"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

jueves, 13 de mayo de 2021

La verdad y la Libertad

Uno de los aforismos que más me gustan de Fernando Pessoa es:

“Los psiquiatras saben (a veces) como trabaja el espíritu doliente, pero no cómo trabaja el espíritu sano.”

Gran verdad, que nos deja meditabundos sobre qué pueden tomar de guía, o referencia, para juzgar sus casos: ninguna. No hay verdad consolidada en esta necesaria ciencia, y por eso a lo largo del tiempo los psiquiatras dicen nada más que tonterías que nadie se las toma en cuenta. Nadie, ni la policía, ni lo antes jueces ni las leyes pueden establecer una “justa práctica” para la cantidad de memeces que a veces dictaminan, con gran sufrimiento de loa pacientes, a menos que la extrema Prudencia reine en ese mundo. 
Pero no es así. Hace pocas décadas, incluso ahora, estaba de moda el tratamiento con electrodos, con pócimas dañinas, con barbaridades físicas increíbles, como la lobotomización, y los que eran sometidos a estas prácticas no tenían defensa alguna. Han cambiado muchas cosas, cierto, pero sigue sin haber una guía que te oriente hacia el acierto seguro. 
Lo que es increíble es que en nuestro mundo de hoy, cada vez más dictatorial, existe un dogma falso del que no te puedes desviar si no quieres recibir un serio correctivo, si eres historiador e infringes la siniestra “Ley de memoria histórica”, un falo que ha establecido el partido socialista que te puede partir el tronco en dos si dices algo en contra de este bulo, o “fake”, realmente pestilente. Gracias a él el historiador ha perdido lo que al menos tenían los psiquiatras, la libertad de expresión, que permitía la crítica entre profesionales o de fuera a su mundo. 
La Ley de memoria histórica pretende demostrar que la guerra civil fue causada exclusivamente por los rebeldes a la República, sin que ésta tenga una mácula de responsabilidad. El otro día oí decir a un historiador que si él decía que Largo Caballero, el facedor de una Guerra civil en el 34 para hacer una República comunista, fue uno de los causantes de la guerra del 36, le caería una multa de 150 mil euros. 
Mucho peor que no tener una verdad guía, es traicionar el sentido de la historia y prohibir expresiones heterodoxas que son absolutamente necesarias en cualquier actividad investigadora. Cuando no hay Libertad más vale contar con la libertad protegida por la ley. 
Pero vamos hacia un mundo comunista asfixiante, y esto no es más que uno de los primeros pasos hacia es mundo al que nos dirigimos con gran entusiasmo por nuestra parte, camino en el cual la piedra angular será la Lucha contra el Calentamiento, mal diagnosticada y llena de descalabros para la economía.
Con el fácil expediente de determinar que cualquier catástrofe natural se debe a tal calentamiento, la excusa es perfecta para algunos se forren a costa del contribuyente vendiendo, valga el ejemplo, miles o cientos de miles, o millones de molinillos que cuesta un dislate y no almacenan energía. 
La verdad es elusiva. La Libertad sin embargo no, no hace falta ser muy culto para conocerla y apreciarla. La Libertad es lo que no tenemos en un país dictatorial, y la Libertad de expresión es un bien gratuito cuanto el estado es racional. 

viernes, 7 de mayo de 2021

No tendrás nada y serás feliz

Según la agenda 20-30 en 2030 seremos así:



No habrá enfermedades ni dolor, ni supongo que médicos, te darán nutrientes estrictamente necesarios, y te podrás caer por un barranco y mejor si te quedas tonto. Más feliz. 

Proyecto de Carmen Calvo y cía
Imagen de Twitter 

jueves, 6 de mayo de 2021

Nazis exterminadores

Resulta, según Carmen Calvo, que los votantes de Ayuso somos nazis, que también se escondían bajo las banderas de la libertad. Se lo había dicho alguien. Uds dirán que están mujer estaba borracha, pero no, el argumento es mucho más profundo y retorcido de lo que aparenta. 
Fíjense bien: en Madrid hay 2 millones de nazis, que todas las noches salen a tomar cañas y berberechos, y luego van a los barrios obreros a exterminar famélicas regiones. Y claro, el socialismo español, el de más bajo nivel de Europa, no se rebaja a esos niveles. Toma ya. Eso sí, hasta ahora, que se sepa, no ha felicitado a Ayuso por ganar las elecciones sin trampas, sino gracias a sus legionarios fascistas. 
Obviamente, Carmen Calvo es imbécil, como tiene ya firmemente acreditado. Además, su cultura no rebasa el nivel de un charco en el desierto. Bueno, pues es la vicepresidenta del Gobierno. Además de imbécil es grosera, por insultar a 2 millones de madrileños, que ya es insultar. Pero no se preocupen que seguirá en su puesto impertérrita, como el tonto de Ivan Redondo, culpable de lo que pasó ayer y antes de ayer - y no de los nazis ni de los berberechos -, Por no hablar de Pedro Sánchez, el presidente en la sombra que hasta que no hable con Soros estará knoqueado. 

