"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

domingo, 2 de agosto de 2020

La berrea

Les supongo al tanto de lo que es la berrea de los machos de los animales cornamentados, cuando llega la época. A la jumentud española le gusta la berrea, que imita llamándola botellón, toda forman de reunirse sin ton ni son y berrear como esos bravos y hermosos animales, pegar gritos, y alcoholizarse para dar fuelle a las cuerdas vocales. Es una forma de desbravarse que se ha extendido por España en muy distintas y diversas excusas, sea fútbol, ascensos de división, o sin más excusa particular que foguear el hígado y otros órganos vitales, bebiendo calimocho y forzando el acordeón de los pulmones, que es el objetivo principalmente, aparte de echarle un tiento a la hembra que quiera participar.
Ah! Qué placer quedarse ronco y el hígado tocado, con una botella en una mano y la otro en la chirla de la pareja eventual! 
Si, señores, éste es el foco del rebote del Covid en España, la jumentud. La jumentud en su apogeo, su pirámide esencial, feromonas por las orejas y forzar la máquina a todo pistón, que es un goce natural y además se comprende...
Alcohol, fumeque, otras sustancias inespecíficas, saltos sobre el terreno y si hay suerte revolcón. ¿Cómo se puede aspirar a más? Imposible aspirar al éxtasis, a perder la razón - que es la gran aspiración del hombre -, con tan pocos medios. Antes hacía falta todo un protocolo religioso, con la aprobación del brujo de la tribu, además de lo del alcohol y sustancias extáticas. Lo religioso empezó de esta forma, para perder la ansiedad a las fuerzas atenazadoras que pululaban por la noche.
Ahora basta cocacola y vino, calimocho. 
Ah, sí, no faltará uno mirando su móvil concienzudamente.

4 comentarios:

Pablo dijo...

Echaba de menos estos maravillosos post tuyos del verano. Una pregunta, yo no he probado el calimocho en mi vida, ¿de verdad es esa porquería, Coca-Cola y vino (en brick, me imagino)?

www.MiguelNavascues.com dijo...

Jaja, bueno, yo no lo he probado, pero creo que es - o era tiempo ha - una de las variantes.

Antonio dijo...

Magistral :))

Antonio de Badajoz

www.MiguelNavascues.com dijo...

Gracias, Antonio, tiempo ha que no nos cruzábamos. Ser así por el confinamiento? :-))