"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

miércoles, 22 de mayo de 2019

Cita

Fernando Sánchez Dragó:

 El problema de España no es la pavorosa mediocridad y sectarismo de sus políticos, sino la incultura y ombliguismo de los gobernados. La izquierda ha desaparecido en el resto del mundo o ha derivado a regímenes abiertamente totalitarios, pero nosotros, firme el ademán, seguimos donde siempre: en el furgón de cola y con el farolillo rojo balanceándose. ¡Venga, compatriotas! ¡A votar! ¡Beee!”

martes, 21 de mayo de 2019

Perspectivas “sinistras”

Reconocerán ud que la primera sesión de Cortes no es precisamente tranquilizadora. Golpistas aplaudidos, presidenta del Congreso favoreciéndoles (por algo la ha puesto ahí Pedro Sánchez), y tensión, mucha tensión.
Esto para empezar. Pero no se preocupen, que falta todavía el trance de formar gobierno, buscar apoyos, a la izquierda obviamente, porque el abismo entre el PSOE y la derecha es abismal porque así lo quiere Sánchez, que me temo pasará a la historia igual o incluso peor que Zapatero. 
Mientras, España se desangra por heridas cada vez más abiertas. 
Pronostico que la economía sanchopedrista nos va a traer una crisis de deuda en un par de años. Los gastos crecen mucho más deprisa que los ingresos, y cuando se apliquen las subidas de impuestos predichas, la economía se enfriará y los capitales votarán con los pies. Es un programa sin pies ni cabeza. Como el caso de Zapatero, la UE nos obligará a recortar, y eso será el detonante de una recesión. Después, la derecha tendrá que administrar la amarga medicina, como le pasó a Rajoy. Más o menos “déja vu”. El paro no bajará mucho más, pero volverá a subir en cuanto empiecen a subir los impuestos y Sánchez se cargue de un plumazo las reformas laborales, que hay que reconocer que algo hicieron para bajar el paro del 25% al 15%. 
No es que fuera una reforma para tirar cohetes, pero en vez de mejorarla, la van a borrar del mapa. Esto, por no hablar de Cataluña. Suerte. 

domingo, 19 de mayo de 2019

La culpa no es mía

Resulta que según Luis Herrero  la culpa de la hecatombe de la derecha el próximo domingo la tengo yo, por abstencionista. Resulta que, según Luis del Pino en el mismo medio, tres cuartos de lo mismo. La culpa de lo que ha pasado estos años y lo que viene la tengo yo, por no haber dicho nada (¿?) cuando Rajoy hacía barrabasadas. 
Por favor, señores, aténganse a los escasos medios que le quedan al ciudadano de este país - Sí es que le queda alguno - para poder controlar esa casta de políticos que no nos gobierna, sino que nos asfixia diligentemente a impuestos y a leyes totalmente aberrantes, sabiendo que da igual que gobierne la derecha o la izquierda.
¿Tengo yo la culpa sí Sánchez pacta con los nacionalistas para gobernar? Lo niego rotundamente. ¿Tengo yo la culpa, infames periodistas, de lo que ha deshecho Raloy con su desidia alcoholica? Niego la mayor, señoría. 
Si he decidido abstenerme es por la desilusión existencial que obtuve por participar y votar el 28 de abril. Lo he explicado en el post anterior  No quiero saber nada de este circo mientras no cambien la ley electoral, y no lo van a hacer porque beneficia al que está en el poder. Así que el cambio de un partido o partidos por otro u otros no tiene trascendencia. Estamos entrampados en unas reglas del juego que entrega el poder a las cúpulas de los partidos, y ellas deciden qué se hace a todos los niveles, incluso autonómico. ¿Que hay 2700 leyes que impiden que haya un mercado único y esto sea un país? Nunca va a cambiar porque beneficia a la cúpula partidista. 
Sobre esa base elemental y palmaria, decido que me abstengo, que quiero vivir lo que me queda de vida sin saber nada de política española. Observaré estoicamente cómo se deshace este país, espero que despacio, lo más despacio posible. 
No sé en qué me atañe, ni qué puedo hacer yo para remediarlo, así que tomo la decisión, para mí la única inteligente y noble, de no participar en tanta gansada. Quien se crea que esto es una democracia, allá él, iluso. O mejor para él, si lo cree. Las ilusiones ayudan a vivir. 
No quiero que ciertas cosas me alteren mi estabilidad emocional. Hay cosas inevitables, como que te enamores y pierdas dicha estabilidad, pero lo veo improbable en mi caso. Al que le suceda, pues enhorabuena, puede ser una fase vital de la que se aprende y se acumulan recuerdos. Pero una cosa es esa y otra muy distinta apasionarse de odio por la política, indudablemente generadora de odio que no recompensa. 
Hay tal distancia entre lo que habría que hacer y lo que se va a hacer, que no vale la pena molestarse. Observar, comentar, escribir, sí, pero con la justa melancolía que se merecen estos intrusos en nuestra vida, por los siglos de los siglos.
¿Exagero? Estudien la historia de este país en los últimos doscientos años, o en los últimos 100 años, y verán unas constantes aplastantes contra las que no vale la pena enervarse. 
Repito, yo no tengo la culpa. 