sábado, 1 de mayo de 2021

Robert Louis Stevenson

De Javier Marías, en “Vidas escritas”

Al escribir acerca de Stevenson se debe acabar con su «Réquiem», que había compuesto muchos años antes y está inscrito en su tumba en lo alto del Monte Vaea, en Samoa, a cuatro mil metros de altura: 

«Bajo el inmenso y estrellado cielo, / cavad mi fosa y dejadme yacer. / Alegre he vivido y alegre muero, / pero al caer quiero haceros un ruego. / Que pongáis sobre mi tumba este verso: / Aquí yace donde quiso yacer; / de vuelta del mar está el marinero, / de vuelta del monte está el cazador».

domingo, 25 de abril de 2021

Las balas (II)

Mi amigo Agustín Rosety, diputado por Vox y General en la reserva, explica aquí  https://okdiario.com/andalucia/diputado-vox-cadiz-explica-que-creen-que-amenazas-iglesias-pueden-ser-montaje-7138542 con todo detalle lo de las balas, y las contradicciones con la ingenua y prístina versión de Podemos sobre hecho tan espantoso como extraño. 
Vamos, que parece totalmente imposible lo que dice Podemos, aparte de lo sospechoso de no denunciar la supuesta amenaza antes de lanzar sus propias amenazadas en medios y TV amigas. 

sábado, 24 de abril de 2021

Las balas

Estamos en una situación demente en que lo último que tenemos que tragar es lo de las famosas balas amenazantes a Pablo Iglesias, que naturalmente él no ha tardado ni dos segundos a exhibir en un medio “amigo”. No se ha mordido la lengua para apuntar con el dedo a Vox como autores de tal tropelía. 
Se habla menos del montaje que organizó para “llegar” en taxi (y no en coche oficial) desde su casa a Telemadrid, montaje del que se sigue descubriendo más puntos sospechosos: el taxista es un miembro de Podemos, ésta en la lista electoral, y se sospecha que le recogió a 50 metros de la Emisora, donde llegó en su coche oficial (véase el último Quilombo). Por cierto, ¿que hace éste sujeto que ya no está en el gobierno usando coches oficiales? 
Da miedo. Estos sujetos no tienen límites a la hora de forzar una realidad que no les favorece, y ello gracias a que tienen a su disposición emisoras de Tv dominadas por agentes suyos, políticos y sindicales. ¿Y quién regaló esos medios a la izquierda? Pues nada menos que el PP, que tiene un pasado de alfombra voluntaria de grupos izquierdosos que no soñaban éstos en su vida. Telemadrid, una sucursal de la izquierda gracias a peperos como Gallardón, un personaje del PP reprimido, no sabemos el porqué, en sus siniestras ínfulas de ateo izquierdoso. 
Esto, por unas elecciones regionales en Madrid que parecen una guerra sucia. Sucia por un bando, hay que decirlo, capaz de usar recursos sucios e incluso la violencia (véase Vox en el mitin de Vallecas) para conquistar la capital, el único muro de resistencia a la política supuestamente progresista - en realidad sucia, artera - que hoy impera en España. 
 Es lo malo de la grandísima política y candidata Ayuso: es del PP. Desgraciadamente, su gran personalidad será subsumida por un partido moralmente desvaído, en manos de un grupo que seguro no está nada a gusto con una candidata con tanta personalidad. Es lo malo del sistema electoral español, en el que no se pueden elegir personas. Las elecciones  
proporcionales, un veneno para la representación democrática. 
Es lo que  tenemos.

