"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

viernes, 18 de agosto de 2017

El atentado de Barcelona no es sólo de Daesh

No hay mucho que decir del atentado de ayer en Barcelona que nos se haya dicho ya. Una y otra vez nos matan, una y otra vez dedicamos las mismas mentiras bienintencionadas, pero perversas: que no tiene nada que ver con el verdadero Islam. Pues sí tiene que ver, y tiene que ver que las mezquitas de Occidente sean una red de ocultación y comunicación de consignas terroristas. Ha sido DAESH. ¿Y no es DAESH un subproducto del Islam? el Islam NO QUIERE que la sociedad civil rija en sus países. No concibe una sociedad sin estar regida por la Sharia, el Corán, incompatible de raíz con cómo concebimos nosotros la vida ¿Una sociedad así puede ser pacífica y tolerante? A las pruebas me remito. Observen como se juzga y condena en Irán, en Arabia Saudí, nuestro aliado y amigo por la cúpula, por las dinastías. 
Para ellos matar, torturar, lapidar, por sentencia de un juez, es una normalidad merecida según la falta. Cuanto el estado hace eso, ¿como se puede evitar que lo hagan con los infieles, enemigos declarados de Corán de los musulmanes? Es verdad que hay países más tolerantes que otros con los infieles. Es verdad. Pero no es más que un estado de Transición que tarde o temprano enseña sus verdaderos designios. 
Acabar con DAESH, desgraciadamente, no acabará con el terrorismo que se irradia desde muchos países aliados de DAESH, con los que comerciamos y dejamos que se instalen en nuestros países y compren inversiones que les sirven de una eficaz propaganda. Qatar, Fly Emirates, grandes clubs de fútbol, ¿les suena? Pues es una soberbia cobertura a lo que hay detrás. 
Eso quiere decir que ya nos han corrompido. Y seguirán  corrompiéndonos mientras seamos tan débiles. 
Afortunadamente el petróleo tiene los años contados como motor y riqueza de esoso países. Pero todavía tienen cuerda para rato. 

1 comentario:

Enrique Zurita dijo...

Menos mal que alguien lo dice.Alto y claro.Gracias Miguel.