"How can I know what I think until I read what I write?" – Henry James


There are a few lone voices willing to utter heresy. I am an avid follower of Ilusion Monetaria, a blog by ex-Bank of Spain economist (and monetarist) Miguel Navascues here.
Dr Navascues calls a spade a spade. He exhorts Spain to break free of EMU oppression immediately. (Ambrose Evans-Pritchard)

miércoles, 19 de diciembre de 2018

Burbujas, bancos centrales. Riesgos evidentes de contracción excesiva de la política monetaria

En el artículo anterior (“Signos nada complacientes en la economía de EEUU”) hablaba del nivel insostenible alcanzado por el precio de las viviendas en ese país. Una nueva burbuja que si bien Robert Shiller no la daba como segura y definitivamente explosiva, el caso es que en términos nominales es la que más alto ha llegado. En términos reales, como explicamos es la segunda después de la de 2006-08.
Al final decía que su explosividad dependía mucho de los tipos de interés, y creo que es pertinente ahora de ocuparse de ellos, porque las variables monetarias están contrayéndose y los tipos subiendo desmesuradamente, dado que no hay signos, todo los contrarío, de inflación. 

“La mayor parte del mundo se está marchitando. El indicador de crecimiento real de M1 para las catorce mayores economías desarrolladas y emergentes combinadas cayó por debajo del 5% en noviembre. Esto se acerca a los peores niveles vistos en agosto de 2008, justo antes de que la crisis de las empresas de alto riesgo en Estados Unidos se volviera viral e infectara el sistema financiero internacional.

El nivel absoluto de las tasas puede estar cerca del límite para los deudores sobre endeudados con un umbral de sensación de riesgo distorsionado. Los rendimientos de la deuda de chip azul de EE. UU. Han aumentado 100 puntos a un nivel máximo de la década de 4.34pc desde enero. Las tasas de LIBOR a tres meses utilizadas para poner un precio de $ 9 billones de contratos en todo el mundo se han duplicado a 2,78% en el último año.”

En el gráfico siguiente hacemos un resumen de lo que estamos diciendo:



Las expectativas de inflación (línea verde) están cayendo significativamente, pero la FED y demás bancos centrales están contrayendo su oferta monetaria y subiendo los tipos de interés, como se ve en el LIBOR (línea roja). Además, vemos que el spread de 10-2 años del Bono del Treasury (línea azul, está cada vez más cerca del cero, lo que señala una posible bajada por debajo de cero y recesión. 
La pregunta es: ¿se están equivocando los bancos centrales? Establecieron hace más de un año un programa de plegar las velas de su política expansionista, pero hasta ahora han conseguido enfriar la economía, y la inflación, pero ni signo de frenar la excesiva euforia de los mercados especulativos, como veíamos en el artículo anterior citado. 
No creo ni que se lo hayan propuesto, pues ya saben muy bien que frenar una burbuja cuando está madura lleva indefectiblemente a su explosión, caídas a plomo de los precios, y una situación parecida a la de 2008. Pero el caso es que están actuando como boy scouts encendiendo un fuego en el bosque un día de viento. Todas las buenas intenciones del mundo, pero peligrosas. Sobre todo porque están actuando sobre un contexto, especialmente en EEUU, de excesiva euforia que explicaba muy bien Shiller, como veíamos en el artículo citado. Cito de nuevo sus palabras: 

Si la visión convencional es ahora que los precios de las casas suben un 5 por ciento al año, los vendedores, que de otra manera no tendrían idea de qué pedir por sus casas, solo pondrán un precio basado en esta convención. Y de la misma manera, los compradores no sentirán que están pagando demasiado si aceptan la convención. En los Estados Unidos, podemos creer que el proceso es todo parte del "sueño americano".

Lo que es increíble es la corta memoria histórica. Sólo han pasado 10 años desde la última crisis de pánico. Definitivamente, las expectativas no son racionales. 
En el blog del FMI, se ofrecen cinco gráficos que confirman el enfriamiento de la economía mundial.

lunes, 17 de diciembre de 2018

Signos nada complacientes en la economía de EEUU

Robert Shiller, el gran experto en precios de activos reales y financieros, premio Nobel de Economía, nos alerta sobre la burbuja inmobiliaria que se está desarrollando en EEUU  Según sus datos, sobre la base de su famoso índice Case-Shiller, estamos, en términos reales, en la tercera más intensa burbuja inmobiliaria desde la que hubo en 1913. La más grave fue, sin duda, la que comenzó en 1997 y estalló en 2006, principio de de la Gran Recesión de la que todavía estamos lamiéndonos las heridas. En sus propias palabras, 

“El boom No. 1 ocurrió desde febrero de 1997 hasta octubre de 2006, cuando los precios reales de las casas existentes en los Estados Unidos aumentaron un 74 por ciento. Este fue un período de intenso entusiasmo especulativo, tanto para las casas como para los instrumentos financieros basados en hipotecas como inversiones, y también fue una época de gran complacencia regulatoria. El término "casas flipping" se hizo popular entonces. Las personas explotaron el auge comprando casas y vendiéndolas solo meses después con una gran ganancia.”

Vemos en el gráfico el índice deflactado por los precios de consumo, ya que Shiller lo toma como más significativo. 



En términos nominales, el boom actual sería aún más intenso incluso que el anterior. 



Lo que es interesante es el rastreo de las causas de este boom, tan poco tiempo después del desastre anterior, y cuando los tipos de interés están subiendo desde hace tiempo. Pero la gente común no cree que esté en verdadero peligro de que se la caiga el cielo encima. Como dice Shiller,

Tal vez los aumentos de precios de las casas sean ahora una profecía autocumplida. Como John Maynard Keynes argumentó en su "Teoría general del empleo, el interés y el dinero" de 1936, las personas parecen tener una "fe simple en la base convencional de la valoración".

Si la visión convencional es ahora que los precios de las casas suben un 5 por ciento al año, los vendedores, que de otra manera no tendrían idea de qué pedir por sus casas, solo pondrán un precio basado en esta convención. Y de la misma manera, los compradores no sentirán que están pagando demasiado si aceptan la convención. En los Estados Unidos, podemos creer que el proceso es todo parte del "sueño americano".

No puede durar para siempre, por supuesto. Pero cuando termine no se puede saber. Los datos no nos pueden decir cuándo se estabilizarán los precios o si se hundirán de forma catastrófica. Todo lo que sabemos es que los precios han estado subiendo a una velocidad que rara vez se ve en la historia de Estados Unidos.

Para el comprador y el vendedor son precios “naturales”, porque creen que una subida de esas proporciones es normal, y se va a mantener sine die mientras la economía crezca. La verdad es que la economía puede dejar de crecer, o simplemente enfriarse, pero los precios de las casas pueden caer abruptamente: no están tan estrechamente relacionadas con el PIB. 
Ha de recordarse, además, el efecto riqueza alcista que tiene esta burbuja sobre el consumo, pues los compradores se sienten más ricos, aunque no hay razón objetiva para ello. Esto se traduce en la caída, cuando llegue, en un efecto contrario, que contrae la renta y el consumo a más velocidad. 
Ya dije en otra ocasión que este confortable optimismo es la peor señal económica, porque es lo más falso que hay. Y una vez comenzadas las dudas, todo se despeña. ¿Cuando? Como dice Shiller, premio Nobel, no se sabe cuánto puede durar ni si el retroceso será abrupto o suave. Yo no le voy a enmendar. Depende además de las deudas que están financiando estas adquisiciones, y de cómo aguantará la banca el inevitable aumento de los impagos. Pero no es una señal tranquilizadora el nivel de precios alcanzado. La explosión de una burbuja de inmuebles son las más desestabilizadoras, porque son las familias la pieza que se ha endeudado y comprado su único activo. 
La norma es que cuando el tipo de interés suba hasta un cierto nivel, se hará insoportable la carga de servicio de la deuda, y los morosos crecerán. Pero el momento es, evidentemente, peligroso.

domingo, 16 de diciembre de 2018

“Una Europa que no pudo ser, y no fue”

Cito el párrafo entero de Jesús Cacho  que va sobre Francia y su decadencia, que al fin y a la postre es la decadencia de Europa.

