"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

martes, 17 de julio de 2018

España se divierte; al menos sus políticos

Pedro Sánchez promete exhumar los restos de Franco, lo cual debe tranquilizar a los españoles y españolas que están en la playa torrándose al sol y bebiendo cerveza para hidratarse. 
Remover fosas nunca es bueno, creo, y me parece que la gente no sabe muy bien qué pensar de ello, salvo los convencidos de siempre que no reparan en medios para alterar La Paz. 
Los izquierdistas han tenido siempre una especie de fascinación por las posesiones personales del dictador, como cuando Felipe González fue hipercriticado cuando se subió en el Azor, el yate que usaba Franco para pescar cachalotes.




Ahí le tienen, tan sonriente, a pasar un par de días y noches en el barco emblemático, quizás esperando hablar con el fantasma de Franco. 
Era en 1985. Franco ya estaba enterrado y bien enterado en la Cripta Del Valle de los Caídos, de donde le va a sacar Pedro Sánchez, a patadas si pudiera. 
Como dice el refrán (inexistente), si no te puedes subir al barco, desescombra la tumba, pero no te metas en ella. A saber de lo que es capaz Pedro, si puede enseñar su sonrisa de galán de cine, pero me le imagino con un casco de operario ayudando en los trabajos, cubierto de polvo de atrezzo, que le sentaría muy bien. 
Otra cosa es hacer funcionar España, para lo cual lo primero sería dejarla en paz, que no me imagino a los ingleses desenterrando y reenterrando figuras de la historia de la Abadía de Westminter Lord Byron por ejemplo, por machista, violador y acosador. El Lord tenía las manos muy largas, y le daba igual una criada que un duquesa. En Westminter hay mucho cadáver emblemático desalojable si los izquierdistas ingleses estuvieran tan locos como los nuestros. 
Los ingleses están más o menos en paz con el pasado, y los españoles también, sólo que no dejan de soliviantarles y recordarles que la historia de España es vergonzosa al menos desde los reyes católicos, unos reyes excepcionalmente buenos, en opinión de historiadores solventes. Los españoles no estamos en paz con nuestra historia, pero porque no nos dejan.
Un día me dijo Joseph Pérez, hispanista y extraordinario historiador, que nuestro problema era que a los españoles nos gustaba fustigarnos. 

11 comentarios:

Miguel E. dijo...

https://sninobecerra.com/espana/

Artículo interesante donde se condensa la historia económica de España desde una perspectiva ¿fatalista?

Te lo paso por su concreción.

Ojo, no estoy de acuerdo en todo (creo que España no tuvo colonias sino territorios conquistados que no es lo mismo y, salvo los ingleses 200 años más tarde, precisamente las naciones depredadoras fueron las otras y no la nuestra...pero en general es interesante y acertado).

Anónimo dijo...

"salvo los ingleses"

Los ingleses obligaron a cultivar opio en la India, lo que causó 10M de muertos alrededor de 1770 (gran hambruna de Bengala según Wikipedia).

Y siguieron provocando muertes por hambre en oleadas sucesivas, hasta la segunda guerra mundial, en la que la política de Churchill hizo que murieran 3M de personas en ese territorio.

"España tiene una historia triste"

Pues si contar con el mejor escritor de la historia, haber fundado los derechos humanos, haber generado la primera moneda verdaderamente global, haber fundado las primeras universidades fuera de Europa, escribir libros en lenguas no europeas siglos antes que los demás, descubrir todos los continentes por descubrir, etc. es para él una historia triste, no sé cuál no lo será. Pero entiendo que repetir el discurso hispanófobo hace llegar más lejos hoy en día en la lucha por el pesebre.

Un saludo

Elena

Pablo Bastida dijo...

Muy cierto, Elena. Supongo que habrás leído Imperiofobia y leyenda negra, de Roca Barra. Altísimamente recomendable (no como la bazofia del majadero del Nino Becerra). Por cierto, los ingleses, tras la restauración, arrojaron el cadaver de Cromwell al Tamesis (estaba enterrado en la abadía de Westminster) y clavaron su cabeza en la reja.

miguel navascues dijo...

Bueno, Elena, muy interesante, pero ¿que moneda universal crearon los españoles? Por lo que yo sé, españa desde Carlos V era una ristra de quiebras financieras...
por otro lado, yo no estoy hablando desde un punto de vista moral, sino de la insidiosa influencia en España, de rebote, de la leyenda negra.
Ud puede ser admiradora del Imperio español, yo no. Pero no por razones morales, repito, sino por su decadencia con los austrias menores, gracias a la sociedad guerras de los austrias mayores. Si Carlos V no hubiera arruinado reiteradamente la Hacienda para mantener su Imperio...
Pero cuénteme más de esa moneda. Ud debe creer que Juan de Mariana es el creador del liberalismo, cuando en realidad fue un activo participante del Concilio Trento para fijar definitivamente la Fe tridentina, esa que nos ha hecho polvo.
En fin, cuénteme como pasó, Elena. ¿Fuimos libres desde Trento? ¿Fuimos más científicos, más productivos, más avanzamos en sociedad abierta? Creo que no. ¿Fuimos buenos en otras cosas? Quizás si, pero no lo creo. Que Inglaterra fue odiosa con la India? yo no estoy hablando de eso.
Pablo, los ingleses hicieron eso con el cadaver de Crownwell, pero en 1689 supieron hacer un pacto que fue la base de la primera democracia en Europa. ¡Una democracia asquerosa, ¿no? Puede pero fue la primera mundial.

miguel navascues dijo...

España no tiene una historia triste. Tiene una historia más o menos igual que los demás países europeos, hasta cierto punto. Para mí se desvía en la República, donde se instarura una monomanía de refundación, de parte de la izquierda sobre todo, que no se puede aguantar.

miguel navascues dijo...

