"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

sábado, 13 de julio de 2019

Reduccionismo

En El País de hoy, un artículo-entrevista al premio Nobel de química Roger Kornberg, éste dice lo siguiente:

Pregunta. Conocer nuestra base química tiene un aspecto filosófico.

Respuesta. Sí, ese es el quid de la cuestión. La vida es química: nada más y nada menos. El funcionamiento del cerebro se comprende tan poco que se tiende a asociarlo a significados mágicos o místicos. Pero químicamente el cerebro es una colección de cables e interruptores. Todos los cerebros humanos son más o menos iguales y las pequeñas diferencias son el resultado de distintos patrones en los interruptores, basados en una combinación de nuestra genética y de nuestras experiencias. Pero, al final, es química, nada más y nada menos, aunque la gente se resiste a la idea. Muchas personas quieren asociar a sus propias experiencias algún significado especial, como la religión. Pero es química.

Yo , que no soy creyente - No ateo, es decir, combativo contra la idea de Dios - me crispo ante este reduccionismo de dimensiones de la vida humana, mucho más complicada que lo que nos puede explicar la química. 
Aceptemos que el cuerpo humano es ciento por ciento química y sólo química. ¿Y después, qué pasa con la enorme producción acumulada de productos espirituales a lo largo de la historia, desde Platón, pasando por Cervantes, Shakespeare, y éste mismo productor de ciencia química? ¿De dónde sale esa ingente cantidad debieras y acumulativa, las invenciones, la creatividad, y sus acompañantes la ansiedad, la angustia, el amor, y todo lo que podríamos añadir?
Porque la producción acumulada del espíritu a lo largo de la historia es ingente. Nos podría contestar este señor que eso lo ha hecho la química, pero reconoce que no sabemos cómo todavía. Lo único que sabe es que indagando, investigando y contrastando conjeturas - que son lo que Popper llamaba “el tercer mundo” - han encontrado en el cuerpo humano solo química, que elimina la necesidad de creer en religiones y cosas similares. 
Sí, preocupante para mí es igual de evidente lo que he dicho antes. Que hay un mundo, el tercer mundo, que nos transmitimos entre generaciones, que muy bien puede puede estar basado en la química, pero cuya sustancia no es la química. Puede decirse que un ejemplar del Quijote o de Hamlet no es más que papel - química - y tinta - química -, pero que la creatividad que lo inventó - desde la química- es una entidad que no comprende todavía, aunque él afirme que es química desde su ignorancia. Dice Rover Kornberg,

P. Pero se valora más saber de Cervantes o de Shakespeare que de Dmitri Mendeléyev, el padre de la tabla periódica de los elementos químicos.

R. Es curioso, porque puedes no saber nada sobre Cervantes o Shakespeare y tener una vida muy productiva. Pero si no sabes nada de química, en mi opinión, no te beneficias de todo lo alcanzado por la civilización. Los tiempos han cambiado y la química es lo primero. Hace 100 años se sabía tan poco sobre cualquier ciencia que no necesitabas saber mucho de física para ser una persona culta y exitosa. ¿Importaba lo que supieras de termodinámica o cosmología? No realmente. Pero en el siglo XX surgieron la química, la biología, la bioquímica, la medicina moderna. Hace poco más de 100 años, las enfermedades se atribuían a desequilibrios de los líquidos del organismo. No había cura para ninguna enfermedad, había tratamientos: sangrados, purgantes agresivos. Si hace 200 años no sabías nada de química, de biología o de medicina, no había grandes diferencias en tu vida. Pero hoy hay muchísima diferencia. Creo que si la gente estuviera mejor formada en química y en biología estaría menos dispuesta a abusar de su propia fisiología con drogas, tabaco…

Es absurdo pretender que abandonemos cada nuestro nuestro campo particular de conocimiento y nos dedique todos a la química. La creación de arte no es tan necesaria para sostener la vida que la producción de pan, cierto, pero una vez que tenemos alimentos suficientes El hambre de cosas artísticas y espirituales se nos alumbra, y no sólo eso, sentimos el ansía de difundirlo y transmitirlo al futuro. Por cierto, sospecho que el mundo del espíritu es inspirador de las ciencias, con lo que se cierra un círculo para mí evidente.
Me quedo con la más modesta conjetura de Popper del “Tercer mundo”. Un Tecer mundo cada vez más Rico y grande, del que podemos extraer cosas que nos maravillan, gracias a ese sentido de acumulación, difusión y transmisión que todos poseemos... gracias a la química, por supuesto. Pero si hoy no conociéramos la Iliada, creada cientos de años antes de Cristo, seríamos distintos. Vale, el espíritu es una metáfora, pero una metáfora ineludible. 

miércoles, 10 de julio de 2019

Contra el progresismo antiliberal

Ser conservador es preferir lo familiar a lo desconocido, preferir lo experimentado a lo no experimentado, el hecho al misterio, lo real a lo posible, lo limitado a lo ilimitado, lo cercano a lo lejano, lo suficiente a lo sobreabundante, lo conveniente a lo perfecto, la risa del presente a la dicha utópica. (Oakeshott)

El afán de certeza y la seguridad de encontrarla mediante su método de la razón,  que infundió Descartes en el siglo XVII, es la semilla del racionalismo.

Iba a titular este artículo “Contra el progresismo español”, simplemente porque es con el que convivo a diario, sobre el que recibo noticias, el que sufro. Pero creo que tiene bases psicológicas comunes con el de otras latitudes. No obstante, me centraré en el caso español. 
El Progresismo tiene sus raíces en el racionalismo, llevado a su extremo en el siglo de razón. Con ello no quiero decir que la razón sea prescindible, por supuesto. Critico el racionalismo como intento de establecer como última y única ratio la razón. Desde Descartes a Marx, pasando por Robespierre, hay un ejercicio de reduccionismo de todo lo demás al único criterio del racionalismo constructivista, capaz de modular o edificar un Hombre Nuevo y una Nueva Sociedad. El desnudarse de toda tradición y experiencia traería ese nuevo hombre perfecto.
Por supuesto, otro ejemplo de racionalismo es la teoría económica, que sigue basándose en un agente perfectamente racional que, además, no se equivoca en sus decisiones. Y hay una rama de la economía, el Liberalismo dogmático de Hayek & co, es otro ejemplo que responde sin querer - sin ser consciente -a ese racionalismo-constructivista que pretenden crear una sociedad nueva cambiando instituciones, como restableciendo el Patrón-Oro, o eliminando toda institución protectora de los débiles. El constructivismo es transversal, pero el imperante hoy es el progresismo.
Este constructivismo tiene otra característica que destaca Oakeshott:

No hay lugar en su esquema para «lo mejor en tales circunstancias», sino sólo para «lo mejor»; porque la función de la razón es precisamente la de superar las circunstancias.

