"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

lunes, 18 de noviembre de 2019

¡Qué extraña es la normalidad en España!

Resulta que Torra, el representante oficial del Estado en Cataluña, como presidentes de la autonomía catalana, está inculpado en un juicio por desobediencia al Tribunal Electoral. Puso señales de sesgo politico tendenciosos - lazos amarillos y pósters de los condenados por sedición - pese a que le conminó dicho tribunal a quitarlos. 
¿Qué extraño, no, que el gobierno central no le haya suspendido de sus funciones por ésta y otras fechorías cometidas, si es subordinado suyo? Qué extraño, no, que siga habiendo disturbios gravísimos sin que el Estado central, superior jerárquico, no haga nada contra un tipo que desde un cargo oficial del dicho Estado se declare en rebelión contra su superior y dirija los
 Grupos violentos desde una forma institución subordinada? 
Si el Estado central cumpliera su obligación estrictamente, el Estado de las CCAA no sería un problema. Si las CCAA fueran lo que deben ser, un apéndice del Estado, si los parlamentos regionales no se saltarán la ley a su capricho, si, en fin, las CCAA funcionaran como deben, si los parlamentos regionales no dictarán leyes inconstitucionales, no haría falta poner en cuestión el estado de las Autonomías, como hace Vox, por ejemplo, al que por cierto, no le faltan razones, dado el desarrollo monstruoso que se ha hecho de la Constitución. 
Torra es un loco al que le queda dos días, pues seguramente será condenado a inhabilitación para cargo público. Pero vendrá otro colega y hará lo mismo o algo peor. Y el Gobierno, de uno u otro signo, mirará para otro lado. 
Y así estamos. Qué extraña es la normalidad en España.

Ya se sabe quien dirige a los CDR

El 19 de octubre, me preguntaba en un post “¿Quién dirige a los CDR?”. Era una pregunta retórica. Dejaba la respuesta en suspenso, porque suponía que todo el mundo la conocía. Ahora, en el sumario que se ha abierto contra ellos, queda clarísimo: la Generalitat, con Torra la cabeza, es quien financiaba sin límite a éstos grupos violentos que han puesto a Cataluña patas arriba, secuestrando la seguridad pública indispensable para un mínimo ejercicio de la libertad. 

domingo, 17 de noviembre de 2019

El abrazo

Duro artículo de Jesus Cacho contra Pedro Sánchez y su pacto con Podemos. Reproduzco el último párrafo:

“He ahí un país prisionero del capricho de un buscavidas de la política, un vendedor de humo sediento de protagonismo, contra el que nada parecen poder ni partidos ni instituciones. País inerme, perdido en el mar de los sargazos de su inanidad. “¿Debe la democracia, por principio, tolerar a aquellos que quieren destruirla?”, se pregunta Raymond Aron. Acabamos de ver en Chile lo que cuesta volver del revés la que parecía nación más estable y próspera de América del Sur. Quince días a hierro y fuego han bastado para poner a Sebastián Piñera de rodillas, dispuesto a pagar el rescate de la nueva Constitución que reclama la izquierda. Lo estamos viendo en nuestra Cataluña. “O independencia o barbarie”, es el nuevo lema de los CDR de Torra y familia. Cortar carreteras, bloquear trenes e incendiar contenedores constituye un “adecuado ejercicio del derecho de manifestación”. Territorio sin ley, país sin Gobierno. No hay sociedad civil, ni intelectuales, ni empresarios. Los BotínPallete y Fainé callan emboscados sin decir ni mu. Y los dueños de las televisiones desde las que diariamente se conspira contra la unidad de España siguen haciendo caja, que es lo suyo. Este es país de cobardes. Y de traidores.”