Mi himno electoral

Ya he rebasado todas las cotas de escepticismo. Soy un individualista radical. Mi himno electoral (quien no sepa francés, se lo haga traducir en google) es esta letra de George Brassen, aquel cantautor irrepetible. Ah! Por supuesto, me arrepiento de aquel post que escribí hace un mes “Podría ser peor”.

La Mauvaise Reputation

Au village, sans prétention
J'ai mauvaise réputation
Qu'je m'démène ou qu'je reste coi
Je pass' pour un je-ne-sais-quoi
Je ne fait pourtant de tort à personne
En suivant mon chemin de petit bonhomme
Mais les brav's gens n'aiment pas que
L'on suive une autre route qu'eux
Non les brav's gens n'aiment pas que
L'on suive une autre route qu'eux
Tout le monde médit de moi
Sauf les muets, ça va de soi
Le jour du Quatorze Juillet
Je reste dans mon lit douillet
La musique qui marche au pas
Cela ne me regarde pas
Je ne fais pourtant de tort à personne
En n'écoutant pas le clairon qui sonne
Mais les brav's gens n'aiment pas que
L'on suive une autre route qu'eux
Non les brav's gens n'aiment pas que
L'on suive une autre route qu'eux
Tout le monde me montre au doigt
Sauf les manchots, ça va de soi
Quand j'croise un voleur malchanceux
Poursuivi par un cul-terreux
J'lance la patte et pourquoi le taire
Le cul-terreux se r'trouve par terre
Je ne fait pourtant de tort à personne
En laissant courir les voleurs de pommes
Mais les brav's gens n'aiment pas que
L'on suive une autre route qu'eux
Non les brav's gens n'aiment pas que
L'on suive une autre route qu'eux
Tout le monde se rue sur moi
Sauf les culs-de-jatte, ça va de soi
Pas besoin d'être Jérémie
Pour d'viner l'sort qui m'est promis
S'ils trouv'nt une corde à leur goût
Ils me la passeront au cou
Je ne fait pourtant de tort à personne
En suivant les ch'mins qui n'mènent pas à Rome
Mais les brav's gens n'aiment pas que
L'on suive une autre route qu'eux
Non les brav's gens n'aiment pas que
L'on suive une autre route qu'eux
Tout l'mond' viendra me voir pendu
Sauf les aveugles, bien entendu!

versión músicada por el autor Aquí, con subtítulos en español.

viernes, 17 de mayo de 2019

La triste y falaz visión de Carmena de la política nacional

Del Tweet de Cayetana AT sacó este “esplendor”, de un manifiesto firmado por 145 “intelectuales”, etc, donde se expone una idea falaz de la política antiterrorista, cuya falacia se puede extender a cualquier visión que haga equivalente negociar = ceder, ceder, sin condiciones, etc.





martes, 14 de mayo de 2019

La política, según Almudena Grandes

Según Almuneda Grandes, eximia escritora, ésta es su visión política:

"Aunque a Casado y Rivera no les entre en la cabeza, los pactos que incluyan a nacionalistas o independentistas serán igual de bienvenidos, hasta de aplaudidos, por los votantes de todas las fuerzas que pacten, ya sean grandes o pequeñas. Y si los líderes independentistas catalanes son condenados, ocurrirá lo mismo con los indultos. Millones de españoles, dentro y fuera de Cataluña, respiraremos con el mismo alivio cuando los soliciten y los obtengan del Gobierno central porque, a partir de ese día, podremos recuperar el horizonte de la convivencia". 