El racionalismo es suficiente para enfrentarse al problema, y no hay factor circunstancial que no pueda superarse. Si algo falla, es la realidad, no el método racional aplicado. Y continúa Oakeshott:

Y de esta política de la perfección emerge la política de la uniformidad; un esquema que no reconoce la circunstancia no puede dar espacio a la variedad. «Debe existir, en la naturaleza de las cosas, una forma de gobierno que sea la mejor, a la que todos los intelectos–debidamente despertados del letargo de la ignorancia salvaje–estén irresistiblemente incitados a dar su aprobación», escribe Godwin.

El progresismo, creo que especialmente el español, es un caso de ese racionalismo que puede llevar a consecuencias desastrosas. 
Las raíces del progresismo (español) son principalmente el marxismo y sus congéneres, aunque hay casos de progresismo que negarían esto. Sin embargo, si consideramos a los partidos que encarnan el progresismo, es innegable que el marxismo está en sus orígenes. No es que Marx fuera feminista, ni mucho menos, pero a un nivel inconsciente el marxismo prolonga su influencia en el progresismo a través de su racionalismo. Este racionalismo es contrastable por haber querido Marx encerrar la historia en leyes inmutables, siguiendo su “dialéctica”, sistema férreo de construir leyes inmutables. No olvidemos que Marx dedicó su “Kapital” a Darwin, el descubridor del evolucionismo en la naturaleza. Pero Marx obvió el papel que jugaba en el darwinismo el azar, que es el que determina las mutaciones genéticas que luego favorecen o no la adaptación de la especie al medio ambiente. (Muchos creen todavía que el darwinismo es la demostración que la adaptación es promovida por el medio al ambiente, cuando es justamente al revés.)
Al eliminar el azar de la historia - y quién puede negar su papel fundamental - se edificó un sistema totalmente determinista, que necesariamente llevaría al triunfo de la clase trabajadora y al paraíso sin clases. El determinismo lleva, lógicamente, al dogmatismo extremo, dogmatismo que comparten los ejemplos antes citados de racionalismo constructivista. 
Aquí quizás podríamos citar a Ortega y Gasset, su esquema de la mente humana que no puede evitar “Ideas y Creencias”, siendo éstas últimas las que considera el racionalismo prescindibles, como si eso fuera posible. 
El problema del progresismo, especialmente el español, es que quizás niegue ahora su origen racionalista-marxista, pero éste se ha sobrevivido en su dogmatismo. Y ese dogmatismo, aunque parezca difícil, puede llevarnos a una sociedad opresora, como ya lo es en algunos aspectos que vemos cotidianamente: la acción agresora y rencorosa de grupos de presión diversos contra los que no piensan como ellos, acción silenciada, desgraciadamente, por los grupos, partidos e instituciones que se consideran progresistas
Así, el progresismo se ha convertido en la justificación para “avanzar” hacia un hombre nuevo, más “libre” aunque esa libertad no sea individual, sino grupal: de los grupos que consiguen imponer sus ideas a los demás, protegidos por un ambiente social que sin querer permite o propicia esa invasión. Invasión sobre las minorías desagregadas de una Lengua, Ideología, etc.
Todo esto hace a la democracia española una democracia falsa, defectuosa, como lo es toda la que no es basada en el individuo, que es la minoría mínima concebible. Y toda democracia que no defienda a las minorías, no es democracia. Este estado de cosas se refuerza por el apoderamiento de las instituciones por simpatizantes o simplemente miembros de los grupos de presión. Por ejemplo, la actitud complaciente, incluso activista, del ministro de interior en las agresiones vividas por algunos en el día del orgullo gay. 
El liberalismo individual debe ser la base de la democracia para ser ésta auténtica y eficaz. Pero lo que vivimos es la formación de  mayorías que aplastan a las minorías, sin que existan instituciones intermedias que defiendan a los individuos. Las ideologías son la matriz original de las consignas, que son lanzadas de unos contra otros grupos con rencor. Y es que el odio es la mejor defensa para proteger la cuota de poder de cada uno. Esto se siembra con gran fruición entre la población, aventado por los medios adictos a tal o cual formación. Un medio independiente es sencillamente inconcebible en este ambiente. Aunque lo fuera, tendría que adaptarse a las reglas de juego y el lenguaje prefabricado en vigor. 
El progresismo es la única verdad, en contra de la mentira del conservadurismo liberal, que se ve incapaz de superar la fuerza de los grupos progresistas al uso. 
Los individualistas que quieren cumplir las leyes y decidir sobre su vida se encuentra con innumerables bastones en las ruedas de su carreta, para empezar con unas leyes injustas siempre a favor de los grupos de presión, generalmente, aunque no únicamente, progresistas. 
El progresista ve la realidad como dijo  Voltaire,

 la única manera de tener buenas leyes es quemar todas las existentes y empezar de nuevo.

Expresión perfecta de la acción progresista, continua debeladora de antiguas leyes válidas por otras nuevas que dividen a la sociedad, y van transformándola en algo irreconocible para las generaciones presentes y pasadas.
Ese “empezar de cero”, obsesión de los progresistas,  es el mayor error de los progresistas, que se creen con derecho a pintar sobre una realidad que se les ofrece como un lienzo en blanco, en su ceguera por todo lo que hay de bueno en el pasado o el presente. La historia que no es de su gusto hay que borrarla, y pintarrajear una nueva historia y un nuevo pasado, poco a poco deformando la sociedad que se ve forzada a un trágala de un mapa en el que, evidentemente, no cabemos todos. Todo esto se camufla con el nombre “Democracia”, que no significa más que la mayoría le impone a las minorías ese trágala.
Un ejemplo entre miles: en la Comunidad de Valencia los partidos progresistas están imponiendo una inmersión lingüística escolar en el Valenciano (ídem en Baleares), y los castellano hablantes han de tragar sí o sí que sus hijos estudien en esa lengua, lo que no puede más que suscitar la réplica de la división y el odio en cada una de las familias. 
La ruptura violenta con el pasado no puede más que acabar mal, con una dislocación creciente de la sociedad.
España es forzosamente progresista. La boba tolerancia de los grupos de derechas, sus complejos ante la izquierda, les lleva a aceptar ese constante cambio hacia la nada. Los individualistas, únicos demócratas de verdad, estamos indefensos. 

