"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

lunes, 25 de febrero de 2019

Desolación

No sé por qué me acerco a los periódicos, porque todos pronostican una victoria de Pedro Sánchez. Desolación. No es que reconozca a sus contrincantes unas virtudes desmedidas, muy superiores; es que Sánchez representa la continuación de las negociaciones con el separatismo, muy avanzadas, por cierto. Es decir, Sánchez es la continuación de la carrera por la ruptura de España, tal como suena. 
Me sorprende que tanta gente no lo haya comprendido. No hay negociación que pueda acabar bien con los secesionistas. Todo avance por esa vía significa un acercamiento a un conflicto serio. Tarde o temprano Sánchez conseguirá de Europa una presión para que se negocie, sea cual sea el resultado. ¡La famosa idealización del diálogo! Y el resultado de una separación tendrá el signo de la tragedia. 
España no puede ser dividida sin que otras regiones empiecen su camino de disgregación, como una Yugoslavia. ¿Que pasó en Yugoslavia? Que ya no existe, pero no sin grandes dolores, sangre, sufrimiento incalculable, cientos de miles de muertos, genociodos de unos sobre toros, violaciones sin fin. España no puede dividirse sin pasar por lo mismo. 
Parece que uno de los motivos de esta victoria es el hundimiento de Podemos, y nunca pensé que no me alegrara de esto. Pero las elecciones españolas son así, y el pueblo español no es precisamente un lince. Desolación. 
(...) Se acabaron los buenos tiempos de la dulce mediocritas, en la que lo más que pasaba era la manifestación cotidiana de pensionistas, taxistas, maestros, sanitarios, etc. En Cataluña el grado de violencia y desorden social es mayor. Conozco gente de allí que ha huido, con pérdidas patrimoniales y molestias importantes. Rupturas familiares incontables. Eso no se va a terminar, por mucho que aquí cerremos los ojos. La política de Sánchez lo alienta, pues es lo que desean los secesionistas. Sin embargo, las encuestas dicen que ganará. Dios nos ampare, si es que tiene a bien. Quizás desee darnos una lección, o que pasemos una prueba, pero no sé exactamente sobre qué ni por qué. 
Compréndanme. Para mí lo esencial no es un combate entre izquierda y derecha, sino sobre la permanencia de España como nación. 
Los partidos, mientras tanto, están ya cortando la deliciosa tarta, salivanfo de antemano, vendiendo la piel del oso antes de cazarlo. Les preocupa más eso, y que un mes después llegan las elecciones regionales y locales, y están a cuchilladas por el metro cuadrado de rastrojo. Aquí entran muchas consideraciones, como que cada centímetro ganado, es un ingreso y una subvención. Matando la gallina de los huevos de oro, que es España, no les auguro grandes ganancias. Esto no sería preocupante en un país normalizado. Precisamente lo que no somos.
Lo único que me tranquiliza un poco, pero pero más por buscar una razón que estar seguro de ella, es que hay personas influyentes que han impedido que Sánchez siguiera con sus cambalaches, lo que le ha llevado, de muy mala gana, a convocar elecciones. ¿Líneas rojas detrás de las bambalinas? ¿El rey, apoyados por otros, como ex políticos con peso? Ojalá. Pero, ¿volverán a funcionar? 

4 comentarios:

Pablo dijo...

Te acuerdas de las encuestas de las últimas elecciones andaluzas?

miguel navascues dijo...

Ya

miguel navascues dijo...

Pero no estoy haciendo cábalas, estoy reflexionando sobre la inestabilidad de fondo.

Pablo dijo...

La izquierda todavía no ha digerido del todo la democracia y le jode mucho no tener el poder. Las elecciones son una anécdota, nada puede cambiar, todo debe atenerse al "progresismo" si no, tenemos esa inestabilidad (o mas bien, desestabilización) de la que hablas