos, pero íntimamente correlacionados, porque el segundo parte del primero. 
¿Qué vienen a decir los dos? Que en el cálculo del efecto contractivo del comercio mundial por la subida de las tarifas arancelarias, no solo cuenta el efecto sobre la oferta, sino también sobre la demanda, inducido por la contracción de la producción. Y eso depende de lo que haga el banco central para contrarrestarlo.
Hay que decir, también, como dice Cullen Roche, que las tarifas no sirven para reducir el déficit exterior, que es un problema de ahorro-inversión, no de importaciones demasiado baratas. Además, las importaciones baratas benefician a la clase trabajadora, pues aumenta su poder adquisitivo. 
Un país como EEUU sube sus tarifas arancelarias, y sus competidores toman represalias y hacen lo mismo con lo que importan de EEUU. Lo primero tiene un efecto contractivo en el resto del mundo, pero lo segundo lo tiene en EEUU. En suma, el PIB mundial se contrae, pero no lo hace por una cantidad calculable en base al aumento del precio: ha de tenerse en cuenta que la menor producción se traducirá en menor demanda sobre los bienes no comerciales - por ejemplo, los servicios de EEUU que no se exportan - lo cual repercutirá en una contracción de la demanda. Idem en los demás países, es decir, el efecto a la baja será en la demanda mundial, no sólo la comercial, sino toda. 
Los bancos centrales, ante la caída del PIB real y la inflación, deberían reaccionar según cuál sea su política monetaria, bajando los tipos de interés, o aumentando la liquidez en circulación. 
Si no lo hace se puede encontrar con una reacción en cadena de caída de la demanda, caída de la producción, etc. 
Aquí cabe pensar en un nuevo equilibrio en el que el PIB mundial es menor, a la medida de la demanda menor, y que el paro aumenta, a menos que los salarios bajen para que la demanda de trabajo aumento y absorba el excedente. Es decir, un ajuste de los salarios a la baja, sería una buena medida para recuperar el empleo. Esto sería una manera de pensar clásica, o de Equilibrio General, que ya hemos visto que es improbable por el malestar que produce. Nunca se debe esperar que los salarios se van a ajustar a la baja hasta que el exceso de paro desaparezca. Es más, hemos visto que aún los salarios bajando, el paro no desaparece totalmente, la calidad del producto se resiente, y nadie se queda satisfecho. 
En suma, la guerra de Trump es una medicina desaconsejable para todos, empezando por EEUU. Así que yo no espero que La Bolsa siga subiendo indefinidamente por mucho que al principio de la subida tarifaria algunos beneficios aumenten. Es más, la combinación de Trump, de una expansión fiscal del 5% del PIB del déficit, con las subidas tarifarias, puede enloquecer los mercados, pues tarde o temprano los tipos de interés van a manifestarse. 
Llevamos cierto tiempo preguntando, ¿pero cuándo, cuando, se va desencadenar el Colapso? Nunca se sabe, salvo cuando ha empezado a pintar bastos y la gente corre a vender sus acciones... y sus bonos, como se vio en 2008. Pero que Trump es un peligro para la economía mundial, no me cabe ninguna duda. 

Y Stalin, el tirano, se enamoró de fútbol

En un artículo que te quita la murria de la mostrenca actualidad política, Jaime Rodríguez nos cuenta en un delicioso artículo como se montó un partido de fútbol en la Plaza Roja, para que papaito Stalin pudiera conocer de primera mano qué era eso del fútbol. 
Hubo que tejer una alfombra de 10000 metrosº que ayudaron a coser los propios jugadores, entusiasmados por porque iban a exhibirse ante él el Gran Padrecito.
Hubo conspiraciones de otros organismos, que envidiaban al equipo seleccionado, el Spartak, que conspiraron para que no se jugara. Luego consiguieron meterlos en la carcel varias veces por conspirar supuestamente contra la vida de Stalin... 



El partido de ninguna manera debía aburrir a Stalin, así que al mínimo signo de sopor, debía suspenderse. El Máximo previsto de juego era media hora. Pero Stalin quedó encantado, y hubo que improvisar una prórroga de un cuarto de hora, tanto le gustó. 
Sin embargo la mala leche de los oponentes, funcionarios de otros servicios de seguridad, lograron meter varias veces en la cárcel a los dirigentes del Spartak, lo que da una idea lo difícil que era vivir bajo el imperio stalinista (esto se lo dedico a Gallifo).
En todo caso, lo relevante es que el montaje surrealista, con una alfombra artificial sobre el empedrado de la Plaza Roja, encandiló al Jefe. Y es que el fútbol es mucho fútbol, y lo que tiene de bueno además es que hace bostezar a las feministas. Vean vídeo.