lunes, 8 de julio de 2019

Fluyen y refluyen

Cientos, o miles, de turistas fluyen y refluyen por el mundo en nuestro verano. Si España puede hablar de cuarntaytantos millones, que decir de Italia, Grecia, Francia, etc, etc. Europa es un parque temático. 
Cientos de millones sólo en verano. No contamos los que van de Europa a Oriente, o los que se mueven dentro de las fronteras nacionales o europeas. ¿Y Latinoamérica, EEUU, Japón? Mejor hablemos de miles de millones de gente fluyendo, haciendo miles de millones de selfies, que luego envían en miles de millones de whatsaps que se cruzan por los océanos sin interrupción. Fotos anodinas en las que el que posa es una pulga al lado de un monumento,como antaño, sólo que entonces en blanco y negro. “Mira, mi padre en Moscú”, un punto con gabardina ante el Kremlin. 
No hay quien lo pare, y hace pensar el hecho y que no hay quien lo pare. 
Cientos, miles de aviones, cruzando continentes y océanos para llevar gente aburrida de Barcelona a Pekín, o de Pekin a Madrid, digamos por caso. 
Según la teoría del calentamiento, esto debería acabarse. Digo yo. 
Yo rehuyo viajar, más en avión. Es un peso imposible de llevar para mí. Veo a los turistas conquistando el Tíbet y el Everest en fila india, y me deprimo. O no, no me deprimo exactamente, porque ya es un sitio tachado para mí, afortunadamente.
Así, voy tachando sitios que conozco a la perfección gracias a la TV, al cine, o haber estado allí hace años, cuando el acoso de las chanclas se podía ignorar con un pequeño esfuerzo. 
Hay sitios en los que pienso con nostalgia porque me gustaría volver a ellos, y a alguno lo haré, seguramente con una decepción mayúscula. Sólo de ver los gigantescos barcos de recreo entrando por el gran Canale me ponen de mala leche. No quiero ver eso en la Venecia que yo conocí. 
¿Tiene esto un límite? Parece que la humanidad es un ser incapaz de no cometer excesos, desde la guerra atómica hasta el turismo, los coches, los barcos, las ciudades, todo. Por algo será.

El deleznable día del orgullo gay

Les supongo informados de lo que pasó en esa famosa demostración de sectarismo de los LGTB, bajo el liderazgo del cada vez más infame ministro de justicia, nada menos. Que LGTB es un grupo de presión sectario quedan pocas dudas. Que tienen un gusto estético execrable es manifiesto patentemente, pero, desgraciadamente,la ideología... de género principalmente, ciega a muchos sobre esto. Estas siglas amparan un grupo que pretende ser combativo contra la heterosexualidad: ellos se sienten superiores y decretan quién tiene el gusto recto (nunca mejor dicho). 
No tengo nada contra los homosexuales. Pero creo que debe ser una elección individual, amparada por las leyes, como ya lo es, nunca por un grupo agresivo contra el resto del mundo. Repito: lo que más me repele de este movimiento es su repugante gusto y su imposición por mandato a todo el que no se sienta acorde con esta seudo izquierda feminista-homofila-opresiva.
El mejor artículo que he leído sobre los LGBT y su día es el artículo de Alfonso Ussía que alguien me ha mandado, y quería reproducirlo aquí por estar totalmente de acuerdo con él. Ahí va:

Humillación gay 3 julio 4 min.

ALFONSO USSÍA
Lo que he visto desde la prudente distancia del mal llamado Orgullo Gay en su anual semanita de fiestas, más que de orgullo tiene de humillación. Humillación y sometimiento a un inimaginable mal gusto, grosería, procacidad y cochinada en los espacios públicos que a todos nos pertenecen. Ahora, el Orgullo Gay ha pasado a denominarse Orgullo LGTB, pero por mi parte, no hay inconvenientes que se sume a la nueva denominación el resto del alfabeto. Orgullo LGTBCDEFHIJKMNÑOPQRSUVWXYZ. Llena más y mejor las pancartas. En la calle una pareja de marranos dándose por retambufa mientras otra pareja procedía a una felación aplaudida por los presentes. No pueden estar orgullosos de nada.

Creo que la homosexualidad culta y sensata se sentirá profundamente avergonzada con las demostraciones y aspectos de estas cochambres humanoides. Como todos, tengo amigos gays –maricas de los de toda la vida, según el gran Luis Escobar–, que aborrecen las asquerosas exhibiciones de la degeneración subvencionada. Asumo el riesgo de saberme marginado, aún más a partir de ahora, de todas las esferas presumiblemente «culturales y progresistas» del mundo audiovisual dominado con omnímodo poder por los LGTB.

El «Lobby Gay» es, con toda probabilidad de acierto en la intuición, el más poderoso del mundo, y el de mayor influencia en la Literatura, el Cine, el Teatro y el famoseo televisivo. Al Ayuntamiento de Madrid, ésta semana del falso orgullo le ha llegado proyectada y hecha por el anterior equipo de Gobierno presidido por Manuela Carmena, la de las magdalenas. Pero está obligado a medir las semanitas de los años venideros. Los fornicios a la vista de los transeúntes entre parejas de hombres, de mujeres, de hombras, de mujeras, de hombris y de mujeris, hombres con hombras, mujeres con mujeras, todos en bolas practicando sus pasiones en las calzadas y las aceras que son de los madrileños y visitantes no son admisibles. Una permanente exhibición de reprimidos desbocados, desculados y descoñados. No entiendo los motivos de su orgullo.

En el fondo, y séame permitida la heroicidad, todo responde a un hondo complejo de inferioridad. No me estoy refiriendo a los miles de homosexuales de ambos sexos que aceptan su condición con la misma naturalidad que los heterosexuales la suya. Me refiero a estos gorrinos sostenidos por la putrefacción de la antiestética, estos exhibidores del gusto más pésimo, cuyas organizaciones y grupos perciben ayudas oficiales con el dinero de los contribuyentes.

