"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Hoy empieza la cuenta atrás de la secesión de Cataluña

Se acerca el big bang de la secesión de Cataluña. Lo único claro es que Rajoy pretende que el Tribunal Constitucional le haga el trabajo sucio, pero los secesionistas dicen que se lo pasan por el forro. 
La declaración de Soraya Sáez de Santamaría es cualquier cosa menos menos la de un gran estadista: "nunca he sentido tanta vergüenza democrática". ¿Qué será eso? Sea lo que sea, un signo de impotencia manifiesta. Un ejemplo más de la mediocridad que nos gobierna. 
Hoy será aprobada en el parlamento catalán la ley del Referéndum, sin mucho respeto a la las leyes suyas y de España. Rajoy presiona al Constitucional para que sea más ágil, pero ¿quien hará cumplir las sentencias que éste emita? Veamos, Rajoy: hay un poder legislativo, ejecutivo y judicial, y sólo el Segundo tiene el poder material de aplicar las leyes y las sentencias. 
El Gobierno intentará que no se celebre el referéndum, pero aunque lo consiga, eso no es el final. Si gran parte de la población quiere referéndum, y otra buena parte quiere secesión, que le quiten de las manos el referéndum va a frustrar igual o más que sí el Gobierno hubiera aplicado el art 155 al que tanto teme por sus efectos de agravio. Un referéndum hoy sería de resultado muy dudoso, pero como palanca para los separatistas será efectivo. 
Hasta ahora, la iniciativa la han tenido los secesionistas. Eso les ha hecho crecer, aunque sea dentro de un caos que les será costoso en el futuro. Pero van ganando en iniciativa. A partir de ahora, el Gobierno tendrá que hacer lo que ha querido evitar, si no quiere que se le vaya de las manos. Tarde o temprano tendrá que poner en marcha la mano ejecutiva, y eso no va a gustar mucho en Cataluña, pero no hay otra. Mientras busca cargarse de razones y de sentencias favorables, los otros avanzan en su desobediencia, y mientras no saquen a la Guardia Civil o a la fuerza que corresponda, no hay nada que hacer. 
Así que el momento crítico es cómo reaccionarán a ello los catalanes. Y si responderán unánimes o se dividirán en dos, lo que abre el abanico a un posible conflicto entre catalanes, los no secesionistas apoyados por un Gobierno que hasta ahora no ha querido saber nada de ellos. Ese conflicto se puede extender a toda España, porque hay partidos nacionales que se posicionan ya a favor de la independencia. 
Por lo tanto, veo difícil que no haya un conflicto en España, que no sería tan raro respecto a nuestra historia de guerras desde que murió en Antiguo Régimen. 
En suma, fuerza contra fuerza. Desobediencia contra leyes y sentencias. Ellos han llegado muy lejos ya para dar marcha atrás, gracias a la apatía del gobierno. La separación efectiva sería lo peor, porque no se evitaría el encono de las guerras en discordia, atravesadas por otras líneas explosivas, de extrema izquierda, con gran potencia de enmendar el conflicto. 
Las cosas que se toman a broma pueden acabar en tragedia. 

4 comentarios:

Miguel E. dijo...

Podría explayarme mucho, pero por sintetizar.

Desobedecer Sentencias está penado con la cárcel.

Yo aplicaría el 155. Pero si no se hace se manda a los mozos o a la GC a detener a la Sra. Forcadell y a quien corresponda, metiendo en la cárcel a medio Parlamento Autonómico si hace falta.

¿Que eso crispará los ánimos? Siempre se puede también decretar el estado de excepción en Cataluña (aparte del 155, repito).

Ya sabes, toque de queda, prohibición de manifestaciones y reuniones de más de 3, etc.

Si Rajoy y Sánchez hacen eso les perdono la corrupción y la incompetencia y les voto a las siguientes en los diferentes niveles de Gobierno.

miguel navascues dijo...

Pues ahí está la clave

Pablo Bastida dijo...

No se trata de eso ahora. Se trata de dignidad. Los catalanes (en general) odian a España (como muchos españoles, por cierto). Para tener compatriotas asi es mejor no tenerlos.
Referendum vinculante, pregunta clara y con chuleria; "Aqui no queremos a nadie a disgusto, el que quiera que se vaya pero con todas las consecuencias, expulsion de la UE, del euro y, muy importante, del BCE incluidas". Posiblemente eso mataria el proces en el acto. No nos engañemos, esto es una farsa para presentarse como patriotas catalanes ante su parroquia y como martires frente al mundo mientras el negocio que tienen montado sigue igual.
Y si en un arrebato de patriotismeo gana el si, España se independiza de Cataluña y hacemos todo lo que este en nuestra mano para que se conviertan en un estado fallido, para quitarles las ganas a otros y para cobrarnos viejas cuentas. ¿Por que va a estar la central de Nestle para España -por ejemplo- en Esplugas de LLobregat?

miguel navascues dijo...

Muy bueno, Pablo