domingo, 1 de abril de 2012

Historia de las Ideas comprimida

Respuesta a un comentarista:

Bien, pues siga adelante. Mejor dicho, siga a Rallo, que no va a ninguna parte, porque la escuela que ud dice está anclada en el siglo XIX. Pero cada uno se corre como puede (proverbio chino según Camilo José Cela).
Yo fui seguidor de Hayek (o eso creía), hasta que me di cuenta que tenía enormes lagunas porque no le interesaba responder a problemas, sino mantenerse en su idea. Al fin y al cabo, su idea la comprende cualquier economista americano, pues es encajable en todo modelo de mercado libre. Lo que pasa es que hay reacciones del mercado libre que son acumulativas, no devuelven al equilibrio, y eso no lo considera Hayek, que desdeña muchas circunstancias decisivas, como una absoluta falta de información (incertidumbre) que lleva a reacciones unánimes acumulativas desastrosas. El individuo no basta.
Lo malo de Rallo es que es tergiversador sistemático de sus propios clásicos, lo cual le descalifica incluso para enseñarse a sí mismo.  Recuerdo un lejano debate con él en su blog sobre el oro y Hume, que no había entendido a Hume. ¡Pero tampoco ha entendido el oro! Es acojonante, pero cree que el oro es mágico, que basta pronunciar Oro para que todo funcione. No entiende que el oro produce también fluctuaciones, como demostró Hume en su modelo species flow mechanism, al que no entendió. Lo malo es que me di cuenta que jamás llegaría a entenderlo.  
Se lo digo en serio. Ud me dice que es seguidor de Rallo porque usa palabras que entiende. Eso no demuestra absolutamente nada. Hay mucha gente que sigue a los echadores de cartas porque los entienden y les place lo que oyen.
La economía no es una Ética. Mucha gente se deja prendar porque ve en ciertos modelos una Ética que le complace. Como los marxistas, que ven una explicación del odio que sienten. Pero un modelo no es válido si no se basa en un idea de la naturaleza humana medianamente acertada. No Ética, sino acertada.
... Si yo digo que todo poder del estado es malo, cuando menos mejor, es una idea simple que puede prender en mucha gente. Pero no es algo que se haya demostrado nunca.
Según Hobbes, el hombre sin estado sería un lobo para el hombre. Yo lo creo así. 
Según Locke, el adversario de Hobbes, la propiedad privada y la libertad bajo la ley es lo mejor. Pero Locke incluía entre la propiedad los esclavos, que eran "semovientes" artilugios, capital disponible... fue el redactor de una constitución par Carolina del Norte infamante (Fergurson, "The West anthe Rest")
Según Rousseau, El hombre es bueno en la naturaleza, la civilización le corrompe...
San Agustín dijo que el hombre es deficiente por el pecado original, y eso cimentó una civilización. La nuestra. San Agustín fijó dos aspectos claves de la civilización occidental: la separación de la Iglesia y el estado (La ciudad de Dios) y el pecado original, que hacía al hombre imperfecto para las cosas humanas.
san Agustín fue perfeccionado por Lutero, reivindicando su separación Iglesia Estado. Lutero fue el creador de la democracia occidental al independizar cada hombre de la Iglesia. Eso sí que fue una liberación: cada hombre interprete de la biblia sin intermediarios. Nosotros no hemos llegado a eso, y seguimos siendo esclavos morales de una iglesia, ya sea religiosa, ya sea política, o de lo que sea. 
Hume - el filósofo favorito de Hayek, por cierto-, se acercaba sin saberlo a san Agustín, al demostrar que la capacidad conictiva del hombre es muy limitada. Hume es para mí uno de los grandes filósofos de la historia.
Hay muchas acepciones del hombre, y cuanto más exaltantes, más peligrosas, porque justifican la revolución. Yo prefiero la evolución.
Para terminar, un poco de antropología: no creo que los españoles seamos perfectamente adaptables a un modelo anglosajón (ni austriaco). Los modelos económicos (un modelo es una propuesta de explicación articulada lógicamente) sustraen la base cultural que los sostiene, y nuestra base cultural no es esa (como creo haber sugerido arriba). Por eso no creo una adaptación rápida  al modelo básico de libre mercado. Sería bueno, pero no rápido. No somos hijos de Lutero. Llevamos siglos de divergencia. La naturaleza humana es racional, peor, como decía Hume, limitadamente. No puedes hacer una proposición de cambiar la economía española y convertirla en Alemana o Americana en un pís pás. No, porque nosotros mismos nos hemos creado problemas y obstáculos que creemos buenos.  Podemos aproximar lo que podamos, pero no todo. Y tenemos derecho a ser diferentes. Lo que hay que hacer es limar lo peor de esas diferencias. Erradicar lo que no es nuestro y se ha impuesto desde la transición. Esa educación ideologizada, esa cultura del placer, esa abulia, esa falta de espíritu ¡ay! científico, el amor por la investigación, el no buscar una sinecura (sin cura, des preocupado) ...  y esa artificial desmembración territorial. Un estado de derecho empieza por un territorio donde se aplica UNA ley. Pero coño, si no entendemos esto...