Sobra la visión de una sola fotografía para determinar que el orgullo es falso y que la provocación a la normalidad y la urbanidad es el único objetivo. Por la calle pasean niños, y sobre todo, se mueven personas a las que les importa un bledo la tendencia sexual del prójimo. Una explosión sufragada por los impuestos de todos de perversa porquería. Para eso están las casas, los locales especializados y la intimidad.

Resulta divertido –aquí sí hay motivo para la sonrisa–, ver a los participantes gays de las izquierdas ignorantes luciendo camisetas con la efigie estampada del Ché Guevara, destacado asesino de homosexuales durante los tiempos de la Revolución cubana y el establecimiento de la dictadura castrista. Resulta divertida la prohibición a la representación homosexual israelita, cuando el Estado de Israel es el único en el medio Oriente que ampara legalmente la homosexualidad y la libertad sexual. Resulta divertida esa obsesión antisemita, y ese amor de los gays de escaparate españoles por los regímenes teocráticos de Oriente Medio, especialmente el gran financiador de la televisión de Pablo Iglesias, que todos los viernes cuelga de lo alto de las grúas en las plazas de Teherán a quienes son condenados a morir por ser homosexuales. Las lapidaciones a las mujeres sospechosas de haber cometido adulterio, también son muy edificantes para esta masa sin letras en sus cabezas. Resulta divertida y conmovedora la presencia de homosexuales y transexuales bolivianos, que según el presidente comunista Evo Morales, no existen. «Aquí no hay maricas porque nuestros pollos no están contaminados».

Pero son anecdóticas estas contradicciones. Lo que nada tiene de anécdota es el pésimo gusto de las exhibiciones sexuales públicas de un buen número de indeseables – muy feos y feas, por cierto–, que desnudos por las calles de Madrid se dan a la sodomía y la tortilla con arrogante complejo de inferioridad. No saben que con sus cochinadas humillan, fundamentalmente, a los homosexuales.

La medida nada tiene que ver con la prohibición. Y a partir del año que viene, hay que medir. Inexcusablemente.

viernes, 5 de julio de 2019

Demografía decadente y tecnología

  In Praise of demographic decline  es un gran artículo de Adair Turner, en que desdice que la caída demográfica tenga que se una tragedia. Todo lo contrario, si la innovación tecnológica sigue avanzando, pues en ese caso se necesitarán cada vez menos trabajadores obteniendo, sin embargo, con aumentos incesantes de productividad, el aumento deseado de la producción. 

Nuestra creciente capacidad para automatizar el trabajo humano en todos los sectores (agricultura, industria y servicios) hace que una fuerza laboral cada vez más importante sea cada vez más irrelevante para las mejoras en el bienestar humano. Es una buena noticia para la mayor parte del mundo, pero no para África.

Todo se reduce al argumento de que el nivel de producción es una función de los factores aplicados, trabajo y capital, al que se añade una variable residual, pero crucial, que es el avance tecnológico.
Es la historia del capitalismo desde la Revolución Industrial, gracias a la que el producto crecía a mayor ritmo que el aumento de los factores. Desde entonces, gran parte de la humanidad se ha beneficiado de ese modelo, cuyo divulgador primero y primer economista en darse cuenta de la importancia del fenómeno fue Adam Smith. 
Ciertamente, sin avance tecnológico, estaríamos todavía en la Edad de Piedra, como Jevons puso de manifiesto con su modelo de avance de la población geométrica mientras los alimentos lo hacían a velocidad aritmética. Cualquier parón tecnológico se traduce en decadencia y miseria; sólo la innovación – en el sentido no de invención, sino de aplicación de nuevas tecnologías – permite salir de la miseria, y reducir su significante en números de afectados. Hoy, por ejemplo, gracias a las nuevas tecnologías bieogenéticas, sería posible acabar con el hambre en el Mundo, y si no se hace es porque grupos ecológicos bien conocidos (Greenpeace) dominan a la opinión pública mundial. De hecho, el hambre ha desaparecido prácticamente de los paises emergentes menos de Africa, aunque en éste continente se hayan conseguido grandes avances en países con gobiernos sensibles a las necesidades de la población. A veces parece que a algunos grupos de ayuda humanitaria les conviene más conservar un nivel pobreza que les permita mantener activos sus chiringuitos subvencionados. Naturalmente, no me refiero a todas las ONG, que a veces realizan una labor necesaria en ambientes muy hostiles, incluso bélicos. 
Pero la llamada de atención de Adair Turner sobre la sustitución de cantidad de empleo por innovación tecnológica abre una puerta a la esperanza de nuestros países con decadencia demográfica. Para ello hay que crear el ambiente necesario para que se desarrolle tanto la ciencia como la innovación.