Que viene a coincidir, casi plenamente, con la que mantiene cierto PSOE, el que practica el pan catalanismo en Baleares y Valencia. 
Escribir ciertos libros deleznables - para mí - No te da sabiduría. O eso parece. 

lunes, 13 de mayo de 2019

Cambio climático y las serias dificultades que plantea

Todo el mundo habla cada vez más apasionadamente, y exigentemente, de frenar el cambio climático cambiando la energía basada en el petróleo y gas por otra que no produzca CO2. 
Pero nadie explica realmente si el cambio tecnológico que permitirá eso se va a producir a tiempo. Y ese cambio tecnológico es la clave de bóveda del problema si no queremos hacer un mundo con más pobreza y encima más contaminado. No se esperen que prohibiendo la emisión de CO2 se resuelva el problema. Lo que no podemos es aspirar a resolver el problema volviendo a la Edad Media, sustituyendo las máquinas por tracción animal y renunciando al avance irreversible de de la informática. ¿Deberíamos parar en seco las comunicaciones informáticas a través del mundo cortando en seco su suministro eléctrico, o bien sustituyendo la fuente por una más cara? Es obvio que eso produciría un retraso en todos los aspectos de la economía actual que los primeros en resentirse serían los paises pobres. 
Como ya dije una vez, hoy hay tecnología suficiente para acabar con el hambre mundial, y sin embargo los políticos ni piensan en ello. ¿Por qué iban a pensar con acierto en un problema más complejo?
En The Guardian hay un artículo rindiendo cuenta de un texto del gobernador del Banco de Inglaterra y de su homólogo del Banco de Francia advirtiendo que la banca debe preparase a lo que se avecina con los cambios que predicen sobre el cambio climático. Los activos de la banca podrían caer y provocar pérdidas insalvables al sistema financiero mundial si no se preparan para ese cambio.
Pero nadie explica cómo se va a producir ese cambio; si va a ser un verdadero y revolucionario cambio tecnológico que sustituya el modelo actual de CO2, o simplemente la coerción al capital que lleve a pagar mucho más cara la energía. 
En The Telegraph, hay un artículo de Ambrose Evans-Pritchard lleno de optimismo, aunque no se detiene mucho en fundamentarlo. Sin embargo, da pistas interesantes. 

“No hay un costo macroeconómico para un objetivo climático con cero emisiones. Afirmar que no podemos darnos el lujo de desterrarnos de los combustibles fósiles para 2050 es confiar en las falacias contables primitivas. El cambio a una economía posfósil es más probable que sea un acelerador del crecimiento del PIB, similar a los sucesivos trastornos de la energía de vapor, la electricidad y la tecnología digital, cada uno con una fase de maduración de unos 30 años.

El Banco de Inglaterra sostiene que la inversión verde es un beneficio económico neto. Es una forma de absorber el exceso de ahorros en exceso en el sistema financiero global y poner el capital inactivo a trabajar.”

Demasiadas ambigüedades, en mi opinión. 2050 está muy lejos como para estar seguros que dispondremos de esa nueva tecnología son abruptos choque económicos, por muy rentable sque sean dentro de 30 años. Largo me lo fiáis, diría nuestro don Juan. Ambrose E-P parece confiar demasiado en el impulso mismo que supondría en gasto en esa nueva energía:

“El mercado de bonos es una evidencia de que la economía mundial está mal alineada. Unos $ 10 billones (£ 8 billones) de deuda se negocian con rendimientos negativos. Las tasas de los bancos centrales en Japón y Europa están por debajo de cero una década en la expansión económica mundial. Así es como se ve el "estancamiento secular".

Tal es el desajuste entre el ahorro global y la inversión. Lo que necesitamos es una emergencia que nos saque de nuestra trampa estructural, como un rearme en los años treinta, que puso fin al último estancamiento secular. En ese sentido, la crisis climática es un regalo económico de Marte.”

Efectivamente, los tipos de interés tan bajos en el mundo no muestran un optimismo sobre nuevas inversiones, lo cual no debe llevarnos a pensar que el simple gasto ¿público? traiga por sí solo esa nueva tecnología. La experiencia en España sobre ese gasto público ha sido desoladora, pues se ha sumado y no restado al coste energético, excesivamente alto para las rentas más bajas. Aquí los molinillos se han financiado a costa del contribuyente, pero no han producido energía más barata, sino más cara y no sustitutiva. 
Ambrose dice que Reino Unido ha conseguido logros que son la envidia del mundo, lo cual sería plausible, si no fuera por la falta de evidencias firmes. 