6 comentarios:

OJ dijo...

Rallo gusta porque explica con claridad, sintetiza bien las ideas, es didáctico y replica los argumentos que estamos acostumbrados a oír. Otra cosa es el contenido de sus disertaciones.

Creo que las críticas a Rallo y a los libertarios desde este blog vienen muy bien para desintoxicarse del fanatismo que provocan estas teorías/conjunto-de-dogmas austríacos. Porque, si le soy sincero, me seducen. Siempre es cómodo tener una teoría (como la de la EA) para interpretar la realidad: te brinda una herramienta para hacer crítica de la economía politica, analizar la coyuntura económica, fundamentar la ética libertaria o, incluso, ganar pasta (véase el recién inaugurado ommayau.com).

Eso de que "está anclada en el siglo XIX" es una acusación que la podrían devolver, posiblemente, con un "está anclado en la prehistoria de la economía". Monetaristas y keynesianos son, para los austríacos, unos legos en economía, en tanto que pasan de las aportaciones de Menger, de la teoría del capital, basan todo en observaciones empíricas, en agregados no medibles, etc.

Dentro de la EA hay discrepancias. Eso sí: no muchas. Entre tanto dogma, hay hueco para algunas críticas (y no sé si con la consiguiente excomunión). Por ejemplo, he topado con libertarios convencidos, como F. Capella, que defienden la banca con reserva fraccionaria (http://intelib.wordpress.com/2012/03/13/articulos-sobre-dinero-credito-banca-y-finanzas/). También veo positivo autocríticas de este tipo: http://www.anarcocapitalista.com/RodriguezBraun.htm

Entrando a lo de las ideas:

Eso de que "Locke incluía entre la propiedad los esclavos" no sé de dónde ha salido. Me cuesta creerlo. Habría que ver las citas. Yo de momento le sugiero que busque el capítulo sobre la esclavitud en el Segundo Tratado del Gobierno Civil.

Un saludo y enhorabuena por el blog.

Luis H Arroyo dijo...

Le he citado la fuente: Neill Fergurson, "The Wets and the Rest". Locke fue encargado por su patrocinador que hiciera una constituición "liberal"de Carolina del Norte. Ud seguramente ha leído sólo lo que se ha publicado de Locke en Español. Lea el libro de Fergurson y las citas de Locke en dicha Constitución, en la que loga la democracia a la propiedad, cono sólo derechos políticos para los que tuvieran más de X acres, y/o esclavos.
Siento desmitificarle a ¿uno de sus héroes? pero Fergurson me ofrece poca dudas.
Sobre Rallo, lo siento, pero es que me parece un epígono barato de su escuela -como todo el Juande-, la que, por otra parte, como digo, he frecuentado hasta ver que ofrece pocas soluciones a los problemas reales, salvo descontruir la sociedad y volverla hacer... con un hombre nuevo. Yo no creo que el hombre se como se imaginan éstos (en esos e parecen a Rousseau). Su atractivo viene de que dicen consignas, pero no porque la EA sea desechable en su totalidad, sino proque él y sus cuates la tergiversan hasta hacerla irreconocible. Leer a Hayek no tiene nada que ver con leer a Rallo.
Prefiero la economía de hipótesis contrastables que la patafísica de Rallo.

