"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

viernes, 10 de marzo de 2017

Draghi: "El euro está aquí para quedarse"

Leo en la prensa que Draghi ha dicho que "El euro está aquí para quedarse", aunque a continuación ha dicho que "sin mercado único no hay euro". 
Es un buena síntesis del gárgoris y abidis del euro. No me cabe la menor duda de que Draghi va a hacer lo imposible para que el euro prevalezca, pero no depende de él. El euro es un proyecto en falso que debió hacerse cuando las cosas estuvieran más cuajadas, es decir, como dice Draghi, "cuando hubiera un  mercado único". Pero ha resultado ser ese mercado único más difícil de lo que se pensaba, pues no se trata sólo (que también) de un mercado único de zanahorias, sino de todo, desde frutas y verduras a productos financieros. Sobre esto último se necesita una ley supranacional, que seguramente será en inglés. ¿Estamos preparados en España, Portugal, etc, para estar legislados y juzgados por tribunales en inglés, que residirán fuera de nuestras fronteras? ¿Podrá ser considerada democrática dicha ley, que no será votada PPPoE procedimientos habituales? Ahora se habla mucho de acabar de una vez la Unión Total, pero me parece inimaginable. 
Acuérdense del problema de los Inspectores del BdE con el inglés para ser aceptados en el MUS, el organismo supervisor único. No quiero echar arena en las ruedas. Pero se me ocurren miles de dificultades insuperables, muchas relacionadas con el idioma. La jefa del MUS llamó "iletrados" a los inspectores, porque lo es el que no sabe inglés hoy en día, según ella. Es curioso que la lengua oficial de la UE sea la del único país que se ha ido dándonos un portazo. 
Para mí que se está preparando una casta superior, llena de conocimiento y sabiduría, que nos va a manipular como quieran mientras todos no sepamos inglés, y otras cosas.  
La incomunicación entre los paises del euro es proverbial. Los belgas siguen prefiriendo comprar un secador o una TV belga que alemán. Los financieros ya son una casta engolada que nadie entiende lo que hacen. Lo de las Preferentes no es más que el primer caso de una larga lista, explicable por la distancia creciente entre administrados y administrandos. 
A eso se añade múltiples problemas como el que narramos en el post anterior sobre Grecia. Han querido empezar la casa por el tejado, y a mí me da miedo que las actitudes chulescas como la de Draghi - que obviamente no controla todas las variables de peso - nos lleven sin remedio a un estallido del euro brutal, o bien a una lenta muerte por asfixia, eso con suerte. 
El euro, en vez de incitar una mayor Unión en la gente de la calle, ha suscitado los instintos más nacionalistas. Los embates electorales contra el euro no han hecho más que empezar. Puede que Marine Le Pen no triunfe esta vez, pero eso no dará alas al euro. Solo cara alas a las bolsas, pero estas se interesan sólo por el corto plazo. No veo en el horizonte un cambio de estas tendencias enfrentadas: euro versus nacionalismos. Por lo menos deberían de seguir el consejo de El Gatopardo: "hay que cambiar algo para que nada cambie".