“Una Francia en declive en una Europa en declive, condenada a convertirse en un gigantesco parque temático para millonarios asiáticos. Sin liderazgo alguno. Con Merkel en trance de desaparición y prematuramente derrotado Macron, sobre el mapa de Europa se cierne el paisaje melancólico de lo que pudo haber sido y no fue.”

No puedo estar más de acuerdo, salvo en la expresión “que pudo ser y no fue”. Europa nunca pudo ser más de lo que es. Debería decir “que no pudo ser, y no fue”. Hay todavía mucho europeistas desnortado, que conozco bien, pues he trabajado codo con codo con el espécimen europeista-patriótico. Y siguen soñando con que Europa, un día, levantará el vuelo que se estancó en Maastritch. Pertenecen a la especie autóctona de la burocracia europea, ésta sí realmente el único producto verdadero del tinglado.
Europa sólo ha podido ser dos cosas: lo que era antes de Maastritch - un grupo reducido de países homogéneos, democráticos, pero económicamente independientes aunque colaboradores - o un enorme bloque burocrático, con países países de toda laya y origen, de diferente tradición histórica, atados, que no unidos, por una moneda que no ha funcionado ni funcionará nunca en los momentos estresantes. 
Sin Maastritch estaríamos ahora mejor económicamente, pero más desunidos (es decir, atados); cada uno con su propia moneda gestionada por su banco central, un punto de ajuste que nos hubiera servido para salir mejor de la crisis (véase el ejemplo de Reino Unido o Suecia), sobretodo que ésta hubiera sido menos tremebunda porque las burbujas anteriores no se hubieran formado. Ahora los paises del Sur no le deberíamos tanto dinero a los del Norte, porque no hubieran afluido tantos capitales como con el euro. El euro fue el anestesiante de las movidas de capital Norte Sur.
Con Maastritch y el euro estamos simplemente más atados unos a otros, y maniatados para salvarnos individualmente,  si no hay una gran operación de convertir Europa en una unidad política federal, tipo EEUU. Todo lo demás son pamplinas. Necesitamos unos mercados financieros, una deuda pública única, y una banca homologada y sana, la italiana como la alemana, y ésta como la de EEUU. Necesitamos una unidad fiscal incontestable, con decisiones fiscales y de bienestar social centralizadas que pueden no ser aceptadas benévolamente por todos, y que puede dar lugar a gigantescas movidas a nivel europeo como las hay hoy en Francia, por ejemplo, por un tema baladí. 
Necesitamos, finalmente, un profundo y general patriotismo europeo del que por ahora no hay el más mínimo signo. Y necesitamos un ejército de un solo mando. Todo esto para empezar.
Se comprende que son cosas que no se improvisan ni se consiguen mediante órdenes, reglamentos burocráticos, recomendaciones, etc. 
Las naciones nacen de las guerras. Eso dice la historia, y la historia rara vez cambia de costumbres. Europa-nación no va a nacer del tinglado burocrático que hay ahora. 
Pero si tiene que haber guerra, ¡mejor nos quedamos como estamos! ¿No? Es decir, prefiero vivir en un parque temático decadente, que languidece lentamente mientras los lideres le dan vueltas a la manivela de la ruleta a ver a qué afortunado le ha tocado el coche o el apartamento el Benidorm, o el viaje a Venecia. Sinceramente. 
Y mejor será que vayamos abandonando sueños de grandeza si no queremos que nos peguen un zas en toda la cara por haber perdido el sentido de la realidad. Leyendo esto se comprende que Europa nunca será una gran potencia decisiva en el mundo en el próximo siglo. Vayan asimilándolo.

Dos momentos de la prensa de hoy

1) El inefable Zapatero, recomendando a Sánchez que no haga caso y busque diálogo con los independentistas. https://www.elmundo.es/espana/2018/12/16/5c155c27fc6c8344068b45d1.html

“No son golpistas; yo animo a Pedro Sánchez a seguir con el diálogo” 



Bobo solemne. Ex presidente de gobierno.

2) El espléndido artículo de Gabriel Tortella desmontando el argumento del diálogo con la simple prueba de los hechos acaecidos después de 40 años de diálogo. 


Gabriel Tortella. Historiador y economista

jueves, 13 de diciembre de 2018

El gobierno, como esos convictos americanos con mono naranja esposados de pies y manos

Ya saben a que me refiero. Salen en las series y películas americanas, esos que están en la carcel y apenas pueden andar a pasitos, pues tienen las manos esposadas a los pies, y parecen una Fanta de naranja. 
Pedro Sánchez luce unos trajes de varios miles, pero no se dejen engañar. Por debajo es un auténtico prisionero maniatado, con los pies trabados, por los aliados que le apoyan y no le dejan sacar las armas ni la policia en Cataluña, porque le dejan caer al foso. Ayer, daba pena Borrel, diciendo sandeces de Ibuprofeno aplicado para bajar la hinchazón de Cataluña, pero que ha sido insuficiente. Habrá que meditar otras medidas, pero con tiento, prudencia, no vaya a ser que los podemitas se cabreen, y los etarras también. No digamos ya Torra. 
Cataluña, una región al otro lado Del Río Pecos, donde hay demasiados jueces de la Horca. Y los CD-R, pistoleros mandados por esos. Un paquete que se va cerrando y reforzando, ante la pasividad de un gobierno naranja maniatado, al que sólo le dejan hablar a través de un cristal para repetir hasta la saciedad lo mismo de siempre. Que lo de Cataluña no pinta tan mal, y si no funciona el Ibuprofeno, probaremos con Enantium.
Ahora calculen lo que se puede deteriorar esto hasta que el Fanta naranja caiga, haya elecciones sin mayoría absoluta, y se forme un gobierno débil, menos débil que éste, pero débil, que es el signo de España. Para entonces CAT se ha ido. 

martes, 11 de diciembre de 2018

Cataluña se nos va

Cataluña se nos va irremediablemente. Una imagen vale más que mil palabras:


Tomada de Voz populi

Los mossos reprimen la violencia de los CD-R, Comités de Defensa de la República, Catalana por supuesto. Una violencia que es jaleada e impulsada por el mismo presidente de esa supuesta República, que para mayor INRI dice que es su vía preferida a la independencia, la vía eslovena la llama, que produjo 63 muertos. Dicho presidente ha castigado a los mossos que cumplieron con su deber el día de autos. Surrealismo. El gobierno español, como si no fuera con él. Doble surrealismo.
Lo malo es que estas locuras son miradas, sino con simpatía, con indiferencia por el gobierno actual. El anterior sacó el artículo 155 de la Constitución, pero lo hizo con tal timidez que sirvió más bien para enardecerlos. Luego lo metió en el cajón algo ajado, habiendo aumentado el escepticismo de la gente.
Cataluña se nos va por debilidad del Estado. Un Estado que coquetea con negociar todavía con el fascista de Quim Torra, que no necesita justificar su fascismos, pues es en nombre de una caída “noble”: la independencia. 
Yo soy pesimista, en un pesimismo de ya tan largo recorrido que no me molesto en indicar soluciones.  Vox tiene razón, aunque mucho de su antifeminismo y otras facetas ponen de los nervios a los progres trasnochados. ¿Qué piensan dichos progres de que el gobierno vaya a emitir una ley de ayuda a la discapacidad discriminatoria contra los hombres frente a las mujeres? no se da cuenta que en muchas parejas el que va a pagar el pato es la mujer, que verá la ayuda a su marido, y por lo tanto a ella, menguada?
Las cosas importantes, son aparcadas a ver si se solucionan solas. Téngase en cuenta que la filial del PSOE en Cataluña, no se sabe de qué lado está. 
Vivimos un país irritante por tanta sandez, pero da igual porque éste país va a dejar de existir. Es tiempo de los Quim Torra. No creo que Vox llegue a gobernar. Al menos tiene la razón, lo que no es poco en la locura colectiva que es España. 
No sé si son capaces de imaginar la trascendencia en todo los aspectos, la economía, ya que estamos en un blog de economía. 

lunes, 10 de diciembre de 2018

La distorsión malintencionada

¿Se acuerdan Uds de esta foto de Paris como si el Arco de Triunfo estuviera a punto de perecer bajo las llamas de un fuego incontrolado?