miércoles, 21 de abril de 2021

Velocidad de circulación del dinero. Comentario

La velocidad de circulación del dinero es la velocidad a la que cambia de manos el dinero en todas las transacciones de una economía en un periodo. 
Por lo tanto, es el resultado de dividir el número de transacciones por la cantidad de dinero en circulación. 
Dado que el numerador nos es desconocido, y el denominador tiene varias definiciones, se suele hacer una aproximación a través de la ecuación 
M*V = PIB nominal (PIB* P). Esta ecuación es, repito, una aproximación, porque en el PIB nominal no se recogen unas transacciones altamente voluminosas, que son las especulativas. No se recogen por no añadir ningún valor al objeto de transacción, y en el PIB sólo se incluyen VAB, es decir, transacciones = valores añadidos brutos, transacciones que añaden un valor nuevo al producto. Una tienda vende una barra de pan, y cobra un margen añadido a lo que ha pagado. La diferencia es el VAB de pan. 
Si se sumará, como se hace muchas veces, las transacciones de una empresa sin restar las transacciones intermedias, tendríamos un cifra que no significaría nada, sea cual sea su volumen. Comparar dicha cifra con, por ejemplo, el PIB de un país es una comparación nula, porque el PIB es un VAB neteado de de valores intermedios. 
Pero con todo la ecuación imperfecta nos permite estimar la Velocidad de circulación del dinero, que sería 
PIB nominal / M eligiendo la M más representativa. Por ejemplo, en EEUU se suele elegir la M2, o liquidez en efectivo más ciertos depósitos muy líquidos.
Como se ve en el gráfico, en EEUU la velocidad de circulación del dinero ha caído en un profundo habíamos debido a la crisis, que ha hecho caer el PIB nominal (PIB real más deflación), y por reacción de la FED, una subida tremenda de la M2, 


Una V que nos dice que la velocidad de circulación está muy baja para lo habitual y que está relacionado con una demanda muy débil y un gasto muy desanimado en consumo e inversión: el dinero que llega a la gente, mucho más cuantioso de lo normal, no anima a consumidores e inversores al  gasto. La caída de la V, correlacionada con la caída en la demanda, ésta frustrando los esfuerzos de la FED para insuflar más dinamismo en el ánimo de la gente a multiplicar el gasto. 
La V es pues, un indicador de euforia o desgana de los sujetos respecto a su futuro, considerando su posición deudora, y todo factor que le condiciona su posición de liquidez, desando más de liquidez, sin límites, como es el caso actual, o por el contrario, no guardar más que un mínimo y gastar la mayoría. 
La Velocidad del dinero, es un indicador de la fuerza de la demanda efectiva. Por ello soy escéptico a las voces actuales que ven una burbuja inflacionista inmediata. Ídem para la UE.






jueves, 15 de abril de 2021

Inconciliables objetivos ecológicos con una economía viable

Desde hace décadas, con mayor o menor presión, los poderes mundiales nos quieren imponer una agenda de transformación de la sociedad que nos llevaría a un mundo irreconocible. Claro: si es que eso fuera posible. Como si la agenda ecológica no implicara irremisiblemente la destrucción de la economía tal como la conocemos ahora. La conciliación de la economía con el ecologismo se antoja algo extremadamente difícil.
La imposición de los máximos objetivos ecologistas significaría suprimir muchas, sino todas, las libertades y opciones con las que convivimos, de las que apenas somos conscientes porque son cotidianas. Todos los días, miles de millones de nosotros vamos al supermercado, a las tiendas de todo tipo, a comprar lo que se nos ofrece a la vista. Puede decirse que ésta actividad es idéntica a conectar internet y, sin movernos de casas, hacer lo mismo. 
Los oferentes, por su parte, intentan aumentar los incentivos de ventas, mediante las innovaciones incorporadas, de manera que nunca de un año a otro compramos productos idénticos. Sin este aumento de ventas poco a poco serían fagocitados por la competencia, en una carrera hacían menos empresas más monopolísticas, al contrario al espíritu de la ecología. ¿Y por qué la competencia? La competencia mantiene un dinamismo en la oferta que impulsa al comprador potencial a “visitar escaparates” y descubrir deseos nuevos que a veces se convierten en una compra. En estos actos interactúan las claves vitales de una economía, haciéndola más o menos productiva, con más o menos empleo, según la libertad conque se produzcan estos hechos. Naturalmente, ésta libertad debe ser trasferible a todos los sectores intermedios que desde la materia prima hasta el producto final están implicados. 
Obviamente, esa libertad de acción individual sería restringida muy duramente en el caso de querer mantener el medio ambiente, porque la teoría del medio ambiente sostiene que la libertad de compra y de venta produce un exceso de bienes que no nos hacen falta y contaminan. En realidad la economía compatible con un clima sin calentamiento debería ser estacionaria, sin crecimiento, una economía que bien podríamos llamar comunista, con un control del volumen de bienes y de sus calidades. 
Voy a hacer unos comentarios sin complicaciones, pero hay un trabajo riguroso matemáticamente, que tienen en https://rwer.wordpress.com/2021/04/13/can-a-steady-state-economy-be-capitalist/, y que llega a conclusiones contrarias a las mías.
Una economía ecologista debería limitar la cantidad de producto a una constante, de manera que no hubiese crecimiento, pues a mayor producción más contaminación. Podría tolerarse una leve tasa de crecimiento, siempre que la tecnología mejorara la tasa de contaminación/producción. Es sobre este supuesto en que se basa el optimismo ecologista propagandístico, que supone que la economía no perdería capacidad productiva en la transacción. Pero es obvio que habrían pérdidas en el cambio hacia una economía ecologista, pues variables clave de la economía, como la productividad, los salarios y los beneficios estarían seriamente afectados. Al bajar la productividad, tanto los salarios como los beneficios se verían reducidos hasta un nivel compatible con los objetivos ecológicos. Es de suponer que esos salarios y beneficios deberían ser iguales todos los años, para limitar el consumo de bienes y la inversión a una tasa por unidad de producción invariable. 
La única fuente de aumento de producción a repartir entre los ciudadanos sería el avance tecnológico, pero eso dependería de otros factores que ahora. Hemos visto antes que hoy la variable tecnológica depende de la competencia, pero no habría competencia en el mundo ecológico. 
La falta de avance tecnológico determinaría una población estable de pobreza, pues sin aumento de producción por trabajador estabilizaría el salario/producción a una constante. Los pobres serían pobres constantemente. Podría plantearse una salida de la pobreza de una persona, siempre que otra ingresara en ella. El crecimiento de la economía es la única vereda con resultados contra la pobreza.
En suma, no habría capacidad de elección, ni para el trabajador ni el capitalista. Aquel podría comprar determinados bienes anualmente, y éste tendría cegada la posibilidad de expansión, al menos que no fuera por adquisición de un competente arruinado. 
El mercado de valores sería redundante, puesto que lo son las ampliaciones de capital salvo las prescritas por la autoridad. Algo muy similar al comunismo, del que sabemos por la historia a qué conduce el poder económico absoluto. 
Habría un escenario contrario a éste, que haría compatible ambos objetivos: un cambio tecnológico favorable a una energía limpia y a la sustitución de todo lo que ahora es lesivo a la naturaleza por tecnologías inmunes. Pero para esto no se necesita controlar la economía de p a pa; basta con esperar a que llega ese cambio... cuya venida no será segura, pero más probable que si se cortocicuitan todos las interelaciones económicas libres, que liberan las fuerzas económicas que hacen posible los cambios benéficos.