Ya lo decía yo: “El mal de España se llama España”. No hay más que saber algo de  historia, contemplar la trayectoria torcida de los últimos 200 años. De Napoleón a Fernando VII, de su hija Isabel II a la “Gloriosa” Republica I. De Cánovas y Alfonso XII (un paréntesis) a Primo de Rivera. De éste a la República II, con sus convulsiones de parto de un Frente Popular Comunista. Guerra Civil. Cuarenta años de dictadura. Transición, solemne reconciliación; socavamiento por desidia de sucesivos gobiernos cada vez peores. Convulsión, convulsión, convulsión. 
Algo hay en nuestros genes que nos impide el sosiego, la mesura. Hay un partido que ha estado en el origen de todas las grescas: el PSOE marxista leninista de Pablo Iglesias, de Largo Caballero, el PSOE de Zapatero, el de hoy. Un partido con vocación de... centro, dicen. Como no sea del centro que empieza después del centro verdadero... 
y ahora el abrazo de los perdedores. 

sábado, 16 de noviembre de 2019

El libro de Karina

Diario de un fumador de pipa

2019. Noviembre 16

Después del desayuno, tardío, me voy a echar humo a la terraza. Cuando fumo mi pipa, no hago otra cosa. Me dejo llevar por lo que me inspira el humo ondeante como la vida misma, por su sabor, por su invitación a seguirle, si se pudiera. 
Un descubrimiento. Karina Sainz Borgo. “La hija de la española” no es solo una gran novela, es una novela que informa de una manera dramática la vida en La Venezuela de hoy. ¿Lo que nos espera con el nuevo gobierno social-comunista? Uds dirían que esto es distinto. Que España es Europa. Sin embargo… algo hay. 





Hasta ahora hemos tenido conatos de lo que allí pasa. Pues imaginen esos conatos amplificados, aunque no tanto como allá. 
Formación de policías paralelas en nombre del “pueblo” con permiso para saquear arbitrariamente. Requisamiento de viviendas, recuerden al difunto Chavez: “exprópiese”. Disparos por las calles. Aduanas caprichosas en cada equina. Colas de espera en los hospitales cochambrosos de semanas… en fin, una pesadilla que entre lo nuestro y lo de ellos, amplio trecho de posibilidades. Eso sí, la mayoría dela gente más que delgada, flaca por el hambre. 
Pero el libro no es sólo informativo. Está muy bien escrito, con una prosa vibrante y sin concesiones. Karina se destapa como una escritora de fuste. En “ La hija de la española” hay personajes creíbles, que son los que viven y padecen la pesadilla de la vida. 

viernes, 15 de noviembre de 2019

El Rey, ninguneado

Una faceta del preacuerdo de gobierno no muy destacada por la prensa, al menos no muy comentado, es que no se ha respetado la norma que dicta que debe ser el rey quien haga una ronda previa de consultas y designe al candidato idóneo. No: el rey ha sido enviado a Cuba, en viaje de Estado, mientras aquí se cocía, con una velocidad inaudita, un acuerdo de gobierno sin previa consulta al Jefe del Estado. Todo lo cual levanta susceptibilidades sobre estos hechos, con la sospecha fundada de que estaban ya cocinados antes de las elecciones. Y todo lo cual no tranquiliza a una opinión pública ya inquieta por el signo ultraizquierdista (por qué no llamarlo así, si se llama a Vox ultraderecha) del gobierno. 
Los comentarios de los aledaños del gobierno sobre que si la bolsa cae, mejor, porque es cosa de ricos, sin tener en cuenta todos los pequeños ahorradores que tienen acciones o fondos en acciones, es de una imbecilidad digna del infausto Frente Popular. Así que no es extraño que algunos comentaristas hablen del gobierno del Frente Popular, aquel que en el 36 violentó la ley para hacerse con la mayoría absoluta en las elecciones, y luego fue responsable de los desmanes crecientes que culminaron con el asesinato de Calvo Sotelo por la misma policía del gobierno. 
Así que este ninguneo del rey no puede tomarse, desgraciadamente, más que como una declaración de intenciones de ningunear también la Constitución hasta que no sea más que un papel mojado que haya que reformar con una dirección única, Republicana. 
Estas consideraciones, ¿tendrán algo que ver con el viaje privado de los reyes a Washington, antes de volver a España, o estaba ya previsto? ¿Me estoy precipitando? 
No lo creo. Tenemos que ver ahora cómo Sánchez hila el acuerdo con nacionalistas catalanes y vascos, cuyas intenciones son claras y las han puesto negro sobre blanco. Autodeterminación, Independencia. La pelota está a los pies de Sánchez. Los próximos acontecimientos serán claves para tranquilizarnos o alarmarnos aún más. Alfonso Guerra no se muestra muy optimista:

