"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

sábado, 24 de julio de 2010

¿Puede hacerse una valoración moral de la orientación sexual?

Carlos, yo matizaría. Hay una determinación biológica, creo, aunque no 100%. Llamémosla inclinación natural. No niego que el que quiera, por su santa voluntad, la vaya buscando; allá él (o ella).
Pero creo que objetivamente Moa tiene derecho a calificar como "peor", o como "menos buena", esa opción que la hetero. Tiene indiscutibles efectos sociales, no buenos precisamente - sobre todo si se hiciera mayoritaria-, y por lo tanto es legítimo que a una propaganda tendenciosa (y eso no se puede negar) se oponga otra informativa: sobre todo pensando en los menores, que pueden meterse en ese jardín por millones de "causas", a cual más peregrina. Rebeldes sin causas, en busca de todas, son los adolescentes, y lo mismo que se hacen anoréxicos, se meten en batallas por las más nobles razones (eso creen) en las que pierden ellos, irremisiblemente.
Soy padre y lo sé, por mí y por familiares y amigos... y periódicos. Se ha visto de todo ¿no?: drogadicción, anorexia, erotismo, violencia, bandas todo por despecho, o por transcendencia, o por llamar la atención de una chica que se vio bajar del metro... incluso adolescentes muertos en un callejón, cuando sus padres ni sabían que estaba sufriendo un infierno interno. Cada día sale una triste nueva tendencia, como esos jóvenes que se tiraban del viaducto por amor... Somos seres imitativos, emulamos lo que vemos, y a esas edades no calculamos bien las consecuencias. No todo es penuria económica, por cierto.
Hay una edad en que nos hacemos responsables de nuestros males; pero, ¿cuál es? Hasta entonces estamos bajo la protección de los que nos quieren, y si desde el poder se intenta abreviar esa fase, como lo intenta este maléfico gobierno, diciendo que la homosexualidad y/o la libertad sexual (que se mezclan intencionadamente) son bienes absolutos, y fomentando la "suma de testosteronas", yo estoy de acuerdo con Pío: por muy legítimo que sea, no es la mejor opción moral: sobre todo esas nuevas instituciones creadas sobre la nada; nunca será igual una familia normal (repito: normal, pese a quien pese) que una homosexual. Ese racionalismo extremo que dice ¿Por qué no? a la adopción de homosexuales, fecundación por alquiler, etc... No creo que sea bueno a la larga. Es más destructivo, creo, que cualquier lacra social como la droga o la prostitución, a la que, por cierto, se persigue ahora como el origen de los siete males ¡Será para que no nos "desviemos" de sus designios! Por cierto, me surge una duda: ¿persiguen igual la prostitución masculina?   Bah, qué tonterías! si el gobierno está para procurarnos la felicidad...
Esa es mi opinión, por ahora: creo que se puede, y se debe, hacer una valoración moral.
Por cierto, acabo de releer su polémico texto, y lo suscribo de "P" a "PA", salvo la expresión "es una desgracia", poco afortunada, pero nada más. Otra cosa es buscar tres pies al gato a alguien que habla claro.

15 comentarios:

Carlos Díez dijo...

Luis, en el uso del concepto de "educación sexual" de manera torticera por el (los) Gobierno(s), coincido contigo y con Pío. También en la pasada de frenada de los lobbys gays, que pretenden convertir una orientación sexual legítima en una privilegiada, igual que pasa con la condición racial, nacional o de género mediante la discriminación positiva. Considero que en eso nuestras opiniones son muy similares si no idénticas.

Sobre la cuestión moral, ¿es inmoral la sexualidad? A riesgo de parecer relativista, yo contesto que primero hay que responder desde qué constructo de moralidad se determina la cuestión. Claramente, para la moral católica la homosexualidad es un pecado, por tanto, inmoral. También lo es para esa moral, el ánimo de copular con la propia esposa sólo con fines placenteros, no reproductivos.