 

lunes, 18 de junio de 2018

Imperium: Pax Romana v. Pax americana

Paul Krugman tiene un artículo cruel con la actual Casa Blanca. Hace un repaso de sus lecturas de la historia Romana, e intenta sacar alguna conclusión comparándola con la Pax Americana que duró tres generaciones. Para empezar, la Pax Romana duró dos siglos... pero bueno, el caso es que hay algo similar en la forma de ejercer el poder de ambos imperios, si es que se puede llamar Imperio al americano. El “softw-power” ejercido por ambos, buscando aliados en vez de emplear la brutalidad, dándoles derechos y beneficios a cambio de fidelidad. Mejor seducir que la belicosidad. Lo mejor es la reflexión final de Krugman, sobre que hay otra diferencia: antaño, el enemigo eran los bárbaros, que estaban extramuros del imperio. Hoy el enemigo está en el mismísimo Despacho Oval, lo que no deja de marcar una debilidad intrínseca. Y estoy de acuerdo con él. Leamos un trozo del artículo. 

OK, probablemente puedas ver a dónde voy con esto. La Pax Americana, las tres generaciones de relativa paz y prosperidad que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, era diferente en cada detalle del Imperio romano. No solo somos mucho más ricos de lo que Roma podría haber imaginado, también somos mucho más amables: Estados Unidos ha hecho cosas terribles y vergonzosas, pero nada como lo que hicieron los romanos cuando se enojaron. Aún así, nuestro tipo de imperio, como el de Roma, se ha mantenido unido principalmente por el poder blando más que por la violencia. Incluso cuando Estados Unidos era un poder económico y militar abrumadoramente dominante, generalmente ejercía moderación, haciendo que sus aliados aceptaran nuestro sistema en lugar de recurrir a la compulsión bruta. Y funcionó realmente bien. No perfectamente, por supuesto, pero le dimos al mundo -y a nosotros mismos- una era increíblemente benigna en comparación con la Guerra de Treinta Años moderna que vino antes. Pero ahora parece probable que una invasión de bárbaros lo derribe todo. Y lo triste es que los bárbaros que rechazan los valores que hicieron a América verdaderamente grande no están a las puertas: están dentro de las puertas, de hecho en el Despacho Oval, porque son básicamente de cosecha propia (con la ayuda de Rusia, por supuesto.) Es una historia terrible. Construimos algo maravilloso, y lo estamos desperdiciando sin una buena razón.

domingo, 17 de junio de 2018

El Balassa-Samuelson y el euro

Hay un modelo económico que es letal para la entrada de determinados países en una Unión Monetaria. Es el modelo Balassa-Samuelson, que logró explicar por qué en los años cincuenta en EEUU el nivel de precios era más alto que el de los paises audamericanos, y sin embargo el dólar subía. 
El modelo es sencillo. En todos los paises hay dos sectores, uno productivo y exportador, otro menos productivo u que no exporta porque no es competitivo. Sin embargo, los salarios son determinados por el conjunto del mercado laboral (y si hay sindicatos, con más razón), lo que lleva a unos salarios en el sector no productivo más altos que lo que marcaría la baja productividad. 
Comparando países ricos y pobres, vemos explicado la diferencia de coste de un servicio, como un corte de pelo, que es similarmente productivo en ambos países, diferencia abismal.
Estos factores son sostenibles a consecuencia de múltiples causas, que no van a desaparecer cuando dos paises tan diferentes entran en una Unión Monetaria. Al país rico no le va a afectar el tipo de cambio, por el contrario, se va a beneficiar de que el pais menos rico no pueda devaluar para reequilibrar las diferencias de competitividad que siguen produciéndose. El pais rico, Alemania, sigue aumentando su productividad, por una estructura económica muy diferente, que no se va a igualar en siglos. Sencillo, ¿no? 

jueves, 14 de junio de 2018

Menos que cero. Se acaban los tipos de interés reales negativos

El problema de los tipos de interés y los mercados de renta variable va a venir a través de los efectos de la política de la FED en otros países, particularmente los Emergentes. 
La FED ha vuelto a subir sus tipos hasta el 2%, lo que parece prudente para sus condiciones económicas internas. Quizás demasiado prudente, si recordamos el gráfico que pues hace poco aquí, que relacionaba el índice bursátil (rojo) con la tasa de paro invertida (azul) y nos ponía negro sobre blanco que la economía USA esta más allá de cualquier límite prudencial: es orgiástico.



