sábado, 7 de abril de 2012

Pascua, Pesah, Seder

Celebramos estos días una fiesta religiosa milenaria de origen judío. Los judíos celebran en la Pascua la liberación de la esclavitud de Egipto. Cristo -que era, o es, judío- fue crucificado en la Pascua judía, después de haber celebrado él, con sus apóstoles, la cena del Seder, la cena pascual judía, con los ritos judíos. Somos, por lo tanto, en muy buena parte de origen judío, mal que le pese a algunos. Cristo era judío, los apóstoles eran judíos, y lo era Santiago matamoros, quien nos enardeció en la Reconquista y fue objeto de peregrinaciones mundiales que hicieron mucho por hacer Europa, y a nosotros integrarnos en ella. Santiago el judío sigue siendo objeto de peregrinación de todo el mundo, sin embargo pocos saben que fue judío.
La Pascua judía se celebraba en la primera luna llena del Equinocio de primavera, y en origen era una fiesta de celebración de la llegada de la primavera, los primeros brotes de hierba y los primeros corderos nacidos. (Por eso siempre llueve en Semana Santa.) Uno de esos corderos se comió en la cena pascual de Jesús.
El Catolicismo persiguió a los judíos. No sólo en España, sino en Europa. Una de las "tradiciones" más permanentes es la desconfianza y persecución de los judíos. Hitler no fue más que el paroxismo asesino y genocida de una tradición centenaria.
Los judíos, cuando han podido integrarse en la sociedad occidental, han contribuido enormemente a su avance, pues su cultura les impulsa a la indagación. Tienen unas creencias completamente distintas a un Dogma: para ellos indagar es obedecer a su Dios. Incluso indagar la naturaleza de su Dios es natural. En las familias judías existía un verdadero impulso a que los hijos aprendieran, estudiaran e indagaran. Tienen creencias sobre lo que deben comer o no, pero no tienen un dogma por el que haya que matar. Dios existe y ha creado el mundo es lo único que creen. Se dice que compartimos el mismo Dios, pero me temo que no. Nosotros tenemos una Trinidad, un Dios que son tres pero Uno, que creo que fue un gran error dogmático de la Iglesia. Los musulmanes son radicalmente opuestos a eso. Existe Allá y su Palabra dictada a Mahoma. Las tres religiones del "Libro", del mismo Libro, no son tales, no puede haber mayor diferencia entra las tres.  Las tres se han esforzado en diferenciarse mutuamente, por razones políticas, de conquista y de sometimiento.
La Biblia judía (el Libro supuestamente compartido) es un libro enormemente hermoso. Sin embargo, la Iglesia lo ha ocultado durante siglos, igual que los Evangelios, que durante muchos años sólo permitía leer en latín. Como pocos entendían y leían el latín, el cristianismo, hasta Lutero, fue una religión ignota y tergiversada por los clérigos y de obediencia ciega. Yo conozco a muchos católicos practicantes, que sin embargo no han leído la Biblia, ni siquiera e Nuevo Testamento. Así que creen de oídas. Desde 1212 la Confesión dejó de ser voluntaria y se hizo obligatoria, bajo condena del fuego eterno, lo que pude dar una idea del dominio de las conciencias cristianas durante 3 siglos. Lutero dinamitó todo eso al permitir que cada persona fuera su propio sacerdote y su propio intérprete; como Lutero impulsó la traducción de la Biblia a lengua vernácula, y la imprenta permitió su difusión, la Biblia pasó a ser vehículo cultural por el gran incentivo que era aprender a leer. Pasó a ser entre los evangelistas lectura familiar, religión íntima y personal, no un ritual más o menos público y social. Y político.
Por eso creo (es una hipótesis) que el liberalismo plenamente consciente y natural viene del mundo luterano... Que fue el primero en evangelizarse...Y sacar el judaísmo oculto por la Iglesia al resaltar el Antiguo Testamento. Ese judaísmo tan nuestro y tan vilipendiado.