Donde considero que falla Pío y quienes le suscriban es en identificar moralidad con comportamiento mayoritario. Los ejemplos son tan sencillos que no citaré más que uno: En Esparta era mayoritario si no unánime la práctica de asesinar a los recién nacidos con algún defecto. La moralidad espartana consideraba inmoral (y contrario al interés supremo de la polis) dejar vivir a criaturas que no pudieran convertirse en ciudadanos y soldados perfectos.

La otra vía para decretar lo que es moral o inmoral, es el uso de la "tendencia natural". También es una vía muerta, a mi entender: no es natural ayudar al prójimo cuando nuestra vida queda arriesgada al prestar esa ayuda. No es natural la monogamia ni el cuidado de los ancianos por parte del grupo familiar o social. Todas esas cuestiones tan aceptadas hoy surgieron por el lentísimo proceso de decantación social hasta considerarse mejores y por tanto, "morales" o "socialmente beneficiosas".

Entroncamos aquí con el peliagudo asunto de si realmente existen Derechos Naturales. Unos (como Gustavo Bueno) defienden que no lo shay, sino que son derechos que poco a poco han ido consolidándose y que llevan tanto tiempo como "marca" social que tendemos a considerarlos "naturales" por su antigüedad. Este es un tema que muchos autoproclamados liberales rechazan debatir al considerar que necesariamente un liberal debe ser iusnaturalista. Obviamente, parece todo un poco más complicado que escoger las etiquetas que nos gustan.

Lo que menos me gusta de este debate es que parezca que incluso los liberales asuman que la defensa de los derechos de los homosexuales es algo progre, cuando la izquierda es una recién llegada a esa trinchera y cuando el movimiento GAY viene de ¡tachán! El Gran Satán "Neoliberal": los Estados Unidos.

No nos dejemos comer terreno por estos fantoches: la defensa de la igualdad de base es esencial del liberalismo. Nadie tiene que tener privilegios por acostarse con gente de uno u otro sexo. Sobre la adopción, siempre hay que recordar que no es un derecho de los adoptantes sino del adoptado.

Saludos.

tatinoco dijo...

Lo siento Carlos, creo que no conoces suficientemente la moral sexual de la Iglesia. La frase tuya que entrecomillo no es acertada.

"También lo es para esa moral, el ánimo de copular con la propia esposa sólo con fines placenteros, no reproductivos."

Para la Iglesia es legítimo copular con la legítima esposa con fines placenteros, siempre que la relación esté abierta a la vida. Si la Iglesia sólo aceptase realizar la cópula con fines reproductivos, sería ilícito que un marido se acostase con su mujer tras la menopausia. También serían ilícitas las relaciones sexuales de los matrimonios estériles.
Por otra parte la Iglesia acepta los métodos anticonceptivos naturales.

Con esto no te digo que yo esté al 100% de acuerdo con la doctrina de la iglesia en materia de sexualidad, pero me da mucha rabia que se critique a la Iglesia sin conocer su doctrina.

En cuanto a la posición de la izquierda y la homosexualidad, creo que es una gran paradoja.
Al igual que pasaba con la energía nuclear y la objeción de conciencia al servicio militar, los partidos comunistas de este lado del telón de acero tenían una opinión radicalmente contraria al PCUS. sí mientras en la URSS había un servicio militar obligatorio de 3 años, eran una potencia nuclear y estaba perseguida la homosexualidad, los movimientos comunistas de europa occidental promovían la objeción de conciencia, apoyaban la homosexualidad y defendían posiciones antinucleares.

No creo que sean casualidades, creo que eran movimientos apoyados por la Unión Soviética que buscaban minar los fundamentos de la sociedad occidental y privarla de sus capacidad de defensa.

¿que pasa con los homosexuales en Cuba?

Carlos Díez dijo...

Tatinoco, gracias por tu aclaración. Desde luego que no soy un experto en la moral sexual de la Iglesia, no obstante considero que tu corrección es más bien complementaria a mi apreciación. Te cito:

"Para la Iglesia es legítimo copular con la legítima esposa con fines placenteros, siempre que la relación esté abierta a la vida."