En efecto, una tasa de paro del 3,8% y un índice de bolsa máximo histórico no se pueden catalogar de tranquilizantes. 
El problema de la FED es que no puede más rápido en su carrera hacia la moderación, pues, aunque teóricamente sólo actúa por objetivos nacionales, la verdad es que una crisis de Emergentes vendría a enturbiar las aguas internas, lo confiesen o no. En el siguiente gráfico, vemos un dato muy curiosos, que es el tipo de interés de los Fondos Federales, o tipo oficial de la FED en sus operaciones interbancarias (que es el tipo básico y referencial para todos), deflactado por el índice de gasto de consumo de la contabilidad nacional, excluyendo energía y alimentos. Se trata, por lo tanto, del tipo de interés real oficial. Es el índice de precios que sigue la FED con mayor atención. Ofrece algunos resultados curiosos.



Destaca, en primer lugar, que desde los años sesenta casi siempre ha sido un tipo de interés real positivo. Otra observación es que la FED ha provocado - o coadyudado - a traer las recesiones, zonas grises.
Salvo en los locos años de 1975, y después de la Gran Recesión de 2008, que ha sido netamente negativo. En otras palabras, se puede decir que la política de la FED que ha sacado a EEUU de la crisis con eficacia indiscutible ha sido mantener su tipo de interés real por debajo  de cero. 
Ahora, después de las últimas subidas, eso se está acabando: el tipo nominal ha agotado su margen con el índice de precios elegido, y a partir de ahora será - salvo un despunte de la inflación imprevisto - cada vez más positivo. Supongo que es lo que pretende la FED, un tipo positivo, una tasa de para un poco menos boyante y ¡por favor! estabilidad bursátil. 
Lo malo es que el comportamiento y las expectativas de EEUU están provocando una gran subida del dólar, y ¡ay! Las deudas de los países Emergentes -de los que Argentina y Turquía no son más que un aviso - están cifradas en dólares, lo que significa cada vez más dólares necesarios para amortizar y servir esa deuda. Vean los niveles acumulados en los últimos años:
2012— 171% de PIB
2017— 212% de PIB
Tampoco los avanzados se quedan cortos, con una deuda de 382% de PIB 
En suma, a nadie le viene bien una revalorización de dólar ni aunque sea con la esperanza de exportar más. 
Téngase en cuenta, además, lo que observábamos en el gráfico del tipo FF: la FED no ha podido evitar en sus subidas causar una recesión, así que estamos en un marco proyectado de recesión, turbulencias, y crisis de deudas. 

miércoles, 13 de junio de 2018

La raíz del populismo. A la larga, la productividad es lo único que importa (o casi)

Tenemos un artículo de Martin Wolf en que vuelve a hacerse preguntas sobre La desaparición de la productividade n las estadísticas. Al fin y al cabo, 

Como argumentó Paul Krugman, también premio Nobel: "La productividad no lo es todo, pero a la larga lo es casi todo". Las mejoras en los niveles de vida dependen casi por completo del aumento del producto por trabajador.

Lo que es misterioso es que en una era de tanta innovación, la  productividad deducida de la contabilidad nacional esté continuamente decayendo. 



Esta curva es el crecimiento anual de la Productividad de todos los factores, o TFP, es decir, la producción neta obtenida quitando el capital y el trabajo que han contribuido a ello. Si no aumenta - ahora aumenta, pero muy lentamente -, La economía se estanca y no hay un remanente para mejorar el bienestar general y, sobre todo, de los que más lo necesitan. Obviamente, a menor avance de productividad menor avance de renta, lo que suele cabrear a todo el mundo, aunque nadie sabe lo que pasa y suele echar la culpa a la falta de política distributiva. Esa es la base del populismo, al que la productividad de la trae floja y sólo quiere apoderarse de la gallina de los nuevos de oro para estrujarla. 
Wolf intenta dar un abanico de las diferentes opiniones surgidas recientemente. 