miércoles, 3 de julio de 2019

El Estado de intereses partidistas

Acabo de rematar la lectura del libro que mencionaba hace cuatro post,



Esta lectura tan trágica, de un partido que se creía llamado a jugar un gran papel en la Transición, me sugiere algunas pequeñas reflexiones sobre el estado político de la España actual.
Estas reflexiones se derivan de una pregunta: ¿ha terminado la Transición? ¿Cual ha sido el resultado?
Me hago esta pregunta porque se supone que la Transición se cerró en 1982, cuando el PSOE llegó por primera vez al poder tras el hundimiento de la UCD de Suárez y del PCE de Carrillo. El PSOE de Felipe González vino a llenar ese enorme vacío de poder que había dejado la caída de Suárez y los sueños de Carrillo de subirse al carro del gobierno porque él era la única alternativa de izquierdas seria. 
Si vemos el estado actual de nuestra política, o la Transición no ha terminado, o ha sido un verdadero fracaso. El multipartidismo, junto el Carajal de las CCAA, que aumenta exponencialmente el caos, nos coloca en una situación permanente de precariedad, sin que se pueda vislumbrar la mínima intención de hacer una política básica de estado a medio plazo. Esto verdaderamente no es un triunfo. La Transición ha sido el camino seguido desde 1975 hasta ese resultado; por lo tanto, o bien los ejecutores o bien la propia Transición han fracasado. Ésta última por craso error de diseño. 
Creo que se puede afirmar que el problema es de diseño, que dejó errores indubitables en la Constitución, aunque a ellas ha de añadirse decisiones de los gobiernos de turno que ahondaban en esos errores. 
La Constitución no cerró bien el proyecto de descentralización, que fue mucho más allá y convirtió a España en 17 reinos de taifas que impiden inexorablemente una mínima política de Estado. El otro error que viene a imbricarse en éste es la ley electoral, una ley de listas cerradas que diseñan las cúpulas de los partidos tanto para las elecciones generales como para autonómicas y municipales. Las cúpulas de los partidos, especialmente el que está en el poder, son los verdaderos amos de la Nación, sobe todo teniendo en cuenta que ya que se reparten los puestos de la judicatura con absoluta desvergüenza. Los partidos nombran a los diputados y a los jueces. La democracia al revés.
A partir de aquí, los errores de los gobierno de turno - como el que comentábamos hace poco en el post “El señor de las moscas” -, han ahondado en la herida de los fallos iniciales. El caso paradigmático es el de el estatuto de autonomía concedido a Cataluña por el ejecutivo de Zapatero; pero hay otros, como la timidez con que se aplicó el artículo 155 ante el golpe de estado catalán. 
Y ahora es inevitable plantear la pregunta: ¿que soluciones hay; quien las menciona siquiera en sus programas? Si algún partido lo hace, ¿tendrá la posibilidad de realizarlas? 
Desde luego el que gobierna actualmente, no. Es más, es de temer que se opondrá frontalmente - como lo haría cualquier otro en su posición - a modificar el status quo que tanto le beneficia. Vivimos un estado de intereses partidistas, que pasan por encima de los intereses ciudadanos. 
¿Es factible que, involuntariamente, con el tiempo, vayamos a corregir estos graves fallos? Cabe dudarlo. 
¿Pensaríamos que podemos seguir con los problemas indefinidamente, en una especie de pacto entre la sociedad civil y los partidos para no molestarse entre ambos? Esto parece una ilusión improbable. Sin embargo vivimos todos así, despreocupadamente, esperando que el fin del mundo no nos caiga encima.
Delante, en un futuro no muy lejano, nos esperan sin embargo desafíos que sólo sería posible vencer en un sistema muy distinto, que permitiera la Política con mayúscula. Piénsese por ejemplo en la dantesca insostenibilidad de las pensiones. 
Desde luego un panorama frustrante, pero que parece no afectar a casi nadie. 

martes, 2 de julio de 2019

Sociedad, geografía y economía

En El Mundo de hoy, una interesante entrevista con el geógrafo-sociólogo Guilluy , francés. Me salta a la vista una frase que resume toda la entrevista: “la economía de hoy no crea sociedad”. Es interesante porque, al introducir la geografía de un país, ya no hay lucha de clases, sino de localizaciones frente a las cada vez más poderosas ciudades, que por su parte no son ya capaces de absorber a la población decadente de esas localizaciones. Un ejemplo es lo que se habla hoy de “la España vacía frente a la periferia y Madrid”. Pues resulta que esto pasa en todos los países occidentales, lo que se ha concretado en Trump en EEUU, el Brexit en Gran Bretaña, y la manifestación de los “chalecos amarillos” que apenas hemos comprendido en España. 
Según el autor, el error muy extendido es el empeño en identificar estos fenómenos como de izquierdas o derechas, cuando en realidad los chalecos amarillos eran, si algo les une, los franceses de zonas rurales semi abandonadas, con sensación ciertamente de abandono de los poderes públicos, ante los que protestan su indefensión ante su empobrecimiento. Entre ellos, había jóvenes y ancianos jubilados, desplazados por el poderío de París y grandes ciudades. 
Es interesante esta introducción de la geografía en las fuerzas y desequilibrios sociales, pues nos vendría a decir que la Economía clásica no tiene respuestas a este problema que, según el autor, seguirá agudizándose. 
¡La sociedad, cada vez más distanciada del sujeto económico único de los modelos macroeconómicos al uso!
Al menos Keynes dividía los sujetos económicos en varias categorías, como consumidores-trabajadores, empresarios, financieros y Estado, cada uno de ellos con sus fines sus recursos bien distintos. Según Guilluy, esto sería ya insuficiente. Ha surgido la clase de los desclasados, pues ya no hay clase media en torno a la cual se estructuraba a sociedad de antes. 
La crisis ha sido un sutnami que, cuando se ha retirado, ha dejado a unos más ricos y a otros más pobres. De estos surge la clase geográfica de “los olvidados”, como son los “chalecos amarillos”, que han expresado su ansiedad votando a partidos populistas nuevos, aunque usen etiquetas del siglo XIX. 
En un par de post anteriores hablaba de Extremadura a través de mi visita a Zafra. Extremadura es la quintaesencia ejemplar de ese desplazamiento hacia la nada en España, aunque hay otros, sin duda. 
Creo que en Keynes cabría, a través de inversiones públicas, atender esas necesidades de reintegración de esa geografía olvidada – claro que Keynes, cuando pensaba en la inversión pública, daba por supuesto una gestión eficiente, no “a la española”. En todo caso, está claro que hay regiones deprimidas que necesitan atención vía inversión pública, y que esa inversión fuera centralizada para su eficaz implementación. 
Con las deficiencias seculares que hay en muchos servicios públicos, desde educación a transporte, creo que hay margen sobrante para ser eficaz, aunque la clase política de que nos hemos dotado se incapaz de pensar mínimamente en estos términos. 
Ciertamente, esto es un palo crítico al actual sistema de autonomías, que reciben traspasos y dinero desde el centro que no utilizan eficazmente. ¿O sí? Yo me temo que no. 