Ergo, si excluyo la procreación de la relación sexual con mi esposa legítima, para la Iglesia estoy llevando a cabo una cópula "ilegítima" (por emplear tus propias palabras), ¿no?

Luego añades:

"Por otra parte la Iglesia acepta los métodos anticonceptivos naturales."

Considero que en parte te contradices al haber empleado en la primera de las frases citadas la palabra "siempre". Perdona mi ignorancia, pero no me queda claro. ¿La Iglesia considera legítima la cópula "siempre que esté abierta a la vida" pero acepta el uso de anticonceptivos naturales? Si copulo con mi esposa legítima utilizando el arcaico método anticonceptivo de la "marcha atrás" porque sólo queremos darnos placer durante el acto, ¿estamos llevando a cabo un acto inmoral o una cópula ilegítima sí o no?

Sobre lo que indicas de los Partidos Socialistas a cada lado del telón de acero, yo no creo que Occidente se quede indefenso por aceptar el hecho de la homosexualidad en parte de la población y dejar de discriminarla. La Libertad no debilita, sino que fortalece. Además, es que insisto en que los partidos socialistas occidentales son casi unos recién llegados a la corriente contra la discriminación de los homosexuales.

Sobre los homosexuales cubanos, pues completamente de acuerdo.

Saludos.

Violante Cabral dijo...

Lo inmoral, y esto no tiene que estar ligado a una postura religiosa, es que una persona deje que sus tendencias sexuales la definan, que use su sexualidad como manera de expresarse y que la convierta en una ideología. Eso es inmoral e infantil.

Luis H Arroyo dijo...

Sobre la moral de la Iglesia no me meto, porque no sé lo que está vigente ahora.
Pero estoy de acuerdo con Violante; no hace falta ir a una fuente determinada de moral. Es inmoral querer imponer tu propia idea moral. Pero, además, es que la homosexualidad no debe ser glorificada, ni mitificada. Si a un adolescente le pasa lo que en esos vídeos oficial se pregona, no creo que fuera feliz. Que desde el gobierno se de cobertura ideológica es asqueroso, y es que no hay tema de dudoso gusto que este gobierno no haya promovido. Yo sufro por los padres normales de ahora: ¿Cómo proteger a sus hijos?

LHA

Luis H Arroyo dijo...

Por cierto, Violeta, veo que eres de Chile (o de Brasil reconvertida en gato chileno). Hace poco vi (lo publiqué) que el parlamento chileno había condenado la ley del aborto de Zp/Bibiana. Por lo que sé allá se respetan más las creencias básicas de nuestra sociedad. ¿ES así?

tatinoco dijo...

Carlos:

La iglesia no considera que el método de la marcha atrás sea un método natural y por lo tanto no es un método anticonceptivo legítimo.

Y si no que se lo digan al pobre Onán, el "inventor" del método, al que el Génesis cuenta que fue fulminado por utilizarlo para no dejar embarazada a la viuda de su hermano.

La Iglesia sólo acepta los métodos que consisten en realizar el acto en los períodos infértiles de la mujer.

Pero dejemos estos temas, tampoco soy un experto en moral sexual de la iglesia ni estoy al 100% de acuerdo con ella.

En cuanto al debate principal del post, Liberalismo y Homosexualidad.

Considero que las personas no deben ser discriminadas por su orientación sexual, ni negativamente ni positivamente. El que una persona en su vida privada decida mantener relaciones sexuales con alguien de su mismo sexo no debería tener relevancia social ni, por lo tanto, relevancia jurídica.

El matrimonio es una institución mixta, que tiene una perspectiva privada y otra pública. En su perspectiva privada es un contrato entre dos personas que se comprometen a vivir juntos, ser fieles, socorrerse y compartir los bienes. Desde su perspectiva pública es la base sobre la que se construye la familia, base de la sociedad. Y por ello se ha de proteger por los poderes públicos.