Para Gran Bretaña, un objetivo cero es el catalizador necesario para una reactivación de la inversión. Es la forma en que podemos recuperar la soberanía energética en lugar de depender de las importaciones que en la actualidad desangran un 2pc neto del PIB cada año, que se paga principalmente por despotismos.

Así que, por mi parte, estoy animando al Comité sobre el Cambio Climático (CCC), ya que exhorta al Gobierno esta semana a establecer el primer objetivo legalmente vinculante para cero CO2 entre los estados principales, dando un ejemplo como lo hizo con la Ley del Clima original en 2008.”

En fin, que no sé si se están mezclando realidades y deseos, pues no creo ni en la eficacia ni la prudencia de la inversión pública para capturar ese cambio tecnológico, por otra parte tan deseable. Ahora bien, 2050 es una fecha que parece indicar que la cosa no está próxima...
La prioridad Máxima debería ser informar sin ambigüedades del alcance y las predicciones de la teconologia disponible, y advertir de los riesgos de empezar a dictar leyes y prohibiciones, a la par de hacer inversiones ruinosas. Es un problema demasiado serio, y nuestros políticos actuales son tan mediocres, que sinceramente, no puedo confiar en que acierten con tal tipo de amplias miras, muy alejadas de sus mezquinos preocupaciones partidistas. 

domingo, 12 de mayo de 2019

La ley de memoria histórica sesgada

Diga lo que diga el texto de la mal llamada de Memoria Histórica, la verdad, como demuestra el caso de Sánchez Dragó, es que es en beneficio de unos, las víctimas de los rojos, y no de las víctimas de los azules. Uso esta terminología simplista y agresiva adrede; porque fue una guerra fratricida, y cuando agrupas a unos individuos en dos grupos, unos rojos y otros azules, y los que no pertenecen a uno de los dos tienen asegurado “el paseo”, ¿para qué nos vamos a andar con eufemismos? 
A Sánchez Dragó los burócratas de dicha ley no le ayudan ni le facilitan que busquen los restos de su padre, que para más INRI fue paseado por falangistas. Según dice en el artículo citado su autora, 

Emma Nogueiro, también joven periodista que sólo sé de la guerra lo que los libros me han enseñado, me embarqué hace unos meses en la incierta tarea de culminar la investigación que él había emprendido. En ésas andábamos cuando nos cerró el paso la España Cainita. Lo he comprobado. Durante muchos meses perseguí a varios miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Llamadas, mensajes, reuniones, peticiones... Todo en vano. Después de escuchar una y otra vez que el Gobierno no da subvenciones, que la citada Asociación, experta en postureo, hace lo que puede y que son muchos los que buscan a los suyos, logré que le hiciesen a Fernando una prueba de ADN, pero la esperanza duró poco. Después de recoger la saliva del único hijo del difunto, nunca más volví a saber de tan falaz Asociación. Bueno, miento. Llamé compulsivamente al artífice de la prueba, que me esquivaba, di por fin con él y me quedé helada al escuchar el argumento que aducía para justificar lo injustificable: 

"Sánchez Dragó es una persona incómoda para la Asociación y eso frena cualquier iniciativa que lo implique"

