"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

jueves, 30 de marzo de 2017

Lecturas y diarios

No hay cosa que más me satisfaga que comprar libros. Ahora ya no los compro físicamente, a menos que no tenga más remedio (No me caben). Eso me pasó con los diarios de Léautaud, incitado por un artículo de Arcadi Espada. Gracias a Amazon, he conseguido un ejemplar aceptable, en buen estado, de un resumen de una obra que tiene diecisiete volúmenes. 
Leyendo a Léautaud, me encuentro con que es fanático de Stendhal, del que sólo he leído sus dos novelas más famosas. Pero él recomienda sus diarios y demás obras autobiográficas, lo que es como un cornetín para mí. Me lanzo a la busca y captura, y ¡bingo! Las obras completas de Stendhal por 1,89 €. Es lo mejor de Amazon: los clásicos, en versión original, están tirados. 
(No entiendo cómo la gente no lee en versión electrónica. Una pequeña tableta es más legible que un libro del que no puedes cambiar nada, ni el color ni el tamaño de letra, nada de nada. Y pesa una tonelada al lado de la tableta. No me cabe un libro más en casa, pero gracias a Apple y otros que le han seguido, me han solucionado la vida, enriqueciendo además el soporte.)
Este pequeño vicio me obliga a olvidar momentáneamente la economía y la política, lo que es un gran descanso. Me refiero no sólo a la lectura, sino a la fase anterior de la caza, o la pesca del ejemplar, sobre si se trata de diarios personales, por los que siento una especie de atracción fatal. La ficción, a mi edad, me da pocas satisfacciones. 
Hago un recuento  de los autores de los que he leído sus diarios/memorias, rara vez superados por sus ficciones. 
Josep Pla (placer incomparable), André Gide (excepcional), González Ruano (asombroso), Charles Mauriac (Se mide la soledad), Unamuno (único: toda su obra es un diario), Julio Caro Baroja (incomparable), Churchill (su secretario de guerra), Léautaud... y una lista más que que ahora no recuerdo. 
En España se lee escasamente y mal. Se confunde el leer con una debilidad, falta de carácter, el afeminamiento, o algo así. En España, se puede ver en el Metro a bastantes mujeres leyendo (lastimosamente, cada vez más con el móvil y no con un libro). En París, decenas de hombres y mujeres llevan un libro abierto. No es raro ver en un café a varios leyendo. 
España, Falta secular de fomento en la escuela, supongo. Leer no da de comer, desde luego. Pero te hace olvidar el hambre, y te ensancha la vida. También es verdad que te la roba - al menos eso parece. Recuerdo el personaje de una película deliciosa, "Detective sin licencia", al que preguntan que hace leyendo una novela de Dashiel Hammett (policiaca): "me sirve para estructurar mi vida", contesta. No creo que yo pueda decir eso, porque una estructura se lleva, sustituye, a la anterior cuando lees mucho. Y creo que eso es bueno. Es bueno pasar de una mente a otra. 
Españoles, ¡no se contengan!, no hagan como hace el personaje de Pla al que reproduje aquí. Lean, lean, que es mejor ser extravagante que "contenerse"... hagan como hagan como decía Cervantes, que leía hasta las hojas volanderas de la calle... sean extravagantes en lo que puedan, y leyendo no se hace mal a nadie. La literatura es inofensiva, no lleva a la maldad. La maldades ya está en el corazón del ser humano, y leer, si acaso, la aplaca.  

3 comentarios:

Alex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Enrique dijo...

Gracias por compartir estos pensamientos de índole más personal y además sobre la lectura.

Leer (además de ensanchar el alma) puede dar de comer.Hay infinidad de libros con los que además de deleitarse aprender sobre infinidad de cuestiones o profundizar en campos que luego tienen aplicación práctica.Es cierto,que hay una línea muy fina entre leer por placer y por aprender. Pero ¿y si uno encuentra placer en aprender y si además es en aprender aquellas cosas que más le valen a uno para valerse en la vida? (Ya sea sobre la condición humana,política,economía,inversiones,historia,...).
Para mí es el summum.

miguel navascues dijo...

Exacto, leer, aprender, sentir