Pues vean de donde salía esa foto aterradora:



Los periodistas no tienen más que agacharse, cambiar la perspectiva, y ¡zas! Le has hecho a tu director una foto que publicará, porque la realidad no: la realidad no es publicable, no interesa, no sorprende, no se te atraganta el café del desayuno. Vean otro ejemplo de búsqueda del ángulo convincente para el director del medio:



Así se escribe la realidad. Deformándola, retorciéndola, distorsionándola, porque la realidad es muchas veces trivial, y aburrida. 
No quiero decir con ello que en Paris no hay disturbios serios. Los hay, cuando han sacado las tanquetas. 
Pero la realidad se exagera unilateralmente, sesgadamente, porque no hay un medio que salga contando las cosas en su justo medio.
Y así pasa con todo, con la Tesis del Calentamiento, por ejemplo. Por ello me gustaría repetir aquí lo que le he contestado a Antonio, de Badajoz, gran amigo que me sigue con una fidelidad que no sé cómo agradecerle. Ya saben el tema: mi escepticismo sobre la Tesis del Calentamiento por la Acción del Hombre.

“¿Mi opinión? Mi opinión ya la doy 
en el artículo  No hay certeza absoluta, pero el pasado nos dice que nunca han faltado soluciones innovadoras cuando un recurso se hacía escaso. Su precio subía, y eso incentivaba la innovación que lo sustituía. 
Naturalmente, puedes decir
¡no hay garantías! 
no las hay. Ya sé que no las hay. Pero también sé que las consecuencias de fiarlo todo a un solo dogma, y someter todos los recursos a ese dogma, traerá la tragedia, en forma de hambruna que acelerará la explotación de los recursos escasos. ¿Cuánto nos hemos gastado en molinillos que no producen la energía que sí consumen?
Africa es la prueba palpable que la solución es tecnológica, como lo ha sido para grandes zonas de Asia, donde el hambre se ha acabado. El problema a de Africa es político, como lo es Venezuela. 
Por lo tanto, lo prudente me parece seguir el modelo del pasado, y no intervenir para distorsionarlo todo por una teoría que tiene muchos detractores, aunque no les dejan hablar los medios, porque los medios están comprados y maniatados. En verdad, hay que reconocer que no hay DEBATE, que sólo hay afirmaciones tajantes pero sin argumentaciones opuestas. Y desde luego las hay, pero reprimidas. 
¿O has leído tú un artículo en contra como el que citas?

No seguro que no ha leído un articulo en contra con la misma facilidad de acceso, porque no interesa. No interesa romper los grandes y millonarios intereses creados con el Teorema del Calentamiento, que tanto ha dado en subvenciones. Que le pregunten a Abengoa (¡y está en continua crisis!). 
Pues existen esos artículos, e igual de respetables. Por lo menos ponen en cuestión la certeza y rotundidad con la que hablan los propagadores de la Fe, como Greenpeace, que prohíbe la entrada de alimentos transgénicos el Africa, que acabarían con el hambre, pero insiste e insiste en la tesis del calentamiento (lo cual es curioso, porque no creo que una cosa quite la otra). 
En fin, es difícil estar informado porque no tenemos tiempo de leer sesudos trabajos de investigación, aunque no hace falta. Bastaría con que los medios publicaran información contraria a lo que dice Fulanito. Hemos de inferir una aproximación a la verdad de las distorsiones que recibimos, que, no lo olviden, suelen ser sesgadas en un sentido y no en el contrario.”

domingo, 9 de diciembre de 2018

La falsa tesis de los recursos naturales limitados

Estamos viviendo un tiempo de gran auge de las teorías de los límites al crecimiento, empezando por la tesis del calentamiento por la accion humana. Estas teorías se podrían expresar en un gráfico en el que en el eje vertical se mide el crecimiento económico, y el horizontal los recursos naturales limitados. Fatalmente, como predijo Jevons, el economista inglés del XIX, el crecimiento se va parando y al final cae, porque los recursos son lo que son: no hay más que una cantidad fija. Jevons respecto a la alimentación, predijo que al crecer la población habían que explotar cada vez más tierras de menos rendimiento, hasta que se alcanzara un límite en el que la hambruna eliminaría y limitaría la población. Ésta sólo podría alcanzar una cantidad determinada por la cantidad de tierra disponible. 
Para no llegar a eso, él recomendaba la autolimitacion de la población, sobre la base de la abstinencia de sexo, el retraso en la edad de los matrimonios, etc.
Obviamente esta tesis fracasó estrepitosamente. Desde entonces la población se ha multiplicado por un factor increíble, lo que es una refutación contundente de esa tesis. Es más, El hambre en el mundo está reduciendo su extensión geográfica, gracias a la innovación tecnológica incesante en nuevos cultivos, de manera que se puede decir que se podría acabar con El hambre en el mundo si no hubiera tantos gobiernos corruptos en el mundo, empezando por África. 
La tesis de que los recursos naturales son limitados es falsamente intuitiva. Es tentador dejarse llevar por la imagen de que la naturaleza es limitada. Pero es que el gráfico descrito antes es falso, de “equilibrio parcial”, pues si le añadimos un tercer eje, en el que representamos el avance tecnológico, resulta que la dotación de “naturaleza deja de ser fija y se hace casi infinitamente elástica. Al menos, así ha sido hasta ahora. Puede haber momentos de aparente frenazo en ese avance cualitativo de la tecnología, pero hasta ahora las más lúgubres predicciones no se han cumplido. A finales de los sesenta emergió el Club de Roma, conjunto de “sabios” que predijeron que íbamos hacia el crecimiento cero, si no queríamos acabar con el planeta en unas décadas, y aquí estamos. Los recursos naturales no sólo no se han acabado, sino que ha aumentado su disponibilidad, desde el petróleo a los alimentos transgénicos, que sólo los fanáticos quieren perseguir por problemas teocráticos de falsas creencias. Los transgénicos podrían acabar con El hambre en el mundo si Greenpeace, esos dogmáticos, no prohibieran su implantación en las zonas todavía hambrientas. 
No es la distribución de alimentos, sino su libre producción, lo que puede acabar con el problema. 
Como dice Rayan Bourne

“Eso es exactamente lo que mis colegas de Cato, Marian L Tupy, y Gale L Pooley, de la Universidad Brigham Young, encuentran en un fascinante artículo nuevo. Los hechos hablan por sí mismos. Al observar una cesta de 50 productos básicos globales entre 1980 y 2017, los precios reales disminuyeron en un promedio de 36 por ciento. Eso sucedió a pesar de que la población mundial aumentó en un 69% en el mismo período.

“Una forma más precisa de evaluar el "costo" para los seres humanos de estos productos básicos es calcular su "precio de tiempo", la cantidad de tiempo que un ser humano promedio debe trabajar para ganar lo suficiente para comprarlos. En esa métrica, el costo de estos productos bajó mucho más: un enorme 65%. Si se necesitaron 60 minutos de trabajo para comprar esta canasta en 1980, solo se necesitaron 21 minutos de trabajo para pagarlos en 2017. Una continuación de esa tendencia haría que los precios de estos recursos naturales se redujeran a la mitad cada 26 años.