«¿Nadie (del
) es capaz de comprender que están calcinando la Democracia al atender los requerimientos de un grupo de salteadores de la nación?» (Alfonso Guerra)
🇪🇸


jueves, 14 de noviembre de 2019

Lenin. El mal de España se llama España

En el ABC de hoy, hay una carta hasta 1991 escondida por el gobierno ruso hasta que cayó el Muro de Berlin. No tiene desperdicio para conocer al personaje que sigue honrándose como gran fundador de la Rusia de hoy.

Camaradas, la insurrección de cinco distritos de kulaks debe sofocarse sin piedad. Tiene que hacerse así en interés de toda la revolución, porque ahora se está librando, en todo el país, la “batalla definitiva” contra los kulaks. Debemos ser ejemplares: 

1-Ahorcad (asegurándoos de que los ahorcamientos se desarrollan a la vista del pueblo) a no menos de un centenar de kulaks, ricos, chupasangres, conocidos.

2-Dad publicidad a sus nombres. 

3-Incautaos de todos sus cereales.

4-Designad a rehenes según el telegrama de ayer. 

Hacedolo de forma que, en cientos de kilómetros a la redonda, el pueblo pueda ver, temblar, saber, gritar: están estrangulando y estrangularán hasta la muerte a los kulaks chupasangres. 

Acuse de recibo y ejecución de este telegrama,

Saludos.

PD. Utilizad para esto a vuestros hombres más duros».

Imágen de la carta original
Imágen de la carta original

Una semana después, Lenin envió un nuevo telegrama para asegurarse de que sus órdenes se habían cumplido tal y como quería: «Estoy extremadamente indignado por no haber recibido absolutamente ninguna respuesta en cuanto a qué medidas serias han sido tomadas para la supresión despiadada de los kulaks de cinco volosts y a la confiscación de su grano». Añadía, además, que la inactividad podía ser considerada como un acto «criminal» y que todos los esfuerzos de los bolcheviques de Peza debían concentrarse en «eliminar todos los excedentes de grano que hubiera en las granjas de estos campesinos adinerados (granjeros que habían conseguido amasar algunas propiedades y un poco de liquidez).

Otras cartas

En realidad, y aunque esta carta fue descubierta con asombro, existen otras tantas misivas en las que Lenin insistía en que era necesario hacer valer la fuerza del Ejército Rojo (y de la tristemente mítica Cheka -Chrezvycháinaya Komíssiya-, la policía política del régimen) para requisar todo el grano que se pudiese. 

El mismo 8 de agosto (tres jornadas antes de enviar la misiva desvelada en 1991) envió otra igual de sangrante: «Hay que formar inmediatamente una troika dictarorial (usted mismo, Markin y otro), implantar el terror de masas, fusilar o deportar a los centenares de prostitutas que hacen beber a los soldados, a todos los antiguos oficiales, etc. No hay un minuto que perder. Se trata de actuar con decisión: requisas masivas, ejecución por llevar armas, deportaciones en masa de los mencheviques y de otros elementos sospechosos».