lunes, 1 de julio de 2019

El señor de las moscas

El señor de las moscas es el mendigo que hurga en la mierda y es rodeado en su camino por las moscas, siempre una señal de que no hay que aproximársele.
JL Zapatero es el señor de las moscas, titulo de una novela de un premio Nobel que no viene ahora al caso. 
Fue Zapatero quien dio el paso de gigante necesario (aunque no suficiente) para romper la Constitución y España. Porque si se rompe la una, la otra no sobrevivirá como Nación. 
Zapatero regaló a los catalanes un estatuto abiertamente anticonstitucional, en el que se definía a Cataluña como nación, lo que tuvo que corregir el TC, aunque la rectificación enfadó a los catalanistas. Pero el mal estaba hecho, como ha demostrado el paso del tiempo. Este tipo de conflictos los pierde el que primero cede, y ZP abrió un boquete para andar ese camino de moscas. Sánchez parece muy dispuesto a seguirlo, mientras su antecesor se ha metido en más montones de mierda, como su infame actuación en Venezuela, que los padres fundadores del PSOE de hoy le reprochan y le enemistan con él. 
El señor de las moscas se ofrece ahora como intermediario entre el gobierno y los rebeldes, y pide un indulto de los procesados. Más mierda y más moscas. 
Las instituciones son imprescindibles, pero si determinadas personas se empeñan en derruirlas, y poner en peligro a la nación para ventaja de una minoría minoritaria, a fe que lo consiguen. 
Pedro Sánchez es un sucesor de ZP con méritos acreditados, y se está haciendo acreedor a ser el señor de las moscas II. Ya ha dado pasos de gigante para fortalecer a Bildu, en Navarra Nada menos, cuya caída en brazos del País Vasco sería una tragedia, aparte de ser otro punto de ruptura de la Nación. Sánchez ha dado pasos irreversibles en el camino trazado por ZP. Si algún día Navarra es integrada en el Pais Vasco, en contra de lo que piensan la mayoría de los navarros, será un motivo de fuerza más para los independentistas, que se sentirían más fuertes para buscarla. Es claro que si se independizaran ahora, Navarra se quedaría en España. Su estrategia es primero adherirse Navarra, luego la independencia, aprovechando una disposición de la Constitución que les abre la puerta.
La dinamitación de las instituciones que nos defienden nos tienen en un momento de riesgo agudo de que todo quede arramblado en una nada, con dos trozos separados, y con todo por empezar, lógicamente, desde la cabeza del rey a la redefinición de España. Nada seria igual, y la incertidumbre, madre de todos los conflictos, sería inconmensurable.
Al señor de las moscas le debemos un buen trecho. Quizás en el fondo es que a la mayoría de los españoles no lo siente como vital el problema. 

domingo, 30 de junio de 2019

¿Qué fue del PCE?

En cuanto llegó la democracia a España, el PCE se hundió. Curioso hundimiento en las elecciones, cuando sus incondicionales esperaban un 20% de votos, apoyados por una miríada de intelectuales y artistas que hicieron campaña a su favor. Gran decepción que empezó a minar la “brillante” carrera De Santiago Carrillo, su jefe indiscutible como secretario general bajo el amparo y sostén de la Pasionaria, Dolores Ibárruri desde los años finales de la Guerra Civil. 
Es decir, el PCE, y muchos de sus homólogos en otros países europeos, también empezaban a perder esa hegemonía de que disfrutaron desde el fin de la II Guerra Mundial. Esa hegemonía fue una de las máximas preocupaciones de EEUU y sus aliados, que crearon la NATO (OTAN) para hacer frente al empuje irradiado desde Moscú. 
La guerra fría fue el enfrentamiento a cara de perro entre la URSS y Occidente, y todos los PC del mundo acudieron como la fiel infantería a ponerse bajas la protección de la gallina madre, la gran madre rusa, inspiración de todos ellos. 
Esa inspiración no fue inteligente. Los PC del Mundo, especialmente el PCE, adoptaron como férreo método de análisis el marxismo leninismo-Stalinismo, convirtiendo a Stalin en el padrecito infalible  al que no se discute ni una coma de sus decisiones. Los PCs del mundo eran los stalinistas que el propio Stalin-Dios. Mala directriz, como demostró el PCE durante toda la dictadura de Franco. 
Esto es lo que enseña con todo Lujo de detalles y pruebas documentales el libro De Gregorio Morán, 



Un documento imprescindible para comprender un trozo de nuestra historia y la razón del fracaso del PCE, que fue el combatiente más constante contra Franco, ante la desaparición o melifluidad de otras oposiciones al régimen. 
El fracaso se debió, cómo documenta Morán, al erróneo instrumento de análisis de la realidad española, le dialéctica marxista, que desde el fin de la Guerra Civil hizo pensar a sus mandos - del que destaca por su permanecían y tenacidad Carrillo -, que el régimen de Franco era en esencia débil y que “las masas”, ineluctablemente a favor del comunismo que la guerra les había robado, se levantarían inminentemente en cuanto el PCE actuara como instigador del levantamiento. En los primeros años de post guerra se intentó el levantamiento militar, los famosos maquis que “invadieron” España desde El Valle de Arán y otros puntos, que sólo sirvió para que las fuerzas franquistas hicieran una escabechina, pues, para sorpresa de los comunistas, en los contactos con los españoles éstos eran reacios a meterse en ese fregado, negando incluso cualquier tipo de ayuda a los infiltrados. 
Reiteradamente, con el paso de los años, Carrillo se empeñó en defender ante sus disciplinados órganos del partido que Franco estaba debilísimo y a punto de caer, y que el PCE debía estar preparado para tomar el poder inmediatamente, pese a la información transmitida por los miembros del PCE un situ, que se jugaban la vida de verdad, de que en España el régimen estaba cada vez más sólido, especialmente cuando comenzó el despegue económico. 
Esto no era un dato válido para Carrillo, pues no le entraba en la cabeza que “las masas” renunciaran sin más al paraíso comunista. Mientras, la URSS y otros países del Telón de Acero establecían relaciones diplomáticas con Franco, algo que a Carrillo le desalentaba pero no podía frenar pese a sus peticiones en contra. 
Poco a poco, en especial tras la invasión de Checoslovaquia por la URSS para sofocar el movimiento por un comunismo de rostro humano - éste sí, apoyado por el pueblo entero -, Carrillo fue separándose de la ortodoxia soviética, y fue propugnando la unión del PCE con otros partidos opositores a Franco. Incluso admitió la democracia de la Transición y la monarquía como un paso necesario. 
Y ahí vino su mayor contribución a la Transición y democratización de España, renunciando a la República y contribuyendo a estabilizar la nueva Constitución en años tan difíciles, la apertura de España al mundo Occidental, que había sido su principal enemigo tantos años. 
Pero eso no se lo pagarán los españoles con votos, y el PSOE, que había brillado por su ausencia en los años de hierro del franquismo, se hizo con el trono de la izquierda y, poco después, del gobierno. Una nueva señal de lo desencaminado que andaba su análisis. 
El libro es un compendio, con citas documentales valiosísimas, de esa carrera de error en error, que si de algo le sirvieron fue para mantenerse como jefe absoluto del partido, siempre bajo el manto protector de la santona, la Pasionaria. 
Ahora los PCs han fenecido por el flanco izquierdo del populismo, algo impensable en sus años de la Guerra Fría. La última deblaque de Podemos ha dejado un vacío, pero no me imagino al PCE emergiendo de sus propias cenizas. Los tiempos cambian para todos. 
Una lección que emerge de esta historia es la esterilidad del trabajo intelectual orgánico, bajo la férula de un centralismo autoritario, frente a la lección de fructificación patente en las universidades anglosajonas. Cualquier producto duradero de éstas se ha realizado bajo el individualismo más estricto, nunca sofocado, sino todo lo contrario, reforzado y protegido por las autoridades académicas. No es osado afirmar que ha sido así a lo largo de la historia, en la que la fecundidad se ha logrado siempre por los ingenios valientes que se han enfrentado a la represión de, por ejemplo, la Iglesia, siempre tan propicia a defender la ortodoxia sin contemplación. Por ejemplo, Galileo. Por ejemplo, Giordano Bruno.
Esto me lleva a una reflexión: ¿no es el PCE una expresión de la peor característica de España, la inquisitorial? Es más, ¿no hay un paralelismo entre la Iglesia y sus métodos inquisitoriales con los del PCE? Santiago Carrillo al fin y al cabo era español, y estaba acostumbrado a eliminar obstáculos que se le presentaran (véase Paracuellos) incluso físicamente. Carrillo cesaba y sustituía a miembros del PCE sin contemplaciones, según eran sus designios tácticos del momento. Pues él era un enamorado de la táctica, del “mañana más que del pasado mañana”, que ya “se vería cuando llegara”. 
Desdeñó la libertad interna y externa, y sus apelaciones a la democracia y a asociarse con otras fuertes, aunque fueran liberales, eran puramente tácticas en su avance hacia hacerse con el poder en España. Desde este foco hay que ver su aceptación de la Transición y de la monarquía. Un mandato nacional por un sujeto así hubiera sofocado cualquier brote de creatividad individual que se opusiera a sus designios. Éste es un problema de cualquier partido, sobre todo comunista. Esa es la ventaja de la democracia, pero hay que señalar que Franco no sofocó la creatividad científica, porque sabía lo que le convenía.