domingo, 11 de abril de 2021

1929

La crisis de 1929 fue una desgraciada secuela de La Paz de Versalles, impuesta por las potencias ganadoras en la Primera Guerra Mundial, 1914-19.
Esencialmente en aquella Paz se intentó imponer a los perdedores unos pagos por indemnización imposibles de pagar para las potencias perdedoras, Alemania esencialmente. 
Como explicó Keynes - delegado de la misión británica - en su famoso libro “Consecuencias económicas de La Paz”, esas  indemnizaciones sólo acarrearían más pobreza y tensiones sociales a una Europa Central devastada. El resultado no podía más que ser conflictos crecientes que acabarían en otra guerra. En eso Keynes fue profético. 
Pero antes, en los años veinte se produjo un gran desconcierto mundial con una gran inflación, que los países más importantes intentaron remediar con la vuelta al Patrón Oro (Conferencia de Génova, 1922). El regreso al Patrón Oro desató más desorden aún, pues los Bancos Centrales se abalanzaron a comprar oro, lo cual secó los mercados del metal. La consecuencia fue una deflación (hundimiento de los precios) que produjo grave daño en muchos países y sectores económicos, pues la caída de los precios, acompañada de la subida de tipos de interés debida a la escasez de oro, fue letal para la banca y demás sectores.
La Gran Contracción del PIB mundial que supuso esto, con el aumento del paro consiguiente, fue la crisis económica más grave jamás imaginada. En 1929, la tasa de paro en EEUU superó el 25% y La deflación estuvo cerca de esa cifra, una verdadera catástrofe. 
Hay estudios que intentan escamotear la mundialización de la crisis, internalizándolo sólo en EEUU, borrando así la importancia que tuvo el Patrón Oro en la contracción monetaria y la deflación. Así Friedman, por ejemplo, que achacó la crisis a los errores de la Federal Reserve, cuando la verdad es que ésta contrajo la liquidez y subió los tipos de interés por mantener su paridad-Oro. El Patrón oro fue además el transmisor mundial de la crisis. Los países que no lo aceptaron sufrieron un crisis mucho más leve. 
EEUU levantó la cabeza cuando en 1933 Roosevelt ganó las elecciones y abandonó el Patrón Oro, lo que supuso una devaluación del dólar de cerca de un 30%, un alivio patente que se tradujo en una recuperación del crecimiento inmediato y potente. 
Lamentablemente esto no frenó las predicciones de Keynes: en Alemania el malestar deflacionista llevó a Hitler a ganar las elecciones en 1933, seguido de un golpe de estado con el que se apropió de poder absoluto. 
La Segunda Guerra Mundial no se pudo evitar.

