"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

miércoles, 5 de julio de 2017

El "proces" hacia la nada

Lo más importante de Cataluña y su "proces" de independencia no es si es una nación colonizada por España desde los Reyes católicos o desde la Ley de Nueva Planta, sino las consecuencias de que nadie pare ese tren. 
Igualmente, las discusiones sobre "plurinacionalidad", "federalismo", "encaje" en la Constitución, etc, son por lo tanto irrelevantes. 
Lo único relevante es que se puede producir en España un intento de secesión con graves consecuencias para España entera y para Cataluña. Quiero decir con graves consecuencias para los ciudadanos de ambas entidades. Antes he dicho hablado de nación in pectore colonizada, que es la única justificación de la ONU para un proceso de autodeterminación. Cataluña no es una colonia de España, espero que la mayoría lo comprenda. Creo que no hace falta debatirlo ni un minuto. Por lo tanto, todo el "proces" es una aberración conceptual que, desgraciadamente, está ya muy encauzado. 
La consecuencias para los catalanes son clarísimas: Cataluña se convertirá, por vía de una ley  -Ley de Transitoridad Jurídica -, LTJ, que es secreta (sic) y esta en vigor, en una Republica bolivariana, o, como se decía antes, tercer mundista. Si los catalanes secesionistas desean eso, no creo que lo desee la mayoría, a poco que estén informados de cómo van las cosas en Venezuela. Desgraciadamente, está ley está diseñada para que, aunque el referéndum sea negativo a la secesión, se pueda proseguir con ella. Una vez alcanzado un punto, todo el camino recorrido será irreversible, que es lo que parece no comprender el Gobierno de España. La intención es llegar cuanto antes a ese punto en que se apartara a los no secesionistas del proceso de construcción de la nueva República, lo que permitirá llegar a una Constitución sesgada  - contra los no catalanistas y contra todo lo que sea declarado dederechas - dese la cual se podrá convocar unas elecciones en las que la cúpula que domine el proceso decidirá quién vota. Hay que entender que es la CUP, partido antisistema , el que está dirigiendo, o al menos condicionando el proceso, y lo que está pasando recuerda mucho a cómo Chávez y Maduro manipulaban los resultados de las urnas que no les gustaba. 
En fin, ante la desidia de Rajoy, responsable ante la historia de lo que pase, los gobernantes catalanes ya se han protegido legalmente para declarar la independencia en el minuto en que decidan. 
Esto no puede ser más que el principio de unas relaciones con lo que quede de España desgraciadas y tormentosas, porque los españoles que queden en Cataluña se verán acosados, perseguidos, por las nuevas autoridades, como ya lo están siendo de hecho desde hace años. Habrá una discriminación creciente entre ciudadanos de primera y de segunda, y éstos querrán que lo que quede de España les ayude a recuperar sus derechos. Seguro que es mejor impedir llegar a este extremo e intervenir ya en la interrupción del proceso. En esto es crucial la actitud del PSOE, pero éste no puede controlar a sus militantes catalanes, aparta de la extrañas y vacías teorías de Pedro Sánchez sobre plurinacionalismo. De Ciudadanos no cabe dudar de su apoyo, supongo, pero no es suficientemente numeroso para formar una mayoría absoluta. No es que ésta sea necesaria, pero sería importante que la España no nacionalista se uniera contra los  partidos independentistas.


3 comentarios:

HIPONA dijo...

Este es un tema tan interesante como doloroso. Voy a Barcelona todos los meses, tengo amigos y clientes allí y creo que tengo una visión bastante ajustada a la realidad de lo que está pasando. Me gustaría resaltar unas cuentas cosas:

1) En Madrid muy poca gente es consciente de lo que está pasando en Cataluña. En Madrid hemos pasado de la preocupación al hartazgo y no se habla del tema. En Barcelona hay mucha gente muy obsesionada y convencida de que cataluña va a ser independiente en el corto plazo.

2) La sociedad catalana está partida en dos mitades. No hay una mayoría clara independentista. Pero es muy difícil encontrar a un catalán que no esté a favor de que se celebre el referendum. Igual que consiguieron que calase el "España nos roba", el "derecho a decidir" ha calado en la población. ¿Por qué? Básicamente porque el gobierno no ha sido capaz de explicar que la unidad de una nación no se puede romper por una diferencia de 1 voto.

3) Lo preocupante no es la fortaleza de una pretendida nación catalana, que no es excesiva. Lo preocupante es la debilidad de la nación española. En Cataluña, por supuesto, pero también en el resto de España. El sentimiento nacional es algo natural en el ser humano. La falta de una idea nacional española ha sido aprovechada por los separatistas para colar la nación catalana. Nación que no ha sido discutida ni siquiera por el PP y Ciudadanos, que tratan de combatir el nacionalismo catalán con una pretendida ciudadanía que supera a la nacionalidad. Un error claro, porque la ciudadanía sólo se puede predicar de una nación, de la que somos ciudadanos y con la que nos unen vínculos de lealtad recíprocos.

Creo que, sinceramente, el gobierno y la ciudadanía española no están siendo capaces de ponderar los riesgos, Existe un riesgo real de que en Cataluña se monte un lío importante del que sólo se pueda salir por medio de un referéndum vinculante. Es a lo que están jugando los nacionalistas. Ello saben que no van a poder organizar un referéndum, pero creen que si montan un lío a estilo primavera árabe la presión de la opinión pública internacional obligará al gobierno español a ceder.

Y para rematar, el PSOE a nivel nacional liderado por un sujeto sin escrúpulos ni formación. Puede pasar cualquier cosa....

miguel navascues dijo...

Perfecto. Totalmente de acuerdo. Lo subo

Pablo Bastida dijo...

"Habrá una discriminación creciente entre ciudadanos de primera y de segunda, y éstos querrán que lo que quede de España les ayude a recuperar sus derechos" ¿Tu has visto alguna manifestación multitudinaria en Cataluña de esos futuros ciudadanos de segunda contra el nacionalismo, ondeando sus banderas españolas? ¿De cuanto, de mil personas, tal vez? No, estaban mejor en su casa o en la playa. Pues ahora QUE SE JODAN. Yo estoy deseando que nos libremos de una vez de Cataluña, ya nos han insultado y explotado bastante. Será doloroso a corto plazo, pero la cuestion es que para ellos sea MUCHO MAS DOLOROSO, ciudadanos de segunda incluidos. Solo eso salvaría el estado de caer en una balcanización muchísimo peor.

En el mundo hay estados nacion, naciones sin estado y nosotros, el estado sin nacion, pero eso a estas alturas ya no tiene remedio.