No hay palabras. Yo, cada vez que leo algo de Lenin, siento un escalofrío que me recorre toda la mente.  Hay que ser muy convencido para defender este tipo de cosas. Pero eso necesario conocer el mal absoluto, que no es solo Hitler, para comprender la vida y saber de lo que es capaz el Hombre.
Por eso me pregunto por qué se califica a Vox de extrema derecha y no se califica a Podemos y cía de extrema izquierda. En España hay un desenfoque colectivo alimentado por los medios, especialmente los televisivos. El mal de España se llama España. 
No hay que romperse la cabeza para saber cual fue el resultado de tal política. La caída de la oferta de alimentos a cero, y la hambruna que mató a millones en personas y unas condiciones de vileza indescriptibles.
Pura economía. 
D









miércoles, 13 de noviembre de 2019

Consecuencias económicas del doctor Sánchez

El acuerdo pactado entre Sánchez e Iglesias ya se ha reflejado en la bolsa y la prima de riesgo. Malas noticias económicas traen huida de capitales hacia tierras más templadas, como se puede leer en el estupendo artículo de Juan Beño Mateos (“se confirma el peor escenario, ¡¡ huyan!!”) de quien extraigo este impresionante gráfico de la bolsa:




 Por cierto, que se han aprovechado de que el rey está en Cuba (¿casualidad?) para pergeñar un acuerdo revolucionario. Éste viaje del rey hace que uno se cuestione muchas cosas. 
Bien. De Manuel Llamas, saco una lista de las medidas contempladas en el acuerdo:

  • Derogar la reforma laboral de 2012, pese a que se han creado más de 2,2 millones de empleos desde su plena entrada en vigor.
  • Seguir subiendo el salario mínimo interprofesional sin tener en cuenta la evolución de la productividad, a pesar de que la tasa de paro todavía ronda el 14%.
  • Implantar la semana laboral de 4 días sin recorte de sueldo.
  • Prohibir los contratos temporales de menos de un mes.
  • Limitar la subcontratación a servicios especializados ajenos a la actividad principal de la empresa.
  • Elevar el gasto público en sanidad del 6% del PIB al 7,5% en 2023, y del 4% al 5,6% en educación.
  • Volver a ligar la revalorización de las pensiones al IPC, sin reparar en que el agujero de la Seguridad Social alcanza los 20.000 millones de euros al año y seguirá empeorando como consecuencia del envejecimiento poblacional.
  • Derogar el factor de sostenibilidad.
  • Eliminar los topes de cotización.
  • Reducir o eliminar los beneficios fiscales de los planes de pensiones.
  • Crear una empresa pública de energía.
  • Encarecer la luz mediante el fomento de las energías renovables, cuyo porcentaje se dispararía hasta el 74% en 2030.
  • Nacionalizar "sectores estratégicos", como el naviero o el metalúrgico, así como "empresas que sean una fuente crítica o fundamental de empleo".
  • Otorgar una renta básica incondicional de 600 euros al mes para las personas con bajos ingresos.
  • Crear un Banco Público de Inversión y "aprovechar" Bankia como banco público.
  • Establecer por ley un "precio mínimo" a los productos agropecuarios.
  • Limitar el precio de los alquileres.
  • Restablecer la renta antigua, de modo que la renovación de alquileres sea automática e indefinida.
  • Prohibir los pisos turísticos.
  • Expropiar viviendas a "grandes tenedores", ya sean particulares o empresas.
  • Disparar los impuestos a las "viviendas vacías".
  • Nacionalizar los bienes inmatriculados por la Iglesia.
  • Prohibir los desahucios por impago de hipoteca y alquileres o en caso de okupación sin que la Administración garantice antes un realojo.
  • Prohibir vuelos peninsulares.
  • Subir IRPF y el Impuesto de Sociedades.
  • Subir Patrimonio, Sucesiones y Donaciones.
  • Aumentar la fiscalidad del diésel.
  • Subir el IVA a "productos de lujo".
  • Crear la tasa Google a empresas tecnológicas.
  • Crear la tasa Tobin a transacciones financieras.
  • Elevar la tributación de las Sicav y las Socimi.
Lo importante es que dicho programa eleva sustancialmente el grado de intervencionismo y de fiscalidad para los factores productivos, es decir, el Capital y el Trabajo. El primero huirá, y el segundo verá reducir su uso sustancialmente, es decir, aumentará el paro ineluctablemente. La subida de presión  fiscal sobre dichos factores productivos no puede dejar de afectar negativamente al consumo y a la inversión, partes del PIB que ya muestran signos de flaqueza antes de que tome posesión el flamante gobierno de izquierda radical. Para muestra, vean cómo va el crédito a las familias, que ya ha empezado a caer (gráfico del magnífico art de Hugo Ferrer)