“Esto refuta completamente la narrativa anti Humanista y muestra que Julian Simon tenía razón. El crecimiento de la población, lejos de agotar los recursos, parece hacerlos más abundantes. De hecho, nuestra situación actual indica una "super abundancia": los precios (en términos de tiempo de trabajo) están cayendo proporcionalmente más rápido que el aumento de la población.

“¿Qué sentido tiene esto, físicamente, en un planeta de recursos teóricamente fijos? Tupy y Pooley usan una bella analogía. Afirman: “El mundo es un sistema cerrado, en la forma en que un piano es un sistema cerrado. El instrumento solo tiene 88 notas, pero esas notas se pueden tocar en una variedad de formas casi infinita. Lo mismo se aplica a nuestro planeta. Los átomos de la Tierra pueden ser fijos, pero las posibles combinaciones de esos átomos son infinitas. Lo que importa, entonces, no son los límites físicos de nuestro planeta, sino la libertad humana para experimentar y volver a imaginar el uso de los recursos que tenemos ”.
A principios de este año, por ejemplo, los científicos descubrieron un parche de 16 millones de toneladas de lodo de aguas profundas rico en "tierras raras" a casi 800 kilómetros de la costa de Japón. Ellos estiman que podría satisfacer la necesidad del planeta de esas tierras raras por entre 400 y 800 años. Los recursos naturales de la tierra no son completamente conocidos ni fijados en ningún sentido operativo.”

Nos encontramos ante la disyuntiva de dejarnos arrastrar por la intuición de la naturaleza limitada, u observar los hechos tal como los describe Julian Simon. La teoría del Calentamiento por culpa del CO2 emitido ha tenido mucho arrastre, pero también porque a sus detractores científicos no se les ha dejado hablar en el mismo plano de publicidad que a los propagadores. 
Yo sólo diré que si la teoría sigue imponiéndose, y se aplican los “remedios”, me temo que eso sí que acabaría con el crecimiento y aumentarían los problemas de la escasez y la hambruna. No quiero decir que no haya que poner remedio a la contaminación. Solo que la teoría del Calentamiento se parece sospechosamente a una religión peligrosa, muy arraigada entre el saco sin fondo de los juguetes de la izquierda. Como economista, lo que se intenta me parece peligroso, como científico, no me parece de rigor perseguir un solo objetivo por encima de todos. 
Hay, ciertamente, puntos de conflicto entre ciertos aspectos, inevitablemente. Por ejemplo, quien puede negar que según cierta estética, El Progreso es feo y ha acabado concierto bucolismo, que la verdad, es casi todo pura imaginación del pasado fomentado por las películas de Walt Disney & co. Las ciudades son feas, pero pensemos en cómo eran en una pasado no muy lejano, cuando no existía el automóvil, el medio de transporte era el caballo y las calles estaban llenas de bosta de cuadrúpedos, mal asfaltadas, y cuando llovía la mezcla del barro y de la caca de caballo te llegaba hasta los jarretes. No había calefacción, se quemaban bosques para conseguir calentar las casas, o carbón, lo que sí se hiciera ahora el CO2 estaría por las nubes, como entonces estaba. Eso en las casas que pudieran, porque muchas eran tan pobres y mal protegidas que las enferrmedades campaban a sus anchas. Y ya de paso, por no hablar del nivel sanitario general (del que estaban orgullosos, comparándolo con el pasado), de los índices de mortandad, de los niños que morían a corta edad, y de la corta esperanza de vida. 
Parece que algunos nos quieren llevar de nuevo a ese “paraíso”. (A ver qué dice Pepe de Mari fe, don Chucho de Colastani. Seguro que encuentra la tercera vía.)
Pero esos puntos de fricción siempre, siempre, existen en la actividad humana. Ya dijo Isaiha Berlin que hay problemas que no tienen solución, como creían los Ilustrados: la razón siempre descubría un camino de salida, todo era perfectible; así como es imposible que no haya conflictos entre objetivos diversos. Hay que elegir. Elegir un objetivo supone dejar otro en el camino, y eso ha sido la historia: un proceso en el que se van dejando atrás objetivos sin saber con certeza si hemos acertado, porque, además, casi siempre no elegimos, nos dejamos llevar. Luego, como decía Nietzsche, “sólo lo que perdura se va cargando poco a poco de razón”. 

miércoles, 5 de diciembre de 2018

La democracia malsana

El puñetazo en la mesa de Vox y la irrupción de una alegría manifiesta demuestran que nuestra democracia no representa bien el pueblo español. Han tenido que ser unas elecciones regionales las que, inesperadamente, hagan saltar la espita de la olla podrida. Porque hay olor a podredumbre, mejor dicho olores de variados focos, y por fin un partido ha sido realmente representativo del hartazgo por esta democracia malsana. Una democracia en manos de un partido socialista, pero aliado con otro comunista, para cargarse las instituciones básicas y la misma indentidad española. (En realidad no sé si es al revés, un parido comunista y su filial socialista...)
Si el parlamento fuere representativo; si el gobierno lo fuera; si el comunismo no campeara a sus anchas; si los separatistas y terroristas no estuvieran al mismo nivel que las más altas autoridades; si los partidos de derechas no fueran tan débiles y maicomplejines (incluyo a C’s); Sobre todo, si cada región no fuera un reino de taifas que se financia gracias a Madrid para hacer de su capa un sayo... ¿estaríamos al borde de la extinción? Lo dudo. 
Hay una falacia muy repandida que dice que el problema es de poca proporcionalidad. Yo creo que es todo lo contrario. El problema es que la proporcionalidad exige un sistema electoral cuyos candidatos son puestos por las cúpulas de los partidos, a los que les interesa sólo mantener el tinglado resultante: diputados clonados y apesebrados que inclinan la testuz ante la cúpula de su partido. La única manera de librarse de eso es mediante elecciones mayoritarias, en las que cada circunscripción elige una persona, la que más votos tenga, en representación de todos los habitantes de esa circunscripción. Es decir, un sistema como el de EEUU, el británico, o el francés, que se lo debe a De Gaulle, que lo instauró en 1958, con el sistema de doble vuelta. Este sistema permite eliminar a los candidatos menos votados, y los dos más votados se enfrentan en la segunda vuelta por la representación de todos, los votantes y no votantes. 
Además, como muy explicaba Popper, la proporcionalidad permite que los partidos corruptos se mantengan en el poder o sus aledaños mediante alianzas gubernamentales.
Con el sistema mayoritario se logra independizar al diputado de los mandamases del partido, y sentirse apoyados por sus representados. En EEUU e Inglaterra, los diputados deben visitar su circunscripción periódicamente, porque de ella depende su reelección, y no del partido. 
Un parlamento así es lo que necesitamos, y Vox va por ahí. Como también una de sus promesas es acabar con las autonomías, es decir, con la aberración de los 17 parlamentos autonómicos, fuente de debilidad del parlamento nacional, lo que mengua su representación. ¿Quién impuso tal aberración? ¿Cómo puede cada región imponer su propia educación, su propia lengua? Estaba claro que íbamos a acabar en un reino de taifas, como así ha sido. España es uno de los paises peor clasificados en las mediciones de organismos internacionales en educación, y a ello ha contribuido la ruptura de España en 17 estaditos. ¿Y que me dicen de la fragmentación del mercado nacional en 17 mercados cada uno con sus reglamentos propios, reñidos con los del vecino? Ídem para los servicios públicos, que te tienes que tentar las ropas si te trasladas a otra región, Andalucía por ejemplo, de unos servicios sanitarios desastrosos. 
De modo que en el plano institucional, tan decisivo a largo plazo para una economía sólida, VOX TIENE RAZÓN. 
Ignoro su programa económico, pero eso es muy pronto para juzgarlo. Basta que con este tema está en lo cierto, y la gente se empieza a dar cuenta. Con que haga cambiar a los partidos de derecha, y los enderece, ya habrá conseguido algo importante. Algo que necesita como agua de mayo el PSOE, pero del que no espero nada. El PSOE fue grande con un presidente, y desde entonces perdió el norte. Demasiados marxistas de salón. 
Lo que ofrece Vox en estos temas y otros, como la Justicia, es crucial para recuperar España para los españoles. No quiere decir que va a llegar al poder a las primeras de cambio. Ya lo están estigmatizando los demás y la prensa infame, que ha recogido el latiguillo de Podemos: fascistas de extrema derecha. Los ataques más repugnantes vendrán del PP y de C’s, a los que más daño hace. Por cierto, no entiendo como no lo ha sabido ver Podemos y su sucursal el PSOE, pues a ellos les beneficia que los votos vayan de éstos a Vox. Esto se muestra lo tontos que son. 
España necesita sanear su malsana democracia. Pero no debe plantearse como una refundación desde los cimientos, sino de los cambios quirúrgicos dolorosos, pero necesarios, para poder aspirar a una normalización de la vida pública. 