viernes, 28 de junio de 2019

Zafra

He llegado de un viaje de 700 km, que esta vez hemos decidido hacer en dos etapas. Esto ha sido una gran decisión, pues me ha permitido conocer Zafra, un gran Pueblo en pequeñito. Zafra tiene el encanto de de Sevilla, dicen, y los que lo dicen no andan desencaminados. El casco central de Zafra, el cogollito, es una maravilla de monumentos y encanto, sobre todo por la noche, en la que, pese al calor del día, refrescó y permitió disfrutar de su embrujo inenarrable. Los zafrenses son además acogedores y cordiales. 
Nos dio tiempo a visitar un par de Iglesias, con esa grandiosidad que encuentras en los sitios más insospechados. No tengo nada de beato, pero pensar que hay mucha gente que quiere borrar ese pasado nuestro, me subleva. Una de llenas, como en tantas otras partes, era la antigua sinagoga, u muchas casas tenía todavía huellas de su paso perdido por aquí. 





A las 12 de la noche, después de un paseo mágico, desde la azotea del hotel se divisaba todo el pueblo, con un cielo azul oscuro de verano templado, un silencio que permitía oír las campanas de la Iglesia principal. Zafra tiene mucha zona ajardinada, un aplaza Grande y otra Chica, y ahí probamos un vino de la tierra con sabor a auténtico, del que compramos unas botellas de recuerdo. A la vuelta me volveré a parar, aunque ya no tendré la sorpresa tan agradable de la primera vez. 
El hotel es una casa noble reconvertida, pero todavía conserva retazos de esos salones de las grandes casas de XIX, con chimenea espectacular, toda de madera, todo ello dando al patio central, adyacente  éste al patio abierto que por la mañana nos prestó su encanto de plantas y flores para el desayuno. Difícil imaginar cómo sería la vida en una casa así, que me recordó algunos cuentos de Azorín. Silencio, chimenea crepitando, un puro habano humeando, y una charla acompañada de buenos caldos. Detrás, tupidos, a lo lejos, los leves campaneos De la Iglesia cercana y el sonido del agua clara de una fuente en el patio. ¿Haría falta salir para no aburrirse? El no va más. 
Lejos de la mediocridad de la actualidad actual, de periódicos y televisiones, de los que, por cierto, no vi ni oí ninguno. Eso es lo que llaman “lejos del mundanal ruido”. Perfecto. 
Estuve por quedarme un día más, pero había que llegar a destino. 

domingo, 23 de junio de 2019

Draghi pide a la UE que haya un presupuesto común (artículo de Wolfgang Münchau)


Dado su gran interés, traduzco este artículo de Wolfgang Münchau, el mejor conocedor de las intríngulis de la UE. A mí me parece impecable. 

La semana pasada, Mario Draghi sorprendió a mucha gente, incluido el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuando insinuó una mayor relajación monetaria. Pero el comentario que consideré más importante fue la llamada del presidente del Banco Central Europeo para un presupuesto común de la eurozona como un amortiguador económico adicional.

Se trata de dos demandas agrupadas en una: para un presupuesto de la eurozona y un componente cíclico. Los ministros de finanzas europeos han aceptado a regañadientes una versión minúscula del primero, pero no la última. El presupuesto actualmente bajo consideración asciende al 0,01 por ciento del producto interno bruto de la zona euro. La mayoría de los estados miembros, excepto España, quieren que el presupuesto sea puramente estructural, para ayudar a los países con sus reformas económicas. La mayoría rechaza categóricamente cualquier función de estabilización económica. Obviamente, no se puede estabilizar una economía con el 0.01 por ciento de nada. Entonces, cuando el Sr. Draghi pide un instrumento de estabilización fiscal, este es un asunto muy, muy importante.