Ningún economista ha hecho más para promover las implicaciones revolucionarias de la tecnología de la información que Erik Brynjolfsson, del MIT, sobre todo ... en un interesante artículo reciente con dos coautores, él también reconoce la "paradoja de la productividad". El documento no se renuncia a la creencia en el poder transformador de los avances tecnológicos recientes, particularmente la inteligencia artificial. Sin embargo, la desaceleración de la productividad, admiten, es real.

Alguna explicaciones apuntan a problemas de medición, pero la verdad es que siempre los ha habido, medir la cantidad y calidad de trabajo y capital es arduo. Otras apuntan a a que los grandes inventos se están produciendo en islas reducidas, de grandes empresas, como Amazon, Facebook, etc, que son capaces de captar las súper rentas de la productividad pero no de transferir el efecto al resto. Otras explicación es que nunca ha sido previsto el surgimiento del gran efecto de la electricidad, o del ferrocarril, por ejemplo, aparte de que hay otros como Robert Gordon que dicen que no se puede comparar la fuerza de la penúltima ola innovativa con la actual. ¿Estaríamos a las puertas de un gran resurgimiento? Nos gustaría que fuera así, pero no tenemos pruebas. Los que saltan de alegría porque hay acciones de empresas innovadoras que chutan, no pueden decir que esto se va a generalizar a todo; simplemente no se sabe. 
El caso es que estamos en un mundo extraño, de grandes innovaciones, baja productividad y bajos salarios medios. La competencia en el mercado de trabajo hace que éstos bajen, aunque unos pocos consiguen captar rentas excepcionales. Los servicios ocupan cada vez más cuota de PIB, y hay mucho servicios, como apuntan Wolf, como el cuidado de naciones y niños, la atención sanitaria, etc, de intensidad laboral pero poco innovadores, que nos obligan a mirar con cautela al futuro. A la larga, es una cuestión de calidad sobre la cantidad añadida de factores, que hace que no estemos en la Edad de Piedra.
Lo que es verdad es que necesitamos como agua la reaparición de la productividad, pues su ausencia es una de las raíces que explican el populismo dislocador que nos invade. Sobre todo en Europa. 

martes, 12 de junio de 2018

¿Cuán democrático es el euro?

Europa se hizo como un proyecto para reforzar la democracia y debilitar los nacionalismos que habían provocado dos guerras mundiales. Particularmente importantes eran la sumisión de Francia y Alemania, los paises más combativos, al proyecto de la Unión Europea. 
En el lento proceso de integración, se decidió atar nuestra suerte para siempre creando el Euro, que tiene una disposición discutible , desde el punto de vista de la libertad de elección, base de la democracia: una vez dentro un país no podía abandonarlo libremente. En un club en el que se puede entrar y no salir, una mente abierta recomendaría quedarse fuera. Pero el entusiasmo obvió estas delicadezas, el empuje de Alemania para lograr su Unificación asustó a Francia, que se vio enfrentada de nuevo a la Gran Alemania del pasado; a Mitterand, presidente de la republica, no se le ocurrió mejor solución que exigir a Alemania que entrara en el euro y abandonara su fuerte y temido Marco, una manera - se creía - de maniatar uno de los brazos de Alemania. El tiro salió por la culata. Además, Francia presionó para que los paises del Sur se incluyeran, porque le ponía los pelos de punta pensar que ella estaría fijada monetariamente a Alemania mientras los demás países débiles podrían ajustar a voluntad sus tipos de cambio, sometiéndola a un constante pérdida de competitividad. 
Obviamente el Euro no es muy democrático, si descontamos la participación de los miembros en el Consejo de Gobierno del BCE - que no significa mucho, dados los filtros que hay entre los escalones anteriores hasta llegar a dicho Consejo. El Euro te obliga a someter tu soberanía monetaria al BCE, y por ello, inmediatamente, tú soberanía fiscal, que por muy decidida que esté parlamentariamente en cada país, es manca en el sentido de que no cuenta con un Banco Central emisor de última instancia, lo que puede afectar y afecta a los tipos de interés a los que se financia el Estado nacional y demás sectores, porque el tipo de interés del Estado es el suelo de los tipos de interés privados. Esto se vio claramente en la crisis de 2012, cuando las primas de riesgo de españa italia Grecia y Portugal superaron a la de Reino Unido, un país con banco central emisor propio. Nadie temía una crisis de default de RU, sabiendo que el Banco de Inglaterra compraría la deuda británica para mantener su precio. 
Un euro en Alemania no es igual a un euro en Italia, lo que es una contradicción con la definición de “un euro es un euro”. Si la deuda italiana ha de pagar más tipo de interés que la alemana, no inspira la misma confianza y no tiene el mismo valor como activo o portador de valor. Por supuesto, un italiano puede ir a Alemania con sus monedas y cambiarlas por euros alemanes, pero seguramente por un depósito, al italiano le cobrarán una prima diferencial que por un depósito alemán, si es que dispone de él. Los bancos alemanes saben que un instrumento que viene de Italia tiene primas adicionales sobre su homólogo alemán. 
¿No es lógico que así sea? En el gráfico, las posiciones deudoras-acreedoras de los países en el sistema de compensación de créditos y débitos de  pagos líquidos, TARGET2, donde se ve que todos somos deudores de Alemania, pero especialmente Italia y España, todos frente a Alemania, por casi un billón de euros. Lo lógico es que no hubiera saldos, pues lo que quieren decir es que el país Italia ha de liquidar una cantidad que se ha demorado en hacer liquida. 
Y