OJ dijo...

Reservado en la biblioteca el libro de N. Ferguson. Gracias por la recomendación.

Estoy analizando algunas cuestiones de la filosofía política de Locke (la cuestión de la esclavitud la tengo aparte). Naturalmente, me encuentro demasiado encasillado en el Segundo Tratado y en las conexiones con otras obras. Pero bueno, entrando en la constitución de Carolina del Norte, tengo a mano el "Cambridge companion to Locke". En el primer capítulo, el profesor John Milton (http://www.kcl.ac.uk/artshums/depts/philosophy/people/staff/academic/milton/index.aspx) señala, de manera sucinta, que: "It is extremely unlikely that Locke was the author of this [the Fundamental Constitutions of Carolina], but it is possible that he had a hand in the original drafting, and he was certainly involved in suggesting alterations and improvements". Y remite a su ensayo "John Locke and the Fundamental Constitutions of Carolina", publicado en la revista académica "The Locke Newsletter". Acusar a John Locke de esclavista sólo por este texto, de autoría controvertida y dos décadas anterior a sus principales ensayos, es atrevido. Y ya le digo que en el Segundo Tratado es partidario de la abolición de la esclavitud.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Muy buena aportación. Tema debatible, en el que los admiradores de Locke dicen que no fue él, mientras otros, como Ferguson (que no le critica) dice que fue el que instituyó la propiedad con el derecho político. Detalle: los esclavos también contaban como propiedad. Es posible que ni fuera él, o fuera él y se arrepintiera.
Para mí es más importante que Locke viniera después de los Pilgrims, que en 1620 hicieron un Covenant (pacto ante Dios) para regularse y nombra quién mandaba. ese fue el principio. 1620, antes de que Locke. naciera,como todos muchos Covenants que se firmaron, como explico en mi libro (que le mando por @mail si le interesa). Jefersson decía que esa era la primera constitución americana.
Por otro lado, Locke me parece que yerra en su concepto de la mente humana como una página en blanco sobre la que las sensaciones van enseñando lo que es el mundo exterior. Hayek lo ningunea por ser muy inferior a Hume y A Smith.
Muy interesante su comentario.
Gracias, Luis

Unknown dijo...

Gracias por este post... de los 445 mensajes que tenía en Google Reader los he dados todos por leídos y me he venido directamente a su blog a leer lo que me había perdido in vacanze...

Coincido mucho con sus ideas acerca de la falibilidad de la racionalidad humana así como del peso de la historia y las creencias acumuladas tras el paso de los siglos por las diversas sociedades.

Me gustaría añadir que considero que hay ciertas consideraciones relacionadas con las posibilidades materiales del entorno que han influido también mucho.

No es sólo que los españoles no vayamos a ser cómo los alemanes, es que las capacidades de España y Alemanía (o norte y sur de Europa en general) como espacios geográficos también son determinantes.

Europa del norte lleva una ventaja en productividad derivada de sus mejores posibilidades de comunicación (ríos navegables, llanuras,...) que también se han debido ir acumulando y, no sé hasta que punto, tal vez incluso moldeando la evolución de las creencias e ideas de las sociedades de por esos lares...

¡En fin!

Gracias Luis por el blog y por "Economía desde el principio".

¡Seguiremos pendientes!

Luis H Arroyo dijo...

Muy amable, "Unknown", de verdad, muy agradecido a sus palabras. Por supuesto que hay condicionantes materiales del entorno que condicionan... pero Acemoglu (le recomiendo el libro) pone ejemplos difícilmente discutibles: Corea delo norte y del Sur, por ejemplo.