Los banqueros centrales europeos han favorecido en privado esta herramienta durante algún tiempo, pero sabiamente se han mantenido al margen de este debate político. Como un regalo de despedida, el Sr. Draghi finalmente ha elegido hablar la verdad al poder. Ellos lo ignorarán, por supuesto. Pero tiene razón. Sin ese presupuesto, al BCE le resultará mucho más difícil hacer "lo que sea necesario", la frase que usó en 2012 para salvar la eurozona.

Esta intervención es una demanda inconveniente para los líderes de la UE en países donde todo el debate de la eurozona se reduce a discutir sobre la disciplina fiscal, y donde los políticos y los economistas combinan la demanda razonable de un presupuesto de la eurozona con una demanda irrazonable de pagos de transferencia entre países. Un elemento adicional del debate en Alemania es una condena universal de las políticas monetarias del BCE.

Los líderes de la UE no desean tocar la estabilización fiscal porque abre todo tipo de discusiones desagradables de seguimiento. Un gran presupuesto eventualmente requerirá un bono en la eurozona, un activo seguro. La deuda del gobierno nacional perdería entonces su preciado estatus de soberano y se reclasificaría como menos que soberano. El BCE dependería menos de los bonos nacionales para las operaciones de política monetaria y más de la deuda de la eurozona. Facilitaría el default de los estados miembros y, posiblemente, sería más difícil generar nuevas deudas para ellos.

Un mecanismo de estabilización fiscal daría un vuelco a todo lo que conocemos sobre la eurozona: sus reglas de estabilidad, procedimientos legales y, lo que es más importante, creencias ideológicas sobre qué deben hacer las políticas monetarias y fiscales y cómo deben interactuar.

La historia nos ha enseñado que los líderes de la UE nunca actúan a menos que haya una crisis sobre ellos, e incluso entonces sus acciones suelen ser insuficientes. El pronóstico que estoy dispuesto a hacer es que la próxima crisis existencial de la eurozona caerá en el período de ocho años en el cargo del sucesor del señor Draghi. No tengo idea de quién será. Ni siquiera estoy seguro de que esta sea la pregunta más importante para la zona euro en este momento. El gran logro del señor Draghi fue haber salvado la eurozona. Pero sería una falacia lógica hacer que una mentalidad de rescate sea parte de la descripción del trabajo.

La pregunta que deben hacer los líderes de la UE no es si el sucesor del Sr. Draghi debería ser un hombre bajo del norte o una mujer alta del este. En su lugar, deberían centrarse en lo que pueden contribuir para que el próximo presidente del BCE pueda actuar como lo hizo el Sr. Draghi en 2012.

Draghi salvó a la eurozona de un ataque especulativo al diseñar un programa de compras de bonos ilimitadas. Esta garantía, también conocida como transacciones monetarias absolutas, se adaptó a la situación en ese momento. De hecho, fue ilimitado, pero la discusión a menudo pasa por alto el hecho de que también fue condicional. En 2012, Mario Monti, un tecnócrata no partidista y anteriormente comisionado europeo, fue el primer ministro de Italia, respaldado por una gran coalición de facto de partidos de centro derecha y centro izquierda. Si el gobierno italiano de hoy, que tiene un aspecto completamente diferente, provoca una crisis financiera con un déficit que rompe las reglas o una moneda paralela, la OMT sería inútil. El BCE no podría simplemente decidir comprar bonos italianos.

El próximo presidente del BCE tendrá un trabajo duro. Las expectativas de inflación se han desacoplado del objetivo y al banco no le quedan muchas municiones. En teoría, el BCE podría comprar otros 2 billones de deuda pública. Pero esto será cada vez más difícil. No hay muchos bonos alemanes, holandeses y finlandeses disponibles para comprar en estos días. Una de las muchas razones por las cuales la eurozona requiere un activo seguro es darle al BCE algo para comprar.

Sabremos que la eurozona finalmente ha alcanzado la sostenibilidad cuando los líderes de la UE puedan nombrar con seguridad a un mal banquero central. Es demasiado pronto para probar esa proposición, pero es hora de hacer "lo que sea necesario" para hacer posible este experimento en el futuro.

Algunos indicios de pesimismo respecto a las políticas de Trump

En sendos artículos recientes, uno de Martin Oro y otro de Juan Beño  podemos ver que dos letrados muy importantes están dando señales de pesimismo actual, que Martin Oro comenta expresamente. 
Por una parte, mientras la FED da un un tono de moderación en su subida de tipos, en incluso avisa que podría bajarlos si las cosas no se aclaran más, el oro parece iniciar un rebote con señales claras (véase también el artículo del El Dato, que nos dice que hay especuladores que esperan pepita pq subida en los próximos meses). 
En el gráfico representamos el spread de intereses 10-2 años (línea azul) y la cotización de oro (línea roja), En distintos ejes. 




Es claro que mientras el spread sigue estando a niveles próximos a cero - con un tipo de interés a 10 años que, como señala Martin Oro, en un mero 2% -, otro gráfico de este autor demuestra que las expectativas sobre el tipo de interés a 10 años han alcanzado niveles de pesimismo sólo superadas por las de 2008, cuando las cosas se veían realmente mal.



Hasta ahora hemos convivido con unos tipos de interés pesimistas durante varios meses, pero ahora tenemos estas expectativas y, sobre todo, el repunte del oro, algo realmente preocupante aunque sea positivo para los operadores de este mercado. El oro se ha mantenido tranquilo mientras las cosas iban positivamente, pero que se despierte su cotización indica que los especuladores esperan que las cosas de la economía vayan peor y la gente busque un refugio contra la bajada del PIB nominal, mientras sigan agudizándose los conflictos comerciales desatados por Trump. 
Podemos considerar, además, que la nueva actitud de la FED, mucho más orientada a un posible bajón del crecimiento de la economía, como otro indicio añadido al pesimismo que se deriva de los dos mercados observados. Si la Reacción de los mercados a la declaración de la FED fuera positiva, y el spread 10-2 años aumentará - indicando unas mejores expectativas sobre el crecimiento del PIB y la inflación, podríamos esperar un desinfle del repunte del oro - con gran cabreo de los especuladores en el metal -. 
Tampoco debemos de perder de vista el repunte observado en el precio de las materias primas, que tienen un gran componente especulativo y/o de refugio similar al oro en circunstancias dubitativas como las presentes. 
Indudablemente, estas expectativas tendrán su efecto sobre la economía española.