martes, 4 de diciembre de 2018

Andalucía, El principio de la liberación

Sevilla, de madrugá





Tezanos, dimisión! Sánchez eyección!

De Luis Ventoso en el ABC de hoy 4 de diciembre.

Siendo el CIS el agente demoscópico con más medios y el que trabaja con las mayores muestras (4.895 entrevistas en su sondeo sobre Andalucía) son del todo punto inexplicables los garrafales fallos del estudio del centro que preside Tezanos. El CIS no dio una. Un particular garabateando datos al albur en la servilleta de un bar no lo habría hecho peor. ¡Otorgó al PSOE 14 escaños más de los que obtuvo! Al PP le hurtó cuatro y dio a Podemos tres de más. A Vox, que logró doce, lo dejaba en uno. El CIS cuenta con excelentes técnicos y trabaja con universos muy representativos. Por lo tanto, tan disparatada encuesta es inexplicable de no mediar un afán manipulador a favor del PSOE por parte de su presidente, un sociólogo que pasó directamente de la Ejecutiva de Sánchez al CIS. Desde que Tezanos ocupa el cargo ha venido distinguiéndose por sus sondeos de fantasía a favor de Sánchez, llegando a situarlo rumbo a la mayoría absoluta, cuando su trayectoria electoral real es un rosario de cataclismos en las urnas.

lunes, 3 de diciembre de 2018

¿Quién teme a Vox?. De ultras a ultras

Todos los medios hablan del surgimiento de Vox con avisos de cautelas, no vaya a ser que no nos demos cuenta que es un partido de “ultraderecha”. Así, El País en su Editorial  aunque quizás sea más significativo la columna de Rubén Amón, en su afán de desvelarnos que Vox es la extrema derecha pura y dura. 
Pero este análisis, sin tener en cuenta los antecedentes, me parece completamente inválido. Vox es un partido-reacción a la deriva de España hacia su disolución, con muchos implicados por activa y por pasiva en el proceso. ¿Quién hubiera pensado hace un par de años que Cataluña iba a estar como está, destrozada por sus propios patriotas-nacionalistas, habiendo tensionando la cuerda del odio entre ellos y los españolistas? Hubiera sido muy extraño - ha sido, de hecho, muy extraño -, que no saliera un Vox, cuando desde el mismo gobierno nacional se conspira, se manipula la justicia, para acabar con un pacto político con los ultranacionalistas catalanes.
Pues sí, esto va de ultras, y los primeros en aparecer y destrozar el panorama fueron los ultras catalanes, mientras el gobierno dejaba en la indefensión total a los otros catalanes. Que, por cierto, son mayoría. 
Vox será de extrema derecha, bien. Pero de qué es, como catalogar, a Torra y su gobierno? Dictatorial desde luego, peligroso para la unión nacional evidentemente, aunque esto, hasta ahora le importaba un huito a los poderosos medios de comunicación, como El País, y no solo él. 
No hay más remedio que interpretar el surgimiento de Vox con esa clave, clave nacional, lo que lleva a concluir que su subida proseguirá mientras los demás partidos se pierden en su jungla de votos. Como ha pasado en el resto de Europa, por cierto. 
Así que Vox es una anomalía, pero una anomalía que responde a otra anomalía, que no es más que la desidia, cuando la complicidad, del gobierno central de derechas y de izquierdas con los ultracatalanistas. La gente siente una asfixia cuando los poderes no responden a sus anhelos, y si un anhelo es que no se rompa España, aunque sea por un confuso instinto, pues cada uno se defiende como puede. Votando a Vox. 
Del Ultras a Ultras prefiero a Vox, obviamente. Los unos representan un final irreversible y guerracivilista, Vox, de momento, no, salvo la reacción a aquello y todo lo relacionado, como Podemos ¿Hubiera sido más elegante que los partidos que dicen ser constitucionalistas hubieran cogido el toro por los cuernos? ¡Ay! la elegancia, es que no es un producto que se venda en El Corte Inglés, y siempre pasa lo mismo. La gente se salva como puede, o cree que se salva. Luego vendrán otras reacciones, como la apelación de Pablo Iglesias a frenar a Vox “como sea”, y por ahí hay cuatro manifestaciones de cientos de personas... si ésta es su especialidad, desde luego no se les da bien. 
Ayer vi a Abascal en su alocución tras las elecciones, y me dio la sensación de tipo sólido, que sabe lo que quiere y lo dice. Y, oh casualidad, lo que dice hoy agarra a la gente. Su mensaje prende. Ya era hora. 

Vox y la estética progre. España existe

Vox ha irrumpido en la escena española inesperadamente. Ha dicho, ¡eh, aquí estoy yo! Sin pedir permiso, con el desprecio de los estetas progres de derecha e izquierda que monopolizan la opinión pública. Pues ya no la monopolizan. Resulta que hay gente que está harta de esa melifluidad por la que es normal que nos invadan los inmigrantes sin papeles y el gobierno nacional se acueste con los independentistas y etarras, con un mamporrero llamado Pablo Iglesias, quien ya sólo por su alocución de ayer merece que le echen de España. Se le veía cabreado por sus escuálidos resultados, pero él erre que erre, insistiendo en su tremendismo venezolano desde la barrera. ¿Cómo se atreve a hablar en nombre de la Democracia? ¿Por qué este señor no encendió las alarmas que ha encendido Vox?. Es un peligro real, al menos para la existencia de España, no Vox. Cosas de España.
Será normal que el gobierno juguetee con romper España, pero cada vez hay más gente que no tragamos. No aguantamos esa estética republicana siniestra que quiere acabar con el régimen de la Transición a cambio de instaurar una República bananera que nos lleve a una guerra civil. 
Una de las cosas que más me han alegrado ayer es esa caída de IU-Podemos, que cuanto más siglas suman, más pierden. Otra ha sido, claro, la caída de Susanita, con una simetría sospechosa entre lo que pierde y lo que gana Vox. ¿No es un castigo precioso a la veleidades de su jefe el doctor Pedro Sánchez? justicia poética. 
En fin, las elecciones andaluzas... menudo patinazo pegué ayer. Ha habido cambio, y menudo cambio. Eso no quiere decir que sea ya el fin del vivir del cuento, pero si el principio. 
Ahora bien, lo que más me gusta es el mensaje para España: menos menear los huesos de Franco, menos Falcon para ir de Madrid a Valladolid, menos acostarse con independentistas y terroristas, menos mentiras, más seriedad, menos postureo. Menos espejos.
Ahora la derecha se divide en tres. Vox es una voz de alarma. ¿Cómo van a reaccionar los otros dos, PP y C’s? Seguirá diciendo Albert Rivera que es progresista? y el presidente Sánchez? Habrá aprendido la lección? No le veo capaz de aprender nada. 
España merece un respeto a su identidad, no ese chalaneo a costa de los independientes. Nuestra presencia en Europa no justifica ese desprecio a la nación, todo lo contrario. Para nosotros es más urgente que Marine Le Pen para Francia, que no está rompiéndose. Necesitamos una España. España existe, no ha muerto. Celebrémoslo.