Esta tendencia indudablemente se acentuará, ante la subida de la incertidumbre, de la presión fiscal y, probablemente, de los precios en el caso de empresas que gocen de dominio de su mercado. Otras simplemente cerrarán. En otro gráfico de citado autor podemos ver que la banca eleva sus exigencias para dar crédito.
Contemplaremos también una huida de la inversión exterior, en un momento en el que necesitamos más que nunca capitales entrantes estables cuando seguramente aumentará el déficit comercial exterior. ¿Y cómo se financiará el aumento de las pensiones? Con aumento de la deuda pública, indefectiblemente, pues la caja de la SS está vacía. Como la prima de riesgo aumentará progresivamente, la carga de intereses será más pesada. ¿Y el aumento del salario mínimo de 900 a 1200 euros/mes? con más despido se  más paro.
Las disfunciones que provocará este proyecto llevarán al descontento, que se intentará paliar con más demagogia, lo único que motiva a esta gente. Lo que hemos visto hasta ahora con los huesos de Franco no serán nada comparado con lo que se nos viene encima, por cierto, con cada vez menos respeto a las instituciones del 78, Incluidas la Constitución y La Corona. Viviremos tiempos de convulsión, hasta las próximas elecciones, que no sé cuando serán porque me temo que se intentarán cambios para prorrogar el signo izquierdista de este gobierno. Acuérdense de Venezuela. O de otros muchos casos en los que se subvierte la ley para seguir en el poder. Como por ejemplo, el Frente Popular en el 36.


martes, 12 de noviembre de 2019

El pronóstico

Este verano, Jorge de Esteban (reputado constitucionalista) publicaba un artículo premonitorio ante el riesgo que hubo entonces de la formación de un gobierno PSOE - UP. En él se decían cosas que voy a destacar aquí, aunque recomiendo la lectura del artículo completo.