Algunos dicen que éstos saldos no representan nada, porque no se va a exigir su cobro, pero Alemania no dice eso. Alemania dice que eso es deuda, y que la deuda española oficial hay que sumarle 400 mm €. 
¿Cómo se forman y aumentan estos saldos? Según Paul de Grauwe

Cuando los mercados de bonos soberanos en la eurozona se ven afectados por el miedo y el pánico (como lo han hecho desde 2008), los tenedores de bonos venden los bonos de los países que desconfían y compran los bonos que se consideran seguros. Esto tiene el efecto de elevar los rendimientos de los bonos del gobierno de los países de los que se desconfía y reduce los rendimientos de los bonos de los países seguros. Por lo tanto, los movimientos de los rendimientos de los bonos del gobierno pueden usarse como indicadores de movimientos de miedo y pánico (ver De Grauwe & Ji, 2012). Cuando surgen tales movimientos especulativos, es probable que observemos desequilibrios en Target2. Las crisis de deuda soberana tienden a extenderse a las crisis de deuda en general. Así, por ejemplo, cuando España fue golpeada por una crisis de deuda soberana, los deudores españoles privados también se vieron atrapados por la crisis, es decir, los acreedores extranjeros, dicen los alemanes, dejaron de renovar sus préstamos a las instituciones financieras españolas. Estos recurrieron al Banco de España para obtener fondos, y los acreedores alemanes descargaron sus reclamos al Bundesbank. Por lo tanto, en tiempos de pánico y miedo, tanto los diferenciales entre el deudor y los países acreedores aumentan y los desequilibrios aumentan. 


Por lo tanto, las posiciones del TARGET2 nos delatan desequilibrios potenciales ante los cuales que los operadores se ven impulsados a actuar, cubriendo sus posiciones o vendiéndolas. Eso al final se traduce en movimientos frente a sus bancos centrales, que ven aumentar (disminuir) su posición el el TARGET2. No es casualidad que Italia y España ocupen el lugar más destacado en los pasivos. Obsérvese que no hay ninguna relación entre estos movimientos y la balanza de pagos, siendo la de España de saldo positivo, pese a lo cual es deudor en su saldo frente a TARGET2.
Luego el euro no es una moneda que de confianza por igual, pese a tener el Banco Central “más fuerte del mundo”. No lo es porque cada deuda soberana necesita de un prestamista de última instancia que no lo puede ser el BCE, como queda patentemente demostrado.
La cesión de la soberanía monetaria a un ente supranacional ha supuesto también la transferencia de soberanía democrática de los paises miembeos, no a un parlamento, sino a un Banco Central no ha sido ejemplar, cuando se inmiscuyó en acciones de gobierno e incluso en remover el asiento de jefes de gobierno (Italia, Berlusconi) con la complicidad de Francia y Alemania.
Estos hechos demuestran que el Euro es disfuncional, y que para sostenerlo ha sido necesario transgredir leyes nacionales y Tratados Europeos.
Y esa disfuncionalidad no ha desaparecido. Europa no ha conseguido un acuerdo para las reformas que harían del euro una moneda más estable y confiable. Pero esos acuerdos se han chocado de frente con los sentimientos soberanos más fuertes, casualmente Alemania, y Francia, los paises cruciales para acuerdos de esta envergadura.
Hemos visto recientemente atisbos de una nueva crisis de deuda como resultado de la elecciones italianas. No esperemos que el BCE tenga potencia de fuego suficiente para cubrir todos los flancos de riesgo de que las acciones especulativas desborden la capacidad de las autoridades.
Todo esto se traduce que para que el euro tenga más potencia y eficacia, habría que ceder más, quizás TODA la soberanía, a unas instituciones supranacionales no exactamente amadas por los pueblos europeos. Hay diferencias culturales que no se pueden soslayar, no absorber, no laminar, son grandes fricciones. El mecanicismo de la Unión tiene evidentes límites. Esos límites están en contradicción con el discurso oficial emanado de las autoridades, que cada vez suena más hueco. Lo malo es que disolver el euro se antoja imposible, dada la dislocación de las deudas entre los paises miembros. Sin embargo, Italia tiene como programa de gobierno salirse de él, con la correspondiente quita de deuda. Eso sería el disparadero del estallido del euro que sería difícil de contener.
Si Italia renuncia a esas pretensiones, como Grecia, y se somete, seguiremos en la mediocridad que nos marca la disfunción eurista. Véase el marasmo griego, o italiano.
En definitiva, el euro no es democrático, y su perfeccionamiento tiende a reducir nuestra democracia. No se han tenido en cuenta los caracteres tan diferentes de los pueblos, se ha olvidado que primero es la nación, luego la democracia.

