"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

martes, 8 de junio de 2010

Justo cuando he colgado el anterior post, he visto que Hipona tiene un comentario muy interesante con laa misma intuición. Pues sí, a mí no me cuadra lo que ha hecho Alemania, a no ser que quiera imponer un Imperio Económico Europeo. Veremos si Francia no reacciona a su estilo. Yo creo que el mensaje a los mercados es éste: Haced lo que queraís, pero la única que cumplo soy yo. "Dadme vuestro dinero, que los demás son unos pringaos, unos subprimes, o sea, unos primos con hipotecas basura."
Desde luego es de todo menos conciliador.
Por cierto, los de libertad digital, como siempre, en la higuera: si hombre sí, es ejemplar lo de Alemania, tan ejemplar que nos va a abrasar... Sólo piensan en una cosa, el "liquidacionar", y claro, hasta que viene AR y pone algunos de los puntos sobre las íes. Lo que hay que preguntarse es no si es ejemplar, sino si nos viene bien a nosotros... y al euro. Intuyo que para nada, pero como son de piñón fijo...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy dificil crear una 'unidad' en Europa. Los intereses de los paises que la forman estan opuestos. Por otro lado si hubiera algun lider capaz de unir a todos, esto seria imposible por las dudas y sospechas que a lo largo de tan largo tiempo se han desarrollado. Charlete

Anónimo dijo...

Excelentes posts. Charlete

Luis H Arroyo dijo...

Gracias, Ch.
¿Un líder que uniera a todos? ¿En qué idioma?
No lo veo. ni a los españoles siguiendo a un líder que hablara inglés o francés o alemán, o a los ingleses siguiendo a uno que hablara español o francés o alemán.
Es una suma de gilipolleces esto de la UE tan enorme, que te preguntas cómo tan pocos alucinados hicieron tragar a tantos esta historia para no dormir. Pero no: se abstrayeron del mundo real, y ¡hala!
Con lo claro que lo tenía la generación de de Gaulle y Adenauer!