... Dicho esto, qué duda cabe de que el azar ha tenido bastante que ver en que se haya evitado tal vez uno de los mayores dislates de la Historia de España, cuya superación nos hubiese costado muchos años y muchos disgustos, ante la pasividad o miopía general. Me refiero al posible Gobierno de coalición entre el PSOE de Pedro Sánchez y Podemos de Pablo Iglesias, felizmente fracasado por ahora...
... Sea como sea, esta conducta de evitar comunistas en el Gobierno ha estado a punto de romperse ahora, puesto que después de las elecciones del 28 de abril, el PSOE y los neocomunistas de Podemos disponían únicamente de 165 diputados, es decir, menos de la mayoría absoluta. Por consiguiente, para la investidura y poder gobernar habrían tenido que recurrir a los votos de los ocho partidos localistas de origen nacionalista, separatista, proetarra, populista y regionalista. Es decir, cada uno de su padre y de su madre, pero todos con un objetivo en común: socavar la unidad de España, salvo alguna excepción...
Todo esto viene a cuento porque desde que se realizó la moción de censura, la nave de la política española depende en parte de la incompetencia de unos políticos que no tienen ninguna experiencia ni conocimientos y que pretenden que España es plurinacional. Lo cual indudablemente facilitaría su obsesión por la desmembración de España, mientras que, al mismo tiempo, no se pondrían de acuerdo para construir una Confederación de Estados, o algo parecido, que no funcionaría nunca...
... En efecto, como vengo diciendo desde 1978, España no dispone de un modelo definitivo y estable de Estado descentralizado. Yo no voy a juzgar aquí si el Estado de las Autonomías ha sido conveniente o no. Creo, en razón de la experiencia, que en algunas regiones ha sido enormemente útil para modernizar territorios que seguían igual que a principios de los años 50. Sin embargo, aun reconociendo esos beneficios, hay que señalar también los graves problemas que las CCAA han amplificado a la par. Especialmente dos: la desintegración del Estado y la fragmentación de la lengua oficial están en la base de los conflictos del País Vasco -y ahora también de Navarra-, de Cataluña y de los llamados Països Catalans. La causa, repito, se encuentra en el desastroso Título VIII de CE, que no ha permitido poner fin a la alabada Transición. Dicho de otra forma, la Transición no ha terminado todavía en este país. Y aquí surge, si sabe coger la mosca al vuelo, la gran suerte de Pedro Sánchez pues puede pasar a la Historia, si quiere, como un gran estadista o, por contrario, como un villano que destruyó el Estado...
... Tal vez sea yo demasiado utópico en lo que se refiere a la solución política adecuada para estos momentos de España. En los barcos de guerra británicos existe una tradición náutica desde tiempo inmemorial que merece la pena resaltar. Cada día, cuando comienza el atardecer, el oficial de guardia comunica al capitán lo siguiente: "Señor, el sol se pone", a lo que éste responde invariablemente: "Que todos estén en su lugar y que hagan lo que tienen que hacer". Esta anécdota británica que posiblemente ya no significa lo mismo en los tiempos del Brexit, nos muestra lo contrario de lo que ocurre en España. Aquí también se pone todos los días el sol, pero nada ni nadie están en su lugar y llevamos cinco años en una situación irregular, con un Gobierno en funciones que se podría alargar hasta mediados de 2020. Y la casa sin barrer; sin abordar los graves problemas que tiene el país, pero que se encuentran ocultos tras la cortina de humo que algún día se disipará, para dejar ver el deterioro del Estado que hasta ahora hemos llamado España y que no quiso ver Pedro Sánchez.

Creo que la cita no puede venir más a punto, ante la noticia de que precisamente hoy se ha formado el gobierno que tanto temía Jorge de Esteban (por cierto, acuerdo que implica el reconocimiento de la «plurinacionalidad» de España).
 Dicho gobierno es un desastre para España, un dislate que nos costará grandes disgustos, como veremos muy pronto.

lunes, 11 de noviembre de 2019

España tras las elecciones

Obviamente el resultado de ayer es perturbador, porque aumenta la presencia de partidos anti constitucionales hasta un tercio del Congreso, y se derrumba el partido de centro. La única solución sería la “gross” coalición de PP y PSOE, pero dudo mucho que sea esa la vocación de Sánchez. 
Por otra parte, un intento de éste de gobernar con Podemos más independentistas nos acercaría irrevocablemente a una tercera República (como dice Federico Jimenez Losantos en El Mundo de hoy), a la que don Pedro no le haría ascos, según entiende él lo que significa progresista. 
Espero que Europa le frene esta tentación, como sospechoso que lo hizo cuando se cocía un partido con Podemos.
Con todo, los rabiosos independentistas republicanos han ganado una fuerza enorme, que va a ser cada vez más grande difícil de gestionar. Su presencia en el Congreso es una amenaza, como tendremos tiempo de ver. 
Por eso la tesitura de España es cada vez más problemática, y el símil que hacía ayer con la República  en 1933 no es forzado. La CEDA entonces era tan denostado como VOX hoy, aunque ninguno represente la extrema o ultra derecha que le achacan, mientras que con una asimetría total tratan a Podemos como un partido constitucional. VOX respeta, o eso dice, la Constitución, mientras que Podemos no, aunque sólo sea por sus alianza con separatistas. 
Como verán, no dependen las cosas de nuestra buena voluntad, sino de fuerzas incontroladas para los ciudadanos. Yo sigo creyendo que la mayoría de pueblo no quiere más que Paz, pero esa Paz no está al alcance de nuestras manos, sino de unos señores que se la juegan a la ruleta rusa.