Por ello considero que el matrimonio homosexual, al no estar abierto a la procreación no debería estar reconocido. No me parece mal que dos tíos quieran vivir juntos y firmen un contrato privado de sociedad de gananciales. Pero no entiendo porque hay que equiparlo a un matrimonio convencional.

De todas formas para mí lo grave de la Ley promulgada por el PSOE no es que haya legalizado el matrimonio homosexual, sino que ha eliminado del derecho español la institución del matrimonio. Gracias al divordio express el matrimonio es el único contrato que puede ser rescindido por la voluntad unilateral de una de las partes sin indemnizar a la otra parte por los perjuicios sufridos. De hecho a los matrimonios que se están divorciando ahora les está costando más deshacer su comunidad de bienes gananciales que su matrimonio. Y de verdad que las personas al casarse renuncian a muchas cosas y toman determinadas decisiones que hacen muy injusto que una de las partes pueda deshacer el vínculo con el pretexto de que se ha enamorado de otra persona.

Al final lo que se ha conseguido es destruir el vínculo matrimonial. Y lo peor es que ni siquiera los católicos, que pensamos que el matrimonio es una institución indisoluble, podemos optar por un régimen jurídico acorde a nuestras creencias, pues a pesar de casarnos por la Iglesia se nos aplica la legislación civil.

tatinoco dijo...

Carlos:

La iglesia no considera que el método de la marcha atrás sea un método natural y por lo tanto no es un método anticonceptivo legítimo.

Y si no que se lo digan al pobre Onán, el "inventor" del método, al que el Génesis cuenta que fue fulminado por utilizarlo para no dejar embarazada a la viuda de su hermano.

La Iglesia sólo acepta los métodos que consisten en realizar el acto en los períodos infértiles de la mujer.

tatinoco dijo...

En cuanto al debate principal del post, Liberalismo y Homosexualidad.

Considero que las personas no deben ser discriminadas por su orientación sexual, ni negativamente ni positivamente. El que una persona en su vida privada decida mantener relaciones sexuales con alguien de su mismo sexo no debería tener relevancia social ni, por lo tanto, relevancia jurídica.

El matrimonio es una institución mixta, que tiene una perspectiva privada y otra pública. En su perspectiva privada es un contrato entre dos personas que se comprometen a vivir juntos, ser fieles, socorrerse y compartir los bienes. Desde su perspectiva pública es la base sobre la que se construye la familia, base de la sociedad. Y por ello se ha de proteger por los poderes públicos.

Por ello considero que el matrimonio homosexual, al no estar abierto a la procreación no debería estar reconocido. No me parece mal que dos tíos quieran vivir juntos y firmen un contrato privado de sociedad de gananciales. Pero no entiendo porque hay que equiparlo a un matrimonio convencional.

De todas formas para mí lo grave de la Ley promulgada por el PSOE no es que haya legalizado el matrimonio homosexual, sino que ha eliminado del derecho español la institución del matrimonio. Gracias al divordio express el matrimonio es el único contrato que puede ser rescindido por la voluntad unilateral de una de las partes sin indemnizar a la otra parte por los perjuicios sufridos. De hecho a los matrimonios que se están divorciando ahora les está costando más deshacer su comunidad de bienes gananciales que su matrimonio. Y de verdad que las personas al casarse renuncian a muchas cosas y toman determinadas decisiones que hacen muy injusto que una de las partes pueda deshacer el vínculo con el pretexto de que se ha enamorado de otra persona.

Al final lo que se ha conseguido es destruir el vínculo matrimonial. Y lo peor es que ni siquiera los católicos, que pensamos que el matrimonio es una institución indisoluble, podemos optar por un régimen jurídico acorde a nuestras creencias, pues a pesar de casarnos por la Iglesia se nos aplica la legislación civil.

Luis H Arroyo dijo...

Tatin oco, totalmente de acuerdo.

HIPONA dijo...

Tatinoco soy yo, esto de escribir en varios blogs con nicks distintos hace que a uno a veces se le vaya la olla...

