"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

sábado, 28 de abril de 2018

El futuro de la economía española, escrito en sus datos

Si uds quieren mesarse los cabellos, deprimirse y rasgarse las vestiduras como hacían nuestros tatarabuelos en la Biblia, no tienen más que ver el futuro de España tal como lo pinta Santiago Niño-Becerra, sin réplica posible, a menos que ocurra un milagro y nos transformemos en lo que no somos. 
La virtud de la exposición de este señor es que las variables clave están ahí, nos retratan como somos a lo largo décadas. Tenemos, en primer lugar,  una baja productividad desde 1950, que además ha ido bajando en comparación con otros países. En los grandes  años del avance tecnológico, todos los paises de la OCDE aumentaron su productividad menos España
Segundo, la ocupación en España es muy baja. La tasa de ocupación o empleados por población activa (el reverso de la tasa de paro) es muy baja, a lo que se añade que la gente que desea trabajar, o tasa de actividad sobre población en edad de trabajar (16-65 años), es de las más bajas de la OCDE. 
Pese a esta baja tasa de actividad, la tasa de paro es la más alta después de Grecia. 
La baja productividad determina un salario medio real que tiene muy difícil aumentar sin que aumente el paro o la inflación. Como dice Niño-Becerra, 

“Rebobinando. España tiene una productividad insuficiente, una tasa de actividad baja y un desempleo elevado (imaginan en que niveles estaría la tasa de desempleo si la tyasa de actividad fuese más alta). Todo ello lo que delimita es un entorno en el que las remuneraciones al trabajo sean bajas. El gráfico siguiente muestra, para una serie de países, la evolución, en términos reales, de la remuneración por hora trabajada. (OECD Compendium of Productivity Indicators 2017, May 18, 2017).





Observen España. En el período 2001 – 2007, cuando ‘España fue bien’, la remuneración creció el 0,6%; pero en la fase 2009 – 2015 se hundió casi el 1%. De hecho España fue una de las economías donde menos creció la remuneración por hora trabajada cuando el mundo fue bien, pero ha sido la cuarta en la que más ha caído durante, los años de crisis contemplados. Comparen con otros países.”

Quizás, por resumir, lo mejor sea recoger la valoración del autor sobre el futuro, 

“Luego está lo que cuelga: elevadas tasas de desempleo y subempleo junto a salarios medios bajos dan lugar a recaudaciones fiscales insuficientes que deben ser complementadas con una deuda pública estratosférica que absorbe más del 20% de los ingresos presupuestarios para el pago de intereses, a la vez que las cotizaciones de esos bajos salarios y ese subempleo son crecientemente incapaces de cubrir las necesidades de las pensiones. Y soluciones que se aportan como aumentar la natalidad o fomentar la emigración las veo sin sentido viendo a los niveles que se mueve la demanda de trabajo y las expectativas de tal demanda en un entorno en el que la cada vez mas barata tecnología va a reducir las necesidades de factor trabajo.

Pienso que el futuro de España más allá del horizonte temporal que utilizan los políticos pinta muy, pero que muy mal. La economía española, pienso, está condenada a moverse en un entorno de precariedad y de subempleo con unos salarios acordes a una productividad insuficiente. Una economía pobre en la que tan sólo algunas zonas destaquen y se aproximen a zonas con más dinamismo.”


Creo que estoy totalmente de acuerdo. Yo sólo añadiría que con estos mimbres, laborales y las perspectivas demográficas, hay que hacer frente a un problema de deuda (del que hablamos aquí) que va a dejar su maca en este panorama. 

ADENDA: he recibido comentarios de rechazo por citar a “ese señor”. Que si es astrólogo, que cuando acierta es de casualidad, que es pesimista compulsivo... yo no le conozco y creo que es la primera vez que leo un artículo suyo. 
No sé lo que es, no sé si es astrólogo o maricon. Sólo sé que leí ese artículo y me gustó su metodología de poner los datos en largas series históricas, de la que sale una fotografia de España que, a veces, es grata, acertada, solo a veces, muy pocas veces. De casualidad. Y contra ese fondo histórico es claro que hay cosas básicas que no funcionan. ¿Que cojones importa si el señor es pesimista? Es pesimista por su acertada metodología? O uds llama pesimista a lo que no no le gusta?

Que le vamos a hacer. No sale una previsión rosácea de España, aunque España es uno de los mejores países para vivir. Tampoco es tanto pesimismo. No saldremos de la dulce mdeiocritas en la que vivimos. Dulce para algunos. Para otros, amarga. Esos otros tendrán pocas oportunidades si no salen fuera a buscar un camino más abierto. España tiene vocación de esos pueblos que poco a poco envejecen y se quedan vacíos. A lo mejor unas cabras, paciendo...
Y le doy la razón en otra cosa que no quería mencionar, pero ya que hemos llegado hasta aquí: 

España jamás tuvo que haber entrado en el euro ni cuando entró ni como entró, por eso metieron a España en el euro. España está pagando su entrada en una zona monetaria donde la devaluación de la moneda es imposible con empobrecimiento del factor trabajo y con desempleo estructural y con subempleo porque no puede recurrir a una productividad elevada ni a aumentar su valor añadido generado de forma generalizada porque para ello se necesita mucho tiempo y mucha inversión e innovación. El turismo es un ejemplo: la gran mayoría del turismo que viene a España es de bajo poder de gasto: España compite en precio para atraer un elevado número de turistas y obtener un ingreso total significativo pero a costa de masificar ciudades y degradar entornos.

El euro para mí es una batalla vieja y perdida. No tiene para mí sentido porque otras batallas han tomado su lugar -en parte por culpa suya. Por eso no quería meterlo. Pero no deja de ser verdad, pero no toda la verdad, porque el euro no es importante sólo para las exportaciones e importaciones. También juega un papel fundamental en los fondos de inversión que entran y salen, además de su papel obvio en el volumen de PIB real y, por ende, en la productividad. 

3 comentarios:

Miguel E. dijo...

Por si te interesa, mis economistas de referencia sois tú, Roberto Centeno y Niño Becerra.

Los únicos que decís la verdad sin tapujos y sin someteros al dogma oficial.

Os sigo desde el 2007 a los 3 y el resumen de Niño Becerra es que el factor trabajo ya no hace falta y por eso el estado del bienestar desaparecerá, porque ya no hay por qué tener contentos a los trabajadores.

Dice que en el futuro se controlará el crecimiento poblacional.

El resumen de Roberto Centeno es; España está quebrada por la labor de sus políticos desde 1978. ¡Todos a la cárcel! jaja

Penoso futuro el de España.

miguel navascues dijo...

No conocía a Niño-Becerra, es lo primero que leo de él.
Es una buena expresión de la decadencia irremisible que padecemos.

Miguel E. dijo...

Tiene un blog https://sninobecerra.com/opinion/

También escribió un libro muy negro sobre el futuro de la humanidad "El Crash del 2010".

Sale en la Sexta noche los sábados alguna vez:
https://m.youtube.com/watch?v=E3RxVBPf6Qw