¿Acaso soy yo el guardián de mi hermano?

De “Tomás Névinson”, Javier Marías

“No, no le había parecido nada mal, creí percibir en su día, como al grueso de los ciudadanos tampoco se lo parece que se elimine por la vía rápida a los autores de atentados, hoy yihadistas en su mayoría. Se lo callan, sin embargo, y si trasciende que eso ha sucedido, sin detención ni acusación formal ni juicio, elevan la voz airada y acusan a los servicios secretos de pandilla de asesinos, mientras de noche respiran y duermen más tranquilos sabiendo que ya no están tan en riesgo. ‘Si el Señor no guarda la ciudad, el centinela sólo se despierta en vano’, afirman los Psalmos. Como no hay el Señor de aquellos tiempos, el Señor somos nosotros, los ángeles desagradables. Estamos acostumbrados a esa hipocresía, y hasta la comprendemos: a los periodistas, a los columnistas, a la gente en sus conversaciones de sobremesa después de una animada cena, a todos los entusiasma alardear de éticos, legalistas y defensores de los derechos sagrados de cualquier sabandija.”

lunes, 5 de abril de 2021

Economía Vs Econometría

La Economía ha tenido la pretensión de ser una ciencia rigurosa en el sentido popperiano. Mediante la deducción se formula una conjetura, y ésta es contrastada por la econometría (que no es más que estadística) aplicada sobre una población de datos. Si hay una coincidencia probabilística suficiente con la conjetura, se demuestra que ésta es plausible. 
En realidad, como dice,
 Sander Greenland

Parece haber una aversión humana generalizada a la incertidumbre, y una forma de reducir los sentimientos de incertidumbre es invertir la fe en la deducción como una guía suficiente para la verdad. Desafortunadamente, tal fe es tan lógicamente injustificada como cualquier credo religioso, ya que una deducción produce certeza sobre el mundo real solo cuando sus suposiciones sobre el mundo real son ciertas. En economía, Desafortunadamente, la incertidumbre de los supuestos reduce el estado de las deducciones y los cálculos estadísticos a ejercicios de razonamiento hipotético: proporcionan los mejores escenarios de lo que podríamos inferir a partir de datos específicos (que se supone que solo tienen problemas específicos conocidos). Aún más lamentable, sin embargo, es que este ejercicio es engañoso en la medida en que ignora o tergiversa la información disponible y hace suposiciones ocultas que no están respaldadas por datos ...

La econometría ofrece dramáticos ejemplos de advertencia en los que el 

modelado complejo ha fallado estrepitosamente en aplicaciones importantes ...

En otras palabras, nuestra ansiedad por reducir la ancha zona de incertidumbre que nos impone la economía nos inventamos (seudo)técnicas (seudo)científicas que, aparentemente, nos reduce ese ancho mar de incertidumbre. Pero la cantidad de supuestos que hemos introducido, sin mostrarlos, para reducir esas técnicas a dimensiones manejables, invalidan totalmente el resultado deseado. 
¿Conoce alguien un empresario que tome sus decisiones por Econometría?
Lo mismo sucede con las técnicas aducidas por los bolsistas, que no son más que meros desiderata para convencer al neófito de que tal o cual técnica es efectiva y conllevará una ganancia, la cual no será más que el efecto de la mera fortuna, como lo sería una pérdida de igual dimensión. El futuro está lleno de trampantojos que intentamos reducir a dimensiones mensurables cuando no lo son. Lo mismo daría la intuición. Como la mayoría de los pececillos siguen la corriente, gracias a ello aumenta el volumen de posibles ganancias, lo que engrosa el resultado del que ha dado en el clavo por mera casualidad.
¿En qué consiste el éxito y la repetición incesante de los modelos matemáticos que tanto los países, como la UE, o cualquier agencia que de precie, Usan para fabricar sus previsiones? En la posibilidad de cambiarlos periódicamente, cuando han fallado, cambiando ad hoc tal o cual supuesto, de manera que se aproxime más a lo que se adivina y se aleje de los clamorosos fallos. No sirven para nada, pero los usuarios y los medios se han quedado con los resultados, que a la siguiente repetición del ejercicio ya no recuerdan; los cambian bovinamente por los nuevos. Y así sucesivamente en un ejercicio eterno del cuento “El rey está desnudo”. Llevamos décadas en ello.