En cuanto a Miguel E y “España no tuvo colonias, sino territorios conquistados” que me explique la diferencia, si no es meramente nominal. ¿Que era colonia, Flandes y no Peru? Que era el imperio español, ¿El Milanesado, no era colonia? ¿Nápoles era España? nos amaban, verdad?
Conste, yo creo que eran otros tiempos otros valores, mi critica no es sobre aquellas fazañas, sino la valoración meliflua que se quiere hacer desde el presente.

miguel navascues dijo...

España, un país maravilloso, pero que no está contento consigo mismo. Es lo que nos diferencia del resto de Europa. Eso son hechos, que se ven en cuanto rascas un poco. Tendrá una historia gloriosa, o no, pero eso no arregla las cosas. No podemos basarnos en el pasado para componer el presente.
Bueno, por favor, que me explique Elena esa moneda universal que creó España.

Miguel E. dijo...

Yo me refería simplemente a que en teoría (legalmente) todos los territorios eran iguales, es decir, no había colonias subyugadas a una metrópoli.

Ejemplo; en América se construyeron haciendas como modelos productivos para modernizar la economía local, entre otros motivos, porque la Corona así lo disponía para tratar a todos por igual.

La plata que venía de allí no se invertía en la península más o menos de lo que se hacía allí, sino que iba para las guerras de religión en Europa, que es lo que interesaba al monarca de turno.

En teoría la esclavitud siempre estuvo prohibida y los indianos y los peninsulares recibían el mismo trato (y desde el principio, como dictó Isabel). No se les consideraron subhumanos como sí hicieron otros imperios.

Lo que quiero resaltar es que fuimos los únicos de la época que trataron por igual (o el Estado lo intentó) a todos. Otra cosa es, como denunció Fray Bartolomé de las Casas entre otros, que de la teoría a la práctica hubiese un trecho enorme.

Pero eso también pasa hoy en día...

Miguel E. dijo...

Por cierto, discrepo abiertamente sobre lo de que no hace falta un pasado para recomponer el presente.

¡¡Vaya que si lo necesitamos!!

Un día creo que dijiste (y coincido) que gracias al mito del Reino Visigodo unificado previo a los musulmanes comenzó la Reconquista y que, sin la persecución de ese mito, ésta quizás no sé habría producido nunca.

Es decir, que a España la creó un mito (como a Roma, por cierto).

Yo no hablo de Estado confesional o de Reconquista para hacer la España del futuro, yo hablo de la historia común (entre la que está la conquista de América, etc.) para forjar la del futuro.

Hace falta una base y ésta no puede desaparecer nunca o todo el edificio caerá, que es lo que está pasando hoy...

Los mitos son muy necesarios.

Por eso la Unión Europea no es una unión; no tiene mitos comunes detrás...

Anónimo dijo...

Usted dice que España es un país que no está contento consigo mismo y estoy de acuerdo. Opino además que ese descontento se apoya mayoritariamente en el sentimiento de que su historia es una acumulación de desastres, que se agravan en la comparación con otros países (como da la impresión que traslucen sus comentarios).

Me parece fundamental dejar de tener esos pensamientos, porque la visión del pasado condiciona nuestro futuro: por un lado, nos hace que nos sintamos inferiores frente a otros, y por otro, hace que nos quedemos sin referencias ni modelos propios, ante lo que tenemos que aceptar los que nos impongan otros (es increíble que aquí todo el mundo sepa de Robin Hood, pero nadie de Pedro Páez). Esto lleva a que admitamos implícitamente la superioridad de otras culturas (actualmente, la anglosajona) sin rechistar y que nuestra cultura languidezca como consecuencia.

Un ejemplo actual de esto lo proporciona nuestra izquierda, que lo tiene clarísimo: desea rescribir la historia, porque sabe que el futuro se construye desde el pasado.

Creo que ante la historia no cabe el sentimiento de orgullo, puesto que el mérito (o deshonra) es de nuestros antepasados. Pero ellos trabajaron y lucharon de algún modo por nosotros, por lo que es un deber en todo el mundo el sentir respeto a los ancestros (los bantúes, ¿deben sentir inferioridad por su historia?). En nuestro caso además no hay motivos en nuestro pasado para vernos despreciables, sino al contrario, hay hechos relevantes en la historia universal.

Habla usted de Trento, dice que nos hizo polvo. No puedo rebatirlo con argumentos, pero sé que después de Trento se escribió el Quijote, se pintaron las Meninas y se construyeron millares de edificios espectaculares a ambos lados del Atlántico que hoy nos siguen deslumbrando. Esto es mucho mejor que un país que envió a la muerte por hambruna a millones de personas de modo consciente y sin hacer nada por evitarlo, la última vez a mediados del siglo XX. Me encanta el capitalismo, pero el dinero no lo justifica todo; admiro a los anglosajones, pero por hechos como esos no considero en absoluto que sean superiores a nosotros.

Por otro lado, no es muy justo comparar la decadencia de un imperio con el surgimiento de otro.

Como se la nombra más arriba, me permito el dejar una entrevista con Roca Barea, interesante a mi juicio https://www.diocesismalaga.es/pagina-de-inicio/2014047261/la-inquisicion-evito-grandes-barbaridades/

Un saludo

Elena

Anónimo dijo...

En cuanto a la moneda, me refiero al real de a ocho, utilizada en China, América y parte de Europa; se suele decir que de las columnas de Hércules del escudo salen las barras del símbolo del dólar.

En la exposición del Nª Sª de Atocha los tenían con los cuños asiáticos.

Aquí lo explican didácticamente (en inglés, lástima)

https://multimedia.scmp.com/culture/article/spanish-galleon/chapter_04.html

Un saludo

Elena