domingo, 2 de diciembre de 2018

Las andaluzas, como siempre

¿Romperán las elecciones el dominio absoluto que la PSOE tiene sobre Andalucía? Lo dudo mucho. Al final habrá acuerdo entre PSOE y Podemos para no perder el momio, y ya presionará bastante Pedro Sánchez para ello. Si el PSOE pierde Andalucía, pierde su granero de votos, su matriz, su origen cultural, su todo. La PSOE ha moldeado a Andalucía Cómo Andalucía ha nutrido a la PSOE.
Si me equivoco es que el PP y C’s han pegado tal golpe electoral que no me lo creo, con esos candidatos con pinta de peleles de chiste andaluz. 
Vox sí que puede dar el golpe, pero no va a favorecer a los dos anteriores, digo yo. 
Así que más de la PSOE y más de Podemos. 
Lo que no es para regocijarse, ciertamente. Pero Andalucía vive un dulce ensueño que hay que ir para comprenderlo. Se romperá cuando se acabe la pasta que recibe de Madrid: hay que ir para comprenderlo. Andalucía, pimpante, feliz, de feria en feria, procesión a procesión, de Navidades a Semana Santa, de la Feria al Rocío, y luego el verano, que es un sin parar de playa sol y guiris. Y toda ella recién pintada de blanco y a rebosar de geranios. 
Es un parque temático pero gratis total para los oriundos, y nada caro para los guiris y demás visitantes. El dinero viene de otra parte.  
Todo esto lo ha conseguido la PSOE a costa del resto de España, en una complicada red de complicidades que van de Pujol “Ubu president” a Felipe González llevando el AVE y la Feria mundial... esa red se rasga, se acaba. El día que eso se rompa, que el sueño se disipe, no sé francamente qué pasará. Crecerán los jipíos y los cantes hondos, lamentando lo que se ha ido.
Andalucía, ¡despierta! Que nada dura cien años, y ya llevas cuarenta. Dependes de España, y eso está en el candelero, cuestionado, como tú. Pero es que tenéis que subir más allá de Despeñaperros para entenderlo. Pero vosotros, andaluces, ¡si no leéis los periódicos! No queréis ver la verdad. La verdad es que no vivís de vosotros mismos. El día de las cuentas se acerca. Habrá llantos y crujir de dientes. 

sábado, 1 de diciembre de 2018

El porqué del Brexit

 William Hague, un político de gran fuste en las filas conservadoras de Reino Unido, y que votó en contra del Brexit en 2016, razona en un artículo el porqué ahora defiende el acuerdo alcanzado por Theresa May con la UE para empezar a romper lazos. Sis razones me parecen relevantes aunque me temo que en España no hemos llegado al grado de orgullo nacional - me temo que todo lo contrario - como para pensar en estas cosas. 
Destacó aquí las razones de Hague más consistentes para defender el Brexit que él no votó, porque creo invitan a reflexionar sobre lo que significa Europa ahora y, sobre todo, en el futuro. Eso suponiendo que alguna vez alcancemos tal grado de integración, lo que es dudoso como he expuesto aquí infinidad de veces. 
Yo les invito a leerle y a reflexionar. Yo no tengo problemas en comprender las razones expuestas para desear mantener las distancias y llegar a una asociación más libre de soberanías. Preocupación, ciertamente, las historias de España e Inglaterra son muy distintas. Eso por si sólo ya es un motivo para la reflexión. A instituciones tan diferentes, no se puede pretender plancharlas y homologarlas.

Primero, una parte importante del motivo de dejar la UE es evitar quedar atrapados en una "unión cada vez más estrecha", con un Ejército Europeo y una unión cada vez más centralizada, con más y más de nuestras leyes decididas fuera de este país. Ahora no hay duda alguna, siempre que dejemos este acuerdo o algo parecido, que por mucho que la UE logre integrarse y amalgamarse en el futuro, no se espera que seamos parte de eso. Eso es un cambio demasiado importante.

En segundo lugar, el otro argumento crucial para el Brexit era que deberíamos controlar una vez más nuestras propias fronteras. Es imposible captar en una frase por qué la mayoría votó irse, pero es justo decir que querían comerciar con Europa pero que nosotros decidamos quién viene a vivir aquí. El hecho más importante y vital sobre el trato en frente si nosotros es que lo cumple.

Todos pueden discutir sobre los respaldos y los acuerdos de aduanas hasta que se agoten, pero a partir de finales de 2020, el Reino Unido podrá establecer sus propias reglas para las habilidades que queremos adquirir, los arreglos de visa para los trabajadores temporales, el momento por lo que tienen que salir, y todos los demás aspectos de nuestras leyes de inmigración. Ya sea que estemos a favor o en contra del Brexit, eso es una ventaja, dado la gran escala de la migración potencial a Europa en el futuro, y es un gran desarrollo.

En tercer lugar, los críticos del acuerdo tienen muchos argumentos legítimos que hacer acerca de cuánto seguiremos siguiendo las normas de la UE sobre productos manufacturados debido a los compromisos hechos en la frontera irlandesa. ¿Pero se dan cuenta de que las exportaciones de bienes solo representan el 15 por ciento de nuestro PIB, y la mitad de eso va a la UE? ¿Podrían esos críticos, sugiero educadamente, estar viviendo en un siglo anterior? En la década de 1850 fuimos el taller del mundo. Ahora somos una economía de servicios masiva, vendiendo ideas, productos financieros, software, películas, consultoría y educación. Los acuerdos aduaneros y las normas de fabricación no vinculan ninguna de estas cosas.


jueves, 29 de noviembre de 2018

La falta de credibilidad de Pablo Casado

 Emilio Campmany tiene un artículo en Libertad Digital que expone negro sobre blanco por qué el PP deja frío a sus antiguos votantes, y le dan la espalda, atraídos por la frescura y de momento creíble mensaje de VOX. Tomo el párrafo más relevante del artículo: 

Tienen sobrados motivos para dudar. La historia del PP, incluida la época de Aznar, pero sobre todo la de Rajoy, está amojonada con un rosario de traiciones. Todo lo que promete Casado ya fue prometido, y dos mayorías absolutas después todo sigue incumplido. Las dificultades para estudiar en español en la Galicia de Feijóo son prácticamente las mismas que en la Cataluña de Torra. Las protestas por las concesiones de Sánchez a la ETA olvidan denunciar las que hizo Rajoy en cumplimiento de lo cedido por Zapatero. La exigencia de que se cumpla la ley en Cataluña pasa por alto que sucesivos Gobiernos del PP hicieron la vista gorda durante lustros. La promesa de limitar el despilfarro y la disgregación que conllevan las autonomías no explica por qué nada se hizo cuando se gobernó. Por no hablar del compromiso de devolver la independencia a la Justicia, promesa traicionada por Aznar, por Rajoy y por el mismo Casado hace sólo unas semanas, cuando se avino a negociar con el PSOE la composición del Consejo General del Poder Judicial.

