sábado, 2 de febrero de 2013

Keynes en España. Eclesiastés

La llegada de este gobierno corrupto ha hurtado a Keynes del debate, cuando los datos le van dando la razón cada vez con más fuerza.

Primero, vemos lo que nos dicen los de NEG de FEFEA sobre el paro aquí:

1. La pérdida de empleo en términos absolutos es mayor en el sector privado que en el público, lo cual no podría ser de otra forma dada la diferencia de magnitud de uno y otro en término de número de ocupados.
2. Sin embargo, incluso en términos relativos, la pérdida de empleo se produce con mayor intensidad en el sector privado en cualquiera de los tres últimos años.
3. Tanto en términos relativos como absolutos, la pérdida de empleo en el sector público ha crecido en este cuarto trimestre de 2012 con respecto al mismo trimestre de 2010 pero se ha suavizado con respecto al cuarto trimestre de 2011.
4. En el sector privado, la pérdida de empleo ha continuado creciendo en estos tres años en términos relativos.
Es decir, que el modelo de confiar a la reforma del mercado laboral la creación de empleo privado ha sido un fracaso. De momento, 1 a 0 a favor de la política de demanda Keynesiana.
Pero hay más. En este curioso artículo los de FEFEA rectifican su fe a Merkel. Ahora resulta que la política de consolidación fiscal ha sido "self-defeating" y que hay que suavizarla.

Además, aunque en Europa no estamos aún en una fase de consolidación propiamente dicha, los continuos esfuerzos por controlar el déficit público desde 2009 –gráfico 1- no sólo no han sido suficientes para reducir el peso de la deuda como porcentaje del PIB (ratio DPIB), sino que en algunas grandes economías de la Eurozona no han servido ni para reducir el ritmo al que esta ratio sigue creciendo –gráfico 2. Esto alimenta las dudas de quienes consideran que este esfuerzo fiscal nos aleja cada vez más de los objetivos de deuda planteados, es decir que puede resultar “self-defeating”.
Vaya. Hace poco menos de un año, cuando Rajoy tomó el gobierno, era culpable de no haber sajado más y más deprisa. Ahora que Blanchard ha demostrado que el multiplicador fiscal es negativo y mayor que unosn termina absolutos, habría que moderar el proceso de recortes. Tarde amiguito, pues Montoro está en su salsa.
2 a 0 a favor de Keynes. Pero no sólo por Blanchard, si no por la crítica implícita al BCE. Lo que ha fallado no es que la consolidación fiscal haya sido demasiado ambiciosa. Es que lo que ha sido desastroso es la Policy Mix, esa cosa que aquí en Europa se ha desterrado del debate. Y lo que es esencialmemte keynesiano es la combinación de política monetaria y fiscal.

Así que sí: estamos fracasando, el euro esta fracasando por no haber sido keynesiano ante la crisis. Es así.

Como dice Qoheleth,

Todo tiene su momento, y todo cuanto se hace debajo del sol tiene su tiempo. Hay tiempo de nacer y tiempo de morir; tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado; tiempo de matar y tiempo de curar; tiempo de destruir y tiempo de edificar; tiempo de llorar y tiempo e reír; tiempo de lamentarse y tiempo de danzar; tiempo de esparcir las piedras y tiempo de amontonarlas; tiempo de abrazarse y tiempo de separarse; tiempo de buscar y tiempo de perder; tiempo de guardar y tiempo de tirar; tiempo de rasgar y tiempo de coser; tiempo de callar y tiempo de hablar; tiempo de amar y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra y tiempo de paz",

Tiempo de guardar y tiempo de tirar. Y lo hemos hecho todo a destiempo.