sábado, 9 de junio de 2018

Empezamos mal. La sorpresa mágica para Cataluña es la reforma de la Constitución

La ministra Meritxell Batet cree que la solución Catalana pasa por una reforma de la Constitución que es “urgente, viable y deseable”. Ni es tan fácilmente viable, ni es deseable, y urgente según, pues el procedimiento previsto en la propia Constitución no es un camino de rosas, como se puede ver a continuación. 

TÍTULO X

De la reforma constitucional

[Bloque 191: #a166]

Artículo 166

La iniciativa de reforma constitucional se ejercerá en los términos previstos en los apartados 1 y 2 del artículo 87.

(Artículo 87 1. La iniciativa legislativa corresponde al Gobierno, al Congreso y al Senado, de acuerdo con la Constitución y los Reglamentos de las Cámaras. 2. Las Asambleas de las Comunidades Autónomas podrán solicitar del Gobierno la adopción de un proyecto de ley o remitir a la Mesa del Congreso una proposición de ley, delegando ante dicha Cámara un máximo de tres miembros de la Asamblea encargados de su defensa.)

[Bloque 192: #a167]

Artículo 167

1. Los proyectos de reforma constitucional deberán ser aprobados por una mayoría de tres quintos de cada una de las Cámaras. Si no hubiera acuerdo entre ambas, se intentará obtenerlo mediante la creación de una Comisión de composición paritaria de Diputados y Senadores, que presentará un texto que será votado por el Congreso y el Senado.

2. De no lograrse la aprobación mediante el procedimiento del apartado anterior, y siempre que el texto hubiere obtenido el voto favorable de la mayoría absoluta del Senado, el Congreso, por mayoría de dos tercios, podrá aprobar la reforma.

3. Aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida a referéndum para su ratificación cuando así lo soliciten, dentro de los quince días siguientes a su aprobación, una décima parte de los miembros de cualquiera de las Cámaras.

[Bloque 193: #a168]

Artículo 168

1. Cuando se propusiere la revisión total de la Constitución o una parcial que afecte al Título preliminar, al Capítulo segundo, Sección primera del Título I, o al Título II, se procederá a la aprobación del principio por mayoría de dos tercios de cada Cámara, y a la disolución inmediata de las Cortes.

2. Las Cámaras elegidas deberán ratificar la decisión y proceder al estudio del nuevo texto constitucional, que deberá ser aprobado por mayoría de dos tercios de ambas Cámaras.

3. Aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida a referéndum para su ratificación.

[Bloque 194: #a169]

Artículo 169

No podrá iniciarse la reforma constitucional en tiempo de guerra o de vigencia de alguno de los estados previstos en el artículo 116.