Es un buen resumen de las cantadas del PP. Por cierto, cantadas que no tienen que ver con izquierdas o derechas, sino con mantener instituciones sanas. Que en Galicia no se pueda estudiar el español es un escándalo que ha forjado Feijóo, eterno candidato a presidente del PP. Es el tema más alarmante de España y tenemos que cortarnos los ojos para creer que no es sólo la izquierda desorientada la culpable. Véase el mapa que se enseña el Baleares:



Un mapa lleno de falsedades y asincronías, pero que así se enseña a los niños. Esto es la Baleares en que participa el PSOE. Ídem, Valencia. No sé hasta dónde llegaremos en esto. Pero sí Feijóo es igual que Torras, pues me temo que muy lejos. 
Así que si empieza a haber fragmentación y desconfianza en la derecha, ella misma tiene la culpa, una vez que la izquierda dizque constitucionalista se pasa por el forro de sus caprichos éstos temas tan “preñados” de futuro. 
Que les den a todos. 

miércoles, 28 de noviembre de 2018

Muerte del liberalismo

El liberalismo, como pensamiento que nunca fue dominante, está retrocediendo ante ideologías peligrosas por culpa de la crisis. Podría decirse que está “muriendo del éxito” que le dio Reagan y Thatcher, que en la década de los ochenta impulsaron medidas liberales, algunas de las cuales fueron claramente las causas de la crisis. La crisis de 2008 fue causada por por los excesos financieros que rompieron las barreras de seguridad que se habían erigido tras la II WW.
Me refiero, sobre todo, a la desregulación financiera mundial que al principio parecía funcionar tan bien, exhibida con orgullo infantil por Walter Street y sus cohortes. La liberación financiera trajo la mundializacion de los mercados, la igualación de los tipos de interés - primas de riesgo aparte -, lo que se consideraba más transparente e impedía la independencia monetaria de los países, más disciplina impuesta por la sumisión a los mercados. Un país no podía, y se suponía bueno, tener plena autonomía monetaria, pues o su tipo de interés o su tipo de cambio reaccionarían y anularían sus intenciones. Si éstas eran aumentar la inflación para reducir la tasa de paro, siguiendo una curva de Phillips propia, encallaría irremediablemente en una subida de tipos de interés y una devaluación de su divisa que impulsaría al alza la inflación. 
Desde luego, las cosas no fueron tan automáticas, pero sí que hubo un estrechamiento de los límites, e incluso un prurito de países a autodisciplinarse fijando su tipo de cambio y así someterse a la política monetaria de un país “serio”, como la Europa con el Sistema Monetario Europeo y Argentina con su Currency Board. 

Todo esto se fue al garete porque no se quería aprender la lección de que restringir la flexibilidad hacia salir los demonios por sitios impensables, como la fuga de capitales que estaba libérrimamente permitida. 
En suma se pasó de un mundo regulado financieramente, con libertades acotadas, a un mundo pretendidamente libre financieramente. Esto exigía una Fe en la racionalidad de los sujetos que distaba de ser realista. Pero el modelo de las “Expectativas Racionales” era lo que imperaba, y lo hacía como un dogma insiscutible, con gran descrédito del economista que no lo abrazara. Estaba fuera del circuito, sobre todo si no sabía matemáticas para demostrar sus propuestas. 
El resultado fue el que predijo Minsky, un economista - marginado como no miembro de la secta de las ER -: carrera cada vez más frenética hacia la acumulación de deudas que financiaban especulación, en vez de financiar inversiones productivas rentables que podían hacer frente a la devolución de las deudas. 
Como lo describe John Balder en RWE

La desregulación financiera y el cambio a las políticas neoliberales impulsaron ciclos financieros que antes estaban inactivos durante la era de la posguerra (1945-1980). Es importante destacar que la apreciación del precio de los activos no da lugar a la creación de valor. Si el precio de un activo aumenta, las ganancias para el vendedor se compensan con el aumento del costo para el comprador. Por ejemplo, si Susan obtiene una ganancia de $ 40,000 por la venta de su casa, el comprador debe pagar el precio más alto. Una transacción financiera necesariamente tiene un comprador y un vendedor. Si el precio de la casa aumenta, el vendedor se beneficia, pero el comprador paga el precio más alto. Desde una perspectiva de creación de riqueza, esta transacción es necesariamente de suma cero (suma negativa, una vez que se incluyen las tarifas). En resumen, la riqueza ha sido redistribuida, no creada. Esta distinción entre la creación de riqueza y la distribución de riqueza está en el corazón de las crisis financieras, dado que los aumentos de precios de los activos inducidos por el crédito en última instancia no son sostenibles (aunque hay que reconocer que el momento preciso de la reversión es altamente incierto, dado lo que Keynes describió como "animal"). espíritu.").

Desde 1980 hasta 2007, el rápido crecimiento del crédito impulsó principalmente las transacciones en activos ya existentes (en su mayoría inmobiliarios), no el crecimiento productivo real. [1] Además de los extensos préstamos a hogares durante este período, los préstamos otorgados por las firmas financieras a otras firmas financieras aumentaron de $ 0.5 billones en 1980 a más de $ 18 billones en 2008, o del 20% al 123% del PIB. Esta actividad reflejó el proceso de titulización y el crecimiento de interconexiones extensas entre instituciones financieras que aumentaron el riesgo sistémico.

En el gráfico siguiente, se representa la fase de euforia especulativa, que cuanto más se separa de los fundamentos más cree la gente que “esta vez es diferente” - que nunca va a dejar de subir el valor de las cosas. Los precios de los activos se alejan cada vez más del valor real del PIB, hasta que estallan las burbujas; pero la intervención salvadora del Banco Central hace que el proceso alcista vuelva a reiniciarse. Ahora estamos, según Balder, en la burbuja de la Liquidez del Banco Central. 



El buen funcionamiento exigía, pues, cada vez más especulación u subida de valor de los activos financiados, porque un cambio de sentimiento produciría el proceso contrario, pero más perverso por su velocidad imparable, como se ve el cuadro adjunto (que tomo de John Balder en RWE  las dos fases Minskyanas, una de financiación de inversión productiva y otra de especulación. 



Esa visión rosácea de los mercados autoregulados que además frenaban cualquier exceso como la inflación, ha fracasado estrepitosamente. El paso de una fase de financiación especulativa a la fase de caída  desenfrenada puede verse en el siguiente esquema, 



El Segundo ciclo representando es propiamente la crisis. La crisis se caracteriza por, como dice Bernanke,  el desarrollo de un pánico que hace que todo el mundo busque colocarse en liquidez, lo que desata una avidez infinita por los instrumentos más líquidos y más seguros. El reflejo de esta avidez es un avidez igual pero de sentido opuesto para vender todo lo que se transforme en dinero, lo que origina una caída de precios de todo lo vendible, la ruina de muchos, y el paso de la banca de una situación solvente a una ilíquida y después, insolvente, pues ciertamente la falta de liquidez y la caída sin freno de los activos bancarios se come las ratios de capital. 
Llevamos un año temiendo un pinchazo de la burbuja de Liquidez de los Bancos Centrales. Viendo el gráfico de arriba, es difícil, imposible diría yo, esperar que no se produzca. Ese gráfico no obstante, no ha producido ninguna reacción de los mercados, lo que hace sospechar doblemente que cuando ésta llegue, será más virulenta que la anterior. ¿Por qué? 
Las deudas que financian estas posiciones han aumentado. Es verdad que los bancos han mejorado sus ratios de capital, pero el riesgo sistémico, es decir, de contagio de un pánico como lo describe Bernanke, se puede llenar por delante al banco más solvente. ¿Que será de los insolventes? Porque los hay. Hay bancos que esconden, ocultan, posiciones insostenibles, activos incobrables, y lo peor, a precios falsos en una fase de pánico. 
¿Liberalismo? como decía Churchill de la democracia, es el peor sistema quitando todos los demás. Pero por eso mismo necesita vigilancia, mucha más que la que se le ha prestado. Defender el liberalismo no es cerrar los ojos a sus debilidades, defenderlo con planteamientos ilusos y utópicos, porque la prueba está ahí: sus enemigos están avanzando marchas forzadas para liquidarlo, gracias a la ceguera de sus amigos, excesivamente confiados en sus automatismos. Pero hay que defenderlo, porque es la base de nuestra democracia.