Toma, por, cotilla. 
Al principio de la Transición se fundaron las bases para que no volviera a repetirse la inmensa tragedia. Esas bases eran en síntesis, “Perdón y Olvido”, más o menos lo ue había pedido el Presidente Azaña en el exilio poco antes de morirse. 
Pero no. El PSOE no podía dejar de montar un tinglado para hacer olvidar que él, al contrario que el PCE, había estado ausente de la lucha anti franquista. Había, sí, un remedo de organización del PSOE en el exilio, que no ponía un pie en España no fuera que le pisaran los callos. Con esto y para que otros removieran las cenizas del rencor y la abyección, se empeñaron en desenterrar a Franco (la buena gente siempre encuentra excusas “razonables”), a la par que todas las victimas rojas posibles, éstas sí, con derecho a subvención. Detrás de esos movimientos hay siempre una carga ideológica revanchista, de querer ganar la guerra después de perderla. 
Es decir, todo lo contrario al espíritu de la Transición, que fue el intento de evitar los errores del pasado que llevaron a la pura guerra. Y ahora estos dinamiteros de ese espíritu están en el gobierno y aledaños, y no cesarán hasta que la Transición, base de nuestra precaria convivencia - precaria por razones obvias -, explosione si se haga trizas. 
Porque se hará trizas. Todos los políticos creen que pueden cabalgar al tigre, hasta que el tigre le descabalga y se lo traga. Que le pregunten a Azaña.
Hay muchas hipótesis escondidas bajo esa Memoria Histórica hecha por el nefasto Zapatero. Por ejemplo, que sólo un bando en la guerra fue el bueno, siendo el otro el mal sin mezcla de bien alguno. Esto se ha demostrado hasta la saciedad que no fue así. La República no era un régimen democrático que fue cruelmente asaltado y masacrado por Franco. La democracia había desaparecido del panorama mucho antes, desde al menos 1934, cuando el PSOE dio un golpe de Estado contra su propia republica. Esto son hechos, no historietas. Ahí empezó el desmadre que llevo a la guerra. Guerra que se quiso superar en la Transición modelicamente, con la única base posible: Perdón y Olvido. ¿Dónde están aquellos politicos de todas las siglas que actuaron como gigantes con visión de Estado? Desaparecieron y vinieron otros, de generaciones posteriores, y eso, como pronosticaba Ortega y G., lo cambia todo. 

sábado, 11 de mayo de 2019

Saturación de Economía

De un lector de Inbestia (Blog en el que publico mis cogitaciones)  recibo este jugoso comentario de Jesús Abenojar:

Buenas, queria decirle que sin entrar a valorar este "articulo", hace tiempo que dejó de escribir sobre lo que creo que es su terreno de competencia.
Hace tiempo, yo mismo, le leia con gusto pues lo escrito demostraba fundamento y dominio de la materia. No podia ser de otra manera, su curriculum apoyaba las palabras escritas.
Pero, lamentablemente, hace tiempo que abandonó esa linea, esa direccion de compartir con "inversores" sus enormes conocimientos de economia.
Espero que regrese....
Saludos.

Mi respuesta, espontánea porque ya había meditado largo sobre esto, ha sido:

Muchas gracias por sus encomiables palabras. Creo que todos los aspectos de la vida colectiva son importantes e impactan sobre la economía.
De todas maneras, tiene ud razón. Mi afición a la macro se ha enfriado un poco, quizás porque lleve un recorrido demasiado largo, y es todo para mí un “deja vu”.
Cuanto más seguras tengo mis ideas, menos me apetece escribir de ellas, pues antes escribía para explicármelas a mí mismo. ¿Como saber lo que piensas si antes no lo escribes?
He pasado años de entusiasmo por la economía que no sé si volverán. 
Con todo, si lee mi artículo anterior sobre el impuesto al ahorro, o el del paro y la desigualdad en España comparado con Europa, verá que no he abandonado del todo. Otro motivo desilusionante es que veo a este país cada vez más pétreo e inamovible en estos temas. Gracias.

(Cont.) ahora leo mucho más literatura e historia qué economía. La historia no deja de apasionarme cada vez más. Creo que la economía sin un fondo histórico bien precisado es inane. Lo cual quiere decir que la economía no es una ciencia válida en toda circunstancia...

Y es cierto. Tengo como cierto empacho de economía, lo que habrán notado los escasos lectores que me quedan. 

Rubalcaba. Maquiavelos y Rasputines

Todos sabemos (el que no, que espabile) que la política es Maquiavelo el grande. Pero hay Maquiavelos y Rasputines.
Inteligente (o astuto), hábil, maniobrero, prefiriendo siempre la sombra, que otros se partieran la cara con La Luz, ¿fue grande Rubalcaba? Todo depende del tiempo que tardemos en olvidarle. 