En fin, mayorías muy exigentes del Congreso y del Senado, y referéndums nacionales, señora.
¿Entendido, Meritxell? No caben urgencias, no es tan indiscutible, sino discutible, y ciertamente parece que está bien blindada la Constitución para gente sin sesera como ud. Además, está así incluida con las demás en las leyes europeas, y Europa ciertamente no nos prohíbe modificarla, pero creo vería con malos ojos que se violaran algunos trámites para ello. 
Es un proceso que exige un consenso que hoy no existe, y no creo que exista jamás, porque la distancia que hay entre lo que desee Quim Torra y un gobierno decente no es transitable.
Sus declaraciones la han puesto en una situación incómoda, lo que supongo la llevará a rectificar, a matizar. Porque se han iniciado unas negociaciones y ud. ha puesto sobre la mesa como oferta lo que desea la parte contraria. Qué forma más rara de empezar, dándole al adversario todos sus deseos. 
Si lo que ud pretende es saltarse todo este articulado por incomodo, automáticamente habrá roto en mil pedazos la Constitución, lo que traerá un conflicto gravísimo. Ninguna del resto de comunidades se va a quedar parada mientras ven que se hace pedazos la Constitución que garantiza una mínima igualdad distributiva entre españoles. La ruptura de la Carta Magna sería la ruptura de España, y ésta supondría otra guerra (in)civil, y el que no lo sepa que espabile. Como decía Churlchill, si quieren paz a cambio de deshonor, tendrán deshonor y guerra. Es ud una Chamberlain mas que perfecta, doña Meritxell. Pasará a la historia como la ministra que cedió ante Torra anticipadamente. Enhorabuena. 
Pero en fin, parece mentira que yo tenga que recordarle estas cosas. ¿No será ud una infiltrada de los separatistas? Si no hay una bronca ahora mismo en el Consejo de Ministros no confío en nadie, ni ud, por supuesto, ni Borrell.

jueves, 7 de junio de 2018

La Bolsa y el paro

La cifras de paro en EEUU alcanzan una salud insuktqnte, del  3,8% de la PA. Y pocos signos de inflación. Como dice Krugman, la curva de Phillips (relación inversa paro e inflación, que permitía elegir la combinación idónea) se ha ido a hacer puñetas. 
En el gráfico relaciono el paro (línea azul) como La Bolsa (el Wilshire 5000), aunque el paro “le doy la vuelta”, lo pongo a la inversa, para que se vea mejor la relación subida de bolsa caída del paro. 



¿No es espectacular? hay un evidente efecto riqueza: la gente se siente más rica y hasta más. Ahora bien, hay que tener presente que entre las dos variables hay una tercera que las une: el tipo de interés, que de momento parece ir “behind the curve”. 
¿Cuánto tiempo puede durar esto? Según; nos dice Juan Beño, todavía bastante, aunque a mí el gráfico me parece que no puede dar más de sí. Habrá una subida de tipos que frenará la subida, y corregirá, aunque ignoro con qué intensidad. 
Trump pretende arrogarse estos méritos, pero la verdad es que los datos de paro han mejorado incesantemente en los últimos años, no sólo en su corto mandato de un año. Ahoga mismo son los mejores datos de paro desde The Great Moderation, como se demuestra en Tim Taylor, The Conversable Economist, un blog muy ameno. 


miércoles, 6 de junio de 2018

Un consejo de ministros brillante

En el anuncio por goteo de los ministros de Pedro Sánchez sorprende la brillantez del conjunto. Inesperada brillantez, para un gobierno que ha llegado como ha llegado. Tanto, que uno desea que llegue a su fin y logren las promesas fructuosas que anuncian.
Yo me mostré hace dos días pesimista, por los apoyos que había recibido Pedro Sánchez en su operación de derribo de Mariano Rajoy, pero viendo los nombres que van saliendo como ministros, me asombro de que alguien a quien tenia por un cabeza hueca pueda atraer a gente tan respetable, limpia y competente. El malestar mostrado por Podemos y sobre todo por los separatistas, es desde luego un bueno augurio para este gobierno, y ahí es donde me gustaría que ese malestar siguiera, pues sería una señal inmejorable de que no habrá componendas con los componentes de la anti España. 
En sus nombramientos ciertamente se ven unas intenciones muy firmes y rectas, y una esperanza de que los problemas políticos más graves tengan arreglo. 
Desde luego esta nueva esperanza pone en evidencia que el antiguo gobierno estaba agotado. 
Ahora bien, no hay que olvidar que es un gobierno en minoría, con un aplastante senado del PP que se dedicará a poner palos en las ruedas como manda la (i)lógica política, que no está diseñada para el bien común, sino para los objetivos partidistas. ¿Y C’s, qué postura tomará? Lo lógico es que como ha hecho hasta ahora, apoye medida a medida las que sean de interés común, digo yo. 
Es pronto todavía para pronósticos, pero necesitaba decir la agradable sorpresa que me han deparado los nombramientos. De momento, no hay más que desearles suerte. 

martes, 5 de junio de 2018

¿Que tienen que ver los problemas de fondo con la demanda efectiva?