lunes, 26 de noviembre de 2018

El Brexit y España

 May ha desmentido tajantemente a Sánchez en sus ilusiones sobre Gibraltar y la co- soberanía que nos quiera vender. Theresa May ha dicho que “España no ha conseguido nada de lo que pretendía sobre Gibraltar”, frente a la afirmación del doctor Sánchez de que “ha sido un acuerdo histórico” de cara a la co soberanía. 
¿Por qué expreso más confianza en May que el Sánchez? Primero, porque creo que a los españoles les importa un pito esta cuestión, que además sería un boomerang en la cuestión de Ceuta, Melilla y Sobre todo Cataluña. Sí, tengo la impresión que Gibraltar es para los ingleses un tema tabú, y para los españoles, un tema más o menos folclórico. Para mí la prueba del nueve es que un dictador bastante nacionalista como Franco no movió un dedo para molestar a los ingleses. Si Franco no quiso hacer los suficientes esfuerzos, ni siquiera simbólicos, para recuperar Gibraltar, ni siquiera alharacas populistas, manifestaciones que hubieran entretenido a sus huestes callejeras, etc, por algo será. Nunca he visto una manifestación por el Peñón, con o sin Franco. Repito, nos importa un pito. 
Y ahora que se ha llegado a un acuerdo para la salida de Reino Unido de la UE, ¿qué les importa a los demás países miembros lo del peñón? Ni un ápice de apoyo a la posición del doctor Sánchez, que no pasaba por la meridiana del problema del Brexit. 
Porque el Brexit sí es un problema. Tanto para Europa como para RU. Por eso no estoy en parte - sólo en parte - de acuerdo con lo que dice García Domínguez de que el RU ha sido un freno para el avance hacia la unión política total, que nunca lo hubieran tolerado ni borrachos, y que ahora hay más posibilidades de alcanzar más acuerdos en temas como la unión bancaria, el papel del BCE como prestamista de última instancia, y - sobre todo - una unión fiscal central de verdad que permita jugar a los paiaes ricos el papel que juegan las provincias ricas en cualquier país. En otras palabras, una verdadera unión total, a la USA. 
Pues tampoco peco de optimismo en este asunto. Alemania nunca transigirá en esto, en ser un país que recibe menos fondos de los contribuyentes del Sur de los que salen de sus arcas, que esa es la cuestión. Es decir, que España tenga una relación con Alemania como la que tiene Extremadura o Andalucía con Madrid, valga como ejemplo. No se trata de fondos, llamados pomposamente estructurales, que no han servido para nada, sino de que haya una afluencia de ida y vuelta según la sincronía del ciclo: que los impuestos sobre el trabajo sean idénticos y que las ayudas al pago también, de manera que ese juego de compensación suavice los ciclos. Si hubiera existido, la crisis hubiera sido más leve en España, como sucede en EEUU con los fondos que reciben los estados federados con más problemas a la vez que la afluencia de impuestos hacia el centro disminuye. 
En suma, lo digo otra vez, que la que funcione como un Estado federal único, y que los paises miembros sean estados que voluntariamente hacen una cesión de soberanía sustancial. 
Pero ni esto está claro, porque los políticos nacionales ¿qué rascarían? Ni, sobre todo, Alemania ni compañía, como Holanda, quieren oír hablar de eso. 
Por eso no comparto la afirmación de García Domínguez de que “El Brexit es una bendición”, como si el único obstáculo a este programa de unión federal fuera RU. No lo es. Como decía en “Europa, en sus horas más grises” . 

Es difícil que esos países acepten las reformas que exigirían la estabilización definitiva del problema euro. Porque ello sería aceptar la cesión definitiva de todos de soberanía hacia otras instancias, fuera del control de sus gobiernos, y contra eso se han erigido nuevos partidos políticos amenazantes que no lo consentirán. 
Se ha llegado a un impasse. Ahora mismo Europa está en un momento aparentemente gris, sin brillantez, cuando en realidad está al borde de un nuevo abismo. ¡Ojalá nos mantuviéramos en esa grisura! Pero eso no depende de ningún poder. Los mercados decidirán sobre la confianza que le dan a las deudas nacionales según su valoración del crédito, y puede que no haya ni dinero ni voluntad para frenar las consecuencias. 

Europa ha llegado a su punto máximo de fusión. Lo demás es un engañabobos hasta que, como en el cuento de Grimm, un niño grite, ¡pero sí el rey está desnudo! Engañabobos que seguimos embaulándonos porque tenemos que creer en algo. Europa es una brocha a la que agarrarse, aunque no haya escalera ni la habrá. Créanme, Europa no nos enderecerá, dependemos de nosotros, y por eso es tan grave la baja catadura de los políticos de que gozamos. España es un país de mendicantes, gracias a que el tinglado de las CCAA ha creado una generación así. No miremos a Europa, porque las ayudas y subvenciones no van a aumentar. Las hemos dilapidado con sañudo empeño, dando su gestión a provincianos que recuerdan a la película (totalmente en vigor) de Berlanga “Bienvenido mister Marshall”. 

sábado, 24 de noviembre de 2018

El ABC y Gibraltar

El ABC, si no existiera, habría que inventarlo. Incluso subvencionado. Mientras todos los medios analizan más o menos objetivamente el nuevo ridículo que va a hacer Sánchez ante la Cumbre europea sobre el Brexit, ABC, en plan Hooligan, pone todos sus deseos y esperanzas en un triunfo de Sánchez, que así lograría desbaratar el acuerdo gracias a su NO sí no le dan lo que quiere sobre Gibraltar. Tiene mérito el ABC porque es un enemigo furibundo de Sánchez, pero por un día le declara su campeón en un torneo burocrático que ya perdió de antemano cuando dijo que no iba a oponerse al Brexit. Ademas, la cuestión no se decide por unanimidad, sino por mayoría cualificada, y España no tiene cualificación para cargarse el acuerdo. 
El ABC, periódico sin par. 
Ahora en serio. El Brexit es otra cosa. 

jueves, 22 de noviembre de 2018

Malos tiempos cuando antes se excusa a un Rufián que a un Borrell

Espléndida lección la de Josep Borrell a ese incalificable provocador llamado para más inri Rufián, una lección de saber estar, hacer y decir. Por fin, después de tantos años, una muestra de que el famoso y perdido Seny catalán existe todavía. Lo de “serrín y excrementos” es una imagen de alto voltaje digna de un gran señor con imaginación. 
Luego viene la señorita pepis que es Ana Pastor a echar ambientador atufante y quita del diario de sesiones lo que se dijo, palabras como “fascista” y “golpista”. Esas palabras se pronunciaron y estuvieron unos segundos en el aire. El diario de sesiones está como testimonio, no como lección de moral estrecha y pacata. Mire señora o señorita Pastor: si se ha sembrado serrín y excrementos, si el Congreso es un circo que huele a tal, no sirve de nada echar ambientador y dar orden que se borren esas palabras. Como directora de Circo, ud no sirve, y es en lo que se ha convertido el Congreso, en un circo con olor a circo. 
Luego habría que comentar - pero se comenta por sí mismo - la tibieza teñida de frialdad con la que los del grupo parlamentario socialista han “defendido” (es un decir) a su compañero Borrell, el único que estuvo a una gran altura. Para rematar la faena, el presidente Sánchez, transgrediendo el castellano, con sus “diputados y diputadas” y demás embelecos, no mencionó al insultado y agredido Borrell, y echó la culpa de todo a Casado, qué casualidad. La culpa de los insultos de Rufián a los españoles, y del escupitajo o amago de, la tiene el PP. Toma ya. 
Muy malos signos de las ocas de Capitolio, cuando antes se defiende a un Rufián que a un Borrell. Algo escondido hay debajo de la mesa de juego. Adivinen qué.