No fue, al modo de Felipe González, una gran síntesis de España. Como Felipe salen uno cada centuria, pero éstos necesitan sus Rubalcabas. También los necesitan, lamentablemente, los Zapateros, y ahí Rubalcaba pierde grandeza y se convierte en un Rasputín. Rasputín de un Zapatero da como asquito, sobre todo porque no había manera de controlar al Gran Debelador de España.
Porque no es lo mismo servir a uno o a otro. Pero Rubalcaba, con tal de servir, hizo callanadas como la del 11-M (que puso a Zapatero en la Moncloa), y lo de la llamada al  bar faisán, avisando a ETA que habría una redada contra ellos. Fue una traición a España. Ah, ¿que no fue él? Pues era el ministro, y su inmediato subordinado fue sospechoso, demasiadas pistas que se borraron chapuceramente. 
Rubalcaba, con tal de servir a su señor, se olvidó de servir a España. Muchas veces la puso a su servicio y el de su señor. Pero en la muerte este truhán resulta ahora que cae bien. En la muerte, con tal que el muerto no seamos nosotros, le perdonamos todo con tal que sea él el que lleve el mensaje a Caronte, que ya sabemos que nos aguardaba pacientemente. Y le hacemos grandes funerales de estado. “Dile a Caronte que no tenga prisa conmigo, oh gran señor de las sombras. Te perdonamos tus tropelías porque fueron por razón de estado. Que te vaya bien el viaje”. 

martes, 7 de mayo de 2019

Impuestos sobre el ahorro

Navegando por webs económicas, me he encontadto con un artículo en la página Nada Es Gratis (NEG) con el que no estoy nada de acuerdo.
El artículo, de Conde-Ruiz  trata de delimitar las coordenadas fiscales por las que debe  moverse un estado de bienestar que sea lo menos lesivo posible al conjunto y al avance individual por el mérito y la capacidad. Puedo estar en parte de acuerdo con algunas afirmaciones, pero me choco de repente con esta afirmación (subrayado por mí):

Por la parte de los ingresos, se trata de diseñar un sistema tributario lo más eficiente posible y con la capacidad recaudatoria suficiente para financiar el sistema de bienestar deseado. Partiendo de que todos los impuestos distorsionan (pero unos más que otros) y de que el objetivo principal de los sistemas tributarios es recaudar de la forma menos distorsionadora posible (y no redistribuir), se trataría de identificar cuál debe ser la fiscalidad óptima. Entre otras medidas, el Informe Mirrlees recomienda utilizar los impuestos indirectos (IVA y especiales) para mejorar la recaudación, utilizando la política de gasto para compensar a las familias más pobres. Además, si bien están en contra de imposición sobre el patrimonio —pues se trata de ahorro acumulado que ya tributó en su momento—, sí recomiendan, por motivos de equidad, tener un impuesto de sucesiones. No parece razonable dejar sin gravar a una persona que hereda 800.000 euros y gravar a otra que ha ganado por su trabajo 25.000 euros anuales durante 32 años. Además, mejora la igualdad de oportunidades al reducir la ventaja de la que disfrutan algunas personas por el hecho de haber nacido en una familia acomodada. Por último, como ya hemos defendido en este blog en numerosas ocasiones (aquí o aquí), es fundamental ampliar las bases impositivas eliminando deducciones, siendo muchas de ellas además regresivas.

Es decir, el ahorro que han aportado unos padres a sus hijos vale mucho menos que la renta que gana un individuo y el ahorro que genera. Precisamente este el problema que se ha presentado en España, en algunas comunidades, por tener un impuesto de sucesiones simplemente abusivo, que además discrimina entre españoles de distintas comunidades. Se han conocido el caso de un niño que tendría que pagar no sé cuánto de impuestos para poder heredar su herencia familiar. 
Ya sé que es un caso extremo, pero el hecho es que no es infrecuente. 
Si partimos de la base - ficticia - de que en España la rentas son justas y no distorsionadas por los impuestos, ¿es Justo que se valore menos el ahorro de una vida de una familia que el ahorro de un individuo? No encuentro argumentos para esto. Es más, es posible que la familia que ha acumulado tal herencia sea de origen humilde, y que dicha herencia permita a sus descendientes capitalizarla en forma de empresa o estudios que les asciendan en la escala social. ¿Es eso antieconomico? No lo veo. 
El ahorro no debe ser discriminado si su finalidad es para el propio individuo que lo hace o es para dejárselo a sus descendientes. Lo que hagan luego éstos con ello no debe prejuzgarse, sea dilapidarlo, sea acumular capital. Si lo primero, alguien obtendrá en rentas el consumo de los dilapidadores, y no es papel de estado poner un impuesto previo “por sí acaso”. 
Al fin y al cabo, la herencia es capital acumulado en una vida, y no encuentro motivo para penalizarlo. Por muy bajo que sea el impuesto, discrimina un ahorro frente a otro. Lo que yo ahorro quiero dejárselo a mis hijos, y no me gusta la idea de que les saquee un organismo estatal por razones ideológicas. 