domingo, 10 de noviembre de 2019

España, 1933-2019

Zarzalejos nos advierte en su columna de hoy, en “El Confidencial”, que si nos vemos abocados a otras elecciones serán Constituyentes, por defección del régimen de 1978. 
Es posible que tenga razón. No lo sé. Lo que sé es que este momento me recuerda otro de la historia de España, las elecciones republicanas de 1933 que ganaron las derechas: la CEDA de Gil Robles y el partido Radical de Lerroux. Es como si hoyganaran los tres partidos de derechas, Voz, PP, y C’s.
Lo que pasó entonces es que la izquierda socialista y republicana no aceptaron el resultado, y amenazaron más o menos solapadamente con desobedecer o rebelarse si la CEDA entraba en el gobierno. Ésta estaba considerada como enemigo de la República. Es como si hoy ganaran los tres partidos de derecha, y la izquierda dijera que se levantaría contra una entrada de VOX en el gobierno, por ser un partido de “ultraderecha”. 
En 1933, la CEDA, que decía aceptar la República, sin embargo no insistió en entrar en el gobierno y se limitó a apoyar un gobierno de Lerroux desde fuera, sin representación ministerial. Algo así como lo que se ha pactado en Andalucía. 
De todos modos, un gobierno a la andaluza, con PP y C’s repartiéndose los ministerios y apoyados con los votos de Vox (que seguramente tendría más escaños que C’s), no sería bien recibido por nacionalistas ni por PSOE, y no digamos por Podemos et Al. La llamada a la insurrección estaría asegurada. 
¿Podría un gobierno de este tenor ejecutar su mandato? Volvamos a lo que pasó entonces, en 1933. El espíritu de revuelta culminó en el golpe de estado de octubre de 1934, propiciado por el PSOE y la Esquerra republicana de Cataluña, de Companys, que nada más declararse el golpe, él se declaró Independiente. El golpe en Cataluña fracasó a las pocas horas, y sólo en Asturias hubo una resistencia contra la que hubo que enviar al ejército. El gobierno había sofocado el golpe, muchos de cuyos cabecillas (Indalecio Prieto) tuvieron que emigrar, pero ese golpe fue el detonante de la guerra civil, al crecer la oposición al gobierno de derechas, subir la temperatura rebelde en la calle, y llegar a la convocatoria, ilegal, de nuevas elecciones que como deberían saberse ganaron las izquierdas aplastantemente  con sabotaje de las actas y manipulación de la segunda vuelta.
Bueno, llegado a este punto, me pregunto si un gobierno de derechas, hoy, sería dócilmente aceptado por la izquierda y por los nacionalistas. Mi sensación es que no. De lo cual se derivarían tiempos revueltos. De ahí a imaginarse un nuevo periodo constituyente me parece confundir el deseo con la realidad. Con líderes tan mediocres y pagados de sí mismos, no me los imagino enderezando pacíficamente la situación con una reforma constitucional. Las izquierdas aprovecharían para refundar otra República, lo que no sería especialmente neutral. España está partida en dos, artificialmente, porque la mayoría del pueblo no quiere conflictos. Pero si el poder revuelve las cosas, difícil es que haya un pacto de Estado para calmar los ánimos y hacer justo las reformas necesarias, como la ley electoral. En cualquier caso, la insaciable sed de conflicto de los independentismos y otros izquierdismos, no parecen propicios a un gran pacto como el de la Transición, que fue un pacto entre los que se pelearon en la guerra, pacto que algunos, muchos, quieren dinamitar. 
No deberíamos sorprendernos de las cosas nada pacíficas que podrían pasar. 