 Juan Laborda tiene un artículo sorprendente: le dice al nuevo gobierno de Sánchez que lo único importante en economía es la ¡demanda efectiva! 

La investigación del BCE confirma la notable estabilidad de los movimientos conjuntos entre las variables agregadas. Si cae la inversión, o el gasto público, el consumo privado disminuye. ¿Por qué? Porque la disminución de la inversión (o el gasto en general) crea una brecha de producción y las empresas despiden a los trabajadores. El ingreso nacional cae y el consumo y el ahorro de los hogares disminuyen. ¡Elemental mi querido Watson!

En términos simples, estos resultados significan que la mayoría de los modelos macroeconómicos utilizados por los organismos u oficinas de política económica, los neokeynesianos, los monetaristas, o los nuevos clásicos, al ignorar el predominio de la demanda agregada para explicar las dinámicas de crecimiento e inflación, tendrán una escasísima utilidad. Los autores del documento de trabajo del BCE consideran que "cualquier modelo económico estructural debe, al menos, ser capaz de generar la estructura de componentes principales de los datos que se supone que representan", razón por la cual los modelos macroeconómicos dominantes fracasan.

Esto está muy bien cuando hablamos de ciclos económicos y cómo combatielos. Pero la demandada efectiva es un concepto que no da respuesta a la cantidad de problemas que una economía como la española arrastra. ¿Tiene ahora un problema cíclico? Me temo que no, a menos que se considere problema que está creciendo en torno al 3%, una cifra envidiable para la mayoría de los paises europeos. Ni EEUU crece tanto. 
Lo malo es como se ha conseguido ese crecimiento. Una parte de suerte - los precios del petróleo por los suelos -, unos tipos de interés del BCE negativos, lo iré a su vez ja permitido un aumento de la deuda y del consumo público enorme. 
Estas cosas hay que pagarlas, así que no creo que la demanda efectiva pinte nada, salvo que habrá que reducirla para poder reequilibrar esas deudas, lo que ciertamente reducirá el crecimiento. 
Que esto se consiga suave o bruscamente dependa de cómo los tipos de interés suban. Si lo hacen despacio, el ajuste será suave, si lo hacen bruscamente el ajuste será brusco. 
Y eso no depende de nosotros, ni del BCE, si no de como se resuelve el reto de Italia (y habrá otros). Italia puede desatar una tormenta contra el euro y hacer subir los tipos de interés a las nubes, lo que afectará muy negativamente a la banca y a la confianza general en el euro, lo que podría originar fugas de capitales. 
La deuda española no es ninguna broma. Según el cuadro del BdE “flujos de fondos”, es del 129% del PIB. A esto habría que añadir, como decía Carmen Reinhart de Italia, el acumulado de impagados en el TARGET2, o cámara de compensación europea, donde España es de los países más endeudados. Así que habría que sumar algo así como un 40% de PIB a la deuda (es posible que una parte de la deuda esté  incluida en la cifra anterior de 129% del PIB).
Esto, por no hablar de los problemas seculares de educación, estructuras, despilfarros de las CCAA, falta de sincronización con el gobierno central, y el gran problema del separatismo. No sé que tiene que ver la demanda efectiva en esto. Bueno. Si lo sé: nada. 
Afortunadamente, los primeros nombramientos de ministros que han salido a La Luz son francamente esperanzadores. Lo de Borrell es un golpe maestro y lo de Calviño en economía suena muy bien. Lo malo es la debilidad parlamentaria, y eso tiene un remedio: que los partidos de centro derecha apoyen las decisiones correctas. 
Veremos. Como decíamos ayer, esto hay que verlo en un contexto de una lucha de odio a España por parte de los que han votado a este gobierno, lo que deja muchas dudas en el aire.