Burguesitos

Me refiero a esos seres tan tiernos que nunca han tenido verdaderas penalidades, y por ello se sienten acomplejados y tienden cariñosamente su mano, como el Yaveh de Miguel Ángel en la Sixtina, a la izquierda. Ellos no quieren tener la culpa, y por ello quiere traspasarla a alguien, ¿y qué mejor que tener tics y sentimientos de izquierdas? Otro nombre que les cuadra es el de izquierda caviar. 
Cuando el miserable campamento del 15 de Mayo en la Puerta del Sol, en 2011, del que nadie entendió muy bien su metafísica, allí que te iban a contagiarse de los piojos y las cacas que producían aquella gente, para que algo se les pegara y luego llegar a casa del barrio de Salamanca y poder decir: “yo estuve ahí, querida, y menos mal que algo así ha renacido. Esto es la Commune de Paris de 1870. ¡A las barricadas!”.




Todo eso luego cuajó en Podemos, partido que logró un gran resultado en las elecciones, buena parte del cual era del voto burguesito maricomplejines, con un buen número de altos profesionales entre ellos. Eso sí, el PP de Rajoy ganó por mayoría absoluta. 
Los conozco bien porque siempre he estado rodeado de ellos, desde el colegio a la profesión, pasando por la universidad . Desde el que decía que los catalanes, como superiores, merecían la independencia, a los que arrimaban el ascua roja a su sardina, y que llevaba bajo el brazo, encima de manual del Castañeda, el manifiesto de Karl Marx & Engels: “ Un fantasma recorre Europa”...
Gran parte de esta desviación antinatural la predijo Shumpeter, y dijo que sería el fin del capitalismo, pues los hijos de la burguesía se aburrirían de la vida de sus padres y dinamitaban la sociedad opulenta. 
Pero en realidad la buena cosecha la hizo la socialdemocracia. Atrajo hacia así a la mayoría de etos burguesitos, que encajaron perfectamente en un segmento de la izquierda que no exigía quemar iglesias. 
Derechas sociales acomplejadas, eso son los burguesitos, pero han tenido difícil llegar a ser dirigentes del sector comunista. Allí había codazos entre gente que no tenía no sólo ya carrera, sino bachiller, a los que no les sobraban escrúpulos para aniquilar físicamente a un incordiante. Allí era más importante el estatus interior que el exterior, como se lee perfectamente en “Grandeza miseria y agonía del PCE” De Gregorio Morán. 
En Tv se ven todos los días ejemplos de estos burguesitos de izquierdas, y qué decir de los hijos de la burguesía burocrática franquista, casi todos derramados por un volquete, con gran extasis, en los brazos de la izquierda. 
Ahora hay otra generación, que prefieren especializarse en entender de vinos y comidas, apasionados por el shusi, que a mí me parece asqueroso. Pero ya lo decía Ortega Y Gasset: “cambian dos generaciones, y todo se va a tomar por saco” (con otras palabras, obviamente).
Por cierto, yo siempre quise ser un burgués, desde que un amigo me enseñó que era lo más sano.

jueves, 2 de mayo de 2019

Prensa y buen gusto

“Iker Casillas, de parada en parada”, ha titulado El País la noticia de la parada cardiaca de Iker Casillas. Mayor gracia y fino gusto no cabe, a la par que gran delicadeza. Lo único que procede es el fulminante cese del responsable. 
¿Quién es? En un periódico como el mencionado puede ser que hasta la directora (no recuerdo su nombre), ¿o ha sido el jefe de Deportes? ¿el autor del artículo? No lo creo. Los titulares están coordinados, y mucho escalafón interviene en ellos. En este especialmente, porque se sabía de la repercusión de la noticia. No sé si el diario ha pedido perdón, pero creo que lo único que ha hecho es cambiar el titular. 
Enhorabuena. Toda una lección de periodismo del que se considera a sí mismo uno de los mejores del mundo mundial. 
Yo tengo otro: El País, de cagada en cagada hasta el tortazo final. Aunque esto último es difícil en cabeceras tan señaladas, parecen empeñados en ello. 
Otra que merece un gran pescozón con la regla es la de Tv de Madrid, que ha dicho que 
hoy se ha conmemorado el 2 de mayo, fecha en que el pueblo se levantó contra las tropas de Franco. Sublime.