Luis H Arroyo dijo...

Jaja, creí que estabas "germinando" un nuevo personaje

Carlos Díez dijo...

HIPONA / Tatinoco:

Cuando hablaste de "métodos anticonceptivos naturales" pensé que el plural tenía razón de ser. Por contraposición a los artificiales, creí que la famosa "marcha atrás" entraba dentro de éstos (aunque me sorprendía que la doctrina o moral sexual de la Iglesia lo aceptara, pero se te veía tan seguro al respecto y afirmaste con tanta firmeza mi desconocimiento que pensé que era yo el confundido).

Por lo que dices, sólo cuenta como "método anticonceptivo natural" la cópula en días infértiles, aunque sigues hablando en plural (métodos), pero se reducirían a uno solamente.

Sigo sin entender, entonces, cómo encaja la palabra "siempre" que usaste en tu frase:

"Para la Iglesia es legítimo copular con la legítima esposa con fines placenteros, siempre que la relación esté abierta a la vida."

Porque a ver, si mi esposa y yo llevamos la cuenta de sus días para precisamente "cerrar a la vida" la realización del acto sexual, entonces ¿es pecado o no?

Entiendo que el pecado aquí radica en la intención subjetivísima de los actores: si lo que queremos es disfrutar y ni por asomo quedarnos embarazados, creo que llevar la cuenta de los días sería un acto tan "cerrado a la vida" como plastificarme con el condón reprobado por la Iglesia, ¿o no?

Por favor, no entiendas mi réplica como una intención pueril de llevar al límite el debate, sencillamente me gusta desarrollar la sana costumbre de aprender de los que saben más que yo. Ya puestos, además de varios nicks, ¿tienes algún blog donde leerte? Tus participaciones en este Cuaderno de Arena siempre me han resultado interesantes y eres de esos comentadores a los que me gustaría poder visitar en su propio espacio.

Saludos.

Violante Cabral dijo...

Hola Luís
Sí, soy chilena. Sí, el Congreso condenó la ley del aborto de Zapatero. No, lamentablemente creo que somos una sociedad bastante poco tradicional, poco apegada a creencias valóricas (muy admiradora de las leyes “progres” de España y Argentina). Aunque confío todavía en nuestro Presi que, aunque le de terror que lo confundan con la Derecha, pertenece a un partido de Centro-Derecha y jura que es católico practicante. Por eso, al menos durante su mandato, no creo que se apruebe una Ley de Aborto en Chile.

HIPONA dijo...

Lo primero, tengo que decirte que no estoy al 100% de acuerdo con la moral sexual de la Iglesia, pero me la conozco a fondo porque discutí mucho sobre el tema en mis años de estudiante con un sacerdote experto en el tema.

Creo que la Iglesia habla de métodos en plural, porque realmente hay varios (temperatura, calendario, moco cervical, etc.)
El motivo por el que estos métodos se aceptan y el preservativo no es porque la Iglesia considera que no se está interrumpiendo el proceso de la procreación.

Además la Iglesia dice que el mero hecho de que la mujer tenga periodos no fértiles y pueda realizar el acto sexual es una posibilidad que nos da la Divina Providencia de ejercer la paternidad responsable sin renunciar a las relaciones sexuales con la legítima.

Esta es la doctrina de la Iglesia, sin discusión ni ningún tipo de dudas. Otra cosa es que algunos sacerdotes se arriesguen con teorías más o menos enrevesadas (típicamente los jesuitas).

Yo pienso exactamente como tú, que es más importante la intención que el resultado y no estoy muy de acuerdo con la doctrina de la iglesia en este aspecto. Eso no quita para que me invente las cosas, como por desgracia hacen muchos curas que dicen a sus feligreses que la Iglesia acepta cosas que no acepta. No sé si me explico.

No tengo blog, por el momento. Soy un paquete con la informática. A ver si este veranos veo a Luis en Al-Andalus y me ayuda a hacerme un propio.