sábado, 9 de noviembre de 2019

Cataluña, un conflicto histórico

En el problema de Cataluña no se ha tenido en cuenta, por intereses de unos y otros, o por simple error, que esto es un conflicto entre catalanes que quieren ser independientes y la mayoría, que no quiere. Tanto es así que la estrategia que quiere seguir Oriol Junqueras - radicalmente opuesto la de Torra - es ir más despacio hasta que las tornas se inviertan, y la mayoría social sea independentista. 
Hasta ahora estos habitantes no independentistas han soportado, por debilidad del Estado, una segregación, desde la inmersión lingüística a el etiquetado obligatorio en catalán, por gracia de un gobierno de España que, gravemente, no se ha sentido concernido, fuera del PSOE, fuera del PP. 
Claro que este conflicto implica a toda España, que hasta ahora ha pecado de omisión. No digamos Europa, pero Europa ha recibido poca presión de Madrid , mucho menos que de Barcelona. Por eso,  hoy por hoy, no hay más remedio que reconocer que hasta ahora llevan la iniciativa y la delantera los nazionalistas-separatistas. 
Por la misma razón debemos esperar que el conflicto se prolongue mucho tiempo. No se va a esfumar en el aire como por ensalmo. El péndulo va poniéndose poco a poco del lado de la reacción de los no nacionalistas, pero eso no va a acallar ni frenar a la parte nazional-separatista, especialmente si Oriol Junqueras- el más inteligente entre ellos - consigue hacerse con el mando. 
Pero la confrontación están ahí, entre una mitad y otra de Cataluña, entre, por poner un simil muy simple, entre Tractoria y Tabarnia. 
Tabarnia no tiene la estructura jerárquica que tiene Tractoria, jerarquía que le ha sido concedida esencialmente por Madrid. Tampoco Madrid se ha erigido en defensor de la Constitución y el Estado, del que los de Tabarnia lo esperan todo. Tienen muy difícil erigir instituciones representativas propias, y cuando compiten electoralmente, aun logrando la mayoría, Tractoria se las ha arreglado para boicotear su derecho legítimo a estar presentes en las instituciones de la Autonomía catalana. 
En suma, hoy dependen de Madrid, pero Madrid es débil, como siempre lo ha sido al menos desde el régimen de la Restauración canovista. Una historia triste de debilidad, acentuada cuando surgió la izquierda socialista y anarquista y ésta mostró una inclinación muy fuerte al federalismo y a aliarse con los separatistas, que fue lo que acabó con aquel régimen que podría haber evolucionado pacíficamente con la colaboración de todas las fuerzas. 
La debilidad de Madrid fue imposible de disimular en la política exterior y los desastres de 1898 y las guerras de África, lo que no hizo más que alimentar la fuerzan separatista. 1909, la Semana trágica de Barcelona, y 1917, la conjura de la izquierda, separatismo y fuerzas militares contra el régimen, el pistolerismo anarquista y patronal, fueron andanada contra un régimen agonizante que intentó prolongar en 1923 Primo de Rivera, hundiéndolo más. La desmoralización del régimen y de los monárquicos tuvo su culmen con las elecciones municipales de 1931, en las que la confusión por la victoria republicana en las principales ciudades ofuscó a la derecha y la llevó a entregar gratis las llaves de la ciudadela. 
Todo esto reforzó al independentismo y la alianza de éste con la izquierda, por lo que no es nuevo este entendimiento de ahora entre ambos. La República fue así, y así ha seguido siendo, sin que la derecha, en sus  gobiernos, hiciera nada relevante para frenarlo. 
En suma, la historia no invita a ser optimista. En el peor de los casos